1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

¿Adevertencia o castigo divino?

Publicado por Katia N. Barillas en el blog EfÍmera ilusión. Vistas: 42

¿Advertencia o castigo divino?

En esta nueva década del año 2020, comenzaron las plagas a azotar con furia. ¿Acaso se repite la ira del Creador por nuestra inquisidora desobediencia y el maltrato al resto de su ´master piece´? ¿Cuántas serán esta vez? -En Egipto fueron diez por la soberbia del faraón Ramsés al no querer liberar de la esclavitud al amado pueblo de Dios… Israel; contabilizando: I) La conversión del agua en sangre; II) La invasión de las ranas; III) Piojos; IV) Moscas; V) Peste del ganado; VI) Úlceras; VII) Lluvia de fuego y granizo; VIII) Langostas; IX) Tinieblas; X) Muerte de los primogénitos.

Hoy día, estas están llegando de manera desordenada y en formas diferentes. No sabemos… ¿de quién es la culpa? ¿Qué debemos hacer? Primero nos está atacando descontroladamente la peste de una neumonía feroz, que daña nuestros pulmones con saña; a esta primera plaga, los científicos y conocedores del tema la han coronado -dándole potestad con título de nobleza-… “Corona Virus” o “Covid19”, así le han llamado, pues, son viles los estragos que causa en el frágil cuerpo humano. La segunda, es la invasión de 'las enormes avispas asesinas asiáticas' que parecen mini aviones; ellas están decapitando con sus aguijones afilados (tanto como el colmillo de un tiburón), a las abejas, quienes utilizan el polen y el néctar de las flores para alimentarse o para producir miel, por lo que, a la vez que se alimentan, recolectan el polen de los estambres de las plantas, transfieren semillas… es decir, la supervivencia de esta flora, así como de la raza humana, depende de la actividad directa de las abejas. Es aterrador pensar que la picadura de estos avispones desalmados a un ser humano sería mortal. La tercera, un síndrome inflamatorio que está despojando de la vida a los menores de catorce años; la cuarta, desempleo; la quinta, hambruna; la sexta, pauperismo; la séptima y demás plagas que pueden llegar (fabricadas -en su afán de poder- por el hombre mismo o por naturalidad fatal) desconocemos de qué tratarán y no tenemos la más mínima idea de cómo reaccionar para defendernos de tanto mal.

Quizás lo que busca el Omnipotente es llegar de cualquier manera al fondo de nuestras consciencias y rebuscar allí dentro: la humildad, el raciocinio, la solidaridad, la fe y el amor desaparecidos de la faz del planeta; sin embargo, en nuestra desesperación, no nos hemos atrevido siquiera a sentarnos en una mesa redonda a dialogar porque todos deseamos mandar. Nadie quiere soltar las riendas del liderazgo y el ego y así, no se puede lograr consenso.

Lo ideal sería usar el sentido común, hacer trabajo en equipo y planear una estrategia como seres pensantes que somos para tratar de salvarnos 'unidos' como humanidad, así, sin distinción de razas ni credos; mostrando rasgos de respeto e igualdad. ¿Seremos capaces de lograrlo? La exasperación lo dirá.

©Katia N. Barillas
Antología "Devanando el Ocaso - Reflexiones"

95938128_653839322010784_3778134390710730752_n.jpg
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario