1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Inventándome primaveras...
[​IMG]

[​IMG] [​IMG]
[​IMG] Mireya
[​IMG]
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]


    José Antonio Ramos Sucre. Biografía

    Uno de los más notables poetas venezolanos, nace en Cumaná el 9 de junio de 1890 y muere en Ginebra el 13 de junio de 1930. Políglota, autodidacta, ensayista, educador y diplomático. Con sus poemas en prosa, este venezolano se alejó de toda corriente al punto que pareciera que no leyó a nadie de su época y se concentró en crear un universo poético directamente de los griegos y desarrollándolo desde sus dolores más íntimos.

    En 1956 el Ministerio de Educación edita sus obras en la colección Biblioteca Popular Venezolana, pero será hacia los años sesenta cuando llegue el reconocimiento y las nuevas generaciones lo convirtieran en una de sus referencias más válidas. Para Juan Liscano, Ramos Sucre es un refinado, un aristócrata del lenguaje, un hombre nutrido de una cultura clásica y romántica cuya escritura asume en tono trascendente y suscita sentimientos nobles de desespero, soledad y elevación. Para Francisco Pérez Perdomo es el más admirado por las últimas promociones poéticas del país, es el poeta del dolor, un poeta que siente una hipnótica fascinación por lo oscuro y los abismos, un poeta alucinado que sufre en su soledad. Ángel Rama considera que en el proceso fabulador de Ramos Sucre, el hijo dilecto de los equívocos, se establece una suerte de extraña corriente y reciprocidad entre lo real y lo imaginario... y su adjetivación es suntuosa, solemne y muy precisa dentro de la intemporalidad e impersonalidad buscadas en sus textos.

    La obra de Ramos Sucre ha sido publicada por Monte Ávila Editores en 1969 y 1985; por la Dirección de Cultura de la Universidad Central de Venezuela en 1979; por la Biblioteca Ayacucho en 1980. Pero será en 1988 cuando Ramos Sucre llegue finalmente a Madrid. En una edición a cargo de Katyna Henríquez Consalvi, con prólogo de Salvador Garmendia, la prestigiosa Editorial Siruela publica su obra bajo el título de Las formas del fuego, «una de las obras más interesantes que se pueden encontrar en las letras hispanoamericanas del siglo», según comentario de José García Nieto de la Real Academia Española; en el suplemento de libros de El País, de Madrid, Almudena Guzmán, crítica española, considera que Ramos Sucre es poseedor de «una prosa poética impecable, ejemplo de musicalidad y elegancia, llena de construcciones tan insólitamente bellas...». Después de la edición en España, donde impactó ese perfecto dominio del lenguaje y su mundo melancólico y desolado, su obra es traducida al portugués por el reconocido hispanista José Bento, y publicada en 1992 bajo el título As formas do fogo, con prólogo de Eugenio Montejo.

    Muestra de su obra literaria.

    Discurso del contemplativo

    Amo la paz y la soledad; aspiro a vivir en una casa espaciosa y antigua donde no haya otro ruido que el de una fuente, cuando yo quiera oír su chorro abundante. Ocupará el centro del patio, en medio de los árboles que, para salvar del sol y del viento el sueño de sus aguas, enlazarán las copas gemebundas. Recibiré la única visita de los pájaros que encontrarán descanso en mi refugio silencioso. Ellos divertirán mi sosiego con el vuelo arbitrario y su canto natural; su simpleza de inocentes criaturas disipará en el espíritu la desazón exasperante del rencor, aliviando mi frente el refrigerio del olvido.

    La devoción y el estudio me ayudarán a cultivar la austeridad como un asceta, de modo que ni interés humano ni anhelo terrenal estorbará las alas de mi meditación, que en la cima solemne del éxtasis descansarán del sostenido vuelo; y desde allí divisará mi espíritu el ambiguo deslumbramiento de la verdad inalcanzable.

    Las novedades y variaciones del mundo llegarán mitigadas al sitio de mi recogimiento, como si las hubiera amortecido una atmósfera pesada. No aceptaré sentimiento enfadoso ni impresión violenta: la luz llegará hasta mí después de perder su fuego en la espesa trama de los árboles; en la distancia acabará el ruido antes que invada mi apaciguado recinto; la oscuridad servirá de resguardo a mi quietud; las cortinas de la sombra circundarán el lago diáfano e imperturbable del silencio.

    Yo opondré al vario curso del tiempo la serenidad de la esfinge ante el mar de las arenas africanas. No sacudirán mi equilibrio los días espléndidos de sol, que comunican su ventura de donceles rubios y festivos, ni los opacos días de lluvia que ostentan la ceniza de la penitencia. En esa disposición ecuánime esperaré el momento y afrontaré el misterio de la muerte.

    Ella vendrá, en lo más callado de una noche, a sorprenderme junto a la muda fuente. Para aumentar la santidad de mi hora última, vibrará por el aire un beato rumor, como de alados serafines, y un transparente efluvio de consolación bajará del altar del encendido cielo. A mi cadáver sobrará por tardía la atención de los hombres; antes que ellos, habrán cumplido el mejor rito de mis sencillos funerales el beso virginal del aura despertada por la aurora y el revuelo de los pájaros amigos.


    Ocaso
    Mi alma se deleita contemplando el cielo a trechos azul o nublado, al arrullo de un valse delicioso. Imita la quietud del ave que se apresta a descansar durante la noche que avecina. Bendice el avance de la sombra, como el de una virgen tímida a la cita, al recogerse el día y su cohorte de importunos rumores. Crecen silenciosamente sus negros velos, tornándose cada vez más densos, hasta dar por el tinte uniforme y el suave desliz la ilusión de un mar de aguas sedantes y maléficas.

    Envuelto en la obscuridad providente, imagino el solaz de yacer olvidado en el son de un abismo incalculable, emulando la fortuna de aquellos personajes que el desvariado ingenio asiático describe, felizmente cautivos por la fascinación de alguna divinidad marina en el laberinto de fantásticas grutas.

    Expiran los sones del valse delicioso cuando el sol difunde sus postreras luces sobre el remanso de la tarde. A favor del ambiente ya callado y oscuro disfrutan mis sentidos de su merecida tregua de lebreles alertos. Y a detener sobre mi frente el perezoso giro de su velo, surge del seno de la sombra el vampiro de la melancolía.
    A MARISOL PÉREZ, bristy y malco les gusta esto.
  2. SOL de PRIMAVERA

    [​IMG]



    Brillante primavera, amanecer.
    Al sol de tus fragancias y poemas
    levantas cada día tus emblemas,
    permites nuestras almas florecer.

    Ligeras son tus ramas, remecer
    de vientos, que acarician con fonemas,
    regalas sentimientos en grafemas,
    bailando va un sol cálido al nacer.

    Germinas en tus causes y semillas
    al ritmo vas pintando camposantos,
    de voces cantarinas por tus villas

    impregnas con tu magia y tus encantos,
    la lluvia que estremece tus mejillas
    son dulces melodías de amarantos.


    Dvaldés


    [​IMG]
    A bristy, Dvaldés, BEN. y 1 persona más les gusta esto.
  3. Era primaveral

    [​IMG]


    Esplendido llega el anhelado florecer,
    hace feliz torbellino en los aires y jardines,
    hay cantos de aves en serenata de violines,
    crece el verde suave en el copioso boscaje,
    senderos de enamoradas miradas y andares.

    Brotan huellas de flores sencillas y exóticas,
    las vastas praderas el húmedo verdor asoma,
    se mecen esparcidos los selectos aromas,
    el colorido festival al arcoíris hace espejos
    y en los latentes amores ¡vivaces reflejos!

    Noches cálidas de abundantes luceritos,
    en destilados fulgores la complaciente luna
    su rostro amartelado es de las musas cuna,
    amaneceres de juegos y sonrisas infantiles,
    de platicas juveniles y renovados abriles.

    Tiempo de siembra, cosechas y esperanzas,
    ¡cálido sol! su esplendor es de épocas hermosas,
    llegan alborozas en su vaivenes las mariposas,
    haciendo del polinizado festejo fértil encuentro,
    motivos para el escritor, pintor y su concentro.

    El paisaje de este ciclo vital es seductivo;
    quisiera detener el reloj en sus mañanas,
    atrapar la brisa del lago y las montañas,
    guardar la tibieza vespertina y matinal,
    y atesorar la diversidad del matiz floral.

    Asirme quiero en la magia de su bostezo,
    y en el equilibrio de sus noches y sus días,
    celebrar siempre en el sentir del alma mía
    el espíritu de una era primaveral para dar,
    y en las espumas de su nidal con júbilo poder brindar.





    A Dvaldés, BEN., MARISOL PÉREZ y 1 persona más les gusta esto.
  4. Por amor ¡Varón de primavera!
    [​IMG]

    Multiplicaría mis cabellos
    si estos se hiciesen manantial de amor,

    encendería las estrellas de tus instintos
    si estos procreasen las alegría en la tierra,


    repartiría mis frutos, flora, fauna y caracolas
    si en tus vírgenes apetitos dieses voz de bonanza,


    pariría las pérdidas de fe y esperanzas
    si me preñases de tu exuberante magnificencia,


    moldearía mi hálito al tuyo ¡Varón de primavera!
    Si Pachamama de nuevo, integra reluciese.


    [​IMG]

    A Dvaldés, BEN., bristy y 1 persona más les gusta esto.
  5. Único dueño

    [​IMG]

    Dime varón de rostro sereno,
    dime tú el de sabio verbo,
    ¿donde duermen tus ilusiones,
    tus sueños marinos?
    Este día me sabe a tu historia,
    ¡será por tu tímida risa que a mi retorna!
    o la evocación de ese tu lacónico dialogo
    que en vez de desalentar encanta,
    con esa pose filosofal y esa oratoria de tu verdad,
    la que da lugar a un mutuo y exultante gesto,
    donde en la aquiescencia de tus labios
    los míos sonríen a los tuyos.
    Dime varón gentil y sencillo,
    ¿Cuál es tu secreto donde eres el único dueño?
    ¡No respondas! sigue siendo su noble amo,
    soñar es de humanos y honrosos obramos
    con nuestros sueños cabalgando.



    [​IMG]
    A BEN., Jael Jadith y bristy les gusta esto.
  6. Madrigal de mis corolas

    [​IMG]

    Tornarán los hilos brisados
    vinculándote a mi fragancia,
    doce cantos sonrosados
    cuchichearán dando oídos.

    Límpido amor mío;
    bálsamo lozano,
    el que unta mis quebrajas,
    sabes bien que eres resol
    que extingue mis afanes.

    Aquí, se me disipó la musa;
    al entretejer tus destellos
    en mis manos, pues
    vertida en tu infinito,
    reflejada en tu reflejo,
    te cuelas en mis rendijas
    sellando en oro mis fisuras.

    Dulce amor mío;
    tus caricias enternecidas
    estremecen mi primavera,
    calando de dorada luz
    cada filo de mi silueta,

    madrigal de mis corolas
    con tus ceremonias
    me innovas en una aromada joya.

    [​IMG]

    A bristy y MARISOL PÉREZ les gusta esto.
  7. Lágrimas confusas
    [​IMG]


    Nadie como tú
    entra con ese garbo que crea sonrisas,
    ni se despide con esa gracia que deja armonía,

    nadie como tú
    remueve la amenidad de los escenarios
    estampando amor en los nuevos papiros,


    nadie como tú
    lame tan tierno el lloro verdadero
    cuando mana palidez la ausencia,


    nadie como tú
    pinta de arcoíris los recovecos esenciales
    dejando el alma difundida y esplendente,


    nadie como tú
    aplaude mis lágrimas confusas, recitando;
    Con este nuevo florecer llega el nuestro ...



    [​IMG]
    A nomar, bristy y MARISOL PÉREZ les gusta esto.
  8. Luz entre las ramas


    [​IMG]

    Inmensurable
    se hace el espacio,
    pequeña y contradictoria
    no quepo en mi cuerpo,

    ocre sendero es tu ausencia
    donde camino de espaldas a la vida,

    desde el banco de mi ventana
    lejano esta el horizonte matinal,

    mientras cuelo tu amor en el café
    las penas y dichas compartidas
    se empoderan en la taza;
    bebiéndome el sentimiento
    escucho el canto de las aves
    que ya no me estremecen,
    son letanía y lamento
    sin el coro de tu voz

    ¡Paloma blanca!
    ¡Luz entre las ramas eres!
    desde tu súbita partida
    sigo amándote en silencio
    en mi irreverente soledad.
    [​IMG]
    A bristy le gusta esto.
  9. Buscándoles

    [​IMG]

    Poco a poco mis pasos
    alejándose van del suelo
    dejo el campo y los valles autónomos,

    desde lo alto veo las praderas
    reverberando su hermosura,
    bajo la aureola arcoíris, aprecio
    a cada flor una por una
    frotando sus esencias en la brisa,
    cada cual con su pendón;

    gardenia, azucena, cala, amapola
    margarita, clavel, tulipán, girasol,
    mis tropicales flor de acacia y cayena…

    entre sus espectaculares beldades evoco
    aquella florecita anónima
    haciendo alfombra por los caminos
    donde sembradas están todas
    haciendo reverencias al amor… a la vida,

    es lo mismo,

    la VIDA es AMOR

    el AMOR es VIDA,

    por eso estamos aquí, buscándoles.


    [​IMG]


    A bristy le gusta esto.
  10. Buscárselas

    [​IMG]

    Buscar en un desierto el solitario andar
    es perseguir el viento en lontananza,
    extasiarse en la espalda de una cicuta efigie
    y amanecer perplejos y sin soñar.
    Buscar esperanza en un vacío mirar
    es disolverse la sal en el agua
    ¡la nada! en un mar que mece sus olas por indómita inercia
    alejándose insolente de la playa para no besarle.

    Buscar un táctil susurro en unos labios displicentes
    es exhalar un agónico deseo
    ¡huérfano, famélico!
    como invierno escurridizo
    de una boca que no quiere palpitar.

    No se muere de amor, es de obsesión
    que se ahoga en las penas
    de un amor que se condena sin redención.

    Buscar la felicidad es querer ser amado
    pintar desde la ventanilla tu retrato y
    hallarse con la alquimia de los detalles
    y buscárselas para ir viviendo con amor.



    [​IMG]
    A bristy le gusta esto.
  11. Éxtasis del simple y sano yugo.

    [​IMG]

    Cuando el alma flota en la liviana sangre de la noche,

    convocando sueños y sombras retráctiles,
    paseando en la grácil armonía de un mar de estrellas,
    emana del afable suspiro,
    la profundidad de un paisaje cósmico y amoroso,
    quizás la pasión se torne un néctar digno solo de quienes
    posean un corazón carmesí, fino, delicado, emocionalmente
    entregado al éxtasis del simple y sano yugo
    de estar plenamente enamorado de la vida, del amor mismo.

    [​IMG]

    Abrazos, Mireya, abrazos estrellados desde mi lejano cielo.

    Igual Daniel, mi abrazo primaveral te alcance ahí en tu "lejano cielo"

    A MARISOL PÉREZ le gusta esto.
  12. Pelota de gajos

    [​IMG]

    Ligera entre las manos
    con el arcoíris en gajos
    los chicos se la pasan;
    marchan bajo los mangos
    con la esfera retozando.



    Pelota a gajos 40%.jpg
    A MARISOL PÉREZ, BEN., tribuZen y 3 otros les gusta esto.
  13. Gato y pollito:
    [​IMG] [​IMG]


    Dos amiguitos
    el gato y el pollito
    uno negro y otro amarillo,
    juegan en el patio
    contigo y conmigo
    ¡Qué divertido!


    Gato y pollito 40%.jpg
    A MARISOL PÉREZ, BEN., tribuZen y 3 otros les gusta esto.
  14. Flor de corazones:

    [​IMG]


    ¡Ay mi flor de corazones!
    Cuanto has ornado mis rincones
    tatuada estas en mis arquillas,
    paredes, pañuelos y sillas.



    Flor corazón 40%.jpg
    A tribuZen, bristy, Dvaldés y 2 otros les gusta esto.
  15. Tacita:

    [​IMG]

    Taza, tetera
    cuchara, cucharón,
    plato hondo, plato llano
    cuchillo, tenedor.

    Soy una taza,
    una tetera,
    una cuchara,
    un cucharón,
    un plato hondo,
    un plato llano,
    un cuchillo,
    un tenedor…

    (juego infantil)

    Tacita 40%.jpg