1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Lo que pienso del Joker de Todd Philips

Tema en 'Mundocine' comenzado por Alan Cuadrado, 15 de Diciembre de 2019. Respuestas: 0 | Visitas: 82

  1. Alan Cuadrado

    Alan Cuadrado Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    29 de Agosto de 2015
    Mensajes:
    692
    Me gusta recibidos:
    634
    Género:
    Hombre
    Comenzaré redactando un contencioso antecedente de este film y del impacto que ha generado el movimiento de comic fans en una sociedad potencialmente consumidora de las películas de comics.

    Así bien nos remontamos a la época de finales de los 80´s, el comienzo de un gran descubrimiento, un mercado sutilmente repartido en el entretenimiento del cine hacia la atención de un nuevo concepto de atracción, fantasía y por demás, los sueños que eran potenciales en una audiencia que sólo había visto los las interpretaciones del superhéroe que poseían el espectro de colores de la bandera norte americana en sus adaptaciones cinematográficas “Superman del 78”, de éxito financiero innegable y de gran inversión temporal volviéndose un film vigente hasta la fecha de inicio de un nuevo movimiento iniciado por Batman de Tim Burton, a diferencia de su antecesor 100% norteamericano visualmente, Batman ilustraba una sociedad en vías de decadencia y desde luego un tono más terrenal y comparativo con sociedades distintas a las norteamericanas, lejos de que el arte visual casi litográfico de Burton era innovador e impactante, la proyección de ciudad Gótica es por definición la estampa trillada de un nueva york en sus barrios bajos a gran escala, o la decadencia social de finales de los 80´s, el tercermundismo siempre proyectado con luchas y guerrillas civiles exigiendo una reformación política en sus entrañas en aquel tiempo, (en México la devastación por uno de los efectos inflacionarios más dañinos por los estragos de la hegemonía petrolera) y coincidentemente en Europa se estaba derrumbando el muro de Berlín.

    Recordando un poco el efecto Japonés después de haber subsistido el lamentable bombardeo de Hiroshima y Nagasaki, la televisión preparaba de forma contundente a nuevas generaciones con el mensaje de que la vida es dura, que el medio es más enriquecedor que un final “feliz” ya que el final puede ser trágico, esto con ilustraciones animadas como Heidi y Remi, pareciera que a finales de los 80 en todo el mundo el momento más oportuno para encontrar un poco de fe en la decadencia social fue la creación y adaptación millonaria del nuevo héroe ficto de la sociedad, una esperanza en los sueños de una sociedad en decadencia parecida a ciudad gótica y el surgimiento de fanatismos que comenzaban a asemejarse a los rituales de fe en una iglesia, se dice que en los estados unidos los jóvenes que entraban a ver una película y comenzaba con el tráiler de Batman quedaron tan impactados que eran capaces de comprar su boleto para volver a ver sólo el tráiler de la película, desde luego fue un concepto innovador y de gran impacto en el proyector de los sueños que era el cine de aquellos tiempos, una nueva era en la sociedad vulnerada por las fantasías de unos cuantos escritores, por la alienación Americana de promover el consumo de sus héroes fictos y sobre todo de un efecto que me recuerda a Freud, sobre su desarrollo de periodos de latencia y cómo se pueden crear lazos libidos artificiales (por decir artificiales como referencia a Héroes ficticios en este caso del cine) tales como propone Freud en su complejo de Edipo, Batman para los adultos de los 80´s representó una muy buena anécdota un boleto bien gastado para una sala de cine, pero para los niños de aquel momento Batman se convirtió en un lazo importante en su niñez, Batman era una fantasía infantil y comenzaba a hacer referencias de doble sentido para un público de edad adulta que fueron desapercibidos por el público infantil de aquella época.

    Desde luego el siguiente Batman de Christopher Nolan se presentó con una madurez distinta al proyecto anterior, se presentó con un crecimiento de aquellos niños de la época del Batman de Burton, ahora eran todos potencialmente adultos o adolecentes, porque la película anterior se mantuvo vigente largo tiempo, el concepto tomó por alguna razón la lógica de madurar el concepto del cómic y siendo franco en el aspecto financiero, tiene sentido pues los adultos poseen más dinero en el bolsillo que el bolsillo de una nueva generación de niños que sería difícil definir cuál sería su mercado potencial de expectación con un mercado en el entretenimiento volátil y con el crecimiento en boga del internet de los 2000´s en el que comenzó la saga de Nolan, centrándonos en el concepto de la película que incluía el Joker, una película que anunció la promulgación de una súper película que indiscutiblemente ganaría un oscar por el fallecido actor que caracterizó al Joker, los reflectores se centraban en el hecho de la psicosis, de la preparación del actor, de un coprotagonista de mucho peso, que había madurado junto con el proyecto pues el mercado potencial para vender este batman había cambiado por completo, siendo sincero el concepto de madurez lo he aterrizado relacionado con la edad y la época lo cual no quiere decir que potencialmente maduro sea el espectador que le llamaría la atención mirar un film de Batman, sin embargo tuvo gran penetración y una propaganda muy contundente, en los estados unidos el estreno fue en verano del 2008, lo que llama la atención de la localización de este punto es que también se avecinaban las elecciones entre dos fuertes contendientes Barack Obama demócrata y John McCain republicano, con una participación casi nula del Libertario y los partidos independientes.

    Lejos de la actuación y guion del joker “que licuó frases de Nietzsche para popularizarse en masas” en la película de Nolan el papel que juega el Joker es fundamentalmente golpista, la participación de las fechorías de este personaje lo elevaron al nivel de un criminal, muy diferente a la posición de Burton que apenas el Joker lograba ser un villano sin unos cuantos tornillos, el modus operandi del Joker de Nolan nos hacían recordar indiscutiblemente al terrorismo, terrorismo que persistió en la siguiente entrega de Nolan, sin embargo el punto de quiebre y de reflexión para deducir el golpismo fue en el rapto de dos buques, por un lado contenían a una población con un pensar distinto y de perfil sumamente distinto al del otro buque, la elección fue tirada por la borda, la elección fue.. ¿Democrática?, por si fuera poco el Joker se sale con la suya para convencer a un político que satíricamente es apodado doble cara, un héroe. ¿ficticio? y el verdadero héroe termina siendo Batman, sin duda sátira sobre sátira los conceptos y de lo que va la película tuvo un impacto social, financiero y político de manera fuerte, Obama siendo promulgado en aquel momento el presidente de la paz, así como fue combatido el terrorista Joker y que tuvo un final de doble chiste, por un lado lo vemos riendo de cabeza y por otro lado jamás se vuelve a saber de él, el joker dice fríamente “hagamos esto por siempre”, años después la broma se da a conocer cuando Obama confirma que atacará Siria.

    Siendo las vísperas para recibir el 2020, año de elección en Estados Unidos, no era de esperarse que antes del estreno del Joker de Todd Philips ya se avecinaba en mi pensamiento que tendría un mensaje fuerte, que la propaganda sería contundente, tanto como ya se vivió, el bombardeo para ver la película estaba a la orden del día, ahora con fenómenos muy interesantes de reseñas, reseñas sobre reseñas y la reseña de la reseña de la reseña que a mi parecer todas circundaban en lo mismo y de manera chistosa sin spoilers, la paleta de colores del tráiler que mostraban desequilibrio mental, la música que trataba de sucumbir los terrenos de lo culto, la actuación y preparación de Joaquin Phoenix, de poco presupuesto y aquí es donde me pregunto de verdad ¿poco presupuesto?, un presupuesto moderado en la producción y un presupuesto desconocido pero creo yo que debió ser muy pero muy fuerte para lograr la penetración de bombardeos que se dirigieron de manera directa e indirecta, incluyendo el financiamiento para la crítica exclusiva que miró la película antes de su estreno, todos aquellos esfuerzos en mi humilde, leal saber y entender de la economía, son esfuerzos que cuestan dinero.

    La generación de expectación del Joker uniendo a sus antecesores, se promovió como una película culta por una madurez superior a la de Nolan, una madurez en la cartera que es por definición desde la clase trabajadora y hasta el tope ya que en teoría descartaba a los niños y los lazos libidos freudnianos que antes nos asociaban con nuestras figuras paternas ficticias, una película que aunque no tiene un guion complejo o de culto, tiene un efecto visual atractivo o que por lo menos se intensificó de manera creativa, al parecer las escenas icónicas del joker fueron las mismas que ya habían mostrado el tráiler paradójicamente, ahora el mensaje que percibí en esta película fue un principió maquiavélico “divide y vencerás”, al parecer la asociación de la decadencia social en ciudad gótica persiste siendo un reflejo de las sociedades vulnerables de hoy, en este caso el mensaje golpista lo siento dirigido al tercer mundo, al que está en contra de un Thomas Wane muy parecido al repudio que existe hacia Dunald Trump, una película que ínsita a un berrinche infantil de tomar un revolver y asesinar por un par de malas experiencias que no son nada realistas ni se desenvuelven en un ambiente de cine de culto, una película que promueve la idolatría de una rebelión absurda nada revolucionaria ni en pro de un positivismo común, sólo de una acción perjudicial contra los traumas de la niñez, aunque el personaje se vendió también como un enfermo mental, no fue tan realista su papel y en algunas ocasiones la película misma lo moldeaba para hacer un espectro de identificación con el espectador, el Joker en esta película hace referencia a mis teorías de comparación y los lazos freudneanos que asocio con los héroes fictos de la niñez, sin embargo el punto aquí es el villano requiere nuestra atención y empatía (que yo en lo personal no la tuve), que el mismo Joker tiene un encuentro desafortunado con la única figura paterna que conoce y que podría ser un chiste de mal gusto si se refiere a la asociación infantil que siempre han tenido los niños con su superhéroe favorito.

    Otro punto contundente es el análisis de la violencia de la película y cómo surte efectos en la sociedad la aceptación, la película es un 95% de justificación del Joker y 5% de inicio del Joker como un loco que es capaz de matar sin una razón, en los estados unidos es común ver tiroteos pues el acceso a armas es de dominio púbico, pero que pasa con las sociedades del tercer mundo, será que nos incitan a hacer un punto de quiebre en mi familia, en una familia disfuncional a reconocer a los superhéroes como padres y nos nieguen en las películas mismas que es así, que aún con las alertas, ¿los niños presencien y acepten la violencia injustificable?, ¿aceptar el caos, la mediocridad y también sembrar un mensaje de odio en los adversarios de la clase política del momento?, el divide y vencerás lo siento fuerte en el sentido que en doctrinas como las de Robert Kiyosak u otras similares, nos dicen que el repudio hacia los ricos nos mantiene en un estado de pobreza y si una película misma promueve este repudio y la revolución promovida desde el absurdo es un acto de valentía, creo que si hay una broma para los que nos sentimos viviendo en una ciudad gótica.

    Hay varias reseñas en internet que nos sugieren que la película daba igual ser nombrada Joker, tendría el mismo efecto y que no debió tocar los terrenos de las historias de comics, sin embargo al ver el entusiasmo y el empeño de estas opiniones me recuerdan a Freud nuevamente, pues en el complejo de Edipo en los varones después de asociar a la figura paterna como un héroe en la infancia, existe posteriormente un rechazo hacia la figura paterna y un apego más cercano con la madre, curiosamente después estos suelen parecerse o a hacer su destino parecido al de sus padres, entonces mi conclusión es la siguiente; cuando se anunció la película del Joker inconscientemente se escribió este mensaje (viejos niños, ahí les va la película de su padre) y ese fue el mejor chiste de la película del Joker.

    Por cierto la presencia de mujeres analizando y viendo la película, tiene una participación baja, ¿por qué será? en donde estarán los lazos libidos de las mujeres en la sociedad moderna, por lo menos no hacen películas de Barbies para adultas y mucho menos les hacen críticas sin spoilers de Frozen por ejemplo.
     
    #1
    Última modificación: 15 de Diciembre de 2019
    A Guadalupe Cisneros-Villa le gusta esto.

Comparte esta página