1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Prefabrícame una razón

Publicado por LIBRA8 en el blog El blog de LIBRA8. Vistas: 52

`


¡Prefabrícame!

¡o prefabricadme dos alas negras!, plegables y de espejo -anti-sol
y astros prepotentes- que no arañen ni asfixien a los viajeros de la línea 1
del metro en hora punta. Que no pesen demasiado o se abran
sin avisar en la oficina, en el súper o en el sofá de polipiel cuando el amor
que me moja éste u otro sábado navegue en rítmicas y divertidas
condiciones de altamar y tornados varios sobre mi pelvis
(y sobre mi torpe y agujereado espíritu su resaca)

Desencóstrame el petróleo de mi trozo de playa excoralina y menguante
que salpica y anega mis nativas alas: esas que me permitían caer en picado,
morder a las sirenas y comerles una ración de aleta o la punta de la nariz cruda
-mojadas en salsa de soja-, y disculparme después por el atrevimiento y mi hambre.
Jurarlas que será la última vez y sellar el juramento de dedos cruzados
con un beso con lengua y dientes, de esos que preparan el terreno y
que, aunque se juren sobre la biblia, en realidad nunca son de fiar
y siempre, siempre quieren más.

Desconvénceme de los sueños que quitan el sueño, que me condenan
a tener que proteger mi hábitat de especies extraterrestres e invasoras,
a defenderlo de gnomos que devoran teléfonos, señales de humo,
códigos morse y sellos con errata, ... de estatutos sin caricaturas
de tipos grandes, viejos, solitarios y sin afeitar como osos somnolientos,
celebrando el 15 cumpleaños de su vieja gata que se cree perro,
que a su vez se cree tipo grande, viejo, solitario y sin afeitar
(y con derecho a ser caricatura de estatuto)

Desintégrame de integraciones que desintegran mis huellas rellenas
de hormigueros contra el miedo, la sumisión y las tarifas planas.
De salidas de emergencia entre el fuego cruzado y de oasis
verdilíquidos entre selvas y desiertos grises. Provéeme de máquinas
de café en cuartos escondidos de hospitales blanco oscuro
como la cal, de polillas cuánticas, de orgasmos compartidos
y confluyentes en Titanics biplaza a las afueras, de explosiones
en los adentros cósmicos, de payasos con hígado graso
y/o de poesía sin olor a solvente franquicia de dentista.

Dilúviame
y álzame un castillo (o mejor un palacio) a cada golpe de ola,
una luna en la que desaterrizar cada lunes. Invéntame una eternidad
con sus muslos, un ventilador y la piedra filosofal de un mechero
(y que de paso quepa en el compartimento de la fruta en la nevera),
un PIN que despierte a los muertos, otro PIN que despierte a los vivos;
un apocalipsis en chupito, un país que no apriete. Y también un héroe
que no se me rompa cuando engorde, un dios que se deje ganar
al póker o una razón que me caliente la cama. Hazme, tú, aquel, aquella;
yo -desconocido y viejo niño de ojos marrones o azules (y perdidos)-,
una razón.

¡Tan solo hazme/hacedme alguien una razón...!

___________
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario