1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Biografía de Luis de Camoes (dedicado a Una lágrima)

Tema en 'Biografías' comenzado por Mamen, 11 de Noviembre de 2013. Respuestas: 4 | Visitas: 1437

  1. Mamen

    Mamen ADMINISTRADORA Miembro del Equipo ADMINISTRADORA Miembro del JURADO DE LA MUSA

    Se incorporó:
    17 de Diciembre de 2008
    Mensajes:
    20.632
    Me gusta recibidos:
    3.623
    Género:
    Mujer
    [​IMG]

    Biografía de Luís de Camoes

    Poeta, dramaturgo, soldado y aventurero portugués, nacido a finales del primer tercio del siglo XVI en lugar y fecha desconocidos (probablemente, en Lisboa o Coimbra, hacia 1525) y fallecido en Lisboa el 10 de junio de 1580. Autor de la epopeya lusa por excelencia, Os Lusíadas (Los Lusíadas, 1572), está considerado como una de las voces cimeras de la literatura épica universal.

    Cursó sus estudios superiores en Coimbra y a comienzos de la década de los cuarenta se estableció en Lisboa, donde intentó aproximarse a los favores de la Corte. Decidió más tarde alistarse en el ejército y marchó a África, donde sufrió la pérdida de un ojo durante los combates en Ceuta. A su regreso a la capital portuguesa consiguió el reconocimiento literario gracias al estreno de su obra teatralAuto d'el rei Seleuco (Auto del rey Seleuco) y a la popularidad de sus poemas sarcásticos sobre su propia vida disipada, ya que siempre fue amante de aventuras y pendencias. Marchó a la India en 1553 y formó parte en la expedición a la costa de Malabar. Volvió por fin a Lisboa en 1570 y dos años más tarde publicó Os Lusíadas, que recibió los elogios de la clase intelectual portuguesa y le permitió recibir una modesta pensión a cargo del tesoro real que estuvo cobrando hasta su muerte seis años después.

    Más que en el teatro, la capacidad literaria de Camões se revela, casi tanto como en su célebre poema épico, en sus composiciones líricas, las tituladas Rimas (1580), imbuidas del más puro espíritu renacentista, en la línea de Petrarca y de sus herederos italianos y españoles. La producción de Camões se reduce a algunas composiciones en las Rimas, sonetos amorosos y pequeños fragmentos en sus obras teatrales. Los diez cantos de Os Lusíadas celebran las gestas de los portugueses en el recuerdo de sus descubrimientos marítimos y la formación de su imperio, como si del trasunto de una fábula clásica se tratara.

    Vida


    No abundan los datos fidedignos acerca de la andadura vital de uno de los más grandes autores de las Letras portuguesas de todos los tiempos. Según los testimonios más fiables -entre los que se cuentas los ofrecidos por los primeros anotadores de sus obras: Manuel Correia, Pedro Mariz y Manuel de Faria y Sousa(1590-1649)-, parece que nació en Lisboa en 1524, fruto del matrimonio entre Simão Vaz de Camões y Ana de Sá e Macedo, aunque otros estudiosos de su vida y obra sitúan su nacimiento en la Coimbra de 1525. A tenor de una carta de perdón firmada por el rey y fechada en 1553, era por aquel entonces "cavaleiro fidalgo da Casa Real", lo que permite dar por sentada su pertenencia al escalafón más bajo de la nobleza, caracterizado por su escasez de recursos económicos. El escritor y crítico literario lisboeta Jorge de Sena (1919-1978) vislumbró al autor de Os Lusíadas como un noble "perdido en una masa enorme de aristócratas socialmente sin estado", a los cuales no podía sustentar la monarquía portuguesa por mucho dinero que llegase de las Indias, ni por más cargos que quisiera instituir en los territorios del Nuevo Mundo.


    Nada se sabe de su infancia y juventud, pero es justo presumir que tuvo acceso a una brillante formación académica, pues de otro modo no se concibe el dominio de esa vasta y profunda cultura humanística de que hace gala en sus textos. Comoquiera que en una de sus piezas líricas alude a su estancia, durante un largo período de tiempo, en las márgenes del río Mondego, la crítica especializada conjetura que cursó sus estudios superiores en Coimbra, ciudad bañada por dicha corriente y, por aquellos años, célebre por su prestigiosa universidad, trasladada allí desde Lisboa en 1537. Refuerza esta hipótesis la constatación de que un familiar directo del poeta, D. Bento, era por aquel tiempo prior del monasterio de Santa Cruz de Coimbra, y miembro del claustro de dicha institución de enseñanza superior; sin embargo, en los archivos de la Universidad de Coimbra no aparece ni un sólo documento que atestigüe el paso de Camões por sus aulas.


    A comienzos de la década de los cuarenta (probablemente, en 1542), Luís Vaz de Camões se estableció en Lisboa, donde, amparado en su condición de caballero y rodeado ya de un cierto prestigio literario por la excelencia de sus versos primerizos, buscó amparo en la Corte (aunque parece ser que sin demasiada fortuna). En plena juventud, se enamoró secretamente de una joven cuyo identidad ocultó bajo el nombre poético de Natercia, detrás del cual los investigadores han querido descubrir a Catarina de Ataide, hija de Antonio de Lima y fallecida prematuramente en 1556, cuando sólo contaba veinticinco años de edad. En estos y otros amores furtivos se ha pretendido hallar la causa del destierro que condujo al poeta hasta Ribatejo en 1546, donde, ya definitivamente perdido el favor real y abandonada cualquier esperanza de medrar en la Corte, decidió orientar su vida por el sendero de la milicia. Marchó, entonces, a África y en 1547 formó parte de la guarnición de la plaza de Ceuta, donde cayó gravemente herido y sufrió la pérdida de un ojo.


    Tras esta primera expedición militar, regresó a Lisboa en 1549 y renovó sus aspiraciones de pretendiente en Corte, con la imperiosa necesidad de establecer contacto con los personajes precipuos de Lisboa y con las principales figuras de la cultura local. Inmerso en una febril actividad creativa, comenzó a relacionarse por vía de sus versos con las damas de mayor linaje y peso específico en la Corte (entre ellas Francisca de Aragão, a la que dedicó un poema precedido de una carta extremadamente galante), y con algunos miembros de la alta nobleza que le honraron con su amistad. Merced a estos favores, logró que se representara en la mansión de un elevado personaje su Auto d'el rei Seleuco (Auto del rey Seleuco), pieza teatral que, acogida con grandes aplausos por el selecto público asistente a su estreno, le granjeó un merecido reconocimiento literario, pronto acrecentado por sus sarcásticas y conceptuosas composiciones poéticas, en las que hacía múltiples referencias a la vida bohemia y disipada que por aquel entonces llevaba, dominada por lances amatorios y juergas y pendencias de taberna.


    Intentaba, en efecto, compaginar los favores de la alta nobleza con su roce continuo con cómicos, rufianes, mujeres disolutas y valentones ebrios prestos a desenvainar la espada a la menor ocasión. Esta vida azarosa y disipada le provocó graves contratiempos, entre los que destaca su pelea con un tal Gonçalvo Borges, motivada tal vez por una disputa amorosa. Después de haber herido a su rival el día del Corpus en la Plaza Rossio, Camões fue prendido y condenado a presidio en la cárcel de Tronco, donde permaneció privado de libertad durante varios meses, a pesar de haber obtenido el perdón de la víctima. Sólo quedó libre de cargos cuando se comprometió a embarcarse en una nueva expedición que habría de llevarle hasta la India, promesa que, bien acogida por la Corte, obtuvo el beneplácito del monarca, quien expidió a su favor la carta de perdón mencionada al comienzo de estas líneas. Al margen de la necesidad de buscar una excusa para alejarse de esa Lisboa en la que ahora era visto con malos ojos, la crítica especializada detecta en esta decisión de Camões una imperiosa urgencia por hallar un medio de subsistencia entre los pocos que, por aquel tiempo, se ofrecían a los miembros de su grupo social.


    Marchó, pues, a la India en 1553, y tomó parte en varias expediciones en las que su protagonismo, más que fijado por la historia, ha sido recreado luego por quienes se encargaron de alimentar su leyenda. Al parecer, tomó parte activa en la expedición a la Costa de Malabar, en el extremo suroccidental de la India, realizada en noviembre de 1553, de la que dejó constancia en su elegía "O poeta Simónides" ("El poeta Simónides"); y participó también en la misión que llevó a las tropas portuguesas hasta el Estrecho de Meca en 1555, como queda patente en su canción "Junto de um seco, fero, estéril monte" ("Junto a un seco, fiero, estéril monte"). Durante dicho año de 1555 residió en Goa, donde se enamoró de una esclava llamada Bárbara, compuso varios poemas y fue nuevamente reducido a prisión, esta vez por mandato expreso del gobernador Francisco Barreto.

    En 1556, una vez recobrada la libertad, intervino en una nueva acción bélica en territorios africanos de la actual Mozambique, y a su regreso a Goa se granjeó la amistad del nuevo virrey, Francisco Coutinho, conde de Redondo, a quien dedicó varias composiciones poéticas. Éste le envió posteriormente a Macao en calidad de proveedor mayor de los portugueses con posesiones en dicho enclave, bajo la autoridad del capitán Pero Barreto Rolim, amigo íntimo del propio Camões, con quien -pese a ello- entabló un pleito por deudas que dio una vez más con los huesos del poeta en la cárcel. Acusado, además de haber prevaricado a expensas de las labores administrativas que se le habían encomendado, fue desposeído de su cargo y se vio forzado a retornar a Goa para defenderse en presencia del propio virrey. En 1559, en el transcurso de dicho periplo de regreso, la nave en que viajaba naufragó en la desembocadura del río Mekong, cuyas aguas surcó a nado Camões -según exagera su leyenda- poniendo a salvo sobre las olas el manuscrito de Os Lusíadas, en cuya redacción venía trabajando desde hacía ya varios años. Al parecer, durante aquellos agitados años le robaron el manuscrito de O Parnaso, un largo cancionero en el que había ido recogiendo algunos de sus poemas líricos, cuya desaparición basta para justificar que, en vida de Camões, no pasara por la imprenta ninguna de sus composiciones pertenecientes a dicho género poético.


    Se ignoran los detalles del proceso al que hubo de hacer frente bajo el cargo de prevaricación, pero sí se ha averiguado que el virrey intercedió en su favor y consiguió que, tras un nuevo paso por el continente africano en 1569, regresara por fin a Lisboa al año siguiente. No le fue fácil adaptarse de nuevo a esa corte en la que había dejado numerosos rivales, por lo que malvivió como pudo hasta el extremo de organizar una colecta entre sus amistades para dar a la imprenta el manuscrito de su inmortal epopeya, que en privado había admirado a cuantos habían tenido el privilegio de leerlo. Finalmente, vio la luz la primera edición de Os Lusíadas (Los Lusíadas, 1572) bajo el amparo del historiador Diego Couto (1542-1616), obra que mereció de inmediato los elogios de la clase intelectual portuguesa, hasta el extremo de propiciar que el propio rey Sebastián (1554-1578), enterado de las penurias por las que atravesaba el autor de tan magno poema, otorgara a Camões una modesta pensión a cargo del tesoro real, con la que el empobrecido poeta a duras penas subsistió durante los seis años que le quedaban de vida. Según el comentarista de su obra Pedro Meriz, la pensión con que intentó socorrerle el malogrado monarca ascendía a quince mil reales, que no bastaron para cubrir los gastos de quien, a pesar de su menesterosa situación, continuaba siendo un gran derrochador.


    La dimensión legendaria de la peripecia vital protagonizada por Camões se acrecentó aún más con motivo de su muerte, acaecida en Lisboa -según quiere el mito- el día 10 de junio de 1580, es decir, en la misma jornada en que el rey Felipe II (1527-1598) entraba, con título de monarca, en la capital lusa, para anexionar la nación a la corona española hasta 1640. Poco tiempo después de su desaparición,Gonzalo Coutinho mandó grabar una lápida en su memoria con la siguiente inscripción: "Aquí yace Luis de Camões, Príncipe de los Poetas de su tiempo. Vivió pobre y miserablemente, y así murió".

    Obra


    En su producción literaria, Luis Vaz de Camões se sirvió tanto de la lengua castellana como de la portuguesa como vehículos expresivos, aunque con predominio de su idioma natal.

    Poesía lírica


    Las composiciones líricas del escritor portugués quedaron recogidas en el volumen titulado Rimas (1595), impreso a su muerte por los admiradores de su poesía. En líneas generales, su obra lírica acusa bien a las claras la influencia directa dePetrarca (1304-1374), tanto en los moldes y recursos formales empleados en ella como en los temas, tópicos y argumentos que la sustentan. Al hilo de este poderoso influjo, Camões desarrolló, no obstante, una particular y originalísima producción poética en la que abundan los sonetos amorosos de inspiración neoplatónica, estrofa que, por lo demás, dominó a la perfección desde el punto de vista métrico. La crítica ha reparado en ese dominio técnico de los moldes estróficos clásicos sin restar por ello valor a la brillantez de los contenidos encerrados en ello, alentados por un poderoso ejercicio de contención, elegancia y sobriedad que contribuye a reflejar espléndidamente el mundo interior del poeta en los momentos de mayor intensidad lírica de su existencia. Maestro, en fin, en la plasmación de sus emociones espirituales y en el reflejo de su estado anímico, Camões se sirve de diferentes recursos de pensamiento -principalmente, de la paradoja- para dar cauce al desbordamiento de la pasión amorosa, y echa mano de otros muchos tópicos del petrarquismo para componer con suprema elegancia el retrato de la mujer amada, a la que contempla convertida en esa dama angelical que ya aparece en los versos del Petrarca. Al igual que el vate de Arezzo, el poeta portugués pretende en sus composiciones amorosas que la Naturaleza se conmueva con las vicisitudes de su peripecia sentimental, y en no pocas ocasiones logra que ese "dolorido sentir" provocado por la tiranía de la pasión amorosa alcance en sus sonetos mayores grados de hondura e intensidad que en los poemas del fervoroso enamorado de Laura.


    Considerado, en fin, como el mayor difusor del neoplatonismo petrarquista en las Letras portuguesas del siglo XVI, Camões fue además el auténtico forjador de una elevada lengua literaria portuguesa que, a través de diferentes vaivenes, ha llegado hasta nuestros días. Además de su virtuosismo en la construcción del soneto, mostró su pericia en el cultivo de otros moldes estróficos tan representativos de su tiempo como la redondilla, la canción, la elegía, la sextina, la oda y la égloga, y -en lo que se refiere a estas dos últimas formas- sentó también plaza de poeta bucólico, aunque alentado por un afán de originalidad que aparta sus composiciones pastoriles de los tópicos tan desgastados por los poetas menores que se entregaban sin descanso a la explotación de este subgénero. Como autor bucólico se mostró, en efecto, eminentemente lírico, con desprecio tanto del inverosímil intelectualismo como de la agraz rudeza de los pastores protagonistas de sus odas y églogas, y rechazo asimismo de las abundantes referencias autobiográficas con las que otros poetas bucólicos aliñaban sus poemas.


    Ya ha quedado apuntado más arriba que la mayor parte de las composiciones líricas de Camões desaparecieron con el robo del manuscrito que las contenía, códice que el vate portugués pretendía dar a la imprenta bajo el título de O Parnaso (El Parnaso). Por fortuna, también casi todas ellas estaban ya recogidas en otras recopilaciones líricas de su tiempo, como O Cancioneiro do Padre Pedro Ribeiro y O Cancioneiro de Fernandes Tomás, lo que facilitó la labor de quienes editaron por vez primera las Rimasen 1595, tres lustros después de la desaparición del poeta. Muchos de estos poemas habían circulado también profusamente en copias manuscritas entre los numerosos admiradores de Camões, o recopilados en los denominados "cancioneros de mano" (realizados sin mucho esmero para una difusión particular entre un reducido círculo de lectores); e incluso algunos de ellos habían sido impresos entre las composiciones laudatorias que encabezaban los libros de otros autores, como los Colóquios dos Simples e drogas e coisas medicinais da Índia, del doctor García de Orta (publicado en Goa en 1563) y laHistória da Província de Santa Cruz (1576), de Pero de Magalhães Gândavo.

    Poesía épica. Os Lusíadas (1572)


    La tensión lírica de la poesía de Camões no pasa inadvertida en su magna epopeya heroica, plagada de matices y sentimientos íntimos que la revisten de una gran originalidad entre las piezas de su género, y que compensan, de paso, la altas dosis de solemnidad retórica que parece requerir para sí el poema épico. Compuesto de mil ciento dos octavas que se agrupan en diez cantos, Os Lusíadas presenta la gesta del pueblo portugués como si de un destino mítico se tratase, alentada por un afán de conocimiento (la aventura del descubrimiento) y un anhelo de identidad nacional (la forja de un imperio) que acaban por configurar -en la particular interpretación del poeta- una historia maravillosa, algo así como un sueño colectivo cercano a la grandeza heroica de las legendarias epopeyas clásicas.


    Las coordenadas históricas en las que se ubica la redacción de [I]Os Lusíadas[/I] bastan para explicar el propósito nacionalista y patriótico de Camões, compartido -por lo demás- por la mayor parte de los artistas e intelectuales del Renacimiento europeo. En medio de una entusiasta exhortación colectiva del pueblo portugués dirigida al rey don Sebastián para que emprenda la conquista de Marruecos, Camões contribuye a este empeño imperialista con la elaboración de una epopeya mítica que se abre con la presentación del tema, la invocación a las ninfas del Tajo y la dedicatoria al citado monarca, dejando bien patente desde este impetuoso inicio el propósito de armonizar la vasta cultura clásica del poeta con la tradición nacional y la proyección del pueblo luso hacia un futuro grandioso. Respecto a las fuentes que alimentan ese legado clásico, resulta obligado señalar, antes que nada, la influencia directa de la[I]Eneida[/I] de Virgilio (70-19 a.C), enriquecida por las aportaciones humanistas del ya citado Petrarca, de Boccaccio (1313-1375) y de Ariosto (1474-1533). Y, en lo que atañe a la tradición nacional, queda patente la huella del poeta y dramaturgo lisboeta Antonio Ferreira (1528-1569), el "Horacio portugués", cuya tragedia [I]Inés de Castro[/I] (impresa en Lisboa en 1587, pero estrenada con rotundo éxito muchos años antes) influyó poderosamente en la concepción y la escritura de[I]Os Lusíadas[/I]. Además, la vasta cultura de Camões le permitió acceder a algunas de las fuentes más autorizadas en la reconstrucción del devenir histórico del pueblo portugués, como las obras de Fernão Lopes, Eanes de Zurara, Rui da Pina, Duarte Galvão, André Resende, João de Barros y Lopes de Castanheda.
    [FONT=verdana]

    Tras la citada invocación a las ninfas del Tajo y la dedicatoria al rey don Sebastián, surge, imponente, la figura central del poema, el navegante Vasco de Gama(1469-1524), que encarna en su persona todo el sacrificio y la ilusión del pueblo luso en la epopeya del descubrimiento, y sitúa el apogeo del esplendor portugués en la llegada de sus naves a la India. El final de [I]Os Lusíadas[/I] deja entrever, empero, el desencanto de Camões -y se supone que de todos sus compatriotas- ante la decadencia de su pueblo.
    [/FONT]
    [COLOR=#000000][FONT=verdana]
    (Para una información más amplia acerca de esta obra maestra de la épica universal, véase la voz [I]Os Lusíadas[/I]).
    [/FONT][/COLOR][FONT=verdana][B]

    Obra teatral[/B]

    [COLOR=#000000][FONT=verdana]En su juventud, Luis Vaz de Camões cultivó con cierto éxito la escritura teatral, bajo el dictado notorio de tres influencias: los autos del poeta y dramaturgo Gil Vicente([I]ca.[/I] 1465-[I]ca.[/I] 1536), la comedia clásica y los libros de caballerías. [I]Os enfatri[/I]õ[I]es[/I]([I]Anfitrión[/I]), basada en la comedia homónima de Plauto ([I]ca.[/I] 250-[I]ca.[/I]184 a.C.), es un mero divertimento escolar, escrito en redondillas y compuesto de cinco autos, que el poeta portugués redactó en sus años de estudiante en Coimbra. El [I]Auto de Filodemo[/I], representado en la India en 1555, es un híbrido entre el género pastoril y las aventuras caballerescas, y por su asunto y estructura puede ser leído, más que como una obra teatral, como una auténtica novela de aventuras.[/FONT][/COLOR][FONT=verdana][COLOR=#000000][FONT=verdana]Sin duda alguna, su pieza dramática más importante es el [I][FONT=verdana]Auto d'el reí Seleuco[/FONT][/I][FONT=verdana][FONT=verdana]([I]Auto del rey Seleuco[/I][FONT=verdana], 1545), obra que lleva a las tablas un argumento narrado por Plutarco([I]ca.[/I][FONT=verdana] 50-[I]ca.[/I][FONT=verdana] 125) a propósito de la pasión amorosa que Antíoco, hijo del rey de Siria, sentía hacia la esposa de su padre. Precedida de un prólogo en prosa y compuesta de un único acto escrito en redondillas, esta comedia de Camões se centra en la decisión del monarca que da título a la obra, quien acabó por ceder su propia esposa a su hijo, episodio muy semejante al protagonizado por el rey Juan III(1502-1557). La Corte lisboeta se regocijó con la maliciosa comparación establecida por Camões, quien se ganó, en cambio, la enemistad del soberano.[/FONT][/FONT][/FONT][/FONT][/font][/FONT][/COLOR][FONT=verdana][FONT=verdana][FONT=verdana][FONT=verdana][FONT=verdana][FONT=verdana][COLOR=#000000][FONT=verdana][I]Enfatri[/I]õ[I]es[/I] y [I]Filodemo[/I] vieron la luz en una edición conjunta realizada en 1587, pero el [I]Auto d'el rei Seleuco[/I] no pasó por la imprenta hasta 1645. Cabe anotar, finalmente, que en 1598 apareció una valiosa edición de la correspondencia de Camões, enriquecida luego por otras cartas del poeta portugués que fueron descubiertas en el siglo XX, y que aportaron numerosos datos de interés acerca de su vida y obra.

    Fuente de la biografía;

    [/FONT][/COLOR][FONT=verdana][/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font]
    [FONT=verdana][FONT=verdana][FONT=verdana][FONT=verdana][FONT=verdana][FONT=verdana][FONT=verdana][FONT=verdana][/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font]
    [FONT=verdana][FONT=verdana][FONT=verdana][FONT=verdana][FONT=verdana][FONT=verdana][FONT=verdana][URL]http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=camoes-luis-vaz-de[/URL]

    [SIZE=3]
    Os dejo uno de sus poemas;
    [/SIZE]

    [SIZE=4][COLOR=#000000][FONT=Times][CENTER][FONT=Georgia]Al ver vuestra belleza, oh amor mío ...[FONT=Georgia]

    Al ver vuestra belleza, oh amor mío,
    de mis ojos dulcísimo sustento,
    tan elevado está mi pensamiento
    que conozco ya el cielo en vuestro brío.

    Y tanto de la tierra me desvío
    que nada estimo en vuestro acatamiento,
    y absorto al contemplar vuestro portento
    enmudezco, mi bien, y desvarío.
    [/FONT][/FONT][/CENTER][FONT=Georgia][FONT=Georgia]
    [/font][/font][/FONT][/COLOR][FONT=Times][FONT=Georgia][FONT=Georgia][/font][/font][/font][/SIZE][FONT=Times][FONT=Georgia][FONT=Georgia][SIZE=4][FONT=Times][CENTER][COLOR=#000000][FONT=Georgia]Mirándonos, Señora, me confundo,
    pues todo el que contempla vuestro hechizo
    decir no puede vuestras gracias bellas.[/FONT][/COLOR][FONT=Georgia]
    [/font][/CENTER][FONT=Georgia]
    [/font][/FONT][/SIZE][FONT=Times][FONT=Georgia][SIZE=4][FONT=Times][CENTER][COLOR=#000000][FONT=Georgia]Porque hermosura tanta en vos ve el mundo
    que no le asombra el ver que quien os hizo
    es el autor del cielo y las estrellas.

    [/FONT][/COLOR][FONT=Georgia]
    [/font][/CENTER][FONT=Georgia]
    [/font][/FONT][/SIZE][FONT=Times][FONT=Georgia][FONT=Times][CENTER][SIZE=3][COLOR=#000000][I][FONT=Georgia]Versión de Alejandro Araoz Fraser

    (lo de la versión se entiende, la persona que lo ha traducido,
    de portugués a castellano)[/FONT][/I][FONT=Georgia][/font][/COLOR][FONT=Georgia][/font][/SIZE][FONT=Georgia]
    [SIZE=4][COLOR=#000000][I][FONT=Georgia]
    [/FONT][/I][FONT=Georgia][/font][/COLOR][FONT=Georgia][/font][/SIZE][FONT=Georgia]
    [SIZE=4][COLOR=#000000]Fuente del poema;

    [/COLOR][/SIZE][URL]http://amediavoz.com/camoes.htm#AL%20VER%20VUESTRA%20BELLEZA%20[/URL]...
    [SIZE=4][COLOR=#000000]
    [/COLOR][/SIZE][/font][/font][/CENTER][FONT=Georgia][FONT=Georgia]
    [/font][/font][/FONT][/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font][/font]
     
    #1
    Última modificación: 12 de Noviembre de 2013
  2. danie

    danie Poeta veterano

    Se incorporó:
    6 de Mayo de 2013
    Mensajes:
    10.258
    Me gusta recibidos:
    5.433
    Género:
    Hombre
    No conocía a este gran poeta, gracias por esta completa biografía que enriquece la cultura literaria

    Un abrazo grande
     
    #2
  3. Sol de mañana

    Sol de mañana Poeta veterana en el Portal

    Se incorporó:
    26 de Agosto de 2008
    Mensajes:
    12.150
    Me gusta recibidos:
    947
    Género:
    Mujer
    Como siempre una muy interesante biografia, dedicado a una lágrima? como es eso?.El poema que pusiste es hermoso, y el poeta genial, abrazos y estrellas a esta ardua labor de darnos a conocer a tan gran personaje.
     
    #3
  4. OSITO LINDO

    OSITO LINDO Poeta que considera el portal su segunda casa

    Se incorporó:
    20 de Septiembre de 2011
    Mensajes:
    4.137
    Me gusta recibidos:
    634
    Género:
    Hombre
    Buen trabajo es el que ahora compartes,
    mostrando tu enorme aprecio a los autores
    que van dejando huella en n el arte de las letras...

    Luis Vaz
    de Camões,
    una de sus huellas es


    Amor é fogo que arde sem se ver

    El amor es un fuego que arde sin ser visto

    Gracias por compartir.
    Un abrazo y beso

    Osito lindo.

     
    #4
  5. kique

    kique Poeta que considera el portal su segunda casa

    Se incorporó:
    25 de Enero de 2011
    Mensajes:
    2.710
    Me gusta recibidos:
    604
    Género:
    Hombre
    Fuente de trabajo e inspiración,
    pendiente de ayudar a los demás,
    tu aliento e interior nunca jamás
    dejó a otro sin colaboración.
    Bello poema Luis nos deja,
    sin sonrojo parafraseo,
    pues hace así que mi deseo
    tu lo recibas en bandeja.
    Gracias por todo. Un beso amiga
     
    #5

Comparte esta página