1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Viendo entradas en la categoría: Andalucía

  • lesmo
    A José Galeote Matas,
    ilustre iznajeño.

    Iznájar

    Se extiende un pueblo blanco en la ladera
    entre el atardecer y la amarilla
    luciérnaga que apenas ahora brilla
    mostrando la campiña olivarera.

    Arriba, solitaria, la señera
    iglesia, y el castillo de la villa,
    y al fondo, en un gran lago, una barquilla
    de ensueño a mis pesares aligera.

    Allí, con una hermosa partitura,
    que sale de unas cuerdas –y lo tenso–,
    parece que me atrae, por magnética

    y envuelta en esas notas, la blancura;
    entonces aparece el campo inmenso
    tras el portal de Iznájar a la Bética.

    Nota: La partitura a la que hace mención el poema se trata la de la obra "Iznájar (Fantasía Andaluza)" cuyo autor y compositor es José Galeote Nadal, hijo de nuestro compañero y poeta José Galeote Matas y Lola Nadal, también poeta ella. Está interpretada por el gran guitarrista Jacob Cordober. Queda aquí para quienes gusten de disfrutarla.
    A Halcon 0, pepesori, manuelo y 3 otros les gusta esto.
  • lesmo


    En los recuerdos de un rey

    Tras la egregia figura del Veleta
    casi con la humildad de una colina,
    a su izquierda tan solo se adivina,
    enhiesto, el mascarón de una goleta.

    Y le clava en los cielos su saeta
    aquel grande de España que ilumina
    como un faro a la Vega Granadina
    cuando el sol en su nieve se le aquieta.

    Pujen alto, adalid de la alturas,
    no se escondan y muéstrense de quien
    son los altos torrentes de aguas puras.

    Fue quedarse, marchándose también
    cada risco en su llanto de amarguras
    para el rey desterrado, el Mulhacén.
    A Halcon 0, pepesori, BEN. y 1 persona más les gusta esto.
  • lesmo


    Entre Doñana y Sanlúcar


    El Betis se ha embadurnado,
    entre Doñana y Sanlúcar,
    y salobre ya es Atlántico
    porque lo abraza y lo acuna.

    ¡Ay niño, cuánto has penado,
    desde Cazorla en la altura,
    por las campiñas pasando
    de olivares y aceitunas!

    ¡Y qué mal augur te trajo
    la que es romana y moruna
    por no dejarte en tus brazos
    su callada arquitectura!

    Y, ¿qué no habrás tú pasado?
    ¡Cuánta penita la tuya
    si el Puente de Triana bajo
    te ocultó rayos de Luna!

    Andaluz por sangre y rango.
    ya sumida en la amargura,
    Andalucía son llantos
    porque el Betis ha pasado
    y ya no volverá nunca.
    A Oncina le gusta esto.
  • lesmo
    Hay en Granada
    una cuesta empinada que va a la Alhambra,
    jardines frescos
    y vericuetos
    donde dan los sedientos besos al agua.

    Cádiz de plata
    y su hermosa bahía que al mar amansa…
    ¡Tienen sus calles
    en carnavales
    de las gracias del mundo todas las gracias!...

    Córdoba mora,
    cuando mayo florece se adorna toda,
    plazas y patios
    son sus palacios,
    y a la gente andaluza tiene orgullosa.

    Málaga alegre,
    es la cosmopolita, clarea siempre…
    Andar despacio
    la Calle Larios,
    y el que quiera el sol mismo, allí lo tiene.

    Luz y Almería,
    al amor del desierto crece la vida…
    ¡Toda dorada!,
    y la Alcazaba
    si las estrellas duermen ella vigila.

    A las Américas
    siempre mira una madre desde la arena,
    su corazón
    se lo mandó…;
    cantes de tierra roja suenan en Huelva.

    Andalucía
    y el campo punteado de verde oliva
    brilla en Jaén.
    ¡Oro de ley!
    …y en Úbeda y Baeza tiene a Castilla.

    De filigrana
    se ha vestido La Torre de la Giralda…
    Hay por el aire
    mil azahares…
    ¿Quieren saber su nombre?... ¡Léanme el alma!
    A pepesori le gusta esto.
  • lesmo
    I

    Anoche de madrugada
    vi a mi Señor en la Cruz,
    se me nubló la mirada,
    (…como a cualquier andaluz).

    Después la más venerada
    iba en un trono de luz,
    y de estrellas coronada
    me retiraba el capuz.

    II

    Allí en la calle, pasando,
    con lagrimas en los ojos,
    todo el mundo
    se compadeció mirando
    tu dolor, entre sonrojos,
    tan profundo.

    Con el Amor de Buen Padre
    desde el horror del Calvario
    que sufriste,
    a tu Santísima Madre,
    –aquel tu primer sagrario–,
    nos la diste.

    Al albor del Viernes Santo
    con mil penas, y despierto,
    de pensar tu cuerpo muerto
    tu pueblo se anega en llanto.
    A Bernardo de Valbuena y Eratalia les gusta esto.
  • lesmo
    "Míralo por donde viene
    el Mejor de los nacidos"

    [...]

    La saeta
    Manuel Machado


    El Silencio

    Por la Carrera del Darro
    baja el Cristo del Silencio
    sobre un rojizo calvario
    y el sudor de costaleros.

    Solo un tambor apagado
    acompaña a este cortejo,
    vienen ceñidos de esparto
    y de tristezas sin cuento.

    Son los capirotes altos
    inevitables recuerdos
    del espinoso taladro
    que ensangrentó su cabello.

    Revuela por los tejados
    la sombra del Nazareno
    que al albor del Viernes Santo
    enseña su cuerpo muerto.

    Una voz como un desgarro
    sobre un balcón entreabierto:
    saeta del pueblo llano,
    cantar de lágrimas lleno.

    De nuevo levanta el paso
    el capataz a los vientos,
    parece que va flotando
    entre el olor del incienso.

    La procesión va llegando
    al Albaycín en desvelo,
    es Cristo crucificado
    que ha regresado a su templo.

    Granada va despertando
    este Viernes Santo nuevo
    al suspiro perfumado
    de la Madre de los Cielos.


    Salvador González Moles
  • lesmo
    A mi hermano blanquiverde
    Carnavalero,
    que sabe de casi siempre
    cuánto lo quiero.
    ¿Tu Cádiz?..., ¡mi Cádiz!

    Con una taza de plata
    la han llagado a comparar...,
    pero también con La Habana
    con más salero... ¡no es na!
    Manuel Machado la llama
    la salada claridad...,
    si el Paraíso proclamas
    que está en tu tierra, ¡estará!
    De Cádiz vine a Granada,
    ... ¿y el alma?,
    ¡se me quedó la mitad!

    Salvador González Moles