1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Viendo entradas en la categoría: Humor-.

  • BEN.
    En los penachos indiscretos

    su suave utilidad de cierta manera

    contestando con ondulaciones

    abdomen surgen de las nadas convictas

    alas hermosamente desplegadas, como victoria.

    Hoy, derrumban a la sombra

    los héroes apoyados sobre la maleza de ayer.

    Dormitan su habitual destreza para salir airosos

    de su común pedestal caído.

    En las aceras dormidas, o en los barítonos

    con cara de pez aguado, distan la persistencia

    de su cotidiana mediocridad.

    No. En las últimas consecuencias,

    con las estaciones abandonadas,

    terminaciones de palabras, culminan

    la muerte con su pasamanos de destellos.

    ©
    A Guadalupe Cisneros-Villa le gusta esto.
  • BEN.
    No me pongo objetos ni objetivos,

    ni cometo adulterio con los dioses

    del Parnaso, ni fabrico armamento

    pesado para las divinidades del Olimpo.

    Por eso, es preciso que aclare que nunca

    entiendo lo que digo, y menos, digo lo que

    entiendo. Así, con asas por orejas, y con

    tubos metidos hasta en los ganglios,

    les dirijo mi último poema. No es un grito,

    como habitúo, ni tampoco, un serio problema

    para los amantes del conflicto. No soy

    tan gilipollas como para ofender al cielo

    con mis aullidos, ni tan humilde para

    darme por muerto o por desaparecido.

    El caso es que me voy con viento fresco

    a otra parte, quizás

    a la única que debiera. Chao amigos!



    ©
  • BEN.
    Te asomaste cual luna borracha

    a la ventana de mis furias y de mis amores,

    derribando para siempre, lo que, entre

    mis manos, hasta aquel instante tenía.

    Dijiste que ibas de paso, y que no me

    preocupara, de eso han pasado tres años,

    y yo sigo acogotado, triste y melancólico.

    De las bromas pasamos a los hechos,

    sin obtener más que un poco de sexo

    insatisfecho, y un tanto por ciento de

    obscenidad barata.

    Mis manos siguen ocupadas, a trechos,

    de lo que, entre manos, tenía, unos pocos

    recuerdos de desecho, y una soledad

    consolidada.



    ©