1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

tristes los amantes

Tema en 'Poemas Melancólicos (Tristes)' comenzado por licprof, 17 de Noviembre de 2020. Respuestas: 0 | Visitas: 36

  1. licprof

    licprof Poeta asiduo al portal

    Se incorporó:
    31 de Marzo de 2020
    Mensajes:
    408
    Me gusta recibidos:
    378
    Género:
    Hombre
    se despiden para siempre sabiendo que es la ùltima vez que se veràn
    ya es demasiado tarde para làgrimas
    se abrazan y se miran por ùltima vez a los ojos
    el ùltimo beso:
    nunca màs volveremos a vernos
    nunca màs volverè a verte
    es el fin
    es el fin infinito

    los libros pueden adquirirse en una librerìa de viejo
    repleta de libros usados al punto tal que uno no puede desplazarse por allì
    se mueve esquivando columnas de libros que llegan hasta el techo mismo
    allì donde el sumariado experto en tareas pasivas y en ciertas leyes o resoluciones
    escucha mùsica clàsica y no tanto
    como si el teclado de la computadora y el del piano fueran una sola y ùnica persona
    algo fluido y antifascista

    como iba diciendo un poco màs arriba
    es decir unos renglones màs arriba: los aman
    tes se amaban pero ahora se despiden para nunca màs volverse a ver:
    es el fin, es el final de un romance imposible
    con el cual se han fabricado durante siglos acaso milenios dècadas por lo menos
    lustros al menos
    miles de sardinas enlatadas brillosas brillantes en la noche
    islas desiertas
    narconovelas
    y burgueses melodramas
    que suelen finalizar con la desgraciada muerte de la heroìna romàntica en cuestiòn
    llàmese la dama de las camelias o cosas por el estilo
    que suelen devenir òperas o largometrajes jolibudenses
    por lo general en blanco y negro

    pero antes de despedirse acaso para siempre los
    amantes se besan se acarician se tocan con làgrimas en los ojos
    de esas làgrimas saladas que saben rodar por las mejillas de los enamorados
    esas gotas radiantes y rodantes como casas
    que saben habitar en toda clase de espectàculos sociales
    y brillan en las màs antiguas de las fotografìas
    que forman grandes columnas en las hermosas librerìas de libros antiguos y usados
    sobre la avenida corrientes se acumula el polvo las revistas y dichos libros o màs
    bien libracos volùmenes de papel de seda bìblico
    todo lo cual de solo recordarlo me pone los pelos de punta
    la piel de gallina
    y un nudo en la garganta
    como si mi corazòn fuera a explotar de solo tristeza
    bajo el recuerdo de las consabidas librerìas de viejo que mento o menciono
    en las que me paseaba de joven y adolescente los sàbados por las noches
    y amaba esos largos pasillos
    tomados de la mano y besàndonos cada tanto con la dama en cuestiòn
    mencionada ut supra

    las làgrimas quieren saltar de mis ojos
    y las sorberè de otra parte los màs extraños trabajos para poder solventar dichos romances
    nocturnos

    pero es lo cierto que los amantes se despiden sin saberlo acaso para siempre
    como los padres que van a morir asesinados
    como los hijos que van a morir en mano de sus padres
    en los màs terribles filicidios y parricidios de raìz psicoanalìtica postfreudiana

    los amantes se miran por ùltima vez tal vez
    se abrazan con la intensidad del ùltimo cigarrillo
    hablan como si estuvieran condenados a muerte pròxima
    y acaso lo estàn quien sabe

    se besan por la ùltima vez
    recordando el primer beso
    el primer abrazo
    cuando bailaban el màs sabroso de los tangos
    la milonga màs rica
    el vals màs criollo y seductor

    mientras bailaban estrechamente abrazados
    miràndose a los ojos como en las pelìculas de amor
    o en las telenovelas argenteas los sàbados por la tarde
    mientras la abuela cocinaba para toda la flìa

    mientras la pobre abuela cocinaba sus guisos para toda la parentela
    la abuela pobre que pràcticamente orbitaba como sirvienta al borde de la muerte
    sollozando porque ese dìa habìa muerto
    el querido juan peròn
    amado siempre por los humildes:

    este recuerdo hace que de pronto se me piante un lagrimòn
    como en el tango
    el tango que no deja de ser seguramente un mero melodrama abolerado
    que lo bailamos hasta el punto de saturaciòn
    que suele acosar a todo artista o bailarìn que se precie de tal
    que se digne de serlo

    yo suelo recordar que en las tardes y noches de invierno
    nos sacàbamos el frìo punzante bailando unos buenos tangos
    y tomando unos buenos tragos
    que amenizaban la velada y la vida

    los amantes se despiden finalmente por la ùltima vez
    con la esperanza del reencuentro
    pero saben que los separan silencios distantes
    que no han sabido jamàs morigerar
    mitigar debidamente
    barthes mediante

    yo recuerdo exactamente la boca de mi amada
    mi novia de la juventud
    cuyo solo nombre hace estremecerme por las noches
    poco antes de dormirme
    recordando los buenos viejos tiempos
    que jamàs volveràn

    por otra parte, la he visto en las fotografìas digitales
    que suelen abundar por estos dìas:
    ùltimamente he logrado ver
    una anciana entrada en años
    achacada por el tiempo
    baqueteada a màs no poder
    como solìamos decir
    en medio del bailongo oscuro y triste

    allà en el barrio de flores
    parados en la barra
    platicando de bueyes perdidos
    y absorbiendo determinadas bebidas antiguas
    un faso en la mano
    entre los dedos ya amarillos
    mientras miràbamos a los amantes bailar
    una danza infinita y triste:

    ellos suelen admirarse a los ojos mientras bailan
    tomados de la mano o abrazados
    los temas màs lentos y bailables
    vestidos de elegante sport
    de punta en blanco
    mejilla a mejilla
    sonrientes
    y jòvenes por siempre en el film
    o en las ajadas fotografìas
    puig mediante

    esto no es todo: ademàs ...



     
    #1
    Última modificación: 17 de Noviembre de 2020

Comparte esta página