1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Viendo entradas en la categoría: POEMA DE AMOR

  • Anamer
    [​IMG]

    Fue esa noche plateada
    que se pegaba a la piel,
    la dulzura del verso,
    que pronunciaba
    un te quiero
    escapado de tus labios.


    Tu boca susurrando en mi oído
    palabras tontas,
    esas que se dicen los amantes
    - creímos amarnos
    como se aman dos
    en una noche de luna –


    Bailamos una danza de vida,
    el amor conjugaba cielos rosas
    con orquídeas azuladas,
    florecer de alboradas en el pecho.


    El sabor de tu beso perduró por siempre,
    se tatuó en mis labios,
    río desierto en medio de un oasis de sol.

    Lo saboreo en mis noches radiantes,
    en las que no cabe el sueño,
    entre sábanas arrugadas
    y otra noche plateada
    pero ahora sin ti.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]
  • Anamer
    [​IMG]

    Hurgando en mis bolsillos,
    encontré retazos de tu piel
    y supe que aún te amo.


    Porque amarte es como
    la ola que regresa al mar,
    como el tiempo
    que amarillea las hojas,
    o mis manos que huelen
    siempre a ti


    No sé como era vivir
    cuando te soñaba sin saberte,
    cuando amaneciendo, tu mirada
    era pupila de otros vientos.


    Una epifanía de tu amor quizás?
    hasta las luciérnagas alumbraban
    esa noche mis versos,
    como celebración de la vida,
    en la travesía marina
    que emprendió por su musa, mi pluma.


    El alba es un hermoso momento
    para el canto enamorado,
    hoy mis letras se mueven entre
    la luz, como entrega total.

    Y ahora se,

    que te sigo amando.

    Ana Mercedes Villalobos

    [​IMG]

    A bristy, spring, Yancen15 y 6 otros les gusta esto.
  • Anamer
    [​IMG]

    Es un temblor en la mirada
    que se hace cielo,
    un bostezo de luna
    con su guiño travieso,

    regando de rocío mi mañana.

    Es que te amo – me dices -
    no sé que tiene tu voz
    que se enreda entre mi alma.


    O es el rozar de tus cabellos
    que enciende mis mejillas,
    llenándome los ojos de flores.


    Como ese otoño
    que se vuelve primavera

    con el brotar de una risa.

    Es un sueño - me digo -
    pero el sol me descubre
    calentando la humedad del estío.


    Me entregas tus manos,
    y como un presagio,
    se hincha el corazón
    palpitando de albas,
    cautivo en otro sueño,
    donde el único recuerdo
    somos, sólo nosotros.

    Ana Mercedes Villalobos

    [​IMG]
    A malco, bristy, spring y 4 otros les gusta esto.
  • Anamer
    [​IMG]

    Somos una herida abierta,
    tu y yo, y nuestra sombra,

    perdida bajo la manta del sofá.

    Todos mis silencios son tuyos,
    no mis tristezas, ni mis lágrimas,
    ni siquiera tus ausencias,

    ellas son todas mías.

    Es esta luna de agosto
    la de la brasa encendida,
    la de las tempestades,

    la de tu mirada en mis labios.

    ¡Estás tan cerca que tu aliento
    roza mi mejilla!

    Vivimos en la incandescencia
    del fuego, nos escuchamos
    desde el infinito frente a frente,
    con ese amor insondable,
    eterno, como el abrazo,
    que apretamos en la banca del parque,
    donde nos amamos por primera vez.

    Ana Mercedes Villalobos

    [​IMG]
    A malco, bristy, spring y 2 otros les gusta esto.
  • Anamer
    [​IMG]

    Te voy a dejar mis palabras,
    que en la arena ahogaron nostalgias,
    mis manos radiantes de luna
    que seca en tus ojos la lágrima.

    Te voy a dejar mis te quiero,
    en hojas bordadas de besos,
    mi piel con sabor de caricias
    que nunca tocaron tus dedos.

    Te voy a dejar en mis brazos,
    la luna y su cara de niño,
    mañanas de sal y de frío,
    promesas que nunca cumplimos.

    Y allá en aquella montaña,
    donde hilé hace tanto mis sueños,
    te voy a dejar un suspiro
    que sorba en tu boca mi aliento.

    Y quizás hasta deje mi alma
    colgada de un viejo lucero,
    y tu corazón en mi boca
    florezca en un único verso.

    Ana Mercedes Villalobos

    [​IMG]
    A bristy, spring, Inoxtransa y 2 otros les gusta esto.
  • Anamer
    [​IMG]

    Hoy ha despertado la mañana
    en un lánguido bostezo,
    y decidió regalarme una risa.


    Fue solo un parpadeo del sol

    y estabas tú en la banca de siempre,
    con tu camisa azul y tu sonrisa de lado.


    - Sin prisa vida, el cansancio nos atrapa –


    Es necesario gozar de la luz con la precisa
    calma, con las miradas sostenidas
    en los recuerdos de las manos que se enlazan.

    Los niños corren detrás de las pelotas,
    como en ese cuadro que tantas veces
    contemplamos sin detenernos a ver,
    abajo los patos chapotean alegres en el lago.

    Entonces, tu levantas la mirada

    y en el brillo de tus ojos te entregas.

    Ana Mercedes Villalobos

    [​IMG]


    A bristy, spring, malco y 1 persona más les gusta esto.
  • Anamer
    [​IMG]

    En una íntima convicción
    se tendieron nuestros cuerpos,
    pieles enamoradas
    que se desean
    desde la primera brisa de otoño,
    en el atardecer de las vidas,
    recitando poemas
    sobre la traslúcida luz del tiempo.


    Nos abrazamos

    con el gozo infantil de dos adolescentes,
    mi sonrisa arrebolada,

    y tus ojos, todos párpados,
    para esconder con pudor su candidez.


    Hablamos de ti, de mí, de nosotros,

    dejamos que los besos decidieran
    el camino a seguir, que encendieran el deseo,
    las almas remontaron su vuelo.


    Como un déjà vu de otras melodías,

    de otros acordes, de otras miradas,
    las manos iniciaron su alocada danza.


    Se llenó el tiempo de susurros,

    olvidamos soledades y ausencias,
    solo las ansias infinitas,
    el color brillante del momento
    en que nos acercamos tanto a las estrellas.

    ¡Ellas generosas nos regalaron su luz!.


    La mañana amaneció con ese eterno olor

    a primavera que nos dejan las noches
    en que inventamos de nuevo el amor.


    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]
  • Anamer
    [​IMG]

    Con la piel en blanco
    empañada de frío,
    se hace distante el tiempo
    en que nacen mis nostalgias.


    Lluvia interminable de deseos,

    exaltado volcán
    que alimenta mis desvelos.


    Con la huella del instante
    en que rozamos las miradas,

    naufragan nuestras bocas,
    huérfanas de besos.


    La luna,
    forjadora de mis sueños,
    se asoma a la ventana,

    y suspira contra mi piel,
    que permanece en blanco,
    esperando que llegues
    a escribirla entre tus labios.

    Ana Mercedes Villalobos

    [​IMG]
  • Anamer
    [​IMG]

    A través de la ventana
    me llega tu aroma,
    el tiempo se adueña de mis sueños,
    de esa historia
    que nos prestó el destino,
    que perdió el final,
    entre la ausencia de tu cuerpo
    y aquellos ojos que huyeron,
    en el camino a tu mirada.

    La tempestad oscurece el paisaje,
    nos llena de sombras,
    más yo quiero una primavera que
    alumbre los rostros,
    que nos erice la piel.

    He llegado a tu ventana,
    para estar contigo
    hasta el abismo de mis días.

    Sólo quiero de ti la palabra
    que nos acerque al amor,
    que apriete el corazón en un abrazo
    y nos devuelva a la luz.

    Aquí están mis manos
    mis ojos, mi sonrisa
    detrás de la ventana abierta.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]


  • Anamer

    [​IMG]


    Este corazón mío
    que se vuelve transparente de quererte,

    se acurruca en tu sonrisa
    cuando tus ojos brillan.


    ¡No sé cómo alojar

    toda esta emoción
    que abre mi pecho cuando te veo!.


    En este instante

    en que estrenas nueva vida,
    te desprendes de mis brazos.

    Tus mejillas sonrojadas de ilusión,
    la mirada llenita de esperanzas

    y el mundo en la punta de tus dedos,
    febril ansiedad de morder el tiempo.


    Chiquita habitante de mis sueños,
    es la hora de perseguir un nuevo anhelo.

    La flor abre sus pétalos al viento
    y se viste de impaciencia

    para transitar el mañana,
    cálido sol que alumbra mi desvelo.


    Aquí estoy yo,
    mirando como despliegas las alas
    y vuelas.

    Ana Mercedes Villalobos

    [​IMG]

  • Anamer
    [​IMG]

    A veces percibo la sensación
    de la realidad en su perfecta forma,
    y pienso en los gansos que esperan
    a la orilla del lago por sus migas de pan.


    También en el abrazo donde se entrega
    el alma, y que va llenando los vacíos.


    Y es que siempre quedan besos pendientes,
    o una ida sin regreso
    que nos va dejando el amor.

    Es la sonrisa que se prende a mis labios al despertar
    si te encuentras al otro lado de mi almohada.


    Son esas ganas
    de ser algo más que unas cuantas
    fotos viejas y arrugadas,

    como el paisaje del jardín del fondo,
    que se llena de recuerdos infértiles.

    Recojo en mis pupilas la imagen del hombre
    que amo, y el reflejo se hace eco del tiempo.


    Y es que la meta no es el horizonte,
    ni la quietud, ni la inamovilidad
    del espejo donde se refleja tu rostro.


    La vida viene del camino perpetuo,
    de la distancia donde se desdibuja el siglo,
    tiempo manso como flamante despedida
    que desnuda la noche .

    Ana Mercedes Villalobos

    [​IMG]
  • Anamer

    [​IMG]
    Hay un tímido encanto
    en esta densa oscuridad,
    antes de
    los grises y ocres
    de las sombras.


    El torpe dialecto,
    me remonta
    a la seguridad horizontal
    de mis letras.

    Las grandes derrotas
    nos conducen a la luz.


    No es leve ni fácil el camino,
    una cuesta empinada
    que no nos garantiza
    jamás la victoria,
    ni siquiera una mínima memoria
    de aquellos tiempos.


    Vamos a tientas,
    añorando otros abrigos, otras distancias,
    otras ceremonias donde perpetuar
    nuestro llanto.


    No sé si la ausencia,
    sea el invierno
    que nos envuelva en la primigenia
    transparencia del agua,
    y que a pesar de
    lo excelso de su paisaje nos sea amargo.

    Como esta tierra común
    que nos dejó sin nombres.

    Ana Mercedes Villalobos

    [​IMG]
    A spring, Inoxtransa, bristy y 4 otros les gusta esto.
  • Anamer
    [​IMG]

    De vez en cuando,
    cuando un instante es todo el tiempo,
    la palabra se escapa en las alas de algún ave
    dejando su trino sin abrigo,
    nostalgias que acompañan
    una noche sin estrellas,
    y nos ocultan la cara de la luna,
    o nos recorren flotando en el viento
    enhebradas en enjambre que alborota.


    Ciegos en la bruma, andamos sin saber,
    como un aroma que se esparce de la flor
    llenando cada espacio del jardín,
    como el amor que se entrega en la caricia
    rozando el rostro del niño o del amigo,
    o esa mano que se extiende
    hasta llegar a la orilla del verso
    sin saber si estamos vivos o muertos.


    Entonces, necesitamos de la entrega,
    acogernos a la palabra como credo,
    llorar en nuestras letras
    o reírnos y olernos en recuerdos,
    con los ojos abiertos,
    contemplándonos,
    aunque estemos ausentes.


    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]

    A NUBE ATARDECER, spring, bristy y 2 otros les gusta esto.
  • Anamer
    [​IMG]

    Es en ese hacer tuyo,
    en que tu lengua
    estrena repertorio,
    donde se gestan tempestades.


    La sangre se enciende,
    y los cuerpos
    vibran emocionados,
    en un solo acorde.


    Los corazones se entregan,
    apretando sus latidos
    abrazados al pecho,
    anhelantes de labios, de bocas,
    en esa nostalgia de piel
    torrente desbordado,
    que suplica,
    que se entrega para amarse.

    Hasta la música es mágica,
    una emboscada a los sentidos,
    que se rinden,
    transitando hacia el paisaje
    donde se unen las risas,
    la tuya y la mía,
    en un coqueteo pertinaz.


    Y entre besos y ternuras
    se olvida el pudor,
    los labios se desgajan
    debatiéndose en un solo anhelo.


    Mientras,
    la tierra en su eje,
    sólo gira.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]


  • Anamer
    [​IMG]

    A veces mis noches
    se habitan
    de sueños
    que no llegan a soñarse,
    recuerdos,
    lágrimas dormidas,
    esos golpes de tristezas
    que se abrazan a mi alma.


    Se quedan, detenidos en el tiempo,
    sin conocer mis miedos,
    y se adueñan de mis letras,
    de mi pluma, de mis versos.

    La luna viene en mi auxilio,
    ¡siempre la luna!.


    Se prende a mi corazón
    en el silencio
    que precede
    al bullicio del alba,
    y me aferro a la luz
    de su rostro que me mira.

    Ana Mercedes Villalobos
    [​IMG]