1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el segundo número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. No me di cuenta de tu lasitud,
    ni quise ver en tus ojos
    lo que en silencio me gritaban...

    no quise reconocer tu aislamiento, refugiado con vanas escusas

    gobernó mi negado orgullo...

    me olvidé de ser tu alegría,
    de ser tu príncipe con gallardía
    y de las promesas que te hice...

    dejé escapar las ganas de soñar,
    dejé de dibujar caricias en la piel
    dejé de ser tu amante cálido y fiel...

    hoy te veo tan fría y pálida,
    anhelo estrecharte en mis brazos
    y demostrarte cuanto te amo...

    ¡¡¡imbécil soy!!!
    ya no me puedes sentir
    ya no me puede arrullar tu pecho,
    tarde llega mi arrepentimiento...

    ¡¡¡me amaste!!!
    hasta el último latido de tu corazón, nunca dejaste de mirarme con amor
    no me di cuenta de mi error
    hasta que te vi partir...

    Asfixiante tu ausencia me corroe
    en una tumba
    descansas de mis desplantes,
    llorando como niño
    me abrazo a tus recuerdos,
    no supe de tus besos ser merecedor
    lo reconozco con dolor,
    fuiste lo más grande
    ¡Mi amor!





    A Víctor Mileo le gusta esto.
  2. Es creer en la cristalina mirada
    es creer en palabras
    que suenan soñadas,
    es creer en labios de seda
    con sabor a menta,
    es creer que existe calma
    después de la tormenta,
    es creer en viajes
    sin distancias recorridas,
    es creer que en tus brazos
    se cierran heridas,
    es creer en sueños de fantasía
    es sentirme princesa

    todos los días,
    es creer que se puede
    llorar de felicidad
    y que puedes liberar
    al corazón
    de la soledad,
    creer en ti, creer en ti...
    es creer que todo
    se puede por amor,
    es crear un mundo de color
    sin miedos ni dudas
    que puedan nublar
    lo más puro y grande
    que pude encontrar,
    creer en ti, creer en ti...
    es mi pasión
    y mi razón de existir.


  3. El aroma de tu hombría
    despierta mi piel tibia,

    danzantes besos
    abordan mi espalda
    y encienden los deseos...

    Estremecidos los pechos
    en tu boca de fuego,
    prisioneros se rinden
    y siguen fiel las reglas
    de tu lujurioso juego...

    Castigas mis pensamientos
    entre tu virilidad,
    galopa sobre mi sumisión
    en cada arremetida,
    haciéndome sentir que amarte
    es mi única misión...

    Bebo de tu cuerpo cada latido
    que se evapora entre gemidos,

    ruborizada la conciencia
    se escandaliza por tu necesidad
    y de mi descarada hambre
    por tu hombría en esencia.




    A Víctor Mileo le gusta esto.
  4. Conocedora de tu poder
    totalmente hechizada
    ¡no puedo huir!
    o ¿no quiero?...

    veo tu cuerpo desnudo
    y mi deseo se derrite
    palpitante mi pecho
    te llama a gritos...

    ¡aquí estoy mi señor!
    tómame sin contemplación despójame de la decencia,
    de la razón e inocencia,
    declárame tu ramera,
    tu esclava y presa...

    elévame hasta tu cumbre
    y enséñame a ser tu vicio,
    tu adicción y perdición,
    rasga las vestiduras
    de niña cohibida,
    difumina mi inexperiencia
    y maquíllame
    de lujuriosa pasión...

    amazona en tu regazo,
    sin cadenas...tu esclava,
    sin voluntad...sumisa,
    sin aliento...enamorada,
    sin defensa...tu hembra,
    sin ley...tu reina,
    sin contrato...tu señora.
    A MARISOL PÉREZ le gusta esto.
  5. Castigó mi cuerpo
    y mi adicción despertó
    sus lazos encendidos
    a él me condenó...

    Bebí de sus labios
    elixires de pasión
    en sus manos obreras
    su mayor obra es mi deseo
    que lo aclama en cada entrega...

    En su cuerpo mi piel gobierna
    lo incita, lo enloquece y acelera

    salvaje se aferra a mi cadera
    rey victorioso entre mis piernas...

    Adicción que nos deja sin aliento
    nos libera en todo momento
    desnudos sin nada que esconder
    tu mi hombre y yo tu mujer.
    A Cris Cordova y Abrahám Emilio les gusta esto.
  6. Un nuevo día
    se cuela por la ventana
    con inquietud abro los ojos
    ¡qué bello despertar!
    verte a mi lado
    como un ángel descansar...

    me invade una incógnita
    ¿Qué hice para merecerte?
    sin hallar respuesta, reafirmo
    ¡nunca haré nada para perderte!...

    te beso, te susurro un "te amo"
    sigilosa me aferro a tu piel,
    con ternura mi amor calmo
    y nos acurrucamos otra vez ...
    A Eloy Mondragón le gusta esto.
  7. Desde el primer instante
    en que mis ojos
    ven el nuevo día,
    mi pensar en ti anida.

    En tus labios,
    se posan mis deseos
    y en tu regazo cada mañana
    soy lluvia libertina
    que moja tu piel.

    ¡Liberamos!
    unas cuantas carcajadas,
    niños parecemos entre sábanas,
    inocentes caricias
    se desvanecen
    en la mirada,
    para dejar libre
    a la pasión desmesurada.

    El milagro de despertar
    en tus llamas,
    de ahogar
    un instante la necesidad
    y saciando
    fugazmente al amor,
    sin ningún pudor
    mi desnudes se acopla
    a la tuya
    para sentir
    que somos solo uno.
    A Sikus le gusta esto.
  8. En una ciudad de gente humilde y bello sentir,
    un veintiuno del quinto mes del año en un cuarto atendida por la abuela, tia y matrona nace la niña que hoy escribe con torpeza intentos de poesias...
    con dificultad habría nacido en un hogar conflictivo, siendo la tercera de siete hijos creció con erroneo concepto de lo que es el cariño...

    días de tormentas vió a lo largo de su niñez y casi sin fe llegó a ser mujer...
    rescatada por la mano de Dios en un buen hombre encontró el amor, fue él...
    Si, fue él quien desde un dieciocho de junio del año mil novecientos noventa y nueve me abrió ¡un mundo de ensueño!...
    A Cris Cordova y Sikus les gusta esto.