1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Pereza (sonetillo)

Tema en 'Clásica no competitiva (sin premios)' comenzado por Bernardo de Valbuena, 4 de Enero de 2020. Respuestas: 1 | Visitas: 68

  1. Bernardo de Valbuena

    Bernardo de Valbuena Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    21 de Enero de 2016
    Mensajes:
    637
    Me gusta recibidos:
    681
    Género:
    Hombre
    Recrearte en la pereza

    puede parecer genial

    mas, si es abuso habitual

    no es ninguna sutileza.


    Te lo digo con franqueza:

    Es pecado capital

    o incluso, falta venial

    si te duele la cabeza.


    Eso ya es otro cantar

    que se convierte en penar

    con la luz del nuevo día.


    Pues cualquier ruido...chirría

    y el dolor nunca concluye;

    solo al pecado, diluye.

     
    #1
    A lesmo y Miguel Mercurio les gusta esto.
  2. lesmo

    lesmo Moderador. Miembro del Jurado Miembro del Equipo Moderadores Miembro del JURADO DE LA MUSA Equipo Revista "Eco y latido"

    Se incorporó:
    12 de Febrero de 2015
    Mensajes:
    9.978
    Me gusta recibidos:
    11.543
    Género:
    Hombre
    ¡Ah la pereza, ese pecado capital! Tomándome algunas libertades, que espero no te sean molestas, querido Bernardo, dejo aquí el soneto que Bretón de los Herreros le hizo a la pereza en un registro muy diferente al tuyo, él, en un tono no sé si menos grave, decía así, aunque a la modorra llamare estúpida.

    SONETO A LA PEREZA

    ¡Qué dulce es una cama regalada!
    ¡Qué necio, el que madruga con la aurora,
    aunque las musas digan que enamora
    oír cantar un ave la alborada!

    ¡Oh, qué lindo en poltrona dilatada
    reposar una hora y otra hora!
    Comer, holgar… ¡qué vida encantadora!
    ¡Sin ser de nadie y sin pensar en nada!

    ¡Salve, oh Pereza! En tu macizo templo
    ya, tendido a la larga, me acomodo.
    De tus graves alumnos el ejemplo

    arrastro, bostezando; y, de tal modo
    tu estúpida modorra a entrar empieza,
    que no acabo el soneto… de per… eza.

    Con un abrazo fuerte.
    Salvador.
     
    #2

Comparte esta página