1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Recitado I.

Tema en 'Poemas Recitados' comenzado por Gustavo Cavicchia, 12 de Enero de 2021. Respuestas: 4 | Visitas: 104

  1. Gustavo Cavicchia

    Gustavo Cavicchia Gus

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2007
    Mensajes:
    2.932
    Me gusta recibidos:
    527
    Género:
    Hombre
    .

    [Audio] ;).

    A mi querida amiga: Rosmery Pinilla Acosta por su poesía, porque me pidió que grabara este poema y porque quiero.
    Un beso Ros.


    A un pequeño poema como los pies de una mujer.
    .
    La poesía se manifiesta donde le plazca,
    en una palabra sola,
    o en todas las enciclopedias del mundo,
    en los versos quemados que siendo adolescente
    prendí con el alcohol de noches imposibles,
    o en los que quemo ahora,
    que soy un hombre viejo,
    con el pavor de mis recuerdos usurpados
    por fantasmas alegres y casquivanos…

    poesía,
    gustas cantar canciones en el aire derrumbado,
    no siempre desafinadas.

    Cantas;
    cuando quiero dormir por la mañana,
    en el medio día sin hambre,
    en la siesta árida del camino que no lleva a ningún lado,
    en mi noche desvelada:

    silbas y cantas y
    silbas y vuelves a cantar silbando,

    hasta llenar los anaqueles indistintos de mi alma
    con poderosos insectos:
    hormigas voladoras,
    abejas muertas,
    larvas de un ciempiés trashumante de cariño;
    hojas fósiles de un ciprés enano,
    amargo dulce sueño... sin memoria;

    sin ninguna araña.

    Un dado mágico de cobre.

    Y así,
    por siempre.

    Vives en el éter incoloro del espacio abierto
    de las moléculas del agua,
    donde sin un fin te pierdes
    hasta la próxima madrugada,
    dónde cansada ya de existir,
    alargas tu lengua anacoreta,
    agotada de mentiras piadosas,
    para póstuma,
    rodearte de un silencio de película muda,
    de foto velada en blanco y negro,
    de mar océano disecado entre estériles nubes huecas,
    luego explotas,
    porque siempre estallas en una pequeña
    burbuja de gas,
    ínfima,
    universal,
    gris,
    pero sin ruido,
    blandamente,
    pero tan áspera,
    como si dios tratara de conectar con señales de humo
    todos los teléfonos inalámbricos,
    descompuestos,
    observador apático,
    de un cielo de conejos que perdieron la fortuna.
    Pero

    de nuevo,
    aquí me tienes,
    con la esperanza de un alucinado,
    sin camellos que bailen y fumen de tutú,
    sin un oasis de sal negra
    mezclándose en la sangre verde
    de los saltamontes,

    ¿sientes:

    la molesta mortecina mortal duda
    bajo la uña de mi mano diestra?,

    es el índice de una

    afiebrada
    melancolía,
    un
    melancólico
    laúd
    desenfrenado,
    un
    acordeón
    sin aire

    asmático,

    tos.

    Soy:
    el portador aciago de un signo del mal azar,
    desventurado interrogante roto,
    un bolillero con pirinolas taradas en venenos dulzones.

    Hasta que el arpa tartamuda de mis labios,
    mi quebrada nariz cómo la luz de una vela encendida en la sinagoga,
    mis párpados de certezas indecisas,
    for men final mente
    un rostro verdadero y limpio,
    un Ícaro prudente pero determinado, y
    yo pueda ser entonces,
    la astilla de bambú que se incruste,
    augustaagudaaguja,
    ardiente espina,
    en el postrero latir,
    en la sístole infinitesimal del corazón
    (discreta bomba de linfa),
    de LA pánica polilla (blanca) de MIS versos.

    Pequeño poema que giras en un pie desnudo
    sobre la palma insomne de la cama:

    sustancia,

    semilla germinante,
    ósculo vital de levadura,
    atalaya de todos mis derroteros inconclusos.

    ¡Oh divina poesía!,

    pan de mi alma;
    dame la brújula perdida de los náufragos del miedo,
    la claridad táctil de los ciegos analfabetos a la luna roja de Quevedo,
    la sed imposible de los beodos del ajenjo.

    Madre mía,
    hágase la palabra según tu voluntad,
    esencia eterna que me habitas,
    arráncame los ojos,
    trágatelos,
    y
    escupe en mi boca abierta el semen primero de tu asombro,
    para que al leerte me alimentes,
    para que al nombrarte te descubra;

    sálvame del fuego,

    o de las llamas,

    o del fuego,


    etcétera.



    ...:).
     
    #1
    Última modificación: 13 de Enero de 2021
  2. Guadalupe Cisneros-Villa

    Guadalupe Cisneros-Villa Moderadora Góticos/Surrealistas.Miembro del Jurado Miembro del Equipo Moderadores Miembro del JURADO DE LA MUSA

    Se incorporó:
    8 de Octubre de 2007
    Mensajes:
    15.771
    Me gusta recibidos:
    9.646
    Género:
    Mujer
    Gustavo, que grato es escuchar tu voz y leer este maraviloso poemae que nos compartes.
    En la distancia un beso sabor a amistad,
     
    #2
  3. Ortunyo

    Ortunyo Poeta adicto al portal

    Se incorporó:
    24 de Diciembre de 2020
    Mensajes:
    1.033
    Me gusta recibidos:
    1.001
    una obra de arte...bellísimo poema
    gracias por compartirlo
    un abrazo
     
    #3
  4. Mar_

    Mar_ Moder. Foro Poesía en imágenes.Miembro del Jurado Miembro del Equipo Moderadores Miembro del JURADO DE LA MUSA

    Se incorporó:
    21 de Septiembre de 2019
    Mensajes:
    1.500
    Me gusta recibidos:
    1.963
    Género:
    Mujer
    Woow, Gustavo,
    ayer disfrutè leer este hermoso poema y hoy tengo placer de oír tu cálida voz recitando tus magníficos versos.
    Felicitaciones y gracias a Ros, por pedirte que lo grabes, y a vos por compartirlo.
    Saludos cordiales,
    Romina
     
    #4
    A Gustavo Cavicchia le gusta esto.
  5. Rosmery Pinilla Acosta

    Rosmery Pinilla Acosta Moder.Surreal, Melanc. Imágen, Jurado de la Musa Miembro del Equipo Moderadores Miembro del JURADO DE LA MUSA

    Se incorporó:
    9 de Enero de 2007
    Mensajes:
    11.985
    Me gusta recibidos:
    2.310
    Género:
    Mujer
    No sabes lo feliz que estoy Gustavo.:D:p
    Mil, mil gracias por darme la fortuna de escucharte, es hermoso, cada pausa perfecta en tu voz, es ir y volver.
    Me da mucho gusto reencontrarte otra vez, te admiro y mucho.
    Otra vez gracias por el momento. Un beso enorme.
     
    #5
    A Gustavo Cavicchia le gusta esto.

Comparte esta página