Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. http://www.mundopoesia.com/foros/temas/de-mi-petunia-a-quien-proceda.626387/
  2. Manifiesto

    Hola buenas noches,
    Hablaré en primera persona de lo que me ocupa el interés,
    llevo desde el 2005 escribiendo de forma continuada por rachas y temporadas de los meses consecutivos hasta el presente, empecé con un estilo deprorable creyendo que obraba de una manera adecuada sin reflexionar lo realizado, no tardé en darme cuenta que poesía no era sólo agrupar vivencias de forma bonita , comencé una búsqueda en el dos mil nueve y creé este blog de facta non verba, donde registraba todo lo plasmado por mi persona, sigo en mi búsqueda personal de este desempeño sin saber hacerlo de ser considerado poeta, belleza es mi musa.
    Razones, la concepción clásica de la poesía que sin la belleza e impresión de ella no es más que un escrito cualquier tema tratado, con lo que soy contrario a hablar soeces, sandeces, barbaridades al juicio u vulgaridades, sean del color que posean todo lo correcto lo amo, aunque por causas ajenas a mi poder no me entienda ni yo la idea de lo que quiero decir.
    Quiero anunciar que ceso mi escritura para afilar mi talento sin hacer público nada hasta que considere y valore si se puede mejorar en este tajo.

    El Castellano

    Miguel Esteban Martínez García en 22.5.17
  3. Crueza



    Fuerte

    veza.

    Crueza

    suerte.




    Muerte

    reza.

    Nueza

    vierte,




    Diablo,

    hablo

    mudo.




    Cielo.

    Duelo,

    viudo.




    [​IMG]







    Abreza que adreza,

    aceza con agudeza,

    esa belleza despliega,

    con pronteza, la alteza,

    escurraja desliza,

    fiel perfidia en pereza,

    dulceza habla su clareza,

    corteza por variar

    acaso adereza,

    afirmo la alqueza una,

    ancheza del alto lar,

    lindeza, listeza, por

    llaneza, lleneza,

    abre longueza, sin par

    de majeza abierta ella,

    maleza, la osada,

    ensimismada roza

    malveza, manseza, ya

    .




    El Castellano
  4. Proyecto de reseña para la obra: "Naturaleza por compartir" de Fernando Zuñiga Fajardo,
    Fuente: -https://zunigafajardo.blogspot.com.es/2016/11/naturaleza-por-compartir

    Introducción:

    Sólo el título incita a su lectura, cuando lea diré concerniente, de final opino que me deja pupila perpleja por calidad derrochada cuando toda mi familia por parte de padre son agricultores con origen minero, lo sembrado trae su recompensa siempre, a su azada me remito, "lo ufano es un motivo inconveniente,
    yo al menos hice esparcir las semillas,
    dada en cada verso hablando lo serio" llegó el momento de hacerse cargo y sentirse dichoso, porque yo semilla, le recordaré Fernando Zuñiga Fajardo por su hacer correcto.


    Extraigo una intuición de tus palabras de que estás de acuerdo con que plasme lo aprendido por tu verbo en esta obra que ya su primera mitad he sido capaz de asumir en mi interior, y lenguaje con broche, forma en conjunto que jamás pierde elegancia debido al lenguaje empleado con tono sobrio, cuando hablas y escribes intimista no dejas aparcada la seriedad de tu convencimiento por defender tus valores de belleza residentes en el manglar que conoces como mis manos a la cepa de su tierra en vid y su sarmiento, abandonar al ser para encontrarse en una naturaleza jamás perdida porque ella se encuentra sola, si me extiendo es para hablar mis certezas y si me detengo es para seguir creando, usted plasmó si me detengo a descansar no es para abandonarme o similar, lejos de etiquetas y sacos ni de poesía ni de vida, usted posee potencial y sólo sus manos recogerán, no debo dar detalles pero son y están en su obra cuando quiera los cito. Saludos poeta.


  5. Ti ru ri ti ru ri

    Si tienes valor juguemos un juego
    si crees que tu vida vale algo
    juguemos un juego,
    si amas algo,
    si crees que yo tengo palabra
    para demostrar que soy hombre
    juguemos a un juego,
    abre el cajón de esa mesita
    saca un revolver que hay
    apúntalo a tu sien,
    y presiona el gatillo
    yo deseo jugar fuerte.
    ti ru ri ti ru ri
    porque si no lo haces tú
    lo hago yo
    ti ru ri ti ru ro.

    el Castellano
  6. Mientras duermes dama

    [​IMG]



    Mientras duermes dama en mi cama,
    los gatitos te ronronean
    cuando los sueñas,
    los dragoncitos se acicalan
    rogando tu caricia,
    mientras duermes mi dama
    tu hombre debate si despertarte
    con un beso de difícil elección,
    del paraje que reposar sus alas,
    mi corazón enternece,
    ángeles discuten
    si su reino te pertenece,
    por tu carita tan linda, angelada,
    con estrellas se rizan solos
    tus cabellos en mi cama,
    quiero saber preguntarte si tu sueño
    me pertenece,
    o es como la belleza
    que nace incausado,
    porque tú cariño eres mi sueño,
    desde antes de conocerte,
    hasta que las ventanas de tus ojos me miraron
    fijamente y yo te dije eres mía
    yme dijiste tú también,
    como un destello encandilado
    descansa tu corazón
    y mi cama mi dama es mi pecho,
    quien osado te despertase,
    no seré yo porque te guardaré
    en vilo tu tractorcito,
    hasta quedarme en lo hondo
    donde tus sueños se hacen colores,
    en esta noche
    de negras nubes
    su iris violáceo cuelga
    del tejado donde gatos
    afilan su desespero por la luna
    sólo seré encargado de besarte tu recorrido,
    hasta decirte al oído
    no te vayas de mi lado ni queriendo,
    mi dama Brunilda.
    Si tengo un beso,
    todos los míos te pertenecen,
    desde el alba forjado
    al ocaso leve del azul
    que siempre me lleva a encontrarte,
    en mi vera haciendo nido conmigo.




    El Castellano
  7. jueves, 4 de mayo de 2017
    [​IMG]




    Todo lo que descubro
    un aliento ciego
    como un esbozo por dibujar,
    abre mi latir como una sandía
    que cercenada estalla su grieta
    en sangre del agua,
    carmines me recorren
    un postrero avance
    de mi sino desdentado,
    quiero regar la vida de la flor,
    engarzando quieto
    el iris de mi bella natura
    que está brillando
    desde el ojo que enfunda
    su suerte que labrada es,
    hoy los campos me visten de endrina,
    para ser retozo que cruje
    el desnudar de los antojos,
    hoy pudo ser un día sin contar,
    pero a ella la recordarán,
    libre por ti soy, en rambla sin ribarzo,
    esfumo que alcanzo
    sones anclados a mis astros
    que son santos,
    una furia que engulle,
    prosigue, consume, levanta,
    destapa el embiste
    de toda la tristeza que me abarca,
    hasta que engulla esta enorme sombra
    que me sigue
    por siglos que gasta mi silvestre alma,
    te hablaré como se habla al amor,
    sin directriz
    ni falso engaste,
    que mi carne
    no tiene baraja,
    hoy clamaré
    por esta mi ataraxia sembrada
    en tierra castellana,
    que vive que aguarda
    mi dama fadita,
    desde el rejuvenecer
    que gasta.el cielo,
    al sueño del contemplador,
    hoy no bastó el silencio sin cauce
    que no perdurase
    lo que aguanta
    el nervio despierto con sed,
    alaba que encuentra
    su razón nacida del tesón,
    y sus labios besó,
    con esperanza
    de volver a encontrarlos,
    por si desvanece
    su solitud que se extiende,
    igual que el forraje,
    en tierra de nadie.



    el Castellano
    [​IMG]

    Publicado por Miguel Esteban Martínez García en 4.5.17
  8. [​IMG]


    Si una pequeña caracola guarda en su seno el corazón del mar

    ¿Cómo no ha de haber un corazón que cobije la poesía de Miguel Esteban?



    Miguel Esteban Martínez García es nacido en matriz alcalaína e hijo adoptivo de Castilla.Situación que se da demasiado entre los talentos. No necesariamente debe ser así, pero el artista debe trasladarse continuamente, para ir llenándose de la savia de la existencia.



    No es la idea extenderse en este tipo de cualidades tan propias de una persona y que no interesa demasiado en la explosividad de su obra.





    Lector apasionado de las obras que hablan de la belleza de natura. De pequeño, su mirar atrapó el movimiento, el color y la tersura de una pequeña flor, nacida de semilla de Dios y quedó fundida en su retina por los siglos de sus siglos. Recuerdo un pequeño libro que vi en sus fotografías y era algo así como: “El lenguaje de las flores” .
    Ha continuado su búsqueda en Antologías de relevante importancia atemporal. Admirador asiduo de la poesía de Manuel Machado y Gerardo Diego. No dejo de lado a Ramón María del Valle-Inclán, que tiene una motivación circunstancial en su crecimiento. No puedo dejar de manifestar, que me sorprende su rápido crecimiento, como si fuera una planta de maceta bien cuidada, a la que no falta agua, sol ni cariño.





    Sé de sus versos desde el año 2012 y muchos de ellos ya estaban escrito desde antes. Confieso que entonces su obra me pareció en extremo muy extensa y con detalles que nada tenía que ver con la poética, pero sí, eran rescatables muchos versos en que la metáfora era princesa y hacía despertar el interés por continuar leyendo hasta que otra vez desaparecía.



    La poesía de Miguel Esteban Martínez García no está escrita para lectores con prisa ni reloj en la muñeca. Es un petit bouché que se degusta y para eso debe regalarse el tiempo. Saborear cada palabra, cada verso porque en ellos se ha quedado preso el mundo. La tierra, su fruto; las plantas en brote, su delirio; la flor en sus colores, es el único ropaje en su desnudez del alma.



    A veces me pierdo en su enojo con la existencia y no porque no entienda, sino es porque me identifica y lo identificatorio a veces duele: ¿Por qué lo dijo antes que yo? Y sale al paso el ego, propio de los artistas o por qué no decir, de todos los seres humanos. Sus imágenes son vivas fuentes de extravío placentero porque tiene voz el agua; tiene eco la serranía; rugido de león, el viento que despeina sus cabellos que emulan a mis trigales. Hoy, su metáfora ha subido de linaje para mí y es reina en la poesía.



    Lector:

    Si hoy puedes comprender cómo es que guarda una pequeña caracola el secreto del mar, sin duda, podrás gozar tu corazón en el mundo ficticio, fantástico, real e irreal; el pasado, presente y la mirada futurista, que encontrarás en los versos de Miguel Esteban Martínez García.









    Algunas palabras sobre mí:

    Nací en acunada en palabras y cantos de dulce y agraz. La escritura ha sido mi escape desde que las manos de mi padre, guiaron las mías a aprender las primeras letras. He cumplido las misiones que me impuso la vida y hoy dedico mi tiempo a crear con más soltura para las generaciones presentes y venideras. Cuento con tres pequeños poemarios, bastante artesanales pero muy bellos porque me han costado sudor y lágrimas. Todavía no fue sangre.

    Gracias Miguel Esteban por entregarme esta religiosa misión que espero sea de tu agrado o puedes corregir. No dudes en decirlo.
  9. Reseñas


    [​IMG][​IMG]

    Libro Proyecto bruma gris

    BRUMA GRIS


    Más allá de una reseña de su vida, de su obra poética, Miguel Esteban Martínez García es un incansable buscador de la crítica, de la palabra certera y objetiva en sus escritos. Para ese eterno indagar y cantar con magia a la belleza, tiene también una obsesión por la perfección en sus obras y por ello trabaja incansablemente en informarse, pero claro está, la conformidad no llega. Su frase más habitual es: “Sin duda que lo que viene será mejor” y con un poco de ironía, a veces agrega, que puede hacerlos peores. En la defensa de su obra está la hidalguía del guerrero amante, que por esas líneas vertidas en luz y sombra, está su vida convertida en cantares, que por momentos parecen tocar el cielo. Sus imágenes se hacen tan reales, que parece existir una conexión de rayo a campo abierto que une los límites de lo que se puede apreciar en esta dimensión: cielo y tierra. La unión, entre lo que sus ojos ven y su mente creadora trastoca en indescriptible; lo que su cerebro eterniza cuando lee un libro que lo transporta y abre su creación imaginativa, hace que para Miguel Esteban no exista otra ocupación que no sea el irse por ese portal que se abrió, para introducirse en él y volverse hacedor de la magna estructura de emociones que un hombre, con su sensibilidad a flor de piel, pueda cambiar el instante. Anteriormente se decía de su búsqueda de la perfección. Quienes pensamos diferente, decimos que no existe y tal vez estemos errados. Miguel Esteban cree en ella, entonces, se hace hincapié en que desea el apoyo sincero, honesto y sin floreos al momento de leer una poesía suya. Entre su metáfora hay gritos silenciosos; hay llamados a viva voz que no devuelve el eco y se produce la rebeldía en la soledad de sus creaciones y es rápido al desdoblar el verbo en “amables improperios” ante la indiferencia de la mayoría de los caminantes al Olimpo, que no reparan en el papiro presente que se puso enfrente para llamar su atención. El poeta tiene la característica de ser solo y sentirse bien, interactuando con la vastedad de sus pensamientos. No necesariamente es así y he aquí el mundo maravilloso de un poeta, que invita con sus libros, a hacer un descanso en la ensenada de los días y a extasiarse en su inspiración. Pocas veces sale del entorno de encantar y hacer palabra lo que sus ojos miran, con el toque magnífico de su esencia. Posiblemente, un paseante antiguo dejó en Miguel Esteban Martínez, su legado y se alejó contento a su descanso porque quedaba en buenas manos. Hay un camino de paz, promesas y sueños a la vista. Porque el gris también hace paisaje, caminemos por este “Bruma gris”.


    María Margarita Pérez Vallejos

    De luz y absenta,


    PROPUESTA.





    “fuerza y brío danzan en mi espalda"

    Miguel Esteban Martínez García



    Un poder excepcional radica en la obra de Miguel Ángel, en ocasiones son suaves trazos que van afilando los aspectos de la realidad, enigmática y que nace de una posición visionante y encajada para ese truque vital del artista con su entorno. Se podría definir claridad y firmeza.


    Esas dos formalidades patrocinan la construcción de poemas, como lienzos, cargados de un infinito e interminable aleteo con el juego pasional que queda alterado entre la belleza de los ángulos construidos. Hablaríamos de un humanismo fruto de las semillas cordiales que se imprimen con serenidad.


    Ese reposo en ocasiones vuela hacia la huida del marco espacial y son como una transfusión de trazos que en su evanescencia velan para llegar a un alimentado simbolismo que se fusiona con la propia vida del autor. En definitiva una poesía de alto desarrollo plástico que interpresa sueños y perspectivas conexionadas con ese azar que es la vida desmenuzada,un intento de formalizar interpretaciones de la materia. El sustrato final es magia personal y bellamente desafiante en todo el poemario



    Reseña de María Margarita Pérez Vallejos, poeta, Chile:

    Opinar sobre lo que escribe un poeta es algo tan subjetivo, porque cada lector que gusta de la poesía, al momento mismo de leer se abstrae de todo lo que no sea su interés en ese momento.
    Me deshago de los lazos de amistad, afectivos y de todo orden, para decir lo que siento:
    Para mí, enfrentarme a un poema suyo, hace ya varios años que empecé a leerlo, ha sido un desafío lectoral y caminar de la mano de sus letras, porque desde entonces hasta ahora, ha cambiado para mejor, ha aumentado su léxico, mejor dicho, es como si hubiera optado por lo surrealista y tal vez, sin darse cuenta. No me refiero a la poesía de los años anteriores, porque la obra que ahora presenta es lo que van a leer y es a ésta a la que me refiero. Para hacer visualizables mis palabras, digo que para mí, tener su poema, es como mirar una montaña, no tal alta, pero sí, respetable y organizarme bien para saber cómo voy a escalarla. Cada palabra suya hay que ir guardándola como piedra preciosa porque en algún momento, está va a unirse con el sentido preciso que la acompaña. Se puede llegar a pensar que es a veces un poco repetititvo, desconcentrado. “Trabajo con imágenes” dice y sí, a veces abundan y el lector se recrea en ellas y es tanto que por momentos pierde el eje, la columna vertebral del poema, porque Miguel Esteban se escapa y hay que seguirlo para saber cuál es el juego de su inspiración. No siempre es así, porque en otras ocasiones, sus versos están ahí y tan ligados en temática unos a otros, que sólo hay que dejarse llevar por ese espectáculo de imágenes, entre metáforas bien diseñadas y entre imaginaciones de una sola esencia. Hay segundos, en que uno como lector piensa: ¡pero cómo es que se le ha ocurrido escribir de esta forma, tan bello, tan humano, tan ayer y tan vanguardia! A veces las palabras, parece tomarlas de su memoria colectiva y las utiliza a su manera y a su manera quedan bien. Tiene un ilimitado amor a la belleza como creación y esto hace que un gusanito se convierta en príncipe; que una babosa sea la reina y todas las caléndulas del mundo, conviertan al Sol en un Astro bígamo, porque ha contraído sagrado vínculo con todas ellas. Leer a Miguel Esteban es fácil, pero comprender su poesía no lo es tanto, si no se pone el lector a disposición de un mundo magnífico, misterioso, apasionado, mágico. Incomprensible a ratos. Caminar por pasillos oscuros, a veces y reencontrarse con la luz en el siguiente verso, bajo un árbol con muchas ramas y estar seguro que por ahí, palpita el corazón del cuervo Miguel Esteban. Se ha encontrado su poesía.












    Sobre Destierro del abrojo Breve antología. RESEÑA de mi amigo Manuel Jesús Gonzalez Carrasco
    Aunque todos escribimos lo que podemos y no lo que queremos, Miguel Esteban Martínez García ha hecho un poder casi sobrehumano queriendo, al fin, recopilar once años de poemas. He dicho sobrehumano porque no es lo mismo escribir sobre una mesa que sobre una piedra, ni hacerlo a la intemperie que al calor de la calefacción, ni tampoco en la desnuda oscuridad que a la luz de una lámpara. Este joven poeta, sobreponiéndose a lo que muchos damos por sentado, ha creído tanto en sí mismo que ha sido capaz de escribir durante once años y darnos hoy esta "Breve antología. Destierro del abrojo" por ambición y empuje.
    "Destierro del abrojo. Breve antología" es un poemario repleto de estampas que se nos escapan entre los ojos y nos deleitan en la sangre creándonos imágenes que bien se hilan con el viento (".... hoja de chopo/ mecida en vaivén de viento vocal....) como se sueñan en pesadilla ("... y el ayer ser aciago sueño/ cubierto en verde hiel...). Sus poemas brotan barroquismo posmoderno creando un molde en nuestro pensamiento que surge de los versos, teniendo la sensación que la realidad comienza con el lenguaje. No es sencillo para el lector adentrarse en la frondosidad de la poesía de este autor, debe uno dedicarse en cuerpo y alma y deslizarse al tiempo entre los versos para confundirse en la Naturaleza, leitmotiv en la antología, y el onirismo que nos lleva y nos trae, nos deja y nos cobija, en las páginas de esta selección poética. Miguel Esteban Martínez García nos regala la palabra desde una presencia siempre armoniosa (también contradictoria y zigzagueante para embellecerla) con una dualidad que muchas veces nos dejará perplejos. Dice: "....llegó mi momento/ de nada carezco, soy real...." y también ".... no te esfuerces, jamás podré ser realista...", nos habla de la realidad a dos voces porque sólo esa sustantividad tiene enclave en el cosmos del poema y las afueras son pura nada, hojas en blanco. Y es que el poeta desea ser tan autentico, granizo y huracán sobre una tierra yerma, y agua límpida y tierna hoja de chopo sobre suelo fértil, que surge un delirante devaneo henchido de belleza.
    El joven poeta tiene que crecer, pulir sus aristas para su presentación de largo en sociedad, pero su insuperable transparencia, su afán por la desnudez lírica, tiene el nombre de su libro antológico: "Destierro del abrojo"; cercenados ya el cardo, la zarza, la ortiga, volverá a lucir el vergel. Un libro verdadero.
    Kabalcanty. Octubre 2016.
    A BEN. le gusta esto.
  10. Reinos

    [​IMG]
    [​IMG]


    [​IMG]

    Mariposa nocturna,
    amiga de las noches
    que escapadas revolotean en las luces,
    mariposa blanca, blanca nube, blanca muerte,
    cristalino rastro,
    polvo de estrellas,
    Transmigración de las almas,
    Vuela mi conciencia,
    descansa y juega con mi luz,
    esta noche mi alma es tuya
    blanca dama alada,
    avoca tu perdición en mi sendero,
    olvida tu atracción lumínica,
    las estrellas nunca se pueden alcanzar
    bonita ni la luz capturar.

    II
    [​IMG]

    Canto carraspeado, estirando el calor
    por surcos y grietas de un rayo solar,
    termómetro yerto, estirado
    de todo espíritu muerto,
    rejón de grados tu cuerda de cigarra,
    cada simple vida de la nota sujetas,
    por un campo que haces tuyo cantando,
    que necesitaste medio siglo
    para florecer en voz,
    al viento que te dio garra
    y cimitarra,
    tu libertad es incuestionable,
    agarrada a un profundo horizonte,
    cuando el astro rey hierve,
    tu crascitas el canto de día
    porque la noche te puede,
    para el relevo del único grillo
    que afila el cuchillo del silencio
    su fiel gemido sin nombre ni reino.

    III
    [​IMG]

    Armazón de quitina, acorazado
    capaz de avanzar con sus patas, guardando alas,
    escarabajo de todo ámbito y lugar,
    tan variado como único al mirar,
    desde la flor al desván,
    tu voráz fauce desde el árbol a la flor,
    desde el desecho al coraje vivo,
    suerte desde el descender de tu larva
    al evanescer de tu metamorfósis,
    azar profuso reconocido en belleza de tu carcasa,
    vida de calma y pulcritud,
    apetito que no cesa,
    muerte que no detiene,
    ni elemento ni realidad que no ocupes
    del reino animal
    Rey insecto desde Egipto a Castilla
    con su gorgojo de la encina,
    desde un continente a ningún lugar
    donde no se encuentre tu nombre de Escarabajo.

    IV
    [​IMG]

    Cuatro riendas aladas
    un mundo asesino de ojos,
    corazón en pareja,
    planear infinito por umbrales de luz y agua,
    un reposo de la noche en un ser vivo,
    colores de osadía por los que la belleza pinta tu cuerpo,
    caballito del diablo,
    libélula zigzagueante en esfera de mandíbula
    espuela infernal del ser que acechas,
    mensajero del cielo,
    astilla con alas de la puerta que abre la vida.

    V
    [​IMG]

    Ambrosía de ser vivo sagrado,
    oficios y tareas consumados,
    albañil efímero tu dicha de genes elaborados,
    quién a ti te osase,
    tu esencia tu labor de escuela,
    miel de tu panal donde forjas hermandad con la Flor,
    tu tejer de los campos recogiendo,
    siendo supervivencia de casi toda planta
    tu legado Hymenóptera familia
    tanto depredadores como recolectores
    abeja que ante el peligro osas quitar tu vida,
    en defensa de lo que amas.

    VI
    [​IMG]

    Reina araña de esta tierra de conejos,
    ocho patas acecho de los campos,
    maternal hasta llevar tu prole en el lomo,
    araña lobo capaz de enfrentarse
    con el alacrán y siempre ganar,
    al acecho desde tu madriguera,
    un hoyo donde vivir a la espera del despistado,
    tranquilidad serena te sujeta por ser de tierra
    tarántula lycosa lycosa.

    VII

    [​IMG]


    Danza mi alvéo una sonatina
    de hormigas famélicas
    quieren alimentar a sus reinas aladas,
    con semillas danzarinas
    en busca de su nueva vida,
    yo margarita quiero mi vida contigo,
    para alimentar tu alma con versos,
    nacidos del fuego en fundición de verbos,
    recorro tu existencia
    de la que soy tu hormiga león
    del signo que me vió nacer,
    la constelación del cisne,
    quiero que sientas orgullo
    de que soy tu hombre
    asi no te dé un libro
    te doy sangre para que escribas trece,
    has demostrado belleza por tu fuente,
    me verás eclosionar de mi etérea crisálida,
    mi motivo para escribir a la naturaleza
    descubrirás porque soy animal de verdad.

    [​IMG]


    VIII


    [​IMG]


    Muerte disimulada, hasta detener tus funciones vitales,
    antiguo ser en evolución detenida de insectos primeros,
    ágil correteas mis pensamientos,
    muerdes mi azúcar desvelada, habitante de las sobras de cocina,
    habitante donde haya humedad,
    como un río que habitas corriendo,
    como lepisma pececillo de plata,
    tu longevidad mayor que la de un gato,
    destello de que lo tuyo es perpetuo.










    Moscardito

    [​IMG]




    Me besó la mano,
    era muy cariñoso

    eso fue porque eres bueno
    moscardito lo es más él sólo pica flores ni lleva veneno
    él sabía que siempre he querido ser de su raza,
    amor mío reencarnarás si lo deseas,

    osado aquel que posee su vida
    sin preocupación suprema
    que no sea picar la flor,
    ser soldado alado
    dueño del mensaje del superior,
    visitar las plantas que Dioses sembraron
    con ardor, difundir la supremacía
    que trae y lleva la vida en caricia,
    cabalgar los vientos a merced,
    ser transeunte de florestas y campos encumbrados,
    llevar mensaje a cada flor sin despedida,
    enamorarse de la despensa de la primavera,
    besar sin cesar,
    amar sin dañar,
    tener condición
    para seguirla de por vida,
    yo rezo cada día
    que si muero yo renazca como moscardito
    mosca abejorro que hoy confundió mi mano
    con una flor,
    amo como él la flor
    porque antes fue ella que el animal,
    que soy yo,
    cuando nací ella ya existía
    con su azar de conquistar la tierra.



    El Castellano
  11. [​IMG]



    Entre sierras y montañas

    de verdes y valles de ríos sangrientos,

    ven pasar la espada de Hipsipila

    árboles milenarios

    asolando a los caídos,

    ven lejos los astros prepotentes

    de sí mismos,

    desconocen el hijo del viento y el Sol

    que va por los senderos,

    ¿Dónde irá ese hombre?

    -Sólo él lo sabe,

    a una princesa vampiresa

    le prometió una flor

    de la montaña más remota y alejada

    pasada la Torre de Hércules.

    Con raíces la trajo,

    sin un solo pétalo perdido

    ni hoja caída,

    a la orilla del río la puso,

    a la orilla del río ella la quiso.

    Cada primavera iba a visitarla,

    cada primavera su flor

    de color distinto vistió.

    Un año notaron triste a su flor,

    extrañaba su montaña.

    Su amada le pidió piedras y tierra

    de donde fue encontrada,

    a si lo quiso, a sí sería.

    Al llegar a la montaña

    en el lugar de donde estaba la flor,

    allí una serpiente sabia encontró,

    cual ella le dijo:

    Si muere esa flor morirá tu alma,

    -¿Qué misterios entraña

    pues dicha hermosa flor?

    Es hija de los cielos como tú, contestó.

    Sí quieres saber más pregunta

    a la reina de las mariposas,

    que yo estoy tomando el sol.

    Cogió las piedras y tierra y marchó,

    en el camino una mariposa

    se posó en su hombro,

    le dijo al oído

    sígueme mi madre te espera en el bosque,

    allí fue,

    la reina de las mariposas,

    le dijo que esa flor fue

    de las más antiguas en crecer

    después de los helechos,

    tan antigua que tenía

    capacidad de sentir intacta

    como los humanos.

    De ella se despidió

    tras darla permiso

    para beber de su néctar.

    Rodeando la flor

    puso la tierra y las piedras,

    decidió tras el consejo

    de la serpiente y de la reina mariposa,

    visitar a la flor cada mañana.

    Su princesa también se alegró

    y del bosque un lobo para Hipsipila

    regaló,

    en amor juntos vivieron.

    Un día la flor se cerró,

    en su interior

    semillas latieron hasta

    caer a la tierra

    con las primeras lluvias;

    de cada una de ellas,

    brotaron plantas jóvenes

    con los colores del arco-iris en sus hojas,

    de cada semilla

    de esa antigua flor

    despertaron las hijas sidhe;

    hadas que cuidaron el bosque

    y cada arroyo, esa fue su leyenda,

    un cuervo un día en su ventana posó

    dijo con amplia voz:

    A la tercera luna llena

    vuestro mundo caerá en guerra

    solo el tejo milenario de las runas del padre

    Tuyo hipsipila tiene las llaves para a los muertos llamar a volver a vivir

    Y a vuestro lado luchar

    el árbol inmortal solo pedirá un acertijo

    para ayudar mi nombre que es Förüq

    os ayudo por traerme sustento cada día

    desde que sigo a vuestro lobo del bosque

    de la sombra y el manantial eterno.




    [​IMG]




    [​IMG]


    Hipsipila, crisálida azogada,

    Reflejando su muda,

    Y a su dueño abandonarla

    para ver lámina de cielo emplomado,

    lejano y distante su reino de amor está

    Como su princesa por capturar,

    El pájaro único, igual a todos,

    Blandea en estiaje gris lánguido,

    Mientras llueve en el jardín inglés

    Bruñido su color añil.

    Vientre de hierro

    Donde crece su flor de difunto.

    Vaga libélula destinada

    Al estanque de la vida eterna.

    Camina, difumina, rige su cenit.

    Viejo lobo reclama

    A su enamorada luna

    Que le lleve,

    Tordo, de la oliva tu fuste

    Junto con el córvido tesoro

    De nueces,

    El duende su pipa humeando

    El esfumino del sonido del grillo.

    El reposo de castilla

    Sin preludio de su princesa

    Que no amará su tierra

    Si no a su hipsipila captor de su vida

    Alba más preciosa

    Que su anterior atavio triste

    Mira los ojos de zinc de su dragón

    Y la magia vuelve a su Amor.

    Fúlgido insecto primero en descubrir

    El estanque y al beber

    Dragón tornó su ser.

    Ahora le vendrá el reino

    De los valerosos hombres

    Él con ojos de fuego y sangre

    Mimetizarse puede y en voz

    Deslizarse, fúlgidas cabelleras

    Cual hombre del norte,

    Nada le oculta a su princesa

    Que ya Más no quiere

    seguir sus tareas de castillo

    Ella quiere casarse con su dragón locuaz inmortal que le guiará

    Al estanque de la vida eterna

    Un pensamiento divaga

    Del ser en que ella abrirá

    El albita de la cuerda

    Del grillo que marcará su son

    En violín y oro caracol

    Con siniestra forma de corazón.




    Grama fría

    en la aguja que mece,

    que sostiene la enhebrada parca

    de la mente que clama

    la muerte de la conciencia

    y su desdoblado humor.

    Gris el hálito crepitando

    que cayeron los templos

    de huesos mientras

    Hipsipila nacía

    de la fuente de la vida

    en reino inerte cobraba lugar

    él lloraba piedras de montañas

    subió los montes,

    los hielos derritió con paso lento y decidido

    a las plantas les dió voz,

    el reino del hombre cabalgó

    sin entender su religión

    que no era basada en el rayo de Sol

    Hipsipila cabalgó y cabalgó

    Sangrando su dolor en rocío de flor.




    Un día se detuvo en un castillo

    de las tierras del norte

    allí descubrió una princesa

    de ojos color tierra

    y unos cabellos color de su fulgurado

    Sol y su ilusión se encendió

    pidió cobijo y allí conquistó aquella princesa

    para luego hacerla su compañera eterna

    compartiendo su secreto del manantial

    ningún reino pudo más que al

    de Hipsipila inmortal que a su castillo llevó

    que traía toda simiente vegetal

    y todo pájaro trinó Hipsipila siempre vivirá.




    Legaba su destino a Hipsipila la segunda

    luna nacarada, repleta en el ojo distante

    del castillo reino del inmortal albor nacido

    crepitando en la hoja de aquella crisálida bajo la flor

    el bosque de la sombra y el manantial

    con el que despertó aquel inmortal dragón

    era iluminado en golondrineras y yedras siniestras

    el lobo corría marcando sendero

    hacia el tejo milenario puerta de la vida de los muertos

    un torcaz mensajero llegó al castillo

    con premisa de ofensa para hipsípila

    pedía la vuelta de su amada a las tierras del Norte

    si era negativa la respuesta todo humano reino se alzaría en armas

    contra ÉL denominado en aquella carta capataz y jardinero del Demonio

    sólo la sangre le hervía en dorada rabia cuando su origen

    era el origen de todo lo visible

    ÉL, último guerrero de la luz

    ya ante el tejo guardíán presentado

    humilde le pido ayuda todo nuestro origen peligra

    el animal humano planea arrasar nuestro reino crecido gran sabio árbol

    sólo usted posee la llave de la tierra que hace temblarla y despertar todo yerto ser que en ella

    descansa y reposa y duerme le ofrezco mi humilde vida a cambio para acabar con ésta cruel injuria

    que nos azoga el alma y amenaza avanza no descansa de la sinrazón del humano

    -Sólo una respuesta tiene mi pregunta y su recompensa sera escuchada

    ¿Cúal es el nombre en el idioma más antiguo conocido de cuervo negro

    que mora nuestras hojas?

    -Förüq es la respuesta, contestó Hipsipila

    tomad la llave y salvad este mundo de la maldad del hombre

    fue presuroso en compañía de su amada y su lobo

    a la orilla del manantial de la vida eterna sólo allí se encontraba la cerradura

    del cerrajero universal llamado Hierro

    al meter la llave se escucharon todos los grillos cantando al únísono

    del mundo entero y la princesa tropezó del susto cayendo al manantial

    toda el agua torno color rojo hierro fundido y una silueta en roja sangre se iba dibujando

    en corazón naciendo del agua abriéndose

    una mujer dorada con alas de murciélago y ojos sangre

    dijo al despertar:

    Hola mi amado Castellano soy la súcubo Leannán-Sídhe dueña de la sombra.


    [​IMG]




    [​IMG]




    [​IMG]




    [​IMG]




    Mundo salpicado de colores

    de líneas decadentes y sumisas

    al poder del linaje

    el reino del hombre se alzaba a la tercera luna

    como un pintor de batallas

    él estuvo allí combatiendo

    entre galeras y cañones de fuego

    los mares teñidos de rojo Hierro

    tuvo que combatir pero regresó a su castillo

    allí su mujer le esperó

    recordó quiénes fueron sus antepasados

    y un temor le invadía

    el denominado Diablo y su anterior existencia

    con el nombre de Caballito del Diablo

    vaga libélula que zigzagueaba buscando agua.

    Le esperaba su nueva oportunidad de servir

    a su padre darle un nieto en albor,

    la sangre de Hierro le aguardaba

    y le pidió a su mujer un lecho de flores de estramonio

    trompetas de Higueras del Demonio

    aquella noche sin luna

    cabalgó la pasión de la victoria

    con todo el reino de fieras yertas a su lado

    codo con codo contra todo humano guerrero,




    los animales le ayudaban decía la leyenda,

    le prestaban sus ojos

    la verdad él solo lo sabe porque sigue vivo.

    [​IMG]


    La pasión le envolvía

    aquella noche que su mujer se transformó

    en la verdadera Señora Hada Lhiannan Shee

    y el deseo cabalgó aquel Hipsipila en dragón de ojos de zinc

    como su nombre dragón volador voló

    adentrándose en el cielo encerrado de su mujer

    todos los murciélagos del mundo

    fueron a colgarse del castillo del inmortal y su mujer

    nueve meses nueve días y nueve horas

    dieron para que naciera de Leannán-Sídhe

    la más bella hormiga León del mundo conocido

    esperando hacerse adulta y beber

    aquel hijo de Hipsipila del manantial ahora férreo

    de la eternidad,

    a espensas del ser futuro que avanzará de su muda

    la joven Hormiga León Nepa Grandis.

    Pasaron lunas

    pasaron soles

    mudó de pupa Hormiga León alimentada por sus padres

    ya adulta lucía un cuerpo de libélula y alas enormes preciosas de cristal

    acompañó a sus padres al manantial

    y al beber

    fueron naciendo pelos en su cuerpo que se iba quebrando

    finalizando en la más bella Araña Lobo con alas de dragón

    teniendo comienzo el reino de los inmortales

    Hipsipila y Leannán-Sídhe




    [​IMG]



    [​IMG]




    [​IMG]

    Iba avanzando el esplendor, de la dibujada primavera

    de Ostara en resquicios parcos de vidas entre el reino vegetal

    del castillo de Hipsípila,

    el otro reino inerte alzado eterno al meter la llave

    en la cerradura del cerrajero universal, cobraba en fiesta

    su segunda existencia sin condición

    hasta duendes y elementales de cinco siglos de vida

    jugaban y correteaban por las plantas crecidas del castillo

    dragones volaban rojos amaneceres del cielo

    en este mundo sin el humano ser

    sólo reinaba la bondad, no existía envidia ni odio

    los caracoles hacían carreras con meta el la planta

    que trajo Hipsipila de la montaña más remota

    pasada la Torre de Hércules

    los seres se agrupaban por clanes haciendo sus competiciones

    y torneos del reino de sus semejantes

    se daban regalos entre ellos

    los duendes celebraban coronación ahora

    en el bosque de la sombra y su río de sangre

    bañado por el manantial eterno.





    Suena el río, agua llevaba,

    alma de fada silva ella,

    bebía en la orilla alegre

    flor roja lloró su tierra,

    blanca cierva a fada triste

    cazador hiere su flecha,

    enhiesta espina gemía

    flor abierta brotó en yerba,

    fada herida ya descansa

    latiendo la parca negra,

    yace en helecho silente

    suspira su sangre yerta;

    Enamorado el helecho

    una flor mágica asienta,

    tambores suenan la tierra

    los duendes lloran su fada,

    ahora el helecho era ella,

    mueven la piedra ocultada

    cazador tropieza cerca,

    el río ya lo llevara,

    fada flor de helecho yerra

    duendes cobraron venganza,

    cantó lo que el bosque alberga,

    misterio de cierva fada.




    Fada flor de helecho inverna,

    cicutas toman la sangre

    veneno hacen, blanca cierva

    cuervos la cena discuten,

    cazador ya río lleva,

    lleva el río su latido,

    campanillas suena yerba

    duendes coronaban fada,

    fada su vida celebra

    los espinos la cuidaban;

    Flor de helecho fada bella.

    [​IMG]



    Enhiesta flor fue semilla,

    altiva plántula fue ella.

    Quién fuera ella, tan linda.

    Él fue y es, ella no yerra.

    Aún plántula fue fada.

    Valor, honor, sí fue cierta.

    Él aún duende a ella la ama.

    Ella la flor, no era yesca

    ellos cuatro siglos ''juntos''.




    Los dos sí saben, ''leyenda''.










    Aquel fauno cazador cayó al río,


    y el duende enamorado del hada


    preparaba su entrevista con Hipsípila


    debido y lanzado a revelar su secreto.


    Ya en el alfeizar de la ventana del castillo


    llamó con insistencia al cristal


    Hipsipila le vio e hizo entrar


    a qué se debe su honrada y grata visita


    señor duende


    -Pues traigo noticias importantes para usted


    de mi origen, mi único secreto de vida.


    Muy bien cuente sus nuevas si gusta


    -Pues resulta que le llevo soñando


    y todos mis sueños me indican que usted es el origen


    eterno de mi espíritu en cuerpo


    usted hipsipila fue y es mi siguiente vida


    le agradezco despertarme de la entraña de la tierra


    para poder descubrir con resurgir que mi vida


    no cayó conmigo,


    le pido con este mensaje cierto y verdadero


    que me otorgue permiso para beber de la fuente


    de la vida eterna para ver mi nuevo cuerpo así como usted luce


    apuesto, grande y recio cual hombre del Norte.




    [​IMG]



    El Castellano y Leannán-Sídhe




    [​IMG]




    [​IMG]




    [​IMG]


    [​IMG]

    [​IMG]




    [​IMG]

    Afirmativo fue el permiso de Hipsipila

    al señor duende resurgido desde del umbral,

    se iban hacia el manantial una semana más tarde

    de la visita, algo desconocía el duende enamorado

    y era la sorpresa que le aguardaba...

    Hipsipila cortó una rama con destino agua eterna

    para ser injertada en el helecho hada amada por el duende.


    [​IMG]


    [​IMG]




    [​IMG]



    Llegaron tras cruzar el bosque de la sombra

    al dichoso manantial ahora custodiado por dragones enormemente armados

    de fuego vivo su aliento, Hipsípila cogíó con una tinaja de cristal

    agua para la rama mientras el duende se decidía

    fue bebiendo y todo su cuerpo se iba rajando por espinas vegetales

    sus dos brazos eran dos flores enormes blancas de estramonio

    y su cabello eran ababoles rojos finalmente cuatro alas de libélula en cristal

    hirvieron bajo rojo color de sangre sus ojos eran como dos botones de hierro fundido.



    La rama de la planta tan antigua empezaba a abrir en flores de difunto

    o caléndula a partir de sus terminaciones en hojas

    era el momento a la novena luna llena haría Hipsípila el injerto como agradecimiento,

    allí fue, se adentró en el bosque guiado por su lobo

    injertó aquella rama a partir de la yema de la enorme flor de amapola del helecho hada

    al entrar en contacto la savia de ambas plantas el agua eterna comenzó a trabajar

    el tallo leñoso iba dibujando la figura y silueta creciente cubierta de hojas

    con rostro bellísimo y dos hojas grandes de alas salía de la tierra y la planta

    un hada con dos ojos turquesa en llamas para decir a Hipsipila:

    Gracias soy Lhiannan Shee dueña de las entrañas de la tierra,

    su amado duende al verla no pudo caer en mayor gozo,

    y quedó preñada Lhiannan shee dando a lúz a los trescientos treinta y tres días siguientes

    un abejorro enorme eterno de ocho patas y alas de cuarzo, sus dos ojos

    eran de mercurio y su cuerpo de azabache y vello de hierro.

    [​IMG]




    [​IMG]


    Corría de la vereda a la rambla castellana

    el inmortal hálito de quien bebíó de ese manantial de la vida,

    decidieron el duende y el hada Lhiannan Shee

    llamar a su hijo abejorro Genaro,

    él iba feliz cumpliendo recados de su madre

    como picar todas las flores del bosque sombrío

    y traer el pólen a su madre que fabricaría con él polvo de hadas

    con el que todo el reino inmortal viviría en amor y bondad

    sin guerras,

    un día llegado el verano y su estiaje

    planificó Hipsípila un viaje de vacaciones

    junto con su señora hada Lheannan-Sídhe

    viajaron a la tierra de los mouros gigantes de las tierras del norte

    allí cenaron y de la simpatía derramada

    el dragón Culebre mitad serpiente mitad duende

    se ofreció como escudero guardian del castillo y jardín de Hipsípila

    a cambio de alimento Hipsipila aceptó,

    aquella noche en las tierras del norte Leannán-Sídhe

    reveló a hipsipila que le esperaba incluso antes de conocerlo

    debido a que aquella antigua princesa que habitaba

    tenía el alma de la despertada Lhiannan Shee

    que falleció en cuerpo por aquel cazador fauno del bosque

    mientras bebía agua y desde el helecho su alma era capaz de mudarse de cuerpo

    hasta establecerse en el de la princesa que desde pequeña jugaba con duendes

    necesitando volver a despertar eterna

    en su cuerpo de hada con el agua e injerto que hiciste

    el duende que despertaste tu antigua vida murió de soledad

    regando el helecho con la flor de su hada

    y protegiéndolo de toda fiera

    debemos invitarle esposo Hipsipila a que vivan en nuestro castillo

    y el duende sea real jardinero tuyo.

    Así lo hicieron tras regresar con Culebre

    y todo el mundo deslumbró de felicidad.



    Canta mi sangre yerta,

    de agua eterna

    el hierro de mi tierra por sembrar,

    trayendo toda simiente hasta desde el umbral

    canta la amapola vieja,

    sangre del corazón carmesí,

    sueña mi semilla despertar,

    donde el muerto cave su vida,

    y mi cicuta triste,

    enraize el paraíso,

    de pieles sedientas

    y hojas muertas,

    corre mi otoño desde la vereda a la rambla,

    de la fuente eterna

    corre mi frío desde el infierno

    al río de esta alma por ganar,

    encina yerta de mi piel esquiva,

    beso de tierra y vid,

    beso de trigo y girasol,

    canta mi amada Leana en su mirar

    de cuchillo de espiga mi cante,

    de zarza y espina mi amor

    real como intangible nuestra eternidad,

    áspero y rígido,

    bravo y valiente,

    duro y endeble,

    metal y simiente,

    pan y niebla,

    niebla y bruma me desprende,

    desde la boca hasta el pecho,

    donde canta mi pasión sin despecho,

    vive esta sangre caliente,

    lumbre de mis tocones,

    nube del cielo por dibujar,

    a estampa de sed y viveza por entrañar,

    canta mi umbral,

    quiere tener soles y lunas sin gemir,

    invierno llegas,

    dibujando transparentes los miedos,

    avanzas cada campo sin permiso,

    helando hasta el hielo,

    oda de mi sangre yerta,

    por mi tierra me arde la siembra,

    y el beso queda escueto,

    parco el sentido enamora el hálito,

    de nuestro feliz mundo

    quién te viera marchar,

    vestida de olivo y centeno,

    de olivo y cebada,

    de trigo y espada mi guadaña,

    por la calma abrasas la esperanza,

    en maldición cantas tu canción,

    y los cuervos te rinde pleito de negra ala,

    de grazno escondido en cada roble,

    del humano yerto ser

    desde la piedra a la cueva

    abrasas oscuridad mi entraña,

    dibujas tu vívida estampa,

    donde el tiempo yace muerto,

    y solo los duendes te entienden,

    solo las hojas buscan su nueva vida,

    deste sembradío de niebla me avanzas sin piedad,

    la dicha y la sombra por ganar,

    desde mi tierra encendida hasta la parca bonita,

    desde el cante a la maraña,

    te canta mi vida quieta

    este amor de la mañana

    en tu pliegue de sonrisa y en la noche de tu cara,

    suspira el rojo,

    quiere ser río de alma y arrojo,

    quiere nacer abrojo,

    el espino mece la espina de mi antojo,

    y la amapola amarilla,

    solo ella abre a la gran luz,

    horizonte de mi piel que quiebra como ayer,

    enamorado suspiro de frío,

    enamora mi hielo,

    donde duerme,

    donde reposa el amor de mi sangre yerta eterna.

    -Cantaba Hipsipila tras inhalar los polvos de hada de Lhiannan Shee

    que juntos en armonía vivían en el castillo antigua y nueva vida



    El Castellano y Leannán-Sídhe
    A manuelo le gusta esto.
  12. Cadillo despierta

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]
  13. http://www.esebook.com/160218/martinez-garcia--miguel-esteban



    [​IMG]



    [​IMG]
  14. El patio de la araña

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]
  15. Primavera aguarda
    [​IMG]
    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]
  16. Modestia en verde, te amo vida

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]
  17. 23 junio 2016 edición 19 de febrero 2017

    Tordo de sentimiento:
    [​IMG]
    Vive el cuervo,
    por el desvencijado respiro mío
    avanza, mece y sostiene
    un tiempo en réquiem,
    por aquellas voces que sordas
    laten, se descubren
    se quiebran altares de hueso
    por mis atardeceres de murciélago
    voy ciego al calor del astro,
    siente mi caricia de pájaro
    alzando nuestra luna de acanto
    y alabastro gimiendo,
    azabaches ensortijados, derretidos,
    por el sendero despierto,
    por el cauce que trae la vida, la mía,
    ojos en resplandores dorados al tacto
    de mi astro soslayado,
    vida de vida
    late esta caricia
    no hay retroceso ni regreso
    por la rosa de su pelo,
    tu sangre me colmó en beso,
    nuestro cielo de amarantos
    fiel al respiro que alcanzó a ver
    tu belleza en noches de miel,
    respira abre en ambrosía mi vida,
    en este horizonte dormido
    quiero ser de la piel resquicio,
    que no me sientan perdido,
    quiero ser Siempre tu sonido,
    tu eco alto que no hay pájaro sin nido,
    esta noche será distinta,
    el comienzo empieza ahora,
    mi sueño de araña
    que todo lo tejido
    recompensa trae a lo sentido,
    un avance de mi sangre,
    ven al nirvana del ruido,
    anticipa nuestro solsticio,
    Yo que te amo en mimbre de esparto
    y verde espiga de trigo,
    fiel comando el suplicio
    de los valles de mi sombra
    displicente, enamorada.
    Encumbrada.

    El Castellano