1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
[​IMG]
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]

    ¡YO QUIERO VOLVER ANDANDO!


    Yo quiero volver andando
    sereno por el barbecho,
    silbando por el camino
    con paso firme y derecho.

    Que vengo cansado y triste
    de tanto penar mi pecho,
    de echar de menos la plaza,
    el limonero y mi helecho.

    Lejos de las aceitunas,
    amargas penas cosecho.
    ¡Yo quiero quedarme siempre!
    ¡Poquito queda, sospecho!

    No quiero volver en hombros,
    pálido, frío y estrecho,
    a paso lento y callado
    entre el ciprés y el repecho.

    Yo creo que todavía
    tengo tiempo de provecho,
    ¡paisano, que “el emigrante”
    morirse quiere en su lecho!


    Rafael Llamas Jiménez​
    A Guadalupe D. Lopez y Agus Mcpoets les gusta esto.
  2. [​IMG]

    UNA PAISANA DEL PUEBLO

    Parece que la estoy viendo
    su ropa en el tendedero,
    después de lavarla a mano
    entre la escarcha de enero,
    con su pelito tan blanco,
    con su semblante sereno.
    Con su mandil remangado
    mientras ponía el puchero,
    y atizando los rescoldos
    para avivar el brasero.
    Siempre vestida de luto
    de negro siempre severo,
    como quien tiene una pena
    que no la quita el romero.
    Perchas de alambre sostienen
    las flores en su ropero,
    cuando de color vestía
    y estallaban en febrero,
    la moña de su jazmines
    y de su José, un ¡te quiero!.
    Hoy me acordé de Manuela,
    una paisana del pueblo.



    Rafael Llamas Jiménez​
  3. 13962695_1150699471654361_3868484578070012010_n.jpg
  4. olive-519541_960_720.jpg

    El recado (Soneto)

    He venido a decirte que te quiero
    por el verde esperanza y por lo honrado,
    por el fruto y la leña que me has dado
    y anidar en tus ramas al lucero.

    Con su vara y también con su sombrero
    he venido a traerte algún recado,
    desde el cielo mi abuelo me ha encargado
    que te cuide con mimo y con su apero.


    No te olvides, chiquillo, me decía,
    que agradezco el sustento y que revivo
    contemplando su copa, me asentía.


    Que el trino del jilguero sonó altivo
    la tarde que la parca me dormía
    queriendo despertarme en el olivo.


    Rafael Llamas Jiménez
  5. Ver adjunto 41978
  6. hand-588982_960_720 (1).jpg

    ¿Por qué se fue el abuelo?


    Te he traído un café, ¡niño despierta!
    Un lebrillo con agua fresca y clara,
    por si quieres cuidarla, traigo jara,
    el hocino, la azada y una espuerta.


    Tu vida ha descansado ¡no esta muerta!
    te he traído botines y la vara,
    la parca no nos yerra ni separa
    aquí dejo las llaves de la puerta.


    Los niños del José son avispados
    ¿por qué se fue dormido nuestro abuelo,
    sus brazos en el pecho y aflojados?


    Se fue para aclarar nubes del cielo,
    a regar algodón, tallos brotados
    y a podar si hace falta algún ciruelo.



    Rafael Llamas Jiménez
    A Siempre Geralda le gusta esto.
  7. [​IMG]

    Me gusta ser poeta pero duele (Soneto)

    Me sigo emborrachando de azahar
    en noches de guitarra y de jazmín,
    de estrofas con pintura de carmín.
    Me sigo emborrachando de trovar.

    Me gustaría tanto conversar
    contigo entre las flores del jardín,
    acompasado en besos de violín.
    Yo creo que debieras regresar.

    Me gusta ser poeta pero duele
    escribirle sonetos a la luna
    que no bese encendida y me desvele.

    La añoranza en mi pluma se me acuna
    mecida sin tener quien la tutele
    plateada de pena en la laguna.


    Rafael Llamas Jiménez
    A Siempre Geralda le gusta esto.
  8. [​IMG]


    Reliquias de una vida (Soneto Alejandrino)


    En una vieja caja de lata de membrillo
    de un sepia anaranjado con ocre remembranza
    me encuentro con las fotos del pueblo y la labranza
    entre alforjas de esparto y un noble borriquillo.


    En brazos de mi madre dormido hay un chiquillo
    de apenas unos años ¡me embarga la añoranza!,
    cautivan los hallazgos de aquella tierna andanza
    de pantalón muy corto y espigado flequillo.


    De mi abuelo la faca, la yesca del mechero,
    la brocha y la cuchilla de su ajado afeitar,
    y aquella perra gorda de añoso monedero.


    En la mesa camilla no me canso de hilar
    reliquias de una vida con alma de yuntero,
    y aquel pozo tan blanco sobre el verde olivar.



    Rafael Llamas Jiménez
    A Siempre Geralda le gusta esto.
  9. [​IMG]

    Sin Dalia ni Azalea (Soneto)


    En esta pesadumbre sin jazmín,
    sin azalea, dalia, ni azucena,
    no aviva blanca luz ni luna llena
    ni trinos que despierten el jardín.


    En esta soledad y este clarín
    de tarde corneada sobre arena,
    parece yerto marzo y fría vena:
    ni pájaros, ni fuente, ni trajín.


    No liba el sol brocal de mustio pozo
    ni tañen las campanas el traspaso
    de anaranjado tul y vivo gozo.


    Le cuesta a la penumbra dar un paso,
    se ahoga el tragaluz en un sollozo
    clavándose una espina en el ocaso.



    Rafael Llamas Jiménez
  10. 8605-1f7dad57630aa6654a7babf132de0fe7.jpg

    El poeta y la luna (Soneto Inglés)

    Ya se visten las flores con volantes
    y trinan los jilgueros melodías,
    en la alcoba se citan los amantes
    deshojando botones y armonías.


    Ya se espigan los trigos en su blusa
    y explotan amapolas en su boca,
    del poeta la luna es plata y musa
    con tirantes de seda lo provoca.


    Le regala una noche perfumada
    con labios de canela y piel morena,
    apretando entre dedos la almohada
    se le cierran los ojos de azucena.


    El poeta y la luna se han dormido
    en rama del almendro han hecho nido.



    Rafael Llamas Jiménez
    A Siempre Geralda, Lourdes C y Eratalia les gusta esto.
  11. cementerio-948048_640.jpg

    Su foto y su sortija (Soneto)

    Entre olivos y nubes de algodón
    con un ramo de flores, va Manuela,
    camino del ciprés, ¡nada consuela!
    su triste y enviudado corazón.


    José descansa en paz entre almidón
    en remanso de cal, luna ciruela,
    del campo al cementerio, ¡sin escuela!
    maestro del labriego y el tesón.


    La palma de su mano saca brillo
    a la lápida fría que cobija
    al hombre que la amó desde chiquillo.


    Y besando su foto y su sortija
    deja rosas con agua en un lebrillo,
    y un jilguero de trinos regocija.



    Rafael Llamas Jiménez
    A Siempre Geralda y Lourdes C les gusta esto.
  12. family-1150995_640.jpg

    El alma no se vende (Décima)

    No pierdas tintero mío
    la sencillez y frescura,
    la humildad y la ternura
    ni el cariño del gentío.
    Ante la vida, ¡trapío!
    Trabaja duro y aprende
    que ser honesto no ofende,
    que el amigo es el tesoro
    que de nada vale el oro,
    y que el alma no se vende.



    Rafael Llamas Jiménez
    A Siempre Geralda le gusta esto.
  13. th.jpg

    Han matado a Federico


    Han matado a Federico
    quieto yace en el camino,
    se está desangrando en versos
    maldito plomo asesino.

    El jazmín es negro luto
    tirita luna de frío,
    los juncos están llorando
    no lleva corriente el río.

    Se está tapando los ojos
    el azahar limonero,
    en la rama del olivo
    se queda mudo el jilguero.

    Verde que te quiero verde
    desde la mar hasta el huerto,
    han matado a Federico
    pero el poeta no ha muerto.


    Rafael Llamas Jiménez​
    A GEORTRIZIA le gusta esto.
  14. images.jpg

    ¡Tengo ganitas de amores!


    Ya se despiertan las flores,
    se nos espigan los trigos,
    ya se alejan los hostigos
    entre azahar y colores…
    ¡Tengo ganitas de amores!
    Que la sangre se me altera
    con tu blusa zalamera,
    de ese clavel reventón
    roneando en el balcón
    de tu escote… ¡Primavera!


    Rafael Llamas Jiménez​
  15. th (1).jpg

    Sonetos de personas que no saben escribir


    He leído poesía en la flor del limonero,
    en la cal de una fachada reluciente de alegría,
    en las manos de un chiquillo moviendo un sonajero,
    en la retama de un olivo cuando va a acostarse el día.


    He leído poesía sobre su pelito blanco,
    en su mechero de yesca encendiendo una añoranza,
    en la soledad de una tarde sentado en un banco
    en sus ojos aún brillantes manteniendo una esperanza.


    He leído poesía en los pasos de un cabrero
    pastoreando en el ocaso su filosofía de vida,
    en los trinos encelados de un amanecer jilguero
    en el pañuelo agitado de una triste despedida.


    He leído poesía en el pobre que camina
    rebuscando en los bolsillos de un destino sin acierto,
    en el llanto de un minero extraído de su mina
    Hasta en un ciprés erguido junto al descanso más yerto.


    He leído poesía a lo largo del camino
    sonetos de personas que no saben escribir,
    ¡poetas de un tractor labrando su destino
    con metáforas de trigo, ¡son ejemplos a seguir!


    Aquí tienen mi pluma, mi tintero y corazón
    agradecido de leeros os debo la enseñanza,
    intentaré escribir poesía con cariño y con tesón
    regando aquellos surcos de la generación ¡labranza!



    Rafael Llamas Jiménez
    A Eratalia, GEORTRIZIA, MALEJA DUARTE y 3 otros les gusta esto.