1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

De LIBRA8: "DOSCIENTOS ASIENTOS VACÍOS"

Tema en 'Facebook, colección de poesía en imagen.' comenzado por MP, 10 de Agosto de 2014. Respuestas: 0 | Visitas: 1058

  1. MP

    MP Tempus fugit Miembro del Equipo ADMINISTRADORA

    Se incorporó:
    29 de Diciembre de 2004
    Mensajes:
    17.360
    Me gusta recibidos:
    1.347
    Género:
    Mujer
    [​IMG]


    Poema de LIBRA8, publicado por su autor en el enlace: http://www.mundopoesia.com/foros/showthread.php?t=520806&highlight

    Y en facebook con su autorización:

    - En el Grupo de MP: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=294331737416295&set=gm.533967963399055&type=1&theater

    - En la página cultural de MP: https://www.facebook.com/mundopoesi...74592562021/10152670109152022/?type=1&theater


    DOSCIENTOS ASIENTOS VACÍOS
    Doscientos asientos vacíos.
    Y no caben en ellos cuatro cuerpos
    aún vivos.
    Cuatro corazones como cuatro aviones.
    Cuatro corazones que aún dicen
    que aún brillan,
    que se desangran...

    Ocho manos,
    Ocho pulmones,
    que regalaron hasta la última gota
    de su llama,
    de su aire,
    a los herederos vitalicios de la miseria
    que devora
    sin dejar lágrima ni rastro,
    (...pues la otra, la de verdad,
    reside en destino).

    Turbulencias en lo nombrado humano.
    ¡Overbooking de sinsentido!.

    Son de tierra equivocada.
    De una extraña tierra donde se regala
    sin pedir papeles,
    donde todos son nada,
    donde la burocracia ya es
    demasiado tarde.

    Escupidos y abandonados
    a la suerte
    de los miserables.

    Habló...
    ¡Imploró!,
    a los miserables que reparten
    la suerte.
    Ella pidió solo cuatro asientos,
    solo cuatro asientos más,
    ¡cuatro asientos vacíos!:
    Su inviable derecho de compasión.

    Solicitud denegada
    desde la miseria de los ministerios,
    donde las cruces de los despachos
    son de mármol,
    y no manchan,
    y no salpican de sangre
    las paredes de los barracones,
    que aún en su fiebre y condena
    sudan esperanza.

    Ella derramó su penúltima plegaria
    sobre los dioses de la tierra:
    su legítima y desesperada
    demanda de auxilio.

    Pero no sirven suero en tercera clase.
    No quedan billetes para la vida
    para los últimos de la tierra.

    Otras latitudes les acogerán
    en su reino sin bandera.
    En éste no hay sitio,
    cielo,
    ni piedad para ellos.

    Doscientos asientos vacíos,
    doscientos aviones vacíos
    callan la vergüenza,
    porque cuatro moribundos
    extranjeros,
    que dieron hasta su último aliento
    por el prójimo,
    (y porque otros cientos
    sin voz),
    no pudieron acreditar
    un puto pasaporte
    hacia la vida.

    ********

    (Hace pocos días el gobierno español repatrió
    a un misionero enfermo de ébola desde África
    junto a otra compañera suya que afortunadamente
    aún no se encontraba contagiada.
    Junto a ellos había cuatro misioneros más.
    Una monja rogó a las autoridades españolas
    que también les llevaran a ellos a España
    para intentar salvarles, que allí estaban
    en muy malas condiciones y sin medios
    para ser tratados. Al no tener nacionalidad
    española les negaron cualquier ayuda.
    Los médicos recogieron a los dos españoles
    y abandonaron al resto a su suerte.
    Catherine, que así se llamaba la monja,
    murió unos días después).
     
    #1

Comparte esta página