1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Una parte de mí en versos y algo más...!
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]



    Noviembre en las ventanas



    [​IMG]



    Es noviembre en mis ojos y entre sombras

    el día rueda la partida de una tarde por la vista,

    soltando los grises de un abismo en las ventanas,

    colgando las distancias más austeras por la brisa

    y esparciendo nubes de cenizas en su avance

    que aceleran el afán nocturno en las esquinas.



    Calle arriba… calle abajo en visita de interiores,

    con la apariencia más rota que posee el clima

    al mezclar la cascada del cielo con la noche

    desde el camino más helado

    que se haya visto de una despedida.

    Tan prolongada, si es dimensión su retirada

    con las tantas direcciones que tiene la llovizna,

    cuando inmensamente es la conquista del paisaje

    al cubrirlo todo con su trama repetida...



    El goteo del silencio mojando los instantes

    caídos en la nieve más larga de la vida,

    para luego urgir un diciembre en los cristales

    en torrencial costumbre que estremece y moviliza

    el ventoso sonido que cruje latitudes

    al dejar la informal invitación a la salida

    de un noviembre que con atavío de cielo,

    relampaguea la rotundidad indefinida

    de un adiós, hasta no sé dónde,

    cuando en sinfonía de truenos se vacía.




    [​IMG]


    Nancy Santiago Toro

    Derechos Reservados©


    [​IMG]




  2. [​IMG]



    Latimos


    [​IMG]


    Me acerco y al segundo me respira

    con la causalidad del viento sobre el árbol

    y total es el alboroto que aproxima

    que descose el instante mientras tanto

    asoman las sonrisas de los ojos ocurrentes

    como si la mirada sonara su entusiasmo

    o parpadeara un ritmo de emociones

    o el delirio de un roce reservado.



    Inevitable efecto que germina

    el empeño del lenguaje entre las manos,

    entretanto crece el germen del silencio

    acompañado con los verbos del contacto

    al expresar el pulsión del movimiento

    que nos lleva a escalar algún verano/

    donde somos desde el fuego a la ceniza,

    en medio del calor, vehemencia del sujeto

    prendido al placer de un predicado.



    Se acerca… y yo al segundo lo respiro

    con su fragancia de amor alborotado,

    que alarga su esencia hasta mi sangre,

    la complicidad de su camino con mis pasos

    y esta interconexión de la apetencia

    que nos mezcla... con solo respirarnos.



    [​IMG]




    Nancy Santiago Toro

    Derechos Reservados©



    [​IMG]

  3. [​IMG]




    Amor en consonancia


    [​IMG]


    Mi voz tiene tu nombre cuando llamas,

    es sutil, pero asciende a tu paisaje

    e invisible aunque sangre su mensaje

    las melifluas imágenes que adamas.


    Te dice amor de cerca y sin programas

    te da esa parte mía en el lenguaje

    que me profiere tuya en el usaje

    que reverbera el eco, cuando aflamas


    su dócil tono, idéntico en tu boca.

    Y es enlace, es la vida en resonancia

    meciéndose en un diálogo contigo,


    que se torna en ardicia que provoca

    la seducción de un roce en consonancia,

    cuando tu voz me nombra y te subsigo.



    [​IMG]


    Nancy Santiago Toro
    Derechos Reservados©



    [​IMG]




  4. [​IMG]



    Tu semilla es mi palabra


    [​IMG]



    Cuando improviso tu desconocida ausencia,

    el espacio se frunce como un papel

    castigado en cualquier esquina,

    la pared que se asoma a la vida

    parece una patria recién nacida

    donde el próximo instante crece

    como una intersección a muchas millas de ti,

    y la espera que siempre tiene la medida

    exacta de mis manos

    es la extraña fuerza que te roza

    sin cesar a donde quiera que vayas,

    mientras, los ojos que me enseñaron a verte

    parpadean las miles de cosas

    que discurren contigo.

    Con mi pensamiento en tránsito

    y por el bulevar que va directo

    de mi corazón al tuyo

    surgen las venas con un viaje más cercano,

    el que nos hace uno al dar la media vuelta,

    porque tiene tu dirección con mis pasos.



    Y así, es nuevamente tu entrada

    con el microcosmo que me habita,

    es tu invasión de raíces con su deslizante

    ceremonia hasta mi cuerpo con solo abrir

    la puerta que trae puesta este empalme.

    Otra vez son las dos alegrías del tacto,

    es el arte de las voces al compás de la atención,

    de nuevo eres tú en la coexistencia por hacer;

    simbólico boleto hacia el diario indivisible

    que establece el significado elemental de ambos

    con todo su cultivo y del cual reclamo la semilla,

    pues desde el ahondado surco nos entrega

    desde adentro, hacia adelante…,

    el dulce fruto de vivirnos.



    [​IMG]


    Nancy Santiago Toroe
    Derechos Reservados©


    [​IMG]



  5. [​IMG]



    Hay una calle...


    [​IMG]


    Hay una calle...
    desde el albor hasta la noche,
    continua, sin medir su alcance
    al buscar tu incógnito sendero,
    inacabable como línea
    que se incorpora al mundo,
    llena de una áspera distancia
    cuando de ella estás tan lejos.
    Curvas formas con la rutinaria
    vestimenta del luto ante la aurora,
    por prescindir de tu paso en su trayecto.
    Hay una calle... abierta
    entre alturas y hondonadas,
    desde mi ventana la contemplo
    inmóvil, en su largo aparenta
    ir sin frenos, zigzagueando
    su negra cola en lo lejano
    y sin saber hacia dónde entre los cerros.
    Se extiende con acento de roca
    por los quietos lagos, intenta
    encontrarte en los silencios,
    mas sin nada prosigue su paisaje taciturno
    por letárgicas colinas y barrancas
    con la callada partida de los muertos.
    En mis ojos es como una honda grieta
    posible entre nubes blancas,
    es raíz parduzca que va rasgando el cielo.
    No obstante se tiende en el regazo
    de los valles que parecen bisbisar
    con los ríos, con el viento
    y solo halla el lenguaje de esas cosas
    que tiemblan dentro de un azul discreto.
    Penetra en los vacíos de algún modo,
    rebuscando entre neblinas tu reflejo
    y más se pierde...
    como cicatriz negra en solitario,
    hasta que la lluvia vuelve
    con visita de nostalgia
    a ser compañera en movimiento,
    que pudiera ser su lagrimal sin pausa
    entretanto se disipa su silueta
    en otro espacio. Mas siempre veo
    a una calle hacia adelante,
    desde otra mañana hasta el ocaso
    como un rastro de ceniza
    que asciende, huyendo de esta tierra
    hacia ti con temprana ruta sin regreso.









    [​IMG]



    Nancy Santiago Toro
    Todos Los Derechos Reservados©
    www.nancysantiagotoro.com




    [​IMG]

  6. [​IMG]




    Hablando en silencio




    [​IMG]




    Aprendimos a hablarnos en silencio

    y ha sido tanto el lenguaje compartido

    que al dialogar sin ortología de palabras,

    hemos expresado lo que imbuye el alma

    directo a los sentidos y tanto hemos

    escuchado: el bullicio de la sangre,

    la voz del ánimo y la resonancia

    del sentimiento nuestro que se escucha

    con solo convulsionar el rojo del latido.

    Con el mutismo que ha sido el rumor

    que esparce el corazón que calla

    al trasmitir el interior de cuánto digo;

    un llamado decorado con tu nombre,

    el que oyes aunque deje atrás el grito,

    el mensaje sin reservas que aún estalla

    la intensidad del sentir en tus oídos

    y a la vez tu acento que hasta mí

    se allega húmedo, cuando hablamos,

    aunque tenga las galas del léxico

    que se exhibe como escultor

    de íntimas frases, sin las reticencias

    en el vocablo callado de lo dicho.

    Sin la gresca, sin los rodeos

    y sin las barreras evasivas

    del idioma que resultan en desvíos,

    hacia el dolor que cobra la factura

    si se rompe esta conversación contigo.

    Por eso sigue hablando con el silencio

    de las ausencias, que yo te escucho...

    Sabes que te escucho a cualquier altura,

    aún cuando callen todos los sonidos.


    [​IMG]



    Nancy Santiago toro
    Todos los derechos reservados©
    http://www.nancysantiagotoro.com



    [​IMG]



    A ti, a selenschek manfred, a Víctor Mileo y a 10 otros les gusta esto.


  7. [​IMG]



    Se me olvidó decirte


    [​IMG]

    Se me olvidó decirte,
    que te fuiste sin marcharte...
    Que dejaste un estruendo de dolor al irte
    que a mi corazón en mil pedazos lo parte.
    Espabilados dejaste mis sueños
    que se veían en tus caminos forjados,
    en mis ojos rondando risueños
    al saberse en mis madrugadas anclados.
    Dejaste moribundas palabras tiernas
    que nacían trémulas en mis labios,
    las que hubieran sido emotivas y eternas
    como las que dejan en el tiempo los sabios.
    Y los escalofríos que dejaste en mi pecho
    al temblar tus caricias de antaño,
    turbaron deseos en mi lecho
    que enloquecieron de furia mis años.


    Olvidaste tu calor en mis brazos,
    impregnando nostalgias en mis huesos,

    y floreciendo en mis labios tus besos
    con ansias esperando tu regreso.



    Dejaste caer mis lágrimas al suelo,
    enlodando la dirección de mis pasos
    y bebí con la tierra mi desconsuelo;
    testigo fiel que me sostuvo en pedazos.



    Y dejaste grabado tu nombre al irte
    en un corazón que no dejó de amarte.
    Se me olvidó decirte,
    que te fuiste sin marcharte.



    [​IMG]
    Nancy Santiago Toro
    Todos los derecho reservados©
    www.nancysantiagotoro.com
    http://nancysantiagotoropoetaspoeticos.blogspot.com/2015/03/se-me-olvido-decirte.html



    [​IMG]


    A ti, a ERNI J A, a Víctor Mileo y a 6 otros les gusta esto.
  8. Alonso Vicent


    Poeta que al amor le cante el verso
    como lo hace "my Nancy" no hay ninguno,
    y lo digo, señores, por si alguno
    en sus propias ideas anda inmerso.


    De su palabra soy un buen converso
    y a su timbre de voz mi voz aúno;
    no vayan a creer que soy un tuno,
    si acaso un escritor casi perverso.


    Sabemos que decir siempre hay quien diga
    y también que cantar siempre hay quien cante
    rimando con los pies o en disonante.


    Pero con Nancysant el verso liga
    la estrofa, el sentimiento y el instante;
    ¡Menuda amiga tengo! ¡Qué talante!


    Alonso Vicent

    Gracias por tus letras poeta!!!
    A MARISOL PÉREZ y Alonso Vicent les gusta esto.

  9. [​IMG]


    Sentirte




    [​IMG]



    Sentirte así como te siento,

    inagotable ajetreo de palomas
    que sacude el aire de mi pecho
    o como legión de mariposas
    habitándome con brioso vuelo,
    sin espacios de vida limitados,
    pues ya son tuyos mis adentros.
    Vamos de prisa en los sentidos
    y desde el pozo de los placeres
    el sentimiento es pasional torbellino,
    aumentando su intensidad indomable
    en espirales de emociones persistentes.


    Sentirte en este bullicio de latidos,
    ese que perdió el rumbo del silencio,
    al fundirte recio en mi pisada
    con banquete de afinadas caricias
    que ataron mi cuerpo a tu cuerpo
    con la moción del tiempo y la palabra.


    Sentirte como larva del sonido
    que revienta en toque de campana,
    tan fuerte cada vez y tan profundo
    que se rompe la soledad de mi desierto
    y un oasis de amor se nos derrama,
    sacia la vida día a día, nos sustenta
    y como fuente de humedades,
    cada noche me acompaña.





    [​IMG]



    Nancy Santiago Toro

    Todos los derechos reservados©
    http://www.nancysantiagotoro.com



    [​IMG]

    A ti, a Víctor Mileo, a Luis Á. Ruiz Peradejordi y a 4 otros les gusta esto.

  10. [​IMG]


    Abrazos de distancias



    [​IMG]



    El tiempo germina abrazos de distancias
    en los puentes de aire colgados del abismo,
    cuando los pies son raíces en la tierra y se va el alma,
    para ser el milagro del calor en el mismo frío.


    Es como hacer llegar un rayo de ternura
    con el aliento del espíritu en sostenido regocijo,
    para asir el hombro de esa piel desnuda
    y vestirlo con la expresión explosiva del instinto.


    Es un abrazo diferente, es una caricia de luna;
    es un silencio inquieto que se nos escapa sin aviso
    o la algazara de la sangre en la trayectoria
    suspendida del sueño que enlaza los vacíos.


    Es el contacto de la fresca hierba con la luz del alba
    o la fricción de estrellas desprendiendo todo el brillo;
    es como el mimo de la primavera sobre la ventana,
    es el encuentro del todo con la nada por abrigo.


    Es el abrazo que llega a diario como tibia aurora,
    el imaginario roce que deja huella en los sentidos.
    Es el tacto seguro que se dan las vidas más lejanas,
    por el único deseo de dejar el cuerpo en otro sumergido.






    [​IMG]


    Nancy Santiago Toro

    Todos los derechos reservados©
    http://www.nancysantiagotoro.com



    [​IMG]
  11. [​IMG]



    Poema de mujer enamorada


    [​IMG]


     
     
    Si un día me ves mirando la aurora,
    tratando de abrazar con afán su lejanía,
    es que mi corazón en soledad te añora
    y siendo extraños bajo este crepúsculo te amaría.


    Si un día escuchas mi voz entrecortada
    y en mis palabras oyes atrapados mis sentidos,
    es que dulces lágrimas de mujer enamorada
    apretando mi pecho han hecho temblar mis latidos.


    Si un día al tomarme de la mano
    en su latente frío sientes una llamarada,
    es que mi piel te ha sentido tan cercano
    y en alegre borboteo mi sangre fluye acelerada.


    Si un día discretamente al poseer mi boca
    notas que mis labios a los tuyos se van entregando,
    es que un profundo deseo a una pasión aloca
    y nuestros corazones desinhibidos ya se están amando.



    [​IMG]



    Nancy Santiago Toro
    Todos los derechos reservados ©


    www.nancysantiagotoro.com

    https://nancysantiagotoropoetaspoeticos.blogspot.com/





    [​IMG]

  12. [​IMG]



    Con los días encendidos sobre el alma



    [​IMG]



    Paso a paso y llegaste de repente,
    las horas del silencio elevaban tu plegaria
    o colaboro el destino o tal vez la suerte
    o quizás de ayer a hoy, era yo quien te llamaba.


    Supiste saltar la muralla de lo indiferente,
    ágil, sobre la horizontal fuga del alba,
    y el encuentro se hizo presente, desde
    un pasado que pintaba estas mañanas.


    Y dos sonrisas discretas frente a frente,
    tallaron epicúrea seducción en la cara,
    como diestras artesanas de un rubor alegre
    que traspasaban de lado a lado la mirada.


    Para zambullirse dentro de las pieles,
    hasta el fondo de la vida prolongar su llama,
    deshacer todo calendario soterrado en nieve
    y colgar los días encendidos sobre el alma.



    [​IMG]




    Nancy Santiago Toro
    Todos los derechos reservados©

    http://www.nancysantiagotoro.com
    https://nancysantiagotoropoetaspoeticos.blogspot.com/




    [​IMG]
    A Víctor Mileo y Alonso Vicent les gusta esto.




  13. El baile de amor que nos debía el tiempo



    [​IMG]


    Hoy bailaremos esta balada del tiempo
    en los relojes que una vez soñamos,
    será una danza en el viaje de un momento,
    con los dos iniciando la técnica del paso.
    Porque bailaremos, es ya casi un hecho,
    he logrado en mí, sentir tus brazos,
    solo falta que mis dedos sean a través del viento
    hasta las palmas abiertas de tus manos.
    Palabras no harán falta, solo gestos
    para manifestar las almas danzarinas
    sobre esta melodía que nos une en el espacio.
    Y me dejaré llevar por ti y serás artista
    de mis inquietas emociones, entretanto
    se agudizan al compás de los sentidos
    los ojos con arrebato adolescente, al mirarnos.
    Y será el entorno tan indiferente,
    seremos solo tú, solo yo, canción y tacto
    y un temblor desde el pasado hasta el presente
    recorriendo cada movimiento en ambos.
    La sucesión de memorias rozando rítmicas,
    flotando como sonora materia al canto,
    mientras aminoran las siluetas con la prisa
    que termina una melodía triste en lo lejano,
    luego el continuo silencio sobre la pista,
    simultáneamente los párpados cerrados
    y en el rostro la sonrisa recién nacida

    al decir, esta vez..., esta vez bailamos.



    [​IMG]



    Nancy SantiagoToro
    Todos los derechos reservados©

    http://www.nancysantiagotoro.com



    [​IMG]



    A Víctor Mileo y Alonso Vicent les gusta esto.

  14. [​IMG]





    Envejecer contigo




    [​IMG]


    Envejecer contigo... es mi fiel deseo,
    en un futuro forjado de recuerdos.
    Juntos, con la coexistencia vieja en la mirada,
    pero despertando en la novedad del tiempo,
    resucitando una y otra vez a las historias
    con los ya sabidos gestos de la cara,
    mientras en la chimenea se desvanece el leño.
    Acoplados... en el vacío de la última sala,
    recordando a los nombres del trayecto,
    a aquéllos que soplarán un adiós a nuestra espalda,
    por ser palomas viajeras de otro vuelo
    y con otros en la fuerza de la ritual plegaria,
    para que nos abracen sus pensamientos.
    Allí, unidos, susurrando un mundo de nostalgias,
    con las venas de la vida en los hijos, en los nietos,
    viviendo con ellos las ideas de sus aventuras
    y memorando con ellas las que atesoramos dentro.
    Inseparables, echándole cuentos a las horas
    y alguna que otra risa a los anclados sueños,
    porque si muchos de ellos no se logran,
    la anciana edad será corona de los intentos.
    Ser tú y yo, los de ahora,
    pero más viejos, quizás un poco sordos,
    pero ya entendiendo a los silencios
    y a las palabras mortecinas de los labios,
    porque serán quebradas, más pausadas,
    menos de los oídos y más del viento.
    Pero nosotros, con la fragosidad de los años
    adhiriendo a nuestras manos, los últimos momentos
    y al amor en la continuación del alma,
    mientras se besan sin final los ojos,
    hasta la otra desconocida orilla...
    Para vernos.




    [​IMG]



    Nancy SantiagoToro
    Todos los derechos reservados©

    http://www.nancysantiagotoro.com

    [​IMG]
    A Víctor Mileo y Alonso Vicent les gusta esto.
  15. [​IMG]




    La imagen del espejo



    [​IMG]



    Allí te veo imagen mía en el espejo,
    tan yo misma y tan otra al mismo tiempo,
    erguida, quién diría que eres mi reflejo
    si el muro de mi fuerza no resiste y tambaleo.
    Desde afuera contemplo sin remedio tu fachada,
    tu espuria sonrisa en la cuita de mis labios;
    sedosa curva que sabe abrirse en la sima de mi boca,
    aunque esta silueta desde adentro resbale en llanto.
    Y cuánta superficie de cristal hacia la vista,
    proyectando gestos de intangible lozanía,
    allí tu piel acentuando las caricias de los años,
    esta, soterrando en adornos los envites de la vida.
    Y tu mirada abocando aún el viso de la aurora,
    la mía, al fondo arrastrando lluvias grises que avecinan,
    las que empaparán a este cuerpo de perfiles ya nublados,
    aunque el mimo de la luz arrime cada día.
    Mas somos tan iguales y tan distintas
    que pudieras ser verdad y yo mentira,
    pues cuánta mascarada habrá en lo cierto
    que hasta yo misma sin pensar, creería
    que no cargas este todo de mí que va muriendo
    en el diario de un reloj que sabe mis heridas;
    huellas de tarquín que el alma remarca por doquiera,
    mas ni un rastro de su dolor desnudo
    en el paisaje que suspendes y contrastas
    con la devastadora tormenta de mis venas,
    la que suele desahogarse al exterior muy a menudo,
    aunque tú, imagen mía, en el espejo evapores su marea.



    [​IMG]





    Nancy SantiagoToro
    Todos los derechos reservados©

    http://www.nancysantiagotoro.com



    [​IMG]