1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Lucubraciones

Tema en 'Poemas Generales' comenzado por Antonio, 23 de Febrero de 2021 a las 7:18 AM. Respuestas: 0 | Visitas: 70

  1. Antonio

    Antonio Moderador ENSEÑANTE/asesor en Foro poética clásica Miembro del Equipo Moderadores Moderador enseñante

    Se incorporó:
    28 de Noviembre de 2008
    Mensajes:
    12.486
    Me gusta recibidos:
    2.691
    Género:
    Hombre
    Aquí comienza un rondó
    que les quisiera explicar
    lo inexplicable que es
    lo imposible de contar
    todo aquello que ha pasado
    y que volverá a pasar.
    Nuestro mundo es una noria
    que no para de rodar
    y mientras esté rodando
    la vida no ha de parar.

    Con estos tiempos malditos
    que ocultan las apariencias
    la historia con sus ausencias
    se carga de sambenitos
    algunas veces gratuitos
    y otras con indiferencias
    exhiben sus evidencias
    de inciertos e infaustos ritos
    creyendo ser infinitos
    encuentran sus consecuencias.

    ¿Removerán las conciencias
    con solo la voluntad
    el logro de la verdad
    que oculta las diferencias
    y todas las evidencias
    que arropan la iniquidad?
    ¿Seguirá la oscuridad
    aunque fuéramos prudentes
    con nuestros antecedentes
    obviando la realidad?

    Sujeto por la bondad
    y limpio de maldiciones
    levanta las convicciones
    el mástil de la igualdad
    que con la fraternidad
    hará que en los corazones
    afloren las emociones
    y ondee la dignidad
    con vientos de libertad
    que remueven ilusiones.

    Hoy tenemos soluciones
    que la historia nos dejó
    aunque el tiempo postergó
    algunas de las razones
    que las equivocaciones
    a los hechos condenaron
    con actos que perpetraron
    por causas de las pasiones
    y muchas desilusiones
    nunca jamás se olvidaron.

    Los que en si solo soñaron
    al creerse omnipotentes
    queriendo ser incluyentes
    sus males no repararon
    y tampoco nos dejaron
    sus verdades concluyentes
    con momentos precedentes
    que llegan con las desgracias
    de las tristes circunstancias,
    por razones evidentes.

    Con maniobras indecentes
    y con poca convicción
    manipulan la razón
    esas retorcidas mentes.
    De ser o no diferentes
    los que no dan ocasión
    piensan que tienen un don
    y una forma singular
    para recapacitar
    de su propia condición.

    Defender su posición
    y pensar que es cosa buena
    es entornar la alacena
    y encerrar el corazón.
    Los que tienen un buen guion
    y una vida casi plena
    con la barriga muy llena
    se sentirán siempre ajenos
    de los fantasmas y miedos
    que sacan ellos a escena.

    A la muerte nos condena
    el tiempo junto al azar,
    la ruina busca un lugar
    donde no le sea ajena
    la convivencia más plena
    para poder alcanzar
    la forma mejor de hablar
    respetando los derechos.
    Atentos a nuestros hechos
    por todo ello hemos de estar.

    Esa forma de pensar
    cuando queda oscurecida
    a todos de igual medida
    termina por exaltar
    y agrandar el malestar
    de la pena no asumida.
    Nuestra rabia contenida
    a veces también depara
    alguna historia pasada,
    de una verdad no fingida.

    La cicatriz de la herida
    que dejó la intolerancia
    utilizó a la ignorancia
    para tapar la salida
    de la memoria perdida
    de algún infame delito
    ya perdonado o prescrito
    y aunque nunca asumida
    es la historia repetida
    de aquellos tiempos malditos.

    Estos tiempos tan malditos
    es la historia repetida
    de una época ya asumida.
    Y aunque quedara prescrito
    algún infame delito
    por la memoria perdida
    nos cuesta ver la salida
    del túnel de la ignorancia
    que junto a la intolerancia
    causa es de cualquier herida.

    Pues siendo tal vez fingida
    alguna historia pasada
    a veces también depara
    que esa rabia contenida
    no pueda ser asumida,
    porque cualquier malestar
    termina por exaltar
    a todos de igual medida
    mientras quede oscurecida
    toda forma de pensar.

    Por todo ello hemos de estar
    atentos a nuestros hechos
    y velar por los derechos
    del pueblo a poder hablar
    si queremos alcanzar
    una convivencia plena,
    aunque a veces sea ajena
    a los tiempos y al lugar
    pues tan solo es el azar
    quien al final nos condena.

    Cuando nos salen a escena
    los fantasmas y los miedos
    nos sentimos siempre ajenos
    si la barriga está llena,
    quien tiene una vida plena
    procura seguir el guion
    sin mirar su corazón
    echa llave a su alacena
    pues piensa que es cosa buena
    defender su posición.

    Usando su condición
    de hacer recapacitar
    al ser uno singular
    y todos tener un don
    no nos dejan la ocasión
    de ser o no diferentes
    porque retorcidas mentes
    manipulan la razón
    he imponen con convicción
    sus maniobras indecentes.

    Por razones evidentes
    nuestro yo y sus circunstancias
    harían nuestras desgracias
    fuesen siempre precedentes
    a las causas concluyentes
    de aquello que nos dejaron
    y aunque no lo repararon
    por creerse omnipotentes
    dijeron ser incluyentes
    del mundo que otros soñaron.

    Con el tiempo se olvidaron
    aquellas desilusiones
    mientras que algunas pasiones
    de actos que se perpetraron
    casi nunca condenaron
    esas equivocaciones
    enterrando las razones
    de lo que se postergó
    y que el pasado dejó
    oculto y sin soluciones.

    Alientan las ilusiones
    los vientos de libertad
    que ondean con dignidad
    y profundas emociones
    cuando nuestros corazones
    izan la fraternidad
    en mástiles de igualdad
    envueltos de convicciones
    que limpian las maldiciones
    con banderas de bondad.

    ¿Mirando la realidad
    y aquellos antecedentes
    aun queriendo ser prudentes
    seguirá la oscuridad
    arropando iniquidad
    y ocultando evidencias
    que ven en las diferencias
    el logro de la verdad?
    ¿O solo la voluntad
    removerá las conciencias?

    Por ello las consecuencias
    harían fuesen finitos
    algunos infaustos ritos
    que exhiben sus evidencias
    con ciertas indiferencias
    por hechos que son gratuitos
    y cargan los sambenitos
    a todas esas ausencias
    que ocultan sus apariencias
    en estos tiempos malditos.

    Aquí termina el rondó
    y sus versos rodarán,
    como ruedan los segundos
    dando vueltas al contar,
    por el inmenso universo
    rueda y rueda sin parar
    la futilidad de un mundo
    que no piensa que al rodar
    la vida se va acabando
    y el rondó continuará.

    23 - 2 - 2021
     
    #1

Comparte esta página