1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

El gusano blanco

Tema en 'Poemas Fantásticos, terror, míticos y tecnológico' comenzado por CFM, 23 de Mayo de 2020. Respuestas: 0 | Visitas: 24

  1. CFM

    CFM Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    18 de Mayo de 2020
    Mensajes:
    10
    Me gusta recibidos:
    11
    Género:
    Hombre


    Un gélido atardecer del invierno,
    en el que la urbe un teatro parecía,
    al viento estrujar mi espina sintiendo
    llegué donde un escenario se erguía.
    -Oh, mi alma, si nada fuese un recuerdo-

    El cielo en lo cual su pecho fulgía
    un corazón poseía sangriento
    mientras venas por su ser esparcía,
    dando a las aves acordes funestos
    de instrumentadas, roncas sinfonías

    Oh alma, ¿acaso no te estremeciste
    observando aquesa escenografía?
    ¿Acaso no fue amargo un convite
    para disfórmese tu aura, marchita
    y en hórrido sayal días gentiles?

    Escenario, butacas, la ser mía,
    todo estaba tinto en esa sangre.
    Sinuosidad escarlata, rojiza,
    ancianos, cada niño, cada madre.
    ¡Todo era sangre, todo ella cubría!

    Mas alcancé entonces algo admirar,
    tras haberme al escenario subido,
    que esa natura parecía olvidar:
    cual de plata en paralelo dos hilos
    que los cielos lograban aferrar.

    ¿De qué augusto lugar eran surgidos
    aquellos hilos de argenta hermandad
    los cuales, despreciando el rojo sino
    de ensangrentada toda la ciudad,
    cruzaban al escenario en su brillo?

    ¿Y por qué falto de su majestad
    lucía aquel escenario vacío,
    sólo otorgándome a mí su beldad,
    cual el carecer deseando de oficio
    vacuo de vida y suyo el deleitar?

    Entonces del horizonte nacido
    comenzóse al escenario a acercar
    un gusano blanco, concebido
    de hinchado un ser como de enormidad
    y miles de negros ojos de vidrio;

    mientras que comenzaban a llegar
    cientos de hombres al escenario erguido
    sobre ese mundo de sángrea piedad,
    cargando blancos capullos tejidos,
    gigantes capullos de su pesar.

    Y al escenario llegar el gusano
    subióse con inflamado furor
    ¡a cada hombre de aquéllos devorando!
    ¡Oh, gritos de todo miedo y terror!
    ¡Sangre, sangre y dos hilos argentados!


     
    #1

Comparte esta página