1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

tres poemas de Yolanda Castaño

Tema en 'Poetas famosos, recomendaciones de poemarios' comenzado por elena morado, 5 de Noviembre de 2018. Respuestas: 1 | Visitas: 1159

  1. elena morado

    elena morado Poeta que considera el portal su segunda casa

    Se incorporó:
    22 de Septiembre de 2012
    Mensajes:
    4.965
    Me gusta recibidos:
    3.746
    Gracias Luis por habérmela presentado,
    no la conocía. Nació en Santiago en el 77. A ver si me la encuentro un día de éstos.
    He optado por traer sólo la versión en castellano. También figura la versión en gallego.



    HISTORIA DE LA TRANSFORMACIÓN



    Fue primero un trastorno
    una lesiva abstinencia de niña éramos pobres y no tenía ni aquello
    raquítica de mí depauperada antes de yo amargor carente una
    parábola de complejos un síndrome un fantasma
    (Aciago a partes iguales echarlo en falta o lamentarlo)

    Arrecife de sombra que rompe mis collares.


    Fue primero una branquia evasiva que
    no me quiso hacer feliz tocándome con su soplo
    soy la cara más común del patio del colegio
    el rostro insustancial que nada en nada siembra
    lo tienes o no lo tienes renuncia acostúmbrate traga eso
    cuervos toldando nubes una condena de frío eterno
    una paciente galerna una privada privación
    (niña de colegio de monjas que fui salen todas
    anoréxicas o lesbianas la
    letra entra con sangre en los codos en las cabezas en las
    conciencias o en los coños).

    Cerré los ojos y empecé a desear con todas mis fuerzas
    lograr de una vez por todas convertirme en la que era.

    Pero la belleza corrompe. La belleza corrompe.
    Arrecife de sombra que gasta mis collares.

    Vence la madrugada y la garganta contiene un presagio.


    ¡Pobre bobita!, te obsesionaste con cubrir con cruces en vez de
    con su contenido.

    Fue un lento y vertiginoso brotar de flores en inverno

    Los ríos saltaban hacia atrás y se resolvían en cataratas rosas
    lamparillas y caracoles me nacieron en los cabellos

    La sonrisa de mis pechos dio combustible a los aeroplanos

    La belleza corrompe

    La belleza corrompe

    La tersura de mi vientre escoltaba a la primavera
    se desbordaron las caracolas en mis manos tan menudas
    mi más alto halago pellizcó mi ventrículo
    y ya no supe qué hacer con tanta luz en tanta sombra.

    Me dijeron: “tu propia arma será tu propio castigo”
    me escupieron en la cara todas mis propias virtudes en este
    club no admitimos a chicas con los labios pintados de rojo
    un maremoto sucio una usura de perversión que
    no puede tener que ver con mi máscara de pestañas los
    ratones subieron a mi cuarto ensuciaron los cajones de ropa blanca
    litros de ferralla alquitrán acecho a escondidas litros
    de control litros de difamadores kilos de suspicacias levantadas
    sólo con la tensión del arco de mis cejas deberían maniatarte
    adjudicarte una estampa gris y borrarte los trazos con ácido.
    ¿renunciar a ser yo para ser una escritora?
    demonizaron lo gentil y lo esbelto de mi cuello y el
    modo en que nace el cabello en la parte baja de mi nuca en este
    club no admiten a chicas que anden tan bien arregladas

    Desconfiamos del verano.

    La belleza corrompe.

    Mira bien si te compensa todo esto.


    (RE)SER(VADO)


    B


    Cuando dejo de ser flor,
    molesto.

    Pero lo duro era ser, lo
    infatigablemente aciago.

    Que yo contrajese alguna seria dolencia
    favorecería enormemente a mi obra literaria.

    Como no encuentre trabajo, me marcho a Las Vegas.

    En los Estados Unidos soy más guapa que en ningún sitio.

    Pero he sido antipática y pretenciosa,
    he sonreído por mi propio interés,
    la ajetreada capitalista sexy;
    compensé por mis días de impotencia.

    Ser
    es lo difícil.

    Cuando hablé sólo contemplaron mis labios.

    ¿Si me tomo un descanso eso
    me hará irresponsable?

    ¿si soy vulnerable
    seré pisoteada?


    ¿si me fuesen peor las cosas
    me querríais acaso más?

    Una profusa navaja es el proyecto de la identidad,
    un ruiseñor mecánico la tarde.

    Tanto souvenir acabará con Notre Dame

    ¿Dónde estabas cuando te necesité?



    PROMESA


    Trabajo todo el día.
    Gusanos vienen a veces a habitarme los tendones.

    Con una mano
    reconozco la multiplicidad de la contienda,
    con la otra
    peino el universo.

    Porque nada bueno se presupone bajo mi cuerpo,
    debo apilar turnos dobles para que sepan y

    además crean.

    Todos los vicios vienen de la mano de esta virtud.

    Se duplican las pupilas en este cuarto sin ventanas.

    Carros cargas cuchillos corredores.

    En horas extra ganchillo
    filigranas de sombra sin descanso.

    Tengo que labrar la talla de
    detrás de cada paso un
    argumento.

    (Para cuando una boca se abre
    debo cocinar un sofisticado plato que le tape los reproches).

    Todos los bichos de la infamia se lanzan contra mí.

    La estrechez de mi cintura malvende mi descrédito.

    Promesa de poder ser yo
    cuando mis pechos sucumban.

    Promesa de que mi cuerpo
    pertenece a las alimañas.

    Que todos los esfuerzos
    de apenas nada valieron
    y que sólo queda, al final, el gesto
    de mi supuesta belleza

    amenazante.

     
    #1
    Última modificación: 5 de Noviembre de 2018
    A LIBRA8 le gusta esto.
  2. LIBRA8

    LIBRA8 Invitado

    Creo que esta poeta no era en la que más me había fijado, pero también me gusta, especialmente el primer poema (y más si utilizara alguna que otra coma :)). Un besito, atontá.
     
    #2

Comparte esta página