1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Sin sentimientos

Tema en 'Fantásticos, C. Ficción, terror, aventura, intriga' comenzado por silveriddragon, 1 de Agosto de 2019. Respuestas: 8 | Visitas: 100

  1. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    571
    Me gusta recibidos:
    531
    En el lugar donde no hay sentimientos reinan la codicia y la venganza en el árbol genealógico por cinco generaciones hasta que uno dice, ¡basta! Hasta aquí llegamos. --- Palabras de un chamán a su hijo

    I

    Todos aquí en el barrio sabemos de las escasas oportunidades. Nadie sale de aquí. Naciendo estás designado para ser parte del barrio y al barrio te debes por el resto de tus días.

    Los mayores en su locura se hunden todos los días. En borracheras, ingiriendo alcohol.

    Ebrios cometen toda serie de actos sin nombre. He sido testigo con mis propios ojos de horrores inimaginables.

    Soy uno de ellos. No puedo salir de aquí, lo sé.

    Desde muy pequeño fui consciente de los actos irrefrenables. Las injusticias, las palabras fuertes, los malos tratos.

    Solo hay una escuela primaria y una secundaria contigua en el barrio. No hay acceso a otro tipo de educación. ¿Para qué más? Requieres solo de saber contar, leer y escribir para las profesiones que ahí existen.

    Robo, secuestro, represión, drogas, etc.

    Algunos trajeados a veces vienen aquí con fajos de billetes y buscan a los más avezados, los más locos para contratarlos. Otros vienen a comprar drogas. Y algunos se quedan para vivir entre nosotros.

    Una vez platicaba con un ingeniero petrolero. Sabía mucho de lugares lejanos. Pero cuando caía en su vicio hablaba palabras que no comprendíamos. Nos reíamos de su forma de hablar.

    Los hombres y las mujeres se llenan de hijos que engrosan las filas del crimen.

    En este ambiente crecí, sin saber si mi destino era salir o no con vida.


    II

    Tenía diez años y realicé mi primer atraco.

    Junto con mis primos subimos a un microbus en una calle sin paradas extra pues había un panteón de un lado y del otro la unidad habitacional de riquillos.

    Le mostramos la pistola al chofer, dimos la arenga común "Por favor sin gritos señora, que ya sabe a que venimos"..

    Hay una regla en el barrio. Si te topas con alguien más que es del barrio lo proteges aunque te caiga mal.

    Esa vez en el microbús nos encontramos con un chavo bien asustado. Lo bajamos junto con nosotros con la pistola por delante y lo dejamos ir. De esa forma no quedábamos mal ante el resto de los asaltados.

    Con dinero te sientes el rey del mundo.

    Luego comencé a intentar hacer asaltos pequeños solo con una navaja. A veces conseguía una cartera repleta de billetes y otra solo unos tenis de buena marca o un reloj.

    A los once me di el gusto de comprarme un licor de los fuertes. Me supo a gloria. Te hace sentir más valiente, más fuerte... Mis primos me decían que no era capaz de trepar una pared del callejón donde vivíamos. Les demostré que si podía y además les pegué por no creerlo.

    Desde entonces me respetaron más.

    Mis tíos era asaltabancos a veces y secuestradores otras tantas.

    Me ponían a darles de comer a los que traían en camionetas grandes o a llenar al camioneta con pollos y perros cuando iban a tirarlos por ahí y no pagaban su rescate.

    Eso si... Nunca faltabamos a las misas o festivales en nombre de algún santo. Podemos ser todo lo rateros y malapersonas que quieras. Ah pero Diosito es Diosito. La virgencita ni me la toques... porque te dejo tirado en el suelo con la cara marcada para toda tu vida.

    Una tarde vinieron unas religiosas tratando de cambiarnos. Nos decían cosas como "Pobrecitos... sin ropa ¿cómo les ha de ir?"

    Naaaaa... nada más por ser religiosas las aguantamos un tanto.


    III

    A los quince años me pasó algo que me marcaría toda la vida.

    Estábamos mis primos y yo haciendo relajo, echando chanza en una esquina. Lejos de toda avenida o lugar por el que pasara la policía.

    Era de noche. Mi primo más grande tenía 17 y le decían "el síndrome". Era el más canijo de todos. Se le ocurría cada cosa y nos formaba en fila para asignarnos tareas para el siguiente atraco. Estaba contándonos de como se había hechado al plato a una chavita.

    Exacerbados por el relato corría y corría el alcohol.

    Mi otro primo, más pequeño era "El Buk". Tenía 12 años pero pues... Es cuadradote y con mala cara. Parece de más edad.

    Bueno el caso es que vino de quien sabe donde un chavo como de 20 años a echarnos bronca, pleito.

    Le reclamaba no se que al Síndrome. Y después le entendimos.

    - ¡Qué cabrón! Y todavía lo presumes pero hasta aquí llegaste... - Y nos sacó una pistola

    No juegues!!!! Si nunca te han encañonado ... no sabes como se siente. Los intestinos se te hacen sopa y te mareas. Pero estábamos ebrios.

    El Buk sacó su navaja y se le hechó encima. Fuerte le jaló el cuello tratando de quitarle la pistola. El chavo se giró para tirarlo.

    El pobrecito de mi primo se peg+o con un tubo galvanizado que trae agua al barrio. Se desmayó.

    Yo corrí a ver que le pasaba. Mientras el chavo encaró al Síndrome.

    - Ahora si... hasta aquí llegaste... - clic

    Se le encasquilló la pistola. La tiró.

    El Síndrome aprovechó para echarsele encima a golpes. Comenzaron a gritar entre ellos.

    - No juegues, si de por si ya ni virgen era...

    - Mientes ... te vas a morir aquí mismo Síndrome, por esta que te vas a morir.

    - Ay sí.. ay sí... ¿tú y cuántos más?

    - Yo solito, ¿cómo ves?

    - Podías con cualquiera.. ¿por qué Reynita?

    No ma..... Sentí que me jalaron los cabellos. Reynita era la chavita más bonita pero más amable del barrio. Todos la respetábamos porque siempre ayudaba a lo que fuera. Además cuidaba a sus hermanos porque se había quedado huerfanita. Le tenía simpatía como la mayoría. Me dió coraje

    Y ocurrió...

    Tomé la pistola. Sin dudarlo.

    Ni siquiera revisé si seguía encasquillada. Yo le apunté.

    Pum!!!!

    Un disparo.

    Y mi primo el Síndrome..... quedó tirado en un charco de sangre.


    (Continuará)
     
    #1
    Última modificación: 1 de Agosto de 2019
    A Aldonza Lorenzo le gusta esto.
  2. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    571
    Me gusta recibidos:
    531
    IV


    La misma escena. El Síndrome tirado en un charco de sangre con los ojos idos. De repente voltea a verme y me reclama - ¿porqué lo hiciste carnal?

    Esa imagen a veces me despierta por las mañanas. Más seguido últimamente.

    Y justo ahora que planeamos un robo de los grandes. En un banco de los buenos con los más avezados de los ladrones de ladrones del barrio.

    Porque "ladrón que roba al ladrón tiene cien años de perdón" ¿no?

    Queremos reírnos en la cara de los gerentes de los bancos que le roban todos los días su dinero a la gente.

    Pero déjenme contarles que pasó después.



    V

    El chavo que nos vino a reclamar estaba quietecito en el suelo. Yo creo pensó que le había disparado a él. Se palpó las piernas y luego el pecho.

    - No me diste cabrón... no me diste.

    Luego volteó a ver a mi primo.

    - ¿Qué hiciste ---? Si era tu primo ...

    - Pues... me dió coraje... Como con la Reynita. Hasta entre nosotros hay reglas. El barrio tiene reglas... - Comencé a gritar

    En el fondo gritaba pero no sabía porque lo había hecho. Lloré un rato

    El chavo me dejó llorar y le empezó a quitar sus cosas al Síndrome y lo dejó a un lado del tubo galvanizado.

    - Mira.... yo.... pico de cera. No digo nada. Vamos a decir que se disparó la pistola y el solito se tiró.

    - Va... juega...

    - Tu primo el Buk está desmayado nada más. No vió nada. Así quedamos. Mira yo que tu iba con tus tíos, pero ya, a contarles esto para que no sospechen.

    - ¿Y Reynita?

    - A ella... pues a ella le cuento la verdad. Pero a nadie más. Ahí nos vemos.

    Y se desapareció en la noche.


    VI

    Ahora tengo 23 años. He hecho de todo. Vender drogas, robar cajeros, reprimir estudiantes, .... secuestrar. Pero faltaba algo grande para empezar a ganar harto billete.

    Este robo al banco es mi gran oportunidad. No es que vaya a salir del barrio. No.. eso jamás.

    Cuando te empiezan a ubicar los otros barrios no te dejan salir del tuyo. Para que no les robes trabajo ni clientes... tu sabes.

    Pero con dinero baila el perro. Puedes comprar protección, irte del país de vez en vez. Hacer lo que se te de la gana.

    ¿Quieren saber que pasó con Reynita?

    Pues se casó con un sargento de no se que ...y aquí anda. Manteniendo a sus hermanos todavía. Uno de ellos es el que llevará la camioneta en la que emprenderemos la graciosa huida.

    Ya viene la camioneta por cierto. ¿La escuchas?

    Ahora si carnal... vamos a hacernos ricos... yijajajajay


    VII

    Una de las avenidas más limpias y cuidadas de este mugre país. Esta llena de oficinas para gente riquilla que se hace la importante. Que nos ve para abajo o nos mira como si oliéramos mal.

    Ahí estamos. Una explanada grande con una bandera del banco. Vamos caminando todos trajeados.

    Nos metemos uno a uno para no vernos tan obvios.

    Mira... ahí está el policía dizque cuidando la entrada. Le pagamos una lana para hacer de la vista gorda.

    Ya una vez todos dentro comenzamos a cubrir la entrada, otros en las cajas y otros más en los escritorios.

    Sacamos las armas...

    --- Esto es un asalto hijos de su madre..... Al suelo... pero ya... tu también ... no me veas como niño en pastelería... ¿que se te perdió?

    Tiramos a todos al suelo si no se mueven. Las cajeras las vamos sacando en fila y el gerente.

    Cuando escuchamos un grito ahogado de un compadre....

    -- Malaya sea mi suerte... No juegues...

    - ¿Qué pasó Canicas?

    - Ya valimos ... ya valimos cabrón...

    Me acerqué a ver que pasaba

    La peor pesadilla de cualquier asaltabancos.

    Un rehén. Un señor con lentes y mirada de loco se había sacado la camisa y la tenía abierta.

    En una mano sostenía un botón grande con un cable conectado a no se que cosas en su cinturón. En el centro unos números luminosos iban para atrás.

    -- No ma.... ya valimos...

    Y el tipo aquel con su sonrisa de loco comenzó a reírse.

    - Jajajajaja... jujujujuju...... jejejejeje...... ¿qué es verde por dentro y negro por fuera? te quita la vida en la noche y te la regresa por la tarde...
    Amén dijo el señor... el dinero es el prosecco que beben los ricos bien añejado con el sudor de los pobres

    Un loquito,,, bien zafadito con una bomba

    - Quiero hablar con el primer ministro de Groenlandia a la una y cuarto y tomar té con la reina de Inglaterra a las cinco.

    Sacó una pistola de quien sabe donde y disparó sin más a la cabeza de otro rehén.

    - Y por cierto... llámenme señores por mi nombre. El buen y justo gentilhombre que ha nacido en buena cuna y que tiene a bien llamarse "el Dios Silente".

    Ya me estaba arrepintiendo de todo. De la vida que había llevado. De todo lo que me estaba perdiendo en la vida. Cuando sonó un celular.

    Era mi celular...

    Contesté...

    - ¿Quién habla?

    - Hola

    Hice una cara de extrañeza. Era la voz de una chava....

    - ¿Hola?

    - Mal día, ¿verdad? Ni siquiera nosotros nos esperábamos esta acción de parte del Dios Silente

    - ¿Qué carajos? ¿tú sabes quien es este loquito?

    - Oh si que lo sé. Hay personas que se hacen las loquitas pero están más cuerdas que ninguno. No te dejes engañar. ¿Cómo te llamas?

    Me sacudí la cabeza. La situación era de locos. Hace un momento estabamos listos para salir corriendo con millones y ahora estaba entre un loquito, un zafado y una chica al teléfono.

    - ¿eres policia?

    - La policía ... y tú lo sabes... no hará nada. Esperará a que la bomba estalle y tú y todos tus amigos se irán al queque...

    - Mierda... mierda... Está bien... ¿qué hago?

    - Es un trato. Yo te digo que hacer. y tú me das tu nombre.

    - Me dicen Trinquete... y tú?

    - Muy bien Trinquete. En una hora estarás fuera de todo esto. Aunque.. eso depende...

    - ¿Depende de qué?

    - De si llega a tiempo una persona que estoy esperando.... Hay cosas que no puedo hacer sin ayuda.

    - O sea que dependemos de alguien que no está. No te pases de lista..

    - Calma Trinquete... Mira. Estoy segura de que todo estará bien. Tu tranquilo y yo nerviosa. ¿Captas?

    ¿Me estaba copiando en el modo de hablar o era mi imaginación?

    - ¿Y cómo te voy a decir princesita?

    - Buena idea... Dime princesita... princesita Dot....

    - Ok princesita Dot. Aquí espero tu llamada mientras veo que hago con este loco.

    - No tardo encanto.... Bye bye..

    Colgó...

    Mis compañeros voltearon a verme y ... bueno... contarles todo lo que me dijo.. y convencerlos no es fácil. Pero es lo único que puedo hacer mientras el loco sigue con su letanía.

    - El fin del mundo está cerca, arrepentíos pues no saben que el mañana viene sin sal ni azúcar.... Cuando venga el ministro de Canadá me lo pasan a la oficina ahí tengo té y galletitas...


    (Continuará)
     
    #2
    A Aldonza Lorenzo le gusta esto.
  3. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    571
    Me gusta recibidos:
    531
    VIII

    - Así están las cosas canijos. Estamos encerrados con un loco - dije a mis compañeros al terminar de explicarles lo que Dot me había dicho.

    - Pero es exagerar. Podemos matar a ese loquito y se acabó.

    - No Buk, no seas tonto. Si lo matamos puede presionar el botón y .... Bum... somos nada, cadáver.

    - Algo podemos hacer Trinquete.

    - Mira no me voy a arriesgar. No sabemos nada de ese loco ni de Dot pero de entre los dos prefiero a la chava.

    En este misero país la policía prefería recoger los desechos de un desastre que arreglarlo antes. Era una policía corrupta hasta el cuello.

    El celular sonó nuevamente. Esta vez no dejé que sonara tanto tiempo.

    - ¿Hola?

    - Hola Trinquete...

    No era la misma voz. No era Dot. Estaba a punto de colgar pensando que me querían vender algo por que la voz era como de esas vendedoras telefónicas que te atosigan con su 20% de descuento.

    - Dot me ha contado la situación. El Dios Silente está ahí.

    Respiré. Teníamos contacto con alguien afuera.

    - El loco sigue diciendo no se que cosas de que es el fin del mundo.

    - Te tengo dos noticias Trinquete. La policía va en camino junto con la prensa. Teniendo testigos ellos al menos se van a esforzar...

    - Eso no sirve. Queremos salir de aquí.

    - Hay un problema. En unos minutos las cosas se van a poner peor. Antes, toma el plumón que tienes en el escritorio y hazte una marca, la que sea en la cara. Haz lo mismo con todos tus compañeros.

    Así lo hice y les fui pasando el plumón a toda la banda.

    - Listón. ya estufas....

    - Ahora, pase lo que pase recuerda esto que te voy a decir. Sin sentimientos es el origen de la venganza y de la codicia. ¿lo tienes?

    - Si... lo capto. ¿quién eres?

    - Soy Francia. ... En quizás media hora alguien te va a preguntar cuánto pesas. No le respondas hasta que te muestre una marca como la que te hiciste en la cara pero él la tendrá en el brazo.

    - Ok Francesita. ¿Qué va a pasar?

    - El Dios Silente no está solo. Se adelantó a sus compañeros. Llegan en 10.... 9.... 8.....

    Siguió contando. cuando llegó a cero las puertas del banco volvieron a abrirse.

    Eran 4 sujetos trajeados... muy bien trajeados pero con peinados locochones. Unos estilo militar, otros de mohicano. Sacaron inmediatamente unas metralletas. Comenzaron a patear a todos.


    IX

    Nos quitaron las armas. Jamás me sentí más humillado. Eramos rehénes en el banco que ibamos a robar.

    También nos quitaron los celulares.

    De entre los cuatro que entraron pude ver a uno que parecía su jefe. Un tipo malencarado, de cara cuadrada y botas. Pero tenía en la pierna algo raro. Cojeaba. Entre mí me burlé de él comparándolo con un coche con la llanta baja.

    Sonó un teléfono esta vez de la sucursal.

    El que parecía el jefe lo tomó:

    - Buenos días... Están todos bien salvo uno. Irritó al Dios Silente. ... ¿Qué queremos? Liberar a la clase obrera de sus cadenas. ... Somos simpatizantes de nadie... libres... Si.... Hagamos un trato. Dejaré libre a tres rehenes a cambio de que entre un periodista con tres cámaras que puedan transmitir a nivel local. Es todo. Tienen 10 minutos.

    Su forma de hablar era seca, sin adornos. Parecía extranjero. ¿Dónde lo había escuchado?



    X

    Tras diez minutos varios hombres se acercaron a la puerta.

    Un señor chaparrito pero con cara de asesino apuntó con la metralleta a unos rehenes. Los llevo a la puerta.

    - Uno por uno salgan. ¿Ya? .... Ahora entra tú con las cámaras. Pásame una... ándale.. rápido..

    Llevó al periodista hasta su jefe. Comenzó a montar las cámaras en unos postes.

    Mientras un tipo bien vestido y cabello corto tomó a una de las cajeras y se puso a bailar con ella a la fuerza.

    Encendieron las cámaras y el jefe se sentó en una silla reclinable. Comenzó a hablar

    - ¿Está listo? .... Bien...

    Ciudadanos. Me levanté esta mañana pensando... En mis hijos. ¿Pueden tener un futuro mejor?

    ¿Cómo voy a poder darles un futuro si la policía es corrupta, el gobierno es corrupto, la banca es corrupta? El dinero... siempre el dinero.

    Si vas a un hospital prefieren darle atención de calidad al rico que al pobre.

    Si vas a pedir trabajo prefieren al que estudió en una escuela privada.

    Los políticos se venden a las empresas con más dinero,,,,

    ¿y todos sabemos de dónde viene ese dinero?

    Tooooodos sin excepción hemos sido víctimas del sistema. Todos los días los bancos nos roban nuestro dinero. Hacen dinero con nuestro dinero. Trabajamos sin parar hasta que se nos revientan los pulmones por unos cuantos pesos. ¿y para qué? Para irlos a dejar al banco.

    Luego los políticos, las empresas y los mismos bancos lo usan para...... comprarse unos a otros.....

    Yo digo... ya... !Basta!

    Vamos a equilibrar el mundo.

    Soy un hombre generoso. Hemos venido a robar este banco, el más grande y prestigioso de este país. ¿Para qué?


    Los invito señores... señoras... niños..... todos... están invitados.

    Exactamente a las 12 del día dejaremos caer todo el dinero de la bóveda justo en la explanada de este banco.

    El dinero será devuelto a todos ustedes que han sido sobajados por este y muchos otros bancos.

    Vengan.. aquí estaremos ....


    Hizo una seña con la mano y se apagaron las cámaras.



    Una sonrisa franca y abierta.... Por experiencia sabía que solo significaba problemas. Desconfía me aconsejaron una vez mis tíos de alguien que te regala algo y sonríe de esa forma.

    Además.. el tipo no mencionó la bomba.

    La bomba....

    Lo entendí...

    Iba a traer a esa gente para hacer explotar la bomba...

    Mi cabeza dio vueltas... Recordé lo que dijo la francesita..... Sin sentimientos....
     
    #3
    A Aldonza Lorenzo le gusta esto.
  4. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    571
    Me gusta recibidos:
    531
    XI

    El Buk se me acercó y comenzó a hablar en voz baja...

    - ¿Oíste carnal? Van a regalar el dinero. ¿pues cuánto hay en este banco?

    - Un chorro Buk, muchisimo. ¿Te acuerdas de las caricaturas donde un pato nadaba en dinero? Algo así.

    - ¿Y por cuánto nos ibamos a arriesgar Trinquete?

    - Lo que cupiera en la camioneta Buk. Eso ya era suficiente para todos.

    - Malaya sea nuestra suerte. ¿Qué hacemos?

    - Pues....


    El tipo que bailaba con la cajera se acercó a nosotros.

    - Hola camaradas..... ¿ Con que queriendo robar el banco no?

    - Sincho - respondió el Buk - íbamos a robarnos lo que cupiera en una camioneta.

    - ¿sólo eso? - hizo un gesto tronando la boca varias veces - todavía son novatos en esto. ¿ven a nuestro jefe?

    - Si ... el llanta baja - dije

    - Jajaja... buena esa... Le decimos el Kaiser. - Sacó un cigarro y nos ofreció... - Todos... estamos aquí por lo mismo camaradas. Robar dinero redistribuye la mierda del sistema. Ahora si quieren le digo al Kaiser que los deje ir para que vayan a recoger su dinero a las 12...

    Eso me hizo pensar unos segundos.

    Tome del brazo al Buk diciéndole con la cabeza que no mientras el tipo volteaba a ver a los demás compañeros cuando decían que si y sonreían.

    - Bien... bien ... muchachos. Todos somos víctimas. Antes de las 12 los dejaremos salir uno por uno para que vayan por su dinero.

    El Buk me reclamó que porque no lo había dejado decir que si.

    - Mira primo.. no sabemos que quieren ni porque lo hacen. ¿Pero ya te pusiste a pensar que va a pasar con la bomba?

    - ¿y qué me importa la bomba cuando puedo ir por dinero?

    - Piensa Buk, para eso tienes cabeza ...

    Fui interrumpido por la voz del Kaiser.

    - Camaradas... mi compañero Bitter me ha dicho que quieren su dinero. No se preocupen. Antes de las doce les prometo que podrán salir. Y se volteó.

    Levantó un teléfono fijo y marcó con los botones. No me había fijado pero todos llevaban guantes de piel.


    XII

    Eran diez para las doce.

    Uno de los monitores donde pasaban una y otra vez comerciales del banco se puso en blanco. Y apareció la imagen de una chava sentada en una silla giratoria.

    El Kaiser que miraba a las puertas se levantó de su silla reclinable y caminó a la pantalla.

    La chica comenzó a hablar

    - ¡Hola que tal Kaiser! ¿Cómo va tu día?

    El Kaiser extrañado volteó a todos lados y sus compañeros también.

    - Puedo verte, puedo verlos a través de las cámaras de seguridad. ¿Cómo va tu día?

    - Excelente. Estoy a punto de hacer mi buena obra del día pequeña.

    - ¡Oh muy bien! El dinero. Escuché que vas a regalar montones en la plaza. ¿Ya viste cuanta gente te está esperando?

    La imagen cambió y ahora mostraba la explanada casi llena por personas gritando "queremos dinero, a la mierda con los bancos..."

    El Kaiser sonrió...

    - Es justo lo que queremos... redistribuir la riqueza.

    - Bueno eso.... no lo creo mi querido Kaiser. Tienes al Dios Silente con una bomba.

    El Kaiser cambio su gesto por uno más serio

    - ¿Y qué piensas que haré con ella?

    - ¿ Fuegos artificiales ?

    El Kaiser rió... volteando a ver a sus compañeros quienes también rieron.

    - El Dios Silente ... tiene motivos para hacer esto y más. Pero tú Kaiser, eres interesante. ¿porqué lo haces?

    - Ya lo he dicho... Redistribuir la riqueza. Hacer justicia...

    - Mientes.....

    - Bueno.. en el proceso hay sacrificios. Como en todas las revoluciones.

    - Bingo... Quieres una revolución.

    - Una como ninguna que hayas visto chiquilla.

    El loquito que estaba sentado en un escritorio dejó de parlotear y dijo una frase:

    - "Dot Hacker" gira y gira sin parar... en las sombras ocultas de una sala de estar donde unos tipos le dan drogas hasta que se deja desmayar....

    El Kaiser volteó a verlo y después a la chica.

    - ¿Tú eres el famoso o famosa Dot Hacker?

    La chica de la pantalla hizo una mueca con la boca y después afirmó

    - Siiiiiiiii..... y creo que tú y yo vamos a jugar... Lástima que el Dios Silente no te pueda decir como acabó nuestra último juego de las escondidas.

    Y se apagó la pantalla.


    XIII

    El Bitter se acercó a nosotros.

    - Es hora camaradas... Pueden salir..

    Mis compañeros ni siquiera lo pensaron dos veces.

    Se echaron a correr a las puertas y las abrieron de puerta en puerta....

    Salieron los tres uno tras otro.

    La gente que estaba en la explanada gritaba como poseída.

    - "Ahí vienen... son ellos...!!! Déjenlos ir... déjenlos ir..."

    Alcancé a agarrar al Buk para que no saliera. Forcejeamos. Nos liamos a golpes para evitar que saliera.

    Se escuchó el sonido de un helicóptero. Era lo que pensé que iba a pasar.


    Una ráfaga de balazos inundó la media plaza mientras las barricadas contenían a la muchedumbre.

    Mis compañeros habían sido asesinados.

    El Buk se quedó con la boca abierta mientras veía como nuestro primos eran masacrados.

    Fue horrible.

    La muchedumbre gritó descontenta.. "La policía es corrupta... los ha matado... los ha matado... vendidos al sistema.. fueraa"



    XVI

    El Kaiser pidió que se encendieran las cámaras e inicio otro discurso.

    --Listo ¿ya?

    Ciudadanos

    Acaban de matar a mis compañeros inocentes. Ellos solo querían ir a avisar a la gente que iniciaríamos con el reparto del dinero. ¿y qué hizo la policía?

    ¡Los mató!

    Está comprados por el sistema, no cabe duda. Son mártires de nuestro movimiento y así los recordaremos.

    ¿Qué podemos hacer?

    Desobedezcamos sus leyes compradas.

    Reconstruyamos este país con este dinero que ahora les entregamos.



    Y en el acto comenzó a caer dinero del cielo. A montones.. cantidades y cantidades.

    La gente enloqueció. Corrió a recogerlo. Pero había algo diferente en ellos. Parecían como esos niños que les dan dulces.

    Estábamos en el hoyo.

    La bomba si no mal recordaba iba a estallar a las 12:10
     
    #4
    A Aldonza Lorenzo le gusta esto.
  5. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    571
    Me gusta recibidos:
    531
    XV

    Alguien vino desde el sótano del banco gritando.

    - ¡Kaiser.... Kaiseeeer!

    - ¿Qué pasa Graco?

    - No se ´puede... no puedo propagar el programa en el servidor. Algo no jala de esta mugre consola...

    - Lo ensayaste miles de veces. ¿cómo que no funciona? Solo nos quedan diez minutos...

    - Mejor para la bomba o retrásala. Esto no se va a poder hasta que encuentre la falla.

    El Kaiser fue hasta donde estaba el loquito y tomó con una mano el botón y con la otra apreto fuerte una palanca de su cinturón. El conteo cambió.

    Estábamos bien.. por ahora...

    - Ahora Graco vamos allá abajo.

    Bajaron corriendo. Algo me decía que esa chava tenía que ver en esto.


    XVI

    Cuando regresaron estaban frustrados, como si hubieran corrido mucho.

    Entonces se prendió la pantalla de los clientes nuevamente.

    - ¡Hola Kaisercito¡

    - ¿Qué le hiciste a los servidores del banco?

    - Descubrí tu plan gracias al talento de mi ingeniero de cabecera.

    - ¿Pero cómo?

    - Ingresaste a la consola en busca de los servicios de transmisión a otros bancos. Tú.... no quieres robar un banco ni una revolución.... Quieres apagar todas las transmisiones y fundir los servidores del banco central. Con la potencia de los servidores era suficiente, ¿no es así? Y borrarías las huellas y el acceso para arreglar el problema detonando la bomba. El caos en la plaza ... era el sacrificio en pos de tu revolución fingida.


    No entendí ni jota de lo que estaba diciendo la chica pero eso hizo enojar al Kaiser.

    - ¡Estúpida!.... Pero voy a encontrarte y cuando lo haga voy a hacer que te ahogues en tu propia sangre.

    - Lamento decir Kaisercito que... eso es imposible.

    - ¿Te crees intocable niña?

    - ¿Inalcanzable sería la respuesta que buscas?

    Muy molesto tomó a una de las cajeras y le apuntó con una pistola en la cara.

    - Quiero que desbloquees los puertos y las barreras ahora mismo o ...

    - ¿O vas a matar a Ivonne....?

    Esa Dot era muy mala negociadora. Estaba a punto de matar a una rehén por nada.

    - No solo a ella... a todos aquí dentro...

    - ¿Qué crees Kaisercito? Acaba de llegar la persona que estaba esperando.

    Y se escuchó una detonación. Quien sabe de donde. Uno de los trajeados cayó sin vida.

    - No te escondas maldita Dot... Da la cara - Gritó el Kaiser mientras sus compañeros estaban asustados apuntando con las metralletas en busca de quien había disparado.

    - Oh querido Kaiser. El problema es que no estoy ahí. La persona que te está apuntando es alguien que .... Está dispuesto a salvar a todos. Pero para eso primero tenemos que convencerte de que estás vencido.

    El jefe comenzó a hacer gestos y al final una rabieta...

    - Esta bien.. está bien... nos rendimos... se acabó... vencido por una niñita y sus trucos de computadoras.

    Pero...

    Nadie vió al loquito bajar del escritorio

    Y correr. Hacia los sótanos gritando..

    - La bomba... la bombaaaaaa... se debe de activar... nadie la detendrá.... Es el latido del mundo que Dot Hacker secuestró.

    por un momento se detuvo y sus ojos se volvieron normales. por primera vez no estaba gritando como desaforado. Simplemente dijo.

    - Dot... te busqué por mucho tiempo. Al fin te encuentro. A pesar de que han sido diez años sigues jóven. ¿Cómo puede ser? Incluso con los mejores hackers nunca te pudimos encontrar. Hasta en este intento ganaste. Pero antes... voy a sacrificar a toda esta gente con esta bomba.

    Y se hecho a correr nuevamente.
     
    #5
    Última modificación: 2 de Agosto de 2019
    A Aldonza Lorenzo le gusta esto.
  6. Aldonza Lorenzo

    Aldonza Lorenzo Poeta adicto al portal

    Se incorporó:
    12 de Julio de 2018
    Mensajes:
    1.604
    Me gusta recibidos:
    1.453
    Género:
    Mujer
    Psssssss......
    Silencio.
    Dragón escribiendo.
     
    #6
    A silveriddragon le gusta esto.
  7. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    571
    Me gusta recibidos:
    531
    XVII


    Todo se está complicando.

    Esta mañana esperaba ser millonario para esta hora y esconderme en el pueblo de unos de mis abuelos. Unos rancheros que cultivan mota y amapola en los campos de un lugar lejano de esta ciudad.

    Ahí nadie entra, nadie sale si no es con la aprobación de mis viejos.

    Lo peor ... es que comenzaron a escucharse balazos afuera de las puertas del banco. Muchas personas atropellándose iban entrando poco a poco.

    Gritaban consignas como "Muera el mal gobierno!!! Estamos hartos de ser esclavos de los Estados Unidos!!! Queremos una revolución!!!"

    No eran borregos como los estudiantes a los que reprimía a veces. Eran... eran personas bien locas.

    Estaban saltando alrededor de los trajeados. El Kaiser comenzó a alentarlos.

    En la pantalla de la recepción Dot hizo también una sonrisa y puso su rostro de lado. De forma extraña me dio la impresión de que estaba pestañeando para llamar la atención del Kaiser

    - Me gussssstaaaaa!!!! Me gusta esto!!! Vamos a seguir jugando Kaisercito.

    Y se apagó la pantalla.



    XVIII

    Estaba muy preocupado. La gente seguía llegando y nadie hacia nada por ir tras el loquito.

    Unos brincaban y otros levantaban en vilo a los trajeados como festejando.

    El Buk trataba de gritar explicando que había una bomba en el sótano y que ellos eran los que la iban a hacer explotar. Nadie nos quiso hacer caso.

    Ya estaba pensando en salir corriendo cuando me senté en el suelo y se me acercó un tipo. Tenía lentes y usaba una camisa de color azul y pantalón de mezclilla. Llevaba un libro en la mano y me preguntó:

    - ¿Cuánto pesas?

    Asombrado me levanté a verlo..

    - Con un carajo!!! Hasta que llegas! El loquito está abajo con la bomba y...

    - Espera... espera... explícame con más calma. Todos los detalles que puedas darme. - Dijo esto mientras se levantaba el pantalón y me mostraba la marca con plumón igual a la que me hice en la cara,

    - Un loquito con una bomba. No sé cuanto tiempo queda. ¿qué vas a hacer?

    De pronto me di cuenta de algo. Era un cerebrito... Ya valió. ¿Este tipo con pinta de solo estudiar nos va a salvar el pellejo?

    - Déjame pensar un minuto.... un minuto.... un minuto... Lo tengo!! Lo tengo!!

    - ¿Vas a desalojar a todos de aquí?

    - No, vamos a hacer estallar la bomba. Pero... necesito ayuda. ¿cómo dicen en el barrio? .... ¿le atoras o no le atoras?


    XIX

    Bajamos corriendo hasta el sótano. Hace mucho frío acá abajo.

    El cerebrito dijo llamarse Argento. Me dijo lo que pensaba hacer y la verdad está muy arriesgado. Pero es lo que podemos hacer.

    Buscamos al loquito por todos lados. Hasta que lo encontré encima de un escritorio en una habitación semioscura llena de pantallas.

    Le grité a Argento. Mientras llegaba comencé a hablar con el loquito. Era parte del plan. Aunque no tenía idea de que hablar con un orate. Recordé las palabras de la francesita.

    - Sin sentimientos es el origen de la codicia y la venganza....

    - Hmmm.... ¿qué tenemos aquí? Un ser pensante. ¿te gustaría hablar sobre filosofía?

    Sus ojos de loco no cambiaban. Traté de seguirle la corriente.

    - Nel carnal... de eso no sé ni jota. Solo digo... digo... cuando no tienes sentimientos.... pues es fácil ¿no?... solo piensas en dinero como esos zoquetes que están en la plaza recogiendo billetes. Y tú aquí los haces pomada en un segundo.

    - Ahhh.... ¿y si tú no supieras que hay una bomba? ¿estarías allá arriba?

    Traté de no pensar. Tenía que distraerlo parlando.

    - Sincho carnal. La neta si. Estaría con una bolsa recogiendo todos esos billetes. Íbamos a robar este banco.

    - Honestidad. La claridad de la honestidad a las puertas de la muerte. No nos queda más que ser sinceros cuando nos enfrentamos a ella

    - ¿Cómo que frente a la muerte?

    - Siiii... cuando te enfrentas a la muerte no hay nada... no hay nadie... no hay límites... Sólo uno mismo... No hay reglas, no hay condicionamientos de tu familia, no hay títulos que valgan. Lo que haces frente a la muerte refleja lo que de verdad tú quieres.

    Sentí que me jalaban los cabellos. Este loquito me puso a pensar. Cuando maté a mi primo no pensé en el barrio, ni en mi familia. Era yo... solo yo. ¿maté a mi primo porque en el fondo no quería vivir como él, no vivir en el barrio?

    - Ya veo... Tú has enfrentado a la muerte de otros, pero solo te has enfrentado a tu propia muerte una vez. Una muerte que no aceptaste. La dejaste escapar.

    Voltée a ver el contador en su cinturón. Quedaban 5 minutos!!!

    - Si... Yo maté a un primo cuando era morro.

    - Ohhh.. lo mataste aunque tenías la opción de no hacerlo. ¿cierto?

    - Tenía una pistola y mucho... mucho coraje...

    - Porque rompió lo que en el fondo llaman moralidad. Algo que no estás dispuesto a romper por encima de nadie aunque no te vean.

    Ya me estaba exasperando cuando al fin Argento salió detrás del loquito tomando fuertemente su mano.

    Corrí con todas mis fuerzas para cargar al zafadito mientras Argento seguía sosteniendo su mano.

    Teníamos que correr... como desaforados. Teníamos solo 5 minutos...


    XX

    Las puertas se iban abriendo una tras otra después de un zumbido. Argento me explicó que no debiamos preocuparnos por eso, alguien de afuera nos iba a estar ayudando.

    - No manches carnal... pesa mucho el zafadito. Me estoy cansando....

    - Aguanta Trinquete... aguanta.. ya casi llegamos, .... dos puertas más

    - El piso estaba un poco liso. Yo tengo ... pues buenos músculos. Toda la vida en la calle haciendo piruetas me ayudó estar fuertote. Pero correr con este loquito y quien sabe que tanto que trae encima.

    El zafadito no dejaba de decir cosas locas.

    - En esta vida no hay salida... Una puerta se abre y tienes que correr hasta que puedas abrir otra. Muchachito eres muy malo... mira que matar a tu propio primo por nada ... jajajaja...

    Llegamos finalmente

    La puerta de la bóveda estaba abierta de par en par.


    - Hay que entrar con él... No hay tiempo... - gritó Argento.

    Así lo hicimos.

    Ya dentro, el cerebrito comenzó a jalar la palanca que movió el Kaiser.

    - Está atorada...

    No podía creerlo......!!! MALDITA SEA...

    Y ocurrió nuevamente.

    Sentí como una sensación extraña me recorrió la espalda. Era la misma ---- la que sentí ese día.

    Le golpee la mano a Argento y en un movimiento rápido de manos no dejé que se soltara el botón. Lo estaba presionando yo ahora. Le di un cabezazo al loquito. Ahora estaba desmayado.

    Con una patada empujé a Argento hacia la puerta. Como nos llegaba a media cintura. él se dobló cayendo de cabeza fuera de la bóveda.

    La puerta ya se estaba cerrando..

    Sabía que iba a pasar...

    Simplemente había tomado una decisión.



    XXI

    Puedo oir la voz de Argento desde afuera queriendo darme instrucciones..

    - "Jala la palanca y oprime el botón dos veces."

    Lo intenté dos,,,,, tres ocasiones. No funciona... No funciona. No funciona carajo!!!!!

    Quedan 50 segundos.

    Son los 50 segundos más cortos de mi vida. Pero en ellos veo cada instante de ella en cámara rápida.

    Ahí estoy! Jugando con mis primos a policías y ladrones.

    También de más grande armando una torre con la chatarra de un deshuesadero.

    Y mi última lección de parkour....

    Ya no tengo miedo.... Sé que si no lo hago de todas formas va a ocurrir..

    Así que lo acepto.

    Me aseguro de que la puerta esté cerrada. Corro lo más que puedo alejándome de la puerta. Detrás de una pila de billetes y barras de oro.

    Cierro los ojos y comienzo a recitar en voz alta.

    - La vida... la vida... ¿qué es la vida?
    en tratar de comprenderla se nos va la propia vida
    Tan simple y tan fuerte, tan llana mente suerte
    Lo que acontece, preparación de la muerte..... *


    Siento como un calor muy fuerte en el pecho me llena. Es como cuando te metes a una piscina.....

    Estoy flotando....

    Sonrío.... soy ligero... ya nada me ata... nada me preocupa....

    El loquito tenía razón...

    No hay barrio..... no hay tíos, no hay primos.... no hay quien te diga que hay que hacer... Soy libre....

    Finalmente soy libre y puedo decidir a donde ir...


    Es el fin... y estoy en paz....












    * De la canción La vida de El Gran Silencio





     
    #7
    Última modificación: 8 de Agosto de 2019
    A Aldonza Lorenzo le gusta esto.
  8. silveriddragon

    silveriddragon Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    26 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    571
    Me gusta recibidos:
    531

    XD

    :)

    Una amiga escuchando atentamente.. :-D

    No hay nada como una buena compañía. :)
     
    #8
    A Aldonza Lorenzo le gusta esto.
  9. Aldonza Lorenzo

    Aldonza Lorenzo Poeta adicto al portal

    Se incorporó:
    12 de Julio de 2018
    Mensajes:
    1.604
    Me gusta recibidos:
    1.453
    Género:
    Mujer
    :):)
    Me encanta beber de tus letras cuando todos duermen.
    Gracias por ser amigo Dragón de letras.
    Gracias.
     
    #9
    A silveriddragon le gusta esto.

Comparte esta página