1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Viendo entradas en la categoría: Intentos de prosa

  • spring
    "Cocktail time" en el desván



    [​IMG]

    Ya había descartado paralizar a las personas en una foto, pues la tecnología nos las traen en multimedia, pero mis curiosos pasos me llevaron al desván, justo al rincón donde se guardan los retratos y vinilos antiguos…ahí estábamos todos en plena escena, no hizo falta la multimedia, cada cual su guión iba representando en tantos retratos a blanco y negro, mientras las cintas en negativos serpenteaban entre las hábiles manos.

    De a poquito matices tomábamos, panorámicas sonrisas posábamos, la primera velita flameante sobre los pasteles de duro pastillaje, el cura y los bautizos, matrimonios, mascotas bailando en nuestros brazos… es que hasta las lucecitas de los arbolitos de navidad me parecía ver brillar…se me aguaron los ojos hasta su sal probar, pase rápidamente las páginas de los álbumes, todas querían al mismo tiempo hablar hasta que les di un parao:
    ¡sss…stop! ¡Es turno de Cocktail time!

    Casi a gatas junte el reguero, apele por los vinilos viejos; me encontré con Pedro Infante, Rafael, Alberto Cortes, Frank Sinatra, Mireille Mathieu, Charles Aznavour, Nat King Cole, Antonio Machín, El Indio Araucano, Louis Armstrong, Italo Pizolante, Julio Jaramillo y muchos otros, parecía una alfombra roja de los 50-60-70 creí estar en el palacio de los eventos, me cito la mirada unas cajitas cuadradas muy bien ilustradas, eran colecciones del circulo musical, admirada de la artística belleza que por fuera y por dentro exponían me las merendé curioseando, leyendo los cancioneros.

    Del chiribitil había desaparecido la victrola y el pick-up (toca discos de vinilo), también el reproductor de cassette y el grabador, solté los hombros en mi desilusión al no poder escuchar la música pero se me prendió el quinqué virtual y en sacudón gatee a tras pies hasta la computadora, cual gata ladrona a la silla envestí y en youtube el concierto por el mundo aborde, a muchos de los artistas salude y como adicta romántica, embelesada el piano disfrute… a mis espaldas una voz varonil me conquistó:

    - ¿La abuela estuvo aquí?


    Era mi compañero de vida, desde hace décadas heredo de su abuela la colección del poeta del piano Carmen Cavallaro y ya no pudimos evitarlo, chiflados de emoción dimos volumen, una botella de vino llevamos y seguimos hurgando, emperifollados en accesorios retro, cual pareja en otrora la música vintage bailamos, entretanto que temblábamos…¡de emoción por lo hallado!

    [​IMG]
    A bristy, malco y Dvaldés les gusta esto.
  • spring
    Mi vida con Ma´Julia y cuando se extraña el amor y la compañia...


    [​IMG]
    Bajo el mismo techo la abuela vivía con nosotras en una casa donde las mujeres éramos mayoría, a ella le gustaba esto porque gozaba de una enorme ventaja, pues bajo cierta limitación física, nos necesitaba para realizar su hobby en el hogar “revisar y mover escaparates” muebles de madera eterna que atesoraban historias familiares, su entretenimiento consistía en sacar todo mientras comentaba cada cosa, limpiar y reacomodar todo de nuevo agregando comentarios. Todo esto tomaba mucho tiempo.
    Era una labor agradable cuando niñas, pero con el paso del tiempo ya jóvenes universitarias esa disponibilidad para su atención decreció, lo que a Ma´Julia no le agradaba, nos cazaba como a un animalito en el monte para jugar con él, en busca siempre de buena compañía para hablar de sus intimistas historias.
    Mis hermanas y yo caminábamos descalzas en puntica de pie, calladitas para que no nos sintiera, la esquivábamos.
    Ah, pero la astuta Ma´Julia, nos conocía hasta el respirar, el ritmo de nuestro corazón, el fluido de nuestra sangre en las venas, repentinamente al ver el visaje nos hacia un llamado por los dos nombres como de costumbre cuando estaba molesta o era algo serio, ella decía que todas las mujeres se llamaban María como la madre de Dios.
    Al no responder a su equivoco o no llamado pronunciaba todos nuestros nombres seguidos ja ja ja, cualquiera debía responder ¿cierto? A quien atrapaba, decía yo no soy a quien llamas, pues para ese entonces ya había perdido mucho su visión, a lo que ella respondía:
    _ Entonces de ahora en adelante voy a llamar solo a María Puñeta un solo nombre para todas.
    Su María Puñeta con frecuencia como excusa decía no puedo ayudarte, voy para la universidad, se molestaba haciendo muecas de desagrado, manifestando sus “CELOS” por falta de atención, en sus acostumbrados discursitos jocoso decía:
    _ Neverrrsiidaaaa, neverrrsiidaaa, cuando estén en la neverrrsiidaaa, tómense un ratico para que descansen el intelecto y piensen de que les va a servir la neverrrsiidaaa cuando estén viejos, sin aliento y sin nadie que les atienda porque van pa´la neverrrsiidaaa.


    Oh, por Dios, era un llamado a nuestra conciencia, a la sensibilidad humana, una demanda de atención, sus celos bien fundados, decían a gritos “LAS QUIERO AQUÍ MI NIÑAS”.

    Nos reunimos como de costumbre para darle una pronta solución a tan inmediata demanda, cada quien tenía el deber de tomar de su tiempo un espacio exclusivo para las necesidades emocionales de nuestra Ma´Julia.

    Un tema para reflexionar, pues la agitada vida nos envuelve egoístamente en nuestro individualismo, olvidando a los ancianos, seres que representan nuestra propia existencia y que no por viejos dejan de ser humanos y útiles a la sociedad, ¡sii, útiles! la herencia moral y sabiduría de un anciano es invaluable.
  • spring
    Mi vida con Ma´Julia sobre la paciencia y la observación.


    [​IMG]

    Aquí si es verdad, que mamá Julia se lucia, con sus historias tan reales, que capacidad tan hermosa y hasta envidiable la de esas personas de pueblo el cultivar como arte milenario oriental, la paciencia, la tolerancia, ser silentes observadores del mundo que los rodea en especial lo que a la naturaleza y todos sus elementos se refiere. Adoraba las plantas y los animales, sus preferidas las palomas.

    Poseía un palomar en un rincón del patio, una pequeña edificación de madera que parecía un hotel cinco estrellas, tenía muchos espacios cuadraditos con cierta profundidad, cada uno de ellos era una casita para una paloma o palomo, esas habitaciones eran decoradas por sus propios habitantes con pajillas, ramitas que traían en sus picos de otros lugares para hacer sus nidos, y poder poner sus huevitos.

    No podía faltar pues como en todo hotel cinco estrella, el agua para ellas todo un océano, un embalse hecho de concreto muy rustico en el cual tomaban su hidratación y sus baños a sol abierto, para luego abrir sus admirables alas y tomar otro baño esta vez de sol, muy quietas se posaban sobre la arena, el cercado o entre las matas ornamentales.

    Este paisaje, era cuidadosamente custodiado por mamá Julia, quien conocía la historia particular de cada paloma, su raza/origen, quien era hijo de quien, no hay data documentada, sin embargo el ojo visor de su custodia no podía fallar, pues se sentaba sigilosamente a observar la rutina de sus palomas, sus características físicas, cada detalle que brindaba era impresionante en verdad, a los de mejor plumaje les ponía nombre, de vez en cuando les cortaba las puntas de las plumas para que no migraran y dieran cría.

    Les conocía hasta el sonido de su voz o gorjeo, al igual que lo imitaba con tal singularidad, que les confundía tal vez, cuando lo hacía venían hacia ella, hoy día me atrevería a decir que le hacían reverencia.

    Es tan solo una historia más de mi abuelita, que además de traerme gratos recuerdos de mi infancia, me deja como aprendizaje el valor por las cosas sencillas, la naturaleza y la siembra de la paciencia y la observación como virtudes, herramientas útiles y necesarias en tiempos de vicisitudes inesperadas en la vida para las cuales nadie está preparada.
  • spring
    Mi vida con Ma´Julia sobre el disfrute de los detalles y la felicidad.

    [​IMG]
    Día a día buscamos formulas mágicas para alcanzar la felicidad, nos quejamos de lo que nos pasa, ponemos culpa sobre los hombros de otros, drenamos con catarsis repentinas nuestras enraizadas heridas, esto solo sirve para arar la siembra del sufrir interno, sin dejar de ser útil como desahogo.
    La felicidad considero no es un estado perenne de nuestro espíritu, son instantes más cortos o largos de nuestra existencia que nos brinda gozo y/o agrado, es la actitud positiva, apacible ante los hechos lo que nos da esa posibilidad, el disfrute de los bellos instantes que como flash vivimos y vuelven a nuestra memoria para hacernos justamente feliz.
    Esos son los instantes de ensueño infantil que me enseño a disfrutar mi Mama Julia en su acogedor jardín, el que representaba para ella el punto y aparte de la cotidianidad, el cultivar lo lindo, la magia de la naturaleza en sus florescencias silvestres, los insectos que la visitaban, a cada uno de ellos Mama Julia tenía algo que decir, las visitas de honor eran las mariposas y los chupa flor a quienes esperaba con emoción invitándome a su encuentro no sin antes advertirme sobre mi comportamiento:
    -Ssssssssshhhhhh, calladita y quiiiiieeeetesita, porque se asustan y se van, mantén los ojos pelaos, bien abiertos ¡eh! si te distraes te lo pierdes.
    Así es, si hacemos mucho ruido con rencores, remordimientos y mal humor nuestro instinto feliz se puede asustar. Atentos ¡eh! disfrutemos sanamente a cada despertar alegre que Dios nos brinda.
    Como no disfrutar del recuerdo de esos días eternos grabados en mi memoria como el sendero secreto de la felicidad y el reencuentro. Aprende de las plantas y las aves, son felices aunque estén solas, ellas atesoran su existir y al humano les dan a exhibir su belleza, eran sutiles y magias sus palabras.
    Con mi alma de niña soñadora, imaginaba historias en las que yo era una hada mariposa que viajaba entre sus plantas medicinales, aromadas flores e insectos a los que les tenía miedo como monstruos aparecidos de los que siempre me rescataba mi hada protectora “Mama Julia”, emprendía vuelo en alas de pajaritos hasta el copo de los árboles frutales, en los que me mecía acostada en sus hojas, arboles que hacían marco a su jardín de ensueño.
    Son esos momentos de ensueño infantil a los que debemos recurrir cuando buscamos la felicidad ¿Quién no ha soñado despierto, siendo niño, joven, joven aun, adulto, adulto mayor? Esa magnificente sensación de placer que nos brinda el ensueño es la dosis de sanación espiritual que me enseño a guiar mi inolvidable abuelita. Adaptemos esa sabiduría a los momentos antónimos de alegría, tal vez sea una buena opción para ti, lo es para mí, ¡si funciona!
  • spring
    Mi vida con Ma´Julia sobre los primeros rubores amorosos.

    [​IMG]

    Es normal y común en la niñez y adolescencia ver a quienes están enamorados, cantar y escuchar música romántica, dibujar corazones, hacer anillos con hierbas, deshojar una flor diciendo me quiere no me quiere, me quiere……..
    En una oportunidad me traje de la escuela a mi casa unos trozos de papel que llaman papel pana por su suavidad era rojo, en la tarde cuando hacia mis deberes escolares tome un paréntesis a escondidas y dibuje dos corazones entrelazados con el rojo papel pana, en un corazón escribí Spring en el otro Nerio el nombre de un vecinito mayor que yo, no me gustaba, no estaba enamorada de él, solo que su nombre era corto y se ajustaba al tamaño del corazón, en el centro en el enlace la letraY”, “SPRING Y NERIO
    Deje las evidencias, los recortes de papel sobrante en el piso, las tijeras y mi sospechosa actitud me delataron, pues una de mis hermanas mayores reviso mi cuaderno y encontró los corazones finamente elaborados, no pensó dos veces fue y se lo contó a Ma´Julia, aaayyy mi madre Dios me tome confesada.
    En un solo llamado que hacían los mayores a una por tus dos nombre incluyendo el nombre de pila, Spring Margarita venga acá, con el cuaderno en la mano en el solar de la casa, bajo una mata de mango y rodeada de sus palomas:
    - ¿Dime que significa esto?
    - No seee. Toda ruborizada.
    -¿Como que no sabes si lo hiciste tu? Dejaste las pruebas en el sitio de las tareas y te vieron recortar el papel. ¿Qué ha hecho ese joven? ¿Te beso? ¿Qué te ha dicho? ¡Él es mayor que tú!
    -No, no, nada de eso. La maestra me regalo ese papel para que hiciera figuraras y yo quise jugar al amor. Explicándole el por qué de cada cosa.
    -Mi Mama Julia puso los ojos chiquitos y picaros y dijo suavecito uummm …jugando al amorrrr… ¡¡¡explícame eso!!!
    Le conté que mi hermana, hacia corazones en la arena con su nombre y el de Nerio y cuando yo le preguntaba ¿Qué haces?, me decía tú no sabes de esto son juegos del amor.
    ¡¡¡Vallase a terminar los deberes!!! – me respondió, y dígale a su hermana Rosa de otoño que venga acá, le obedecí y me quede escondida escuchando lo que le decía solo alcance a escuchar, el amor puede ser un juego ¡si es verdad! en el que bien podemos ganar o perder, solo que tú debes saber.......... ¡¡¡¡me descubrió!!!! Con voz firme y valentonada me dijo usted está muy chiquita para saber eso, haga una caligrafía con dibujo y todo que diga:

    [​IMG]

    Debo respetar las conversaciones privadas

    Debo respetar las conversaciones privadas
    Debo ………………………………………………….
    ……….respetar………………………………………
    ……….…………..las ………………………………...
    ..…………………………conversaciones …………
    ..…………………………………………….privadas.



  • spring
    Mi vida con Ma´Julia sobre la vida gira de grises a luminosos.

    [​IMG]

    Todo era gris ese día, el desconsuelo me abatía, era difícil encontrar el agrado de vivir y la esperanza de un mejor mañana.
    Mi sabia abuelita Mamá Julia, noto mi profunda melancolía, se filtro en mis sentidos con su alma de ángel encantado, en una charla motivadora como solo ella sabía hacerlo, educar en valores espontáneamente; me contó que existía una semilla que al sembrarla donde le diera la luz del sol, cuidarla y ponerle agua germinaba como el amor y nunca más faltaría la fe y la alegría en mi vida.
    Me ayudo a sembrar la semilla, la cuide, regué con constancia. Cada amanecer esperaba entusiasmada la salida del sol, admirando su noble brillo y muy pronto nació y creció una pequeña planta a la que no deje de contemplar, una mañana radiante cuando el sol dejaba de perecear, vi una florecita que creció mucho hasta convertirse en una hermosa flor que giro buscando la luz del sol durante todo el tan anunciado día.

    Al ver aquella grande y amarilla flor mis ojos se abrieron sin titilo, brillaron como luceritos y mi corazón sonó aceleradamente tu tu tu, desde entonces entendí que cada día hay una luz que nos alumbra y borra las afligidas sombras de nuestras vidas girando nuestros destinos como aquel bendito girasol, debemos cultivar la esperanza y la fe en nuestro corazón para que mañana pueda abrir nuestro girasol.


    A BEN. le gusta esto.
  • spring

    Mi vida con Ma´Julia sobre "Belleza vs. Simpatía"




    [​IMG]
    Solía estar yo en cuarto grado de escuela primaria cuando en la semana aniversario de esta se organizaban los eventos festivos entre los cuales se incluía la elección de la Reina, cada grado escogía su candidata quienes en visita a otras salas eran presentadas como las oficiales para el certamen final.

    Muchas de ellas bellas niñas, coquetas y bien emperifolladas como decía Mama Julia, ya duchas en la participación anual, siempre ganaba la misma hasta que salió de sexto grado.

    El día de la elección de mi grado la maestra no asistió y envió una maestra suplente que ya conocíamos, ella arreglo la selección preliminar entre las cuales me encontré en la lista, a las varias rondas que la maestra suplente repetía una y otra vez no convencida del resultado, termino aceptándolo pues la decisión fue unánime sin posibilidad de apelación.

    Toda vez se silenciaron los aplausos y retomamos las actividades académicas, la maestra suplente se me acerco sigilosamente mirándome fijamente al rostro y acariciando entre sus dedos las puntas de mí larga y ébanada cabellera, me pregunto :
    _ ¿Por qué crees tú que ganaste?
    _No lo sé respondí, tímidamente.
    _ ¡Sabes que hay niñas más bonitas y bien arregladas que tú en la sala! Responde ¿Por qué te eligieron a ti? ¿Eres buena compañera?
    A lo que no supe responder. Ella se dijo así misma ssiii eso es, se dirigió a todos mis amiguitos y les lanzo varias preguntas seguidas:
    ¿ Spring es bonita? SSSSSSIIIIIII
    ¿Spring es buena amiga? SSSSSSSIIIIII
    ¿Ustedes quieren a Spring? SSSSSSIIII


    Ya sin ninguna duda de lo que intuía, me dijo a solas, ¡Sabes que la competencia es fuerte, debes venir bien arreglada y bonita al certamen final!
    Yo siempre ingenua, no entendí muy bien pero al llegar a mi casa casi asustada por lo ocurrido parecía que algo malo me había pasado, le conté a Ma´
    Julia, bendita cómplice de mi existencia, la muy sabia me dijo no tienes que asustarte por lo que paso no hiciste nada malo, al contrario has hecho muchas cosas buenas por lo que te ganaste la simpatía de tus compañeros. Ahora te toca lavar y planchar bien el uniforme, lavarte el cabello para que estés bonita en el desfile.

    El día de la elección, todas lucían extraordinariamente bellas con peinados copetudos y bucles, vestidos coloridos, algo de maquillaje, y yo de uniforme, el cabello suelto con una diadema o cintillo muy sencillo, me dije estoy perdida y haciendo el ridículo.
    De doce candidatas, quede de octava, los aplausos y las porras permitieron cruzar mi pecho con una cinta que decía “Miss simpatía”
  • spring
    [​IMG]

    Hay un verso perdido en mi espejo, cual borracho extraviado zigzaguea aspaventado, indagando qué es lo que sucede empecé por instar al mismísimo espejo y esto es lo que surgió de la plática.

    Primavera:

    - ¿Dime Espejito que es lo que le almendra al verso? Es que lo veo impaciente, con cara de pocos amigos y eso me inquieta un poco.

    Espejito:

    - Es que trae la musa atollada en el garguero de tanto querer decir palabras, parece le hubiesen cortado la lengua, ni a mí me dice nada.

    ¡Ay cuando se maree! En su resaca lo dirá todo, pobre de nosotros que inocentes nos creemos y puede que la cuerda reviente por lo más flojo.

    Verso (un tanto descomedido)

    -¿Qué te pasa Primavera? Acaso no te habéis mirado bien al espejo, traéis plumas de pájara, por cabellos hilachas alborozadas, coloridas y muy aromadas, dos lunas en las mejillas; una loca y otra bien acompañada, hasta en lo tupido del bosque se oye musitar la brisa de tu inquieta mirada, tus latidos van minando confines de tanto que amas y a veces el vaivén no trae respuestas gratas.

    Entonces… ¡Me engañas! o es que ¡Me confundes! Al no dejar de florecer cada alborada como si fueras la esperanza que no se cansa aunque a veces la fatiga te alcanza.

    ¡Ay primavera! Me tienes embriagado, el espejito me ha regañado y un memo me ha entregado por tantos escritos regados, por tantos poemas inconclusos y mal centrados, me culpa de no saber leer tus labios; si están besando o de quejo balbuceando, por no traer a tiempo rocío preñado para tus posibles partos.

    Ahora, quéjate si lo merece, cuando de nuevo te mires al espejo y me encuentre ahí dispuesto; con un lápiz en la oreja y la punta de otro en la lengua, con una libreta espesa esperando tus motivos por no estar en equilibrio contigo.

    Primavera: (sonrojada)

    ¡Ay mi verso querido! Como me aqueja lo que he escuchado, me da tanta pena mi amigo, ando dispersa en la anchura de las emociones, a medias me salen inspiraciones con tintes desemejantes, tus parientes andan de majaderos apareciendo por los escondrijos y yo intentando agarrarlos y juntitos apretujarlos, no me había dado por enterada que si la musa anda mal trecha no hay que comprometerla, hemos de dejar que haga su morada, ya me estaba liando yo cuando de reojo me mirabas y una pena en tu mano izquierda me mostrabas y un aliciente de amor en tu derecha poseías, eran las rutinas mías que en tu andén no loaban hazañas, dejándote, reprimido, desconfiado, decepcionado, confundido ¡Y loco!

    ¡Espejito, espejito! Perdona al versito, la cosa no es con él, es conmigo, ya nos armonizáremos y dejaremos buenos pergaminos.


    Hablo la musa:

    Ajaaa! Es que acá vosotros ¿No me conocéis?
    Que por más que te esforcéis
    no me detendréis en tus papiros,
    soy arte y sentir en tus suspiros,
    la fragilidad respirándote el alma,
    y no hay soplo gallardo ni en sosiego
    que me impida surgir si el nudo es mutuo.

    Y ¡Cuidadin eh! que no sé nadar muy profundo,
    ahí las formas son opacas, difusas; cosechan gracia,
    y puede en los matices del saber mi intención esfumarse
    como la esencia de las flores escapando no se ha donde,
    como la volada de las mariposas disipadas en el celaje;
    entonces en las folios no se halle error,
    tampoco buena inspiración, solo un tedioso doctor.

    El doctor amor haciendo travesuras
    porque siempre habrá quien escriba,
    aunque no se sienta poeta y le llamen espantajo
    no arruga y compartirá su escritura.
  • spring
    [​IMG]

    La fémina desempuñaba sus manos, al tanto que las reposaba sobre su vientre,
    y…
    ¡Arrullaba con su canto de mamá!

    Estrujaba para fuera sus entrañas, ¡involuntarias!, mientras en las aguas su anchurosa falda se hundía, lavando la sangre nueva, la del embrión que potestativo se desgarraba, así, mitigo un poco el dolor marrón de quedarse sin el cogollo, el retoño de su gran amor.
    Y…
    ¡Arrullaba con su canto de mamá!

    Deambulaba la fémina su locura, la de su cruel verdad, el crío ya no estaba en su fuente pero ella vagaba…vagaba, en la otra realidad, mecía sus brazos sobresalientes en ¡soledad!
    y…
    ¡Arrullaba con su canto de mamá!

  • spring
    Dedicado con afecto, respeto
    y admiración a Mariann

    [​IMG]


    Mujer de alma blanda y corazón de fuego,

    ¿Qué una oruga creíste en tu vida pasada ser?

    No estoy muy convencida que eso pueda suceder, el que vengamos de otro plano a limpiar nuestras manos, más sin embargo sería justo para la humanidad pensar esperanzados que un día estemos de regreso ya consolidados, purificados viviendo en un mundo de paz.

    En todo caso, si oruga fuiste no sería un misterio el regreso, pues con tus alas nuevas y a libre albedrio podrías escoger donde volar y el karma liberar. Sobre esto, si una penitencia o castigo divino habría que cumplir, yo persistiría en ser un insecto volador, menos zancudo o mosca porque importunan mucho, respetando su misión en el universo que además de fastidiar son alimento para otros seres…

    ¡Ay, pero que me castiguen!, sí, que me castiguen, que me condenen si es preciso en una mujer atrapada en blanca mariposa, con placer arrastraría mis cadenas herederas por toda la tierra, lo haría como si fuera una mandarina madura, sus semillas esparciría sabe Dios donde, ni se diga de su aroma untada en los eslabones que he de recorrer, con su místico aroma espantaría los espantos que atormentan el espíritu.

    Si no se puede, un pétalo o una simple y mustia hoja también me apetece ser, llevada por los vientos; los huracanados, esos que no nos dejan pestañear y así a ojo pelado poder admirar como se baten las ciudades y sacan de sus escondrijos los verdugos y miserables, pero no, mi sueño predilecto seria aspirarme en la brisa matutina, colándome en el ramaje de los rayitos de sol, sumergiéndome en una poza de cálidas aguas cerca de alguna gruta olvidada.

    Si me tocara interrumpir mi vuelo en tupido boscaje o cualquier altozano porque el ciclo prescribió, un delirio seria yacer entre el humus y que mis alas se desfiguren fundiéndose en la natura, entre riachuelos, cánticos de follajes, lluvia y aves, socavando como abono un selvático cuenco, escudriñando a detalle cada renacer de cogollos; de un siervo, una paloma, una flor silvestre… otra exótica y miles de árboles afanados en abrazar el sol que naciente sus raíces les alimenta para que sano ofrezca sus frutos, su sombra y cobijo a cada oruga que este por renacer y en primaverales tiempos alegre el universo recorrer.



  • spring
    [​IMG]


    Era por los primeros días del mes de noviembre, época de feria en la ciudad, víspera del día de la Virgen patrona, cuando en un reconocido hotel de la ciudad se realizaba una exposición de pintura a muy buenos precios ¡precios de feria! Alba e Iván tenían en sus planes de recién casados ponerse en unos buenos cuadros para decorar su inaugurado hogar, fue cuando la feria llego como caída del cielo, en la exposición había a todos precios, tamaños y calidad, después de discernir mucho sobre el asunto decidieron que si eran las imágenes que alegrarían sus paredes debían apuntar a una buena inversión y se fueron por los de mejor calidad ahí la cosa se puso fuerte pues divergían en los gustos.

    Alba quería flores y colores brillante e Iván se inclinaba por paisajes solitarios de mares y otoños, al fin tomaron la decisión por uno muy costoso que de alguna manera traía el gusto de ambos, era una amplia pradera, esplendorosa en su verdor, a lo lejos casi sobre la línea del azul horizonte se encontraba una pequeña y acogedora cabaña. Al pagarlo el encargado de la exposición les pidió se lo dejara unas horas más hasta el cierre de ese día para atraer compradores, ellos aceptaron pero ese mismo día no pudieron regresar por la pintura.

    Al siguiente día Alba no pudo ir, fue Iván a retirar la obra y llego a casa con otra.

    -Alba : ¿Qué pasó aquí? Este no es el paisaje que ambos escogimos.

    -Iván: Nada de qué preocuparse, cambie de estación porque aquella era muy femenina y romántica, me traje esta con colores más adecuados para nuestra decoración.

    No dejaba de tener razón en ese sentido, pero no lo consulto, ese no fue el acuerdo.

    -Alba: ¡TRAICIÓN! Eso es traición……….

    Sin embargo Alba no se colgó en el asunto y trato de ser amigable con el otoñal paisaje, pasados los años siempre él le llevaba a caminos de soledad, nostalgia, melancolía, se fueron acostumbrando a su presencia hasta el punto de ignorarlo, su Iván después de hacer lo que hizo nunca se sentó frente al paisaje para admirarlo, la rutina hizo que el asunto se olvidara como se olvidan y enfrían los detalles en algunas parejas en ciertas etapas de la vida conyugal, el tiempo pasaban y la pintura colgada en la pared, como sus sentimientos que se habían congelado por la cotidianidad, cada vez más distanciados, menos comunicativos, ya casi no se reconocían, cada uno por su orilla y el río llevándose el amor, cubriendo las piedras con sus aguas y siguiendo el rumbo sin novedades ¡pero juntos, ahí! la monotonía casi se los come.

    Hasta que un buen día en la misma época de un mes de noviembre Alba decidió cambiar las rutinas para refrescar el amor, tomo la iniciativa y empezó por remover el ambiente hogareño, hizo limpieza profunda, se deshizo de cosas innecesarias para ellos, impulsiva lavo todos los cuadros colgados en las paredes, ¡ah! pero con la pintura en cuestión se afinco, pues mientras le pasaba la esponja repaso en su mente todo lo acontecido con ese lienzo, se dio cuenta que esa obra era una representación de lo que había pasado con su matrimonio y el de muchos otros. ¡Se descuido! froto demás el lienzo y la obra se decoloro “un poco…bastante” removió el oleo sin querer queriendo al dormirse en sus recuerdos haciendo metáforas entre la pintura y su vida matrimonial, al darse cuenta casi colapsa su corazón.

    ¡MI MADRE! ¿QUÉ HE HECHO? Y ahora que hago, que le digo a Iván.

    Lo enjuago enseguida, seco a toquecitos con esponjas de algodón y lo puso a que le diera algo de calor, no lo arruino del todo pero el cielo se veía más gris de lo que estaba, al disolverse los colores caía un tormentoso aguacero desde sus entrañas, de los árboles se desprendieron casi por completo sus mustias hojas dejándolos desnudos, sus ramas permanecían en su sitio, bien delineadas, como músculos achocolatados anunciaban ¡se fue el otoño! el tímido río que atravesaba entre los sedientos arbustos se diluyo entre la maleza, el poco sol que lograba entretejerse por las lejanas y nubladas colinas se volvió un moribundo amanecer.

    Alba detuvo todo quehacer y se concentro en remediarlo, tenía todo el día para darle solución. Se arriesgó a lo que nunca se había atrevido, pintar al oleo, aun teniendo las herramientas, materiales y habilidades que hasta el momento creía no poseer, no se atrevía…pero lo hizo, lo más fuerte fue decidir cómo hacerlo.

    -Alba: no me da tiempo a documentarme, investigar, preguntar a pintores…

    Se decía a sí misma, tengo que hacerlo, ella no quería mas otoños que de paso llegaron prematuros a su vida conyugal, luego viene el invierno que ya se estaba colando en sus almas, se impuso la decisión y dijo ¡Le pintaré una primavera! solo debo imitar la naturaleza, así emprendió su primera clase autodidacta, poco a poco…muy tímidamente empezó a retocar el desmaquillado paisaje, cuando se apoderó en autoconfianza ya el reloj la miraba con ojos de preocupación, mas ella le dio la espalda y sus pinceles, paletas y dedos volaron mágicamente como golondrinas viajeras alegrando el paisaje, ya nada la detenía, la primavera se implanto y saco del camino al otoño e invierno. Todo reverdecía, de los puños de hierba fresca se erigían silvestres florecillas, el cielo estaba celeste, claro y despierto abrazaba el paisaje acunando al dorado que en su generoso tejido iluminaba el primaveral escenario, se veía tan real que hasta se podía escuchar el sonido bajo y suave del canto de algunas aves y los tímido aplausos del viento entre las hojas de aquellos árboles enmarcando el lugar.

    Quedo estupendo, extenuada lo ubico en otra pared, organizo el lugar, se arreglo un poco y elaboro un rica cena, cuando Iván llego, quien tenía muy mala memoria, gratamente se sorprendió de todos los cambios, juntos disfrutaron del momento amable donde le dieron una nueva oportunidad al amor, reflexionaron sobre las ruinas que traen las cotidianidades y la rutina a una pareja, nunca se dio cuenta del accidente con la obra, solo dijo:

    -Iván: Tan hermoso el paisaje, no sé por qué no te gusto cuando lo traje, si hasta parece más alegre y colorido en esa otra pared, tal vez sea la luz que lo ilumina mejor o será que yo ahora es cuando lo vengo a admirar disfrutando el hogar que fundamos y valorando todo lo que tiene alma en él, como la tuya que le imprime vida.
  • spring
    [​IMG]

    Este relato hablará de cuando en pareja se asume la responsabilidad quizás por amor, me refiero a esos seres que se enamoran y no son correspondidos, el compromiso llama o es un imposible pero la vida les deja la posibilidad de tomar lugar con el ser amado, casos ciertos de la vida de esos que abundan y muchas veces hasta son secretos de familia, ejemplo típico cuando el hombre no asume un embarazo no deseado deja el pelero y el otro “el eterno enamorado” dice yo me siento en su puesto porque te amo te protegeré a ti y al bebe asumiendo su paternidad. Traigo varios casos aun hay mas pero no voy a abusar, todas historias reales al repasarlas en mi recuerdo decidí hacer esta colección de ellas y compartirla cambiando los nombres de sus personajes por si las moscas, a todos los he conocido espero les guste la novelesca narración y a buen seguro conocen de cerca algún otro más interesante aun.

    Susana y Arcadio, sucedió tal cual el ejemplo la mujer quedo embarazada de un estudiante de medicina y este no quiso responsabilizarse porque estaba comprometido en sociedad y no podía faltar a su palabra proponiéndole un aborto a lo que Susana no accedió, el tipo se desentendió y fue Arcadio el eterno enamorado de Susana quien le ofreció responsabilizarse del embarazo casándose con ella guardando el secreto para la niña que apenas se gestaba, así sucedió, tuvieron un par de hijas mas y cuando la niña cumplió 15 años un imprudente le dijo la verdad en plena fiesta ¡uf! que dolor el haber arruinado tan hermoso día cuando aun empezaba a florecer como mujer, todo fue superado, hoy día Susana y Arcadio llevan ya 60 años de casados y su primogénita les adora y respeta, manteniendo comunicación en secreto con su padre biológico un renombrado medico del país ¿Qué tal?

    Marta y Ernesto, los novios ejemplares, eran de esas parejas a quienes casi hasta se les tiene envidia por la compenetración y felicidad que reflejan, una semana antes de la boda Marta visito por sorpresa en su casa a Ernesto y lo encontró abrazado a su madre llorando, al mirarles sorprendida a su interrogante ellos dijeron que recordaban viejos tiempos, Marta no se comió el cuento y empezó a investigar, resulto que tenia embarazada a su primer amor y el que verdaderamente nunca dejo de serlo, cuando Marta tuvo los pelos en la mano es decir las pruebas, hablo con su futura suegra y esta no pudo negarlo confesándole que Ernesto realmente a quien amaba era a esa muchacha, ya Marta lo sabía porque antes de ir con ella se entrevisto con el mejor amigo de Ernesto y cómplice de los acontecimientos, también con la joven embarazada y le prometió que si en sus manos estaba su felicidad ella se la entregaría en bandeja de plata pues también amaba a Ernesto pero si su corazón no le correspondía haría lo posible para que ellos fuesen felices, así fue como Marta siguió con los planes de boda pero para sorpresa de Ernesto la novia en el acto civil no era Marta si no su novia eterna, mientras que la fiesta igual la realizo sin Ernesto , compartió con amigos y familiares, en su duelo celebraba no haber cometido un error.

    Alberto y Sofía , muy jóvenes ambos se conocieron cuando ella llegaba como recogida a casa de una vecina porque quedo embarazada su familia la boto y su novio se desentendió diciéndole que buscara el padre por otro lado porque él no era, Alberto fue el soporte emocional de Sofía durante todo el embarazo se hicieron amigos y se fueron enamorando ya tenían los planes para una vida juntos con la cría, hasta el día del parto donde el haría acto de presencia en el suceso, Alberto todo emocionado tenia la habitación colmada de flores, globos, peluches y esas cosas, al momento de llamar a pabellón para que el padre acompañara en el parto llego el padre biológico celoso de Alberto y su supuesta usurpación como padre, no les dejaron participar a ninguno de los dos, pero Sofía al parir y preguntarle quien quería ella que entrara a ver por primera vez a su niña pidió que fuese el verdadero padre ¡ops! Alberto quedo como camisa guayabera ¡por fuera! Por el momento eso fue todo porque el elemento en cuestión como decía mi tío Gorgonio “despareció” y Alberto dijo que era al mentado sujeto a quien le correspondía la primicia por ser la célula biológica que dio vida a aquella criatura ¡qué bonito pensaba Alberto! ¿Verdad? siguió con Sofía, se caso con ella, reconoció la niña como de él es decir le dio la paternidad y tuvieron otro hijo, doce años habían pasado juntos y un buen o mal día según como se mire por casualidad Alberto entro a un restaurante y estaban Sofía y el mentado sujeto merendando con los dos niños, el suyo y la del otro o tal vez el otro era el…a juicio de cada quien.

    Esta sí que es triste y trágica parece de película pero no lo es ¡lo certifico! Natalia y Cristofer ellos eran noviecitos siendo menores de edad y les obligaron a casarse porque apareció el renombrado embarazo no planificado, y digo obligaron porque ellos no querían hacerlo pues razonaron que se les fue la situación de las manos se gustaban pero no se amaban como para casarse y pues el asumiría la paternidad pero ambos estaban de acuerdo que casarse no era lo que querían, sin embargo sus padres se negaron obligándoles a casarse y que por el bien moral del bebe, ambas familias estaban alborozadas la Unión Europea brindaba en su honor pues Naty (Natalia) es de origen alemán y sueco y Cristofer español e italiano, todo un acontecimiento internacional en el entorno familiar y amistoso gente de USA, Canadá, Argentina y Venezuela siguieron el embarazo con gran novedad porque en toda la familia ya no eran tan jóvenes y este bebe sería la sangre fresca que diera continuidad a la estirpe, el día del parto de Naty las fotos y videos rodaron cada segundo vía internet a tal punto que fueron pasando el parto a través de video en vivo y directo por redes sociales a nivel nacional e internacional, lagrimas de alegría, abrazos, bendiciones un parto a buen fin en su término, los comentarios desbordaban las redes en segundos:
    ¡Nació la niña!
    ¡Ya está entre nosotros la princesa!
    ¡Dios y la Virgen la bendigan!
    Todos los presentes felices y en grupo fueron a celebrar menos el joven padre quien por un momento se devolvió a pabellón porque olvido unos récipes médicos, al abrir el ascensor el médico asomo con cara de pocos amigos, Cristofer lo interpeló ¿Qué sucede? A lo que el doctor respondió:
    La niña murió, diagnostico: muerte súbita.

    Al tiempo se divorciaron en buenos términos, esta historia continúa con unos acontecimientos increíbles pero tal vez sea en otro episodio que les cuente, para no aburrirlos más porque ya esta largo el relato sin embargo voy a cerrar con uno más un poco más agradable para no dejar mal sabor y en su lugar reflexión en su contexto.

    El caso de la señora Carmen y Toño, el novio que embarazo a dos, una la prometida conocida y Carmen la novia de pueblo, se caso con su prometida y el mismo día mientras resonaban los campanarios celebrando la boda Carmen se retorcía en una hamaca escuchando los gritos de la catedral junto a los suyos, el desamor le adelanto el parto, así nació su hijo Adalberto el mismo día que su padre se casaba con otra, meses más tarde Toño apareció a la puerta de Carmen con un bebe en brazos llamado Alfonso y una carta en la mano, era de la esposa de Toño quien le escribió desde su lecho de muerte pues su parto fue de alto riesgo y al enterarse de que Carmen le había parido un hijo a su amado esposo y en silencio quedo, la escogió para que criara al suyo entregándoselo en sus brazos pidiéndole misericordia para con su esposo para que le perdonara y recibiera el bebe Alfonso como suyo, Carmen recibió al bebe y luego luego como dicen en México se fue arreglando con Toño hasta ser una misma familia mientras la difunta supongo sonreía en su tumba, la señora Carmen en su testimonio contaba que eran cosas que pasaban por los errados valores morales que nada tenían que ver con el amor y que tenía fe que en el futuro la gente entendiera eso y cambiara de parecer a favor del amor y no de la moral ¡bravo! Esto sucedió en los años 30 y pico ¡ojo, yo no andaba por ahí jeje! Era muy niña cuando conocí a la señora Carmen una ancianita que vivía en una casita en medio de otras dos jajaja es decir a la derecha vivía Adalberto y la izquierda Alfonsito, todos conocían la historia tal cual sucedió y Toño al ser interpelado respondía yo solo actué como me enseñaron: como macho cuando las ganas se juntan y como hombre cuando el compromiso aprieta ¡JA!
  • spring
    Me regalé

    En un pueblito cerca de la playa vivía un pobre pescador con su familia. Los recursos de la pesca no eran suficientes sin embargo eran felices pese a sus carencias, se divertían contando historias inventadas, su televisión era la playa y sus cotidianidades, su comida lo que llegara.
    Enrique apodado Kike el pescador, tenía varios hijos pequeños todos, entre ellos una inteligente más que hermosa niña a quien le gustaba estudiar.
    Belkis llevaba por nombre la noble niña quien no tenía ni ropa, ni zapatos adecuados para ir a la escuela, los que usaba ya habían perdido su talla por lo que su madre le hizo un agujero en la punta para acomodar sus dedos, retocaba su color con pulpa de tapara (fruto no comestible de un árbol del trópico) esto los oscurecía y hacia brillar.
    Preguntaba cada día la niña Belkis a su madre Iris:
    - ¿Por qué te llamas Iris?
    -Porque cuando nací en el cielo habían muchos colores.
    -Ahah...y ¿Cuando me estrenare unos zapatos?
    -Espera la pesca de hoy a ver. Iris con voz entrecortada.
    -Siempre me respondes lo mismo, van varios meses y ya los zapatos me hacen daño. Se calla y con voz muy baja dice:
    -Mami ¿Será que los peses no pueden tener hijos?
    -Tal vez, hija, lo importante es que vayas a la escuela, estudia para que un día puedas tener todo lo que necesites.
    Un día en el mercado del pueblo, Belkis vio en el exhibidor de una zapatería un calzado escolar que le llamo poderosamente la atención.
    Muy entusiasmada gritaba: Mamá, Papá vengan a ver.
    Kike e Iris se hicieron los desentendidos pues creían saber lo que acontecía.
    Apúrate hija, camina rápido que estamos apurados, todo para distraer a Belkis. La niña caminaba como un mutante rapidito, pa´lante pero con la cabeza mirando hacia atrás con la mirada que se perdía de aquel exhibidor que la hizo emocionar.
    Camino de vuelta a casa, con su mirada pedida y sus ojos húmedos no hacía más que sollozar.
    Iris con tierna mirada le abraza, Kike elocuente y resuelto le dice:
    -No tenemos dinero, no los podemos comprar.
    Belkis se repone y responde:
    - Solo quería que vieran los zapatos que tienen el nombre de mi papá.
    Kike e Iris se desploman, se aceleran sus corazones, relajan los músculos de sus rostros entristeciendo su mirada.
    - ¿Cómo con mi nombre hija?
    - Si, es verdad, yo los vi y un día me los voy a estrenar.
    Dadas las circunstancias, en la orilla de la solitaria playa, justo cuando el sol se está ocultando ya en el ocaso, el sol de amarillo cobrizo con el cielo celeste y sepia escondido dejando destellos de rosa y violeta, el pescador Kike le propone a su esposa dar en adopción su hija a un hermano suyo quien en varias ocasiones le ofreció su ayuda.
    En camino a su nuevo destino Belkis y sus padres de pasajeros en un colorido y viejo autobús pasaron por el pueblo cerca de la zapateria, la niña categóricamente apuntando con su dedito índice derecho sobre el opaco vidrio del ventanal del autobús dijo:
    -Yo me los pongo tienen el nombre de mi Papá.
    - ¡Bienvenida sobrina! Sonriendo exclamo su tío.
    - Hola Tío. Tímidamente respondió.
    - Ahora vivirás en mi casa que también será tuya, ven entra saluda a tu tía y tus primas.
    La niña extrañaba su familia, su playa pero con entusiasmo por la nueva vida se dispone a estudiar con esmero. A la hora de la cena, Belkis pregunta a su tío:
    - ¿Qué se estudia para hacer parir a los peses? Todos rieron haciendo chascarrillos. El tío en tono señorial, mirando directo a los ojos de la niña pregunta:
    - ¿Cuál es tu interés?
    - ¡Unos zapatos! Responde muy seria!
    - Los zapatos y todo lo que necesites te lo doy yo, tu estudia, serás una profesional, estudia geografía para que sepas donde están los peses y así como hacerlos parir.
    Al día siguiente le entregaron una enorme caja de regalo con útiles escolares, uniforme, ropa y unos zapatos.
    - ¿Qué no te gusta? No te vemos contenta.
    - Sssii, si me gusta, solo que no son los zapatos de mi Papá.
    Todos quedaron intrigados pero no insistieron. Ya instalada mirando televisión Belkis ve en un comercial los zapatos de su papá como ella misma decía, de un salto grita allí están yo los vi, los vi. Al rayar la aurora se puso en pie para ir a la escuela, de frente a sus primas se arrodilla ante ellas con sus ojos muy abiertos, saltones y luminosos, con sus manitas temblorosas lentamente quiso tocar sus pies.
    - ¿Qué pasa? Entonan todos.
    - ¡Son ellos, son ellos! En voz baja casi silente.
    - ¿Quiénes? Preguntan todos.
    - Los zapatos de mi Papa.
    La familia promete regalarle unos si obtenía buen promedio. Desafortunadamente antes de finalizar el año escolar sus tíos deben partir a otro país por motivos profesionales sin poder llevarse a la niña con ellos por razones legales. Todo en la vida de Belkis cambio, debió mudarse a otra ciudad para seguir sus estudios, pasaron los días, meses y años.
    Ya siendo una mujer profesional de la geografía miro al cielo vio el arcoíris imponente adornando el azul cielo, recordó a su mamá y se dijo a sí misma, ¡De que me los pongo me los pongo! Y hablándose así misma se decía ¿Qué te pasa Belkis? Ya no eres una niña sin embargo tomo un taxi, visito una lujosa zapatería, vio zapatos de mujer muy de moda que le gustaron mas sin embargo apunto con su dedo índice derecho sobre el vidrio del exhibidor y dirigiéndose al vendedor dijo:
    - Quiero unos zapatos negros, escolares, para niña, talla 37, marca Kickers como esos con el nombre de mi Papá el pescador.
    Con la mirada perdida y sus ojos húmedos reteniendo las lagrimas como el día que los vio por primera vez mi amiga Belkis me contó esta historia luciendo aun sus zapatos que nos causaban risas por ser una mujer ya adulta, vino a su mente una vieja canción titulada “zapatos rotos” que inicio y seguí su letra con sonrisas en nuestros labios. Dimos fin a la tertulia dejándome como moraleja que el esfuerzo por alcanzar nuestros sueños y la humildad dan frutos, con sus palabras, “Como ya se parir los peses, ME REGALE unos zapatos con el nombre de mi Papá”.

    Nota: Kickers es una marca comercial de calzados.



    Te gusta esto.