1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

El puerto

Publicado por malco en el blog El blog de Malco / El solar de la palabra.. Vistas: 94

[​IMG]

El puerto

En las lívidas
madrugadas de niebla
de cortante frío
en insomnes distancias del tiempo
afilados cuchillos calan los huesos.

En el desafío
del íntimo encuentro,
en la redondez de la búsqueda
errante,
en la espesura de la bruma,
en las calladas noches
de detenidos instantes,
en deshilachados recuerdos,
desandando miedos,
ocultando soledades,
me refugio en el puerto
solitario,
silencioso,
rasgando pieles de curtidas nostalgias
me abrazo a las sombras alargadas
del origen,
granítico sostén de las creencias,
impenetrable muralla de los afectos.
El mar,
arcón del Sol y la Luna,
escondido en la oscuridad,
comparte,
el desasosiego en el sereno rumor,
permanente canto ondulante,
ebrio juglar de odas marineras.

Inquieto,
atado al espigón
prisionero,
un viejo y cansado barco,
cruje melancólico
en apagado lamento
cuando el leve oleaje
viene a deshacerse a sus pies.

Me gusta ir al puerto
en las frías madrugadas,
y trepado en la fantasía colorida
de marineras aventuras,
en alejados lugares
cruzar tempestades,
vencer míticos monstruos marinos,
y aclamado por imaginarios
seres invisibles,
regresar con relucientes tesoros
que se esfuman
al tocarlos.

Me gusta ir al puerto,
en las humosas madrugadas
en insomnes momentos,
a contemplar el cortejo seductor
de los luceros
con la Luna,
que coqueta les hace desplantes
y,
maliciosa
sonríe
iluminando
sus argentas mejillas
y
con guiños relucientes se aleja.

Me gusta
ir al puerto
y
en íntima elevación
volar ligero con el cierzo
y
en atrevidas piruetas
descender livianamente
en la quietud
de mis sentidos
y
sorprender una estrella
que se desprende
y
en fugaz huida
cae al mar,
y
al amanecer,
la encuentro
dormida
sobre la arena
fría,
apagada,
indefensa.

Me gusta
ir al puerto
de madrugada,
y
sentado al pie
de un farol,
escuchar de los duendes
fabulosas historias
de desconocidos
reinos,
y
al amanecer
verlos partir
convertidos en blancas gaviotas.

Me gusta

ir al puerto,
a soñar,
íntima silueta impalpable
de la existencia,
silencioso
aquietante
del
alma.



MALCO

30-11-14
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario