1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Asesino Confeso

Tema en 'Poesía Clásica Interactiva' comenzado por Lexema, 23 de Abril de 2019. Respuestas: 0 | Visitas: 152

  1. Lexema

    Lexema Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    20 de Abril de 2019
    Mensajes:
    876
    Me gusta recibidos:
    746
    Género:
    Hombre
    A borbotones flores carmesí
    Descollaban de su pecho,
    Sobre de hojas secas el lecho
    Una mano empuñada quedó así.

    Oh por Dios!
    Oh por Dios!

    Alguien que pasaba y con el cuerpo tropezaba levantó el pié horrorizada como quien ha pisado la materia indecorosa y despreciada.

    Palidez le sobrevino,
    Un tropel se oía en su torso
    Y aunque triste, pero hermoso
    La anciana cayo en el vino.

    E los allí! Dijo un pescador oriundo
    De la suerte, que encontró de bruces la muerte mientras el poniente
    Moribundo, de lejos los miraba.

    Suceso de portada!
    Exclamó quien decía haberlo visto todo. No existía modo, escrutaba, inspector muy diestro.

    Sorpresa testificada
    Quien dormía despertaba con sangre hasta en la nada. De la muerte su cara y en el lastre suelo alguien aún dormía.

    Nadie lo conocía o quizás si!
    Intensa letanía hecha un eco redoblante. Todos se acercaban,
    Porque de nombre no..., mas de cara si...


    Asesinados... Noticia de portada.
    Este flagelo nos quita el sueño
    Mientras ellos con los ángeles duermen.

    En su mano, un lienzo descubrió aquel resucitador de muertos.
    Con su bata blanca y genio sobrio, entregó en envoltorio el cuerpo.

    Despidióse del mundo con las siguientes: Yo la amaba, y aún la amo más que a mis años. Más que las abejas la primavera y por vez primera siento que hago algo para mostrarlo sin regalos ni tiempos, ni calendarios.

    Cómo no amarla? si para ello he nacido y aun con mi último respiro la amaré sobre las cordilleras, sobre las maravillas, sobre los hombros del viento y lo infinito del tiempo

    Es un amor cobarde, tan cobarde como sincero.
    Por ello la muerte prefiero
    Antes que vivir valiente y sin cero.
    Quien encuentre esta casa vacía,
    Tirada y pérdida, entregue le esta carta donde le entrego mi vida.
     
    #1
    Última modificación: 23 de Abril de 2019

Comparte esta página