lesmo 14 de Enero de 2020 a las 4:46 AM
Precioso ovillejo, querido maestro, con perfecto desarrollo hasta el cabo de la redondilla y un amable contenido.
Con todo afecto y admiración, un abrazo fuerte.
Salvador.