1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

La Esponja y el Escribidor

Tema en 'Debates, pensamientos...' comenzado por Keisso, 31 de Agosto de 2006. Respuestas: 0 | Visitas: 1388

  1. Keisso

    Keisso Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    2 de Diciembre de 2005
    Mensajes:
    42
    Me gusta recibidos:
    0
    (este artículo lo escribí hace años, casi en otra vida)

    Ya se habrán dado cuenta que me gusta analizar los procesos creativos, el arte, la escritura... Me aproximo al arte desde muchos lados, trazo múltiples cuadros para que entre todos muestren un poco lo que yo veo. Un artista puede emplear de múltiples maneras su imaginación, puede crear un mundo totalmente imaginario, puede retratar lo que ve, puede hacer ambas cosas. Mi formación en filosofía me conduce a tener preferencia por la realidad y la verdad, así es como he llegado a desarrollar mi arte, el arte de ver y darle forma en palabras a lo que veo. Sí, soy algo así como una esponja que absorbe impresiones de todos los ordenes de la vida, luego esas impresiones comienzan a burbujear en mí, primero me siento molesto, inquieto, hasta que poco a poco todo comienza a organizarse, a tomar forma, sí, una forma sencilla que representa lo que veo. Pero no se queda ahí el proceso, poco a poco esa forma se asienta cuando la pongo por escrito. Mi arte consiste en poder representar por escrito las cosas que percibo, mi arte se acerca a la filosofía por la preferencia que tengo en retratar formas ideales, puedo encontrar lo general en lo particular, cosa que hace a la filosofía, pero también puedo retratar lo particular con gran fidelidad. Soy un gran peleador, habilidad que se manifiesta en todo lo que hago, esa combatividad me lleva a ser un gran polemista, por lo que a diferencia de aquellos escritores –y para mí un escritor es quien escribe- de corte literario, hábiles para escribir pero no tanto para debatir o polemizar, yo destaco en mi habilidad para el debate, para cortocircuitarlo cuando comienza a correr por carriles conocidos; sé poner en juego la verdad sin perderme en argumentaciones estériles. Mi formación en el Zen y en el duelo Zen, me conduce a la síntesis, a poder representar sintéticamente mis ideas sin perderme entre las palabras, soy muy consciente de quien me está escuchando y sé hacerlo escuchar lo que quiero decir, no como los argumentadores que hablan sin saber si los están escuchando. Yo sé hacer que me escuchen.

    Pero mi arte no me encierra en las proximidades de las demás personas; como la mayoría de los artistas puedo despegarme, puedo escribir en solitario lo que deseo escribir, así como un pintor puede pintar sus cuadros para ser vistos por los destinatarios a quienes están verdaderamente dirigidos; porque así es, el arte está dirigido a alguien, desde ese gran Otro –como diría un lacaniano-, se crea. Mientras que la mayoría de las personas están actuando para una u otra persona, el artista crea para Otro, para Otro que es él mismo. Aquí radica el gozo artístico. Igual, a veces el artista escucha a ese gran Otro fragmentado en los comentarios de algunas personas, que sin darse cuenta hablan por boca del Otro, y un artista puede así, saber cómo se está desarrollando su arte. No importa lo que Pedrito el carnicero pueda decir, pero cuando habla por boca del Otro, sí importa y el artista se da cuenta. Esto ocurre con todas las críticas artísticas, el artista puede discriminar lo que hay de verdad en ellas, pues su oído está sensibilizado al gran Otro y, esta sensibilidad es lo que se conoce por verdad, la verdad es la que viene del gran Otro, y la creación artística que emana desde la verdad, emana desde el gran Otro. Quienes lean lo que estoy diciendo puede que no me entiendan, pero de algo se darán cuenta, sentirán en algún lugar que hay algo de verdad en mis palabras, aunque no puedan decir qué.

    Escribo porque me gusta, tal vez porque tenga algo de talento. Claro, esto no quiere decir que mi talento se pueda manifestar en todas las áreas de la escritura, pero en algunas sí.

    Por ejemplo, me llegaron las ganas de escribir, tenía una sensación general sobre lo que iba a escribir, de ahí el título, luego comencé a hacerlo y poco a poco fue cobrando forma este artículo. Supongo que el equivalente en un dibujante podría ser que se pusiera a jugar con el lápiz sobre una hoja en blanco hasta que una forma comenzara a delinearse. Éste es mi arte.
     
    #1

Comparte esta página