1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Corpus Delicti

Publicado por Gladiadora en el blog El blog de Gladiadora. Vistas: 99

[​IMG]

-Visita a la Cámara del Crimen del Servicio Forense-
New York City. 2016.


(Décimas)

Un silencio sepulcral,
los ruidos, enmudeciendo,
deja a estos seres durmiendo
la pesadilla final
sobre planchas de metal.
Ya de ellos no hay quien piense
ni que en lágrimas condense
el porqué de estar aquí,
sólo queda el bisturí,
sin corazón, del forense.


Aquí, el Cuerpo del Delito

son las víctimas del crimen,
almas en pena que gimen
por Justicia, en mudo grito.
La autopsia, implacable rito,
explorará paso a paso,
del Alma, el quebrado vaso,
con científicas crueldades
descubriendo las verdades
que aclararán cada caso.


Vengo a ver el testimonio
donde el luto se recrea
y la Muerte se pasea
de la mano del Demonio.
Aquí, el cadáver de Antonio,
el primero de esta Sala,
con cinco impactos de bala,
blanco de un vil asesino,
espera el final destino
a golpe de pico y pala.


Allí, yace asesinada
una preciosa mujer,
con tristeza puedo ver
cómo ha sido degollada
por certera cuchillada.
Víctima del adulterio
su muerte no es un misterio,
su esposo se pudrirá
en la cárcel y ella va
camino del Cementerio.


Un niño, que secuestrado
fue por un hombre violento,
en un trágico momento,
por el criminal violado
y más tarde asesinado,
en la fría mesa yace
en una escena que hace
encogerse al corazón.
Ya no habrá más ocasión
para que el Mal le amenace.


Acá, reposa un anciano
víctima de parricidio
y, libre por el suicidio,
está el hijo cuya mano
cuelga del lecho cercano,
rigor mortis del que un día
fue niño que obedecía
la voz del padre y la madre
y que, de hombre, a su padre
la Vida le arrancaría.


La horrenda mirada nula
de la vidriosa pupila,
desde el más allá, destila
y una lágrima coagula.
La Muerte se confabula
con el recinto sombrío,
y siento un escalofrío
cuando escucho de repente
a quien dice claramente:
-'¡Descansa en paz, hijo mío!'-.


Ciegos, los ojos abiertos,
de tantos cuerpos desnudos,
rígidos, violáceos, mudos,
pálidos, vacíos, yertos,
la soledad de los muertos
en exposición macabra,
hace que el dolor me abra
con el alma en carne viva
y, desgarrada, me priva
del uso de la palabra.


La carne abierta en canal
con las vísceras expuestas,
ignora el dolor a cuestas
que carga su funeral.
Yace en el hielo infernal,
frío juez, el escalpelo
que hace pedazos el duelo,
helado infierno, la morgue,
no habrá Justicia que otorgue
ni el más mínimo consuelo.


Ante la verdad tan cruel
de la fatídica escena,
devastada por la pena,
una lágrima de hiel
erizándome la piel
va quemando mis mejillas,
y camino, de puntillas,
sintiéndome inoportuna
visitando una por una,
las muertes de las camillas.


Espectáculo grotesco
esta cara de la Muerte
decidida por la fuerte
garra de un poder dantesco.
¿Qué hacer ante el canallesco
acto de escuchar: -'¡Te mato!'-
y comprender, de inmediato,
que ya no es posible huir
cuando vamos a morir
víctimas de asesinato?


El crimen que al mundo plaga
no hay Ley justa que condene,

ni prueba del ADN
que pagar al monstruo haga
porque el crimen jamás paga.
Sediento de sangre, el Mal
que impera a nivel mundial
con tal libertad conspira,
que vivimos en la mira
de la mente criminal.


Gladiadora__________

[​IMG]

Archivos adjuntos:

  • 0-VIDA.jpg
    0-VIDA.jpg
    Tamaño de archivo:
    7,6 KB
    Descargas:
    53
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario