1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

2 (367) EL CUADERNO DE LOS SECRETOS: ELISA Y EL SUEÑO

Publicado por Acnamalas en el blog El blog de María Cruz Pérez Moreno -Acnamalas-. Vistas: 69

Elisa estoy en el umbral del más allá, las fuerza me desprotegen, la medicación no me cura y las ganas de luchar se esfuman debido a la gran debilidad que me domina.

Lo siento bella amiga, termina mi andadura, el cuerpo desgastado por el inmenso dolor y el alma apesadumbrada de melancolía se niegan a seguir viviendo esta larga e inútil agonía.

El sueño Elisa, resulta complicado citarme con él, es escurridizo, caprichoso. Elisa amiga, una eternidad de días y días en la lucha de dormir y no poder hacerlo, Morfeo me huye como se fugaron las ganas de vivir este insomnio perpetuo. Estoy agotada Elisa, anclada a una máquina de aire que me tortura una y cientos de noches, me muevo y se mueve, que quiero estar de lado se vuelve a mover, me despierto, la coloco y nada, otra vez se descoloca y me desvela. La cara se queda gélida con el aire de vida que daña el rostro y no me ofrece el descanso reparador para lo que fue creada por humanos de buen corazón. Querida Elisa, estoy encadenada a esta maldita tortura, he de reconocer que todo no es malo porque gracias a la máquina de aire han desaparecido las migrañas, vamos que a pesar del vivido suplicio tengo que estar agradecida. ¡Pobre consuelo!

Elisa siempre a mi lado, pañuelo de lágrimas derramadas por estar completamente sola, se han ido los ancestros, no hay familiar vivo que acompañe mi sentir y… ¿Los amigos? Todos parecen muertos, únicamente tú Elisa me ofreces un poco de aliento, como siempre estás en lo recóndito de mi ánima, en la espera de ayudar, escuchas mis lamentos y callas, no puedes asentir, tampoco negar, perenne en mi mente me proteges de mis furias desmedidas ante tanta injusticia, los enojos que al corazón desbordan de frialdad, las manos vacías no dan ni reciben, me abandona la risa y en la penumbra de esta bella habitación blanca e impoluta, por fin, me vence el ansiado y necesitado sueño.

Autora: María Cruz Pérez Moreno - acnamalas-
Derechos de autor reservados.
A Gustavo Cervantes le gusta esto.
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario