1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

La Consciencia Cósmica.

Publicado por E.Fdez.Castro en el blog El blog de E.Fdez.Castro. Vistas: 356

Un golpe en el corazón;
el cuerpo inmovilizado
como si echara raíces
y mi aliento exhalado
por una fuerte atracción.
Alma y mente cortaron
sus físicas ligaduras
y fluyeron de inmediato
a través del organismo:
indomable resplandor
emergía en cada poro.
Tan vivo nunca he estado
en mi cuerpo medio muerto,
por lucidez abrumado.
Sentido de identidad
no se hallaba confinado
únicamente en mi cuerpo;
sino que estaba abarcado
en todo lo circundante.
La gente con sus traslados
en los caminos distantes
estaba toda a mi lado,
en mi remota consciencia.
Como tan transparente halo,
las raíces de las plantas,
las miraba de un vistazo;
he inclusive percibía
la savia en su traslado.
Secretos de vecindad
me quedaban revelados.
Mi ordinaria visión
se había transformado
en esférica mirada:
todo al tiempo divisado.
Por mi cogote veía
caminando los humanos
más allá de la calzada,
y advertí en el prado
una vaca inmaculada
viniendo con lento paso.
El santuario, con los ojos
corporales divisados,
al volver,lo veo fácil.
Los objetos abarcados
en campo de mi visión
vibraban como con halo.
Mi cuerpo y el del maestro,
todo seguía agitado,
fundiéndose en mar de luz
como azúcar en un vaso,
con plasmación de la forma
del mutable revelado
por ley de la causa efecto
del todo por Dios creado.
En las riveras del alma,
un mar de inmenso gustazo.
Y comprendí que el Espíritu
es Deleite ilimitado.
Su cuerpo de luz tejido
sin el final encontrado.
Un sentimiento de gloria
creciente de mí brotado
envolviendo continentes,
hasta soles abarcados.
La infinitud de mi ser:
cosmos de luz saturado.
Los contornos de las masas
en los extremos lejanos,
levemente se esfumaban
con esplendor acentuado.
Las figuras de planetas
por luces densas formados.
De Fuente Eterna venían,
la dispersión de los rayos,
resplandecientes galaxias,
por las auras transformados.
Llamas en constelaciones,
creadores fogonazos,
los he visto condensarse,
para luego como un paño
disolverse tales ascuas.
Rediseño acompasado
de sextillones de mundos
en un fuego transformados
y rápido en firmamento.
Reconocí soberano
núcleo del empíreo
talmente grandioso estado
de intuitiva percepción
dentro del alma instalado.
Desde mi núcleo íntimo,
un esplendor irradiado,
yendo hacia lo universal.
El universalizado
néctar corría por mí
con un mercurial agrado.
Escuché la voz de Dios,
creativo Om resonando:
temblor del astral motor.
De pronto quedo parado
porque el aliento volvió.
Con dolor del desengaño
he perdido inmensidad
y tan confinado me hallo
en mi jaula corporal
para el Alma sin agrado.
En estrecho microcosmos
ya me encuentro encarcelado.

Castro. 23 de enero del 2018.
(Romance, -a-a…).

Basado en la Experiencia de Consciencia Cósmica de
Sri Paramahansa Yogananda, de su libro,
Autobiografía de un Yogui.
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario