1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Viendo entradas en la categoría: Doble rima

  • Callejero60
    .
    Hoy, que ya el asco me invade
    de ese decir que aquí digo
    -quizás porque vaya tarde,
    tal vez por el sinsentido,
    o puede que no me agrade
    ser de hogueras, objetivo-
    dejo al que quiera escucharme,
    por escrito, mi recibo:

    Si por decir las verdades
    he de crearme enemigos,
    poco me importa enfrentarme
    al cursi con sus caprichos;
    ¡al que se cree importante!
    porque alguien se lo dijo.
    Poco puede amedrentarme
    el culto insulto del pijo,
    pues sé que son maquillajes
    acicalando un hocico,
    del que su dueño no sabe
    que lo feo es su destino.

    No me acobarda el alarde
    del que vive de remilgos,
    con su séquito innombrable
    que se ampara en acertijos,
    ni me duele al acostarme,
    “pongo al cielo por testigo”
    afrontar al contrincante
    me duele, el silencio amigo…

    Confío aún en el arte
    de artesanos o mendigos
    del que se hace en la calle
    siendo un portal su cobijo;
    en los que, de lluvia saben
    sin ocultarse del frío
    los que, de cartones hacen
    hogares, en cualquier sitio.

    Hoy, viendo lo que me atañe
    sin árbitro en el partido
    que los penaltis señale
    cuando la falta es del divo,
    lo que queda es apartarse
    por amañado el conflicto.

    No me arrepiento por nadie;
    por vivir lo que he vivido,
    mas, no quiero el mismo aire
    acomplejado y cansino,
    que respiran los talantes
    dueños del malabarismo.

    Si la vida es un instante,
    y cada instante es distinto,
    no es razón el condenarse
    a seguir por un camino
    que te hace preguntarte
    -meditando como un mimo-
    qué será lo que te aguarde
    tras un recodo escondido.
    No es de valiente o cobarde
    rechazar al enemigo
    es simplemente apartarse
    del idiota y desvaríos,
    “quien del conflicto se evade
    se evade del resentido”;
    que la vida mucho vale,
    para dársela a enemigos.

    Me quedo en el mundo aparte
    de este rincón sólo mío,
    ¡Que hay polución en las calles!,
    ¡y con tóxicos me asfixio!
    Esperaré a que cambien
    los vientos, que no mi sino,
    y que se lleve el levante
    los restos de egocentrismo,
    que pululan andurriales
    creyéndose peregrinos.
    ~
    Para el que quiso escucharme
    dejé escrito este recibo,
    el decir lo que aquí digo
    es el asco que me invade.

    ~~