1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el tercer número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

los bastardos de Dios

Tema en 'Poemas Góticos, ciencias ocultas y Misteriosos' comenzado por necros73, 2 de Septiembre de 2018. Respuestas: 0 | Visitas: 69

  1. necros73

    necros73 Poeta que considera el portal su segunda casa

    Se incorporó:
    9 de Febrero de 2007
    Mensajes:
    2.115
    Me gusta recibidos:
    220
    Género:
    Hombre
    Los bastardos de Dios

    Prólogo

    La ronda de los depravados. Los rotos, los que se ocultan de la luz. Vicios privados, placeres ocultos. Perversa lujuria, que se nutre del alma oscura. Enmascarados de normalidad, ocultan anormales placeres, prohibidos deseos, inconfesables apetitos guiando sus impulsos. Seres impuros que se ocultan en las sombras. Desgarrados por la culpa se debaten entre arrepentirse o negar sus desviaciones, sus culposos pecados, o entregarse gozosos, sin culpa a satisfacer sus malsanos deseos.

    I

    Observa su inocencia…

    Su candor,

    angelical belleza

    que me seduce.

    Inmaculadas,

    virginales,

    pequeños querubines.

    Al verlas

    irrefrenables deseos

    embriagan mi alma.

    Desearlas, Poseerlas, Mancillarlas

    es lujuria que quema mi ser,

    niñas que roban mi cordura.

    Enferma pasión

    que llena mis noches de masturbación.


    II

    Las veo…

    Las observo

    no se ocultan,

    se ofrecen a mi,

    visten para mi,

    sonríen para mi.


    Soy su dueño,

    su amante.

    Me invitan a amarlas,

    las vigilo,

    las observo e imagino.


    Mi piel en su piel,

    mi poder dando sentido a su insignificancia.


    De vez en vez

    escojo una,

    la indicada,

    a la dueña de mi insomnio.


    De madrugada la visitamos

    mi erecciòn,

    mi cuchillo y yo.

    La hacemos nuestra hasta el amanecer.


    Un beso y la firma carmesì de mis amorosos trazos

    son el dulce legado de nuestro amor.


    III

    Silencio…

    Frìas al tacto,

    rotas marionetas.

    Para amarlas,

    son mìas, solo mías…


    No juzgues este amar...


    En la penumbra nada

    interrumpe nuestro idilio,

    las baño, las limpio,

    Lls peino y maquillo.


    Mis cadaveres exquisitos,

    mis mujeres perfectas.

    Necesitan mi pasión,

    mis dedos y lengua recorriendolas.


    Necesitan mi calor.


    Esto no solo es sexo,

    es un infito amor…


    IV

    Los bastardos de Dios...

    De oscuro amar,

    abismo sin salvación,


    Son los huecos,

    los solitarios,

    parias.


    Los malditos de la creación,

    la abominaciòn con rostro humano.


    Convivimos con ellos,

    los saludamos,

    compartimos el pan y el vino,

    con sus mascaras.


    Màs nunca alcanzamos a atisbar

    el alma negra que los anima

    a amar/ mancillar

    aquellos cuerpos que su vacìo ansia…
     
    #1

Comparte esta página