1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Viendo entradas en la categoría: poema dedicado al AMOR - Página 3

  • Edith Elvira Colqui Rojas
    Si la relación no da para más, mejor cortar y alejarse:
    *************************************************

    [​IMG]

    Humo gaseoso tóxico
    fueron tus promesas de papel,
    humo que quemaba mi sien,
    humo que me abrasaba la piel y los labios.
    Humo que destruyó mi corazón.

    Ya no quiero tus promesas humo gris,
    estoy intoxicada con tus mentiras radioactivas.
    Quiero descontaminarme de ti,
    limpiar mi piel de tus hollines,
    purificar mis ilusiones
    de esta experiencia gris.

    Hoy quiero respirar aires nuevos de libertad;
    volver a creer en un amor de verdad.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    No varón de mis sueños,
    yo te no puedo amar,
    porque eres una manzana lejana, prohibida para mí.

    No, no insistas,
    esto no puede ser.
    Tú tienes tu hogar conformado,
    yo muchos sueños que cumplir.

    Mira en el cielo hay muchas estrellas que mirar.
    Mira el ancho mar,
    algunas respuestas te darán;
    en su profundidad y su silencio las verás.

    Quizás si fueras libre gorrión,
    quizás si no tuvieses jaulas.
    Quizás te amaría, no lo sé.

    No amigo
    lo nuestro no puede ser,
    mis vestidos son aves libres
    y en sus florestas hay mucho amor para dar.

    No mientas por favor, yo no soy tu reina;
    tú ya tienes a quién amar.

    No soy mariposa
    que cuando quieras, puedas tomar.
    Yo soy paloma que se respeta,
    no soy, ni quiero ser, una más.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]


    Soy un corazón oprimido
    anhelando un "artificio"
    para salir de su prisión de amor
    buscando su "paz" en el "letargo" dormido,
    ¡No quiero pensar en ti!,
    ¿Cuando dejarás de "oprimir" mis arterias enamoradas?
    ¡Cuando seré libre de tus cadenas de amor!

    Fracasa, derrotado mi afán de olvidarte,
    mis "metas" se desvanecen como naipes.

    Oprimido esclavizado en tus antojos,
    me sometes a tu voluntad,
    ¡Quiero liberarme de tus cerrojos!
    Ser corazón un corazón libre,
    sin cadenas;
    un corazón que respire paz blanca en su interior.
    No depender de los besos de tus labios rojos,
    ni de tus caricias suave algodón,
    ¡Tengo derecho a ser feliz de verdad!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas - Perú-Derechos reservados
    A therymaria le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]Como


    Como tú otro cuerpo ya me han dicho lo que tú cuerpo a mi piel.
    Como tú, otros ya me han llenado de esas palabras de miel.
    Como tú, ya otros me han besado con hambre de amor.
    Como tú,
    otros ya me saciaron en su vergel.
    Como tú,
    ya lloré por otros, como tú.

    No te creas único,
    cantimplora única en el desierto.
    Ya otros me han amado y besado antes que tú.


    No te creas indispensable en tu isla de papel.
    Si tienes que irte yo te abro la puerta del coche,
    anda a dónde tengas que ir.
    Ya he amado a otros como tú.
    A mí me hace falta un amor
    que no me bese como tú.
    Que no me ame igual que tú.
    Un amor que me haga temblar de inmensa pasión,
    que haga crepitar todas las extensiones de mi ser.
    Que no ame no solo mi envoltura externa,
    ni mi cáscara de mujer.

    Yo quiero un que me ame como soy:
    Mujer frágil sensitiva,
    huracán de pasión si saben despertar sus lavas.
    Rosa enamorada de inmensa entrega,
    si me aman de verdad.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]
    En ti me encuentro,
    ¡Oh cielo transportado en mi ser!
    Tus escaleras llegan perfectas a mi alma,
    tus sonatas rozan mis oídos y los besan,
    ¡Cómo nadie!

    Alegoría de mi ser
    en ti despliego todas mis alas de mujer.
    En ti, mi primavera luce más bella,
    Iluminada, casi celestial...

    Y quiero estar siempre a tu lado,
    ser rosa estática, bebiendo una y otra vez solo en tus refrescantes aguas.

    Sol de mis días,
    tu calor me abriga plenamente de ternura.
    Eres mi anclaje seguro sin maldad.

    En ti,
    me renuevo en tu fuente,
    hallo mi alimento; puedo ser feliz nuevamente.

    No necesito otro cielo, tú eres mi plenitud:
    No necesito otra piel,
    no necesito otros ojos,
    no necesito otra voz.
    En ti me siento llena de uvas de amor.

    Se bambolea en mi cuerpo,
    tu piel, tus besos, tus palabras, tu sonrisa y tu tez.
    ¡No me niegues nunca tu sal!

    Llévate mi cariño,
    secuestra mi corazón.
    ¡Mírame!
    Soy niña pequeña asustada
    sin ti.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas

    [​IMG]
    Las calles parisinas
    hoy me saben a ti.
    Me hablan de los besos de tu boca;
    de esa pasión loca
    que derrochábamos en sus pestañas los dos.

    Recuerdo tus besos
    con sabor a frutales frescos,
    tus caricias en sabor a vino tinto
    y tus palabras de amor
    con aromas de rosas enamoradas.

    Cómo frente a la torre Eiffel,
    me hipnotizabas
    con esas palabras tiernas de sándalos,
    matizadas con canciones de Édith Piaf.

    Y mientras el Sena
    sonreía a nuestro idilio,
    el sabor de tus dulces manzanos
    se iba desbordando
    jugoso en mi boca,
    mientras deslizabas
    tus manos en mi cintura
    y me estrechabas junto a ti.

    Derrama siempre
    tus besos de mil sabores
    en mi boca roja.

    Nunca me niegues esos sabores a fresa y mieles
    que me hacen delirar.
    ¡París es nuestro

    vamos en sus flores a disfrutar!

    Amado,
    París y tú

    conjugados,
    me saben a dulzura en eternidad.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Ya me borraste del papel de tu mente y de tu piel.
    porque no preguntas ya por mí,
    porque ya no me veo en el humo de tus cigarros,
    en tu lecho vacío,
    en el primer café del día,
    ni en tus papeles de oficina.

    No te hago falta
    lo sé,
    porque ya no vienes a charlar a mi puerta,
    porque cierra sus pestañas la noche
    y ya no suenan tus zumbidos de amor;
    tus pisadas ya no llegan hacia mí.


    Ya no te hago falta,
    no me digas nada ya lo sé,
    ya no suena el teléfono incontrolable,
    ya no preguntas por mí.


    Ya no baila mi nombre en tu mente
    ya no mandas mensajes de texto con corazones y demás.
    ¡Cuánta pena guardada
    se desborda en mí!
    ¡Cuánto dolor partido!
    Ya no soy tu hada,
    la que te hacía revivir.
    Mi figura murió en tus ojos,
    sepultada la dejaste en tu mesita de dormir.


    ¿Qué si duele?
    Duele claro que sí,
    Es mejor asumir la realidad
    no engañarme más,
    ¡Por Dios que diablos hago aquí!, ya me olvidaste.
    Es hora de partir lejos de aquí.
    Mariposa herida enamorada me iré.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados/PROHIOBIDA SUS COPIA TOTAL O PARCIAL
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Amándote tanto y tanto,
    y yo sin ti,
    meciéndome en tu recuerdo
    pero sin ti,
    besando tus ojos
    sin ti,
    amándote todo
    y sin ti;
    muriéndome de pena
    en ti.

    Sin ti,
    soy polvo, roca, cal,
    humo solitario,
    flecha extraviada en el vacío;
    horizonte sin luz.

    Sin ti,
    vaciada de mí,
    perdida en ti,
    ahogada en tus besos fugados.
    Sentada en la playa solitaria
    sin tu agua.

    Sin ti,
    nube grisácea
    ¿Qué haré?
    Las tonadas de tus guitarras
    ya no están;
    llueve continuo en mi alma
    sin cesar.

    Sin ti
    ya nada, nada es igual.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú Derechos reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Tu amnesia
    es mi clavo sangrante,
    una espina roja punzante,
    ¿Cómo puedes de mis rosas olvidarte?

    ¿Como pudiste tan pronto
    borrar los sellos de mis besos?
    Mis caricias algodones de tus catedrales,
    mis susurros de tus ventanales.

    ¿Qué formula mágica usaste?
    ¿Cual es el hechizo
    que hizo borrar mi recuerdo de tus trigales.

    Enséñame
    tu secreto de olvido,
    dame tu formula maestra,
    ¡La necesito urgente!

    Maestro de engaño
    artífice de falsos sueños,
    ¿No ves que tu olvido
    me sangra y hace daño?

    Yo no soy
    corazón de piedra
    no olvido el amor como espuma o bruma,
    ¿Y sabes por qué?
    Porque cuando yo amo
    amo de verdad,
    con entrega pasión y locura.
    No hay conmigo impostura,
    ¡No existen nubes negras en mi albura!

    Si pintaste mi figura
    con amnesia,
    pues de ti aprendo mi maestro:

    te borraré de mi cuaderno
    con holgura.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Que me impulsen las altas olas bravías
    a borrar tu nombre de mis vitrales.
    Que me ayuden
    los frescos vientos con su voz callada

    a no pensarte,

    Que no queden sus bosquejos añejos
    y sus uñas recuerdos
    no me desgarren mas el alma,
    ¡Que ya no sangres en mí!

    Que tus ojos
    ya no claven sus ternuras
    en mis ojos,
    que tu boca
    no disfrute mas
    en mi boca roja.
    Que tu piel
    sea
    piedra muerta olvidada,
    y tu voz
    solo agua desabrida en mi alma.

    Que muera tu recuerdo,
    oxidado y retorcido,
    y que en su mausoleo

    sus huesos se calcinen,

    Que sus hojas no reverdezcan,

    que lloren
    en sus cajas negras
    de soledad.


    ¡Quiero olvidarlo Dios mío,
    de mi cuerpo y alma sepultarlo!


    Entonces
    resucitaré radiante
    mujer nueva,
    y caminaré tranquila la cuesta,
    sola sin ti,

    como mariposa liberada.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados



  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]
    Debo olvidarte,
    del pétalo de mis rosas arrancarte.
    el volcán de tus besos apagar.
    Aunque esté muriéndome de amor,
    aunque me queme todavía tu piel,
    aunque tenga que arrancarme el corazón con las uñas de los dedos.
    Aunque me muera de pena en el intento
    y salte al vacío sin ti.


    ¡No, no ya no te debo amar!
    Piedra dura mi alma debe ser.

    Titanio infranqueable para ti.

    Que no te quede duda,
    esta vez lo voy a lograr.

    Sé que muchas veces lo intenté
    que del altillo de la determinación muchas veces caí.
    Pero esta vez estoy decidida
    ¡Basta de lágrimas acongojadas!
    ¡Basta de ilusiones con cara falsa!
    ¡Basta de amores sin sombrero!,
    ¡Yo no quiero eso para mí!

    Tus migajas ya no me llenarán,
    tus versos de amor ya no me emocionarán,
    tus canciones de amor
    al mar del olvido eterno las tiraré.

    No, paloma, ciega, tonta,
    ¡Nunca más seré!
    ¡Juro que en el libro del olvido te pondré!
    Tu nombre de mi alma
    con sangre lo borraré.
    Adiós, adiós amor de cliché.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Novia eterna
    quiero ser para ti,

    ofrecerte mis velos
    y mis rosales en blanco mar.

    Cervatillo tierno
    retozando en tu mirar,
    cascadas de agua
    besando tu llegar.

    Novia eternamente enamorada
    de tu vino y de tu sal.

    Gacela danzarina en las arterias de tu corazón.
    Blanco lirio
    suspirando entre tus trigales.

    Nívea paloma
    volando siempre por tus ambarinas tardes.
    Prisionera
    de tus olas y tu mar.
    Suspirando siempre,
    en los puertos de tu mirar.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas

    [​IMG]

    Seductor de mis olas de fuego,
    hidalgo caballero apuesto,
    amo de mis sueños,
    actor diestro.
    ¡Habítame en las hojas de tu verbo!

    Bate tus vientos,
    sobre mis cabellos,
    bésame con tus pupilas hambrientas,
    eleva mis ansias al cielo de tus inocencias.

    Caballero piel de durazno,
    bésa mis rosas con la firme pasión de tus claveles,
    seduce mis primaveras con tus soles;
    somete mi cintura a tus corceles nacarados.

    Galán apuesto,
    tus palomas me hipnotizan;
    tu presencia alada me fascina.

    Oh, mi dulce caballero,
    tu porte atractivo,
    enloquece mis vestidos.
    En tu red de sonrisas
    quedé prendada;
    en tus barcas anclada.

    Tu voz, ¡Oh tu mágica voz!
    Es lira suave en mis mañanas.
    Tu boca fresca,

    manzana que en mi boca
    se derrama...

    Mi torre fuerte,
    abrázame en tus bíceps tiernos,
    y ámame, como tu viento sereno.
    Quiero hacerme ovillo de amor entre tus brazos.
    Ser esa luna coqueta en que te miras,
    la lluvia que moja tus sueños,
    el sol que abriga tus días;
    ese vino rojo que te embriaga.

    Me seduce tu encanto del olivo tierno,
    tus castillos altos de sueños,
    tus lagos enamorados,
    ¡Tu cemento venció mi flor!

    ¡Sedúceme palomo!
    Que a tus encantos olorosos
    me rindo.
    Ilumina mis noches, velas apagadas,
    con tus ojos.

    Mis inocentes margaritas,
    mis delicias de mujer
    se deleitan en ti.

    Tus madreselvas se enreden
    en las pestañas de mi alma,
    Tu mar habite siempre en mis aguas.

    Hechízame,
    mi galante corcel.
    LLévame a tocar tus fulgurantes estrellas.
    ¡Quiero volar en tus mágicas cometas!

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    (Prohibida su copia total o parcial)
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Tu amor, hace tiempo
    que dejó de ser amor,
    ya no besa cálido en su flor.


    ¡Nos alejamos tanto!
    Tú estás en la tierra del desinterés,
    y yo volando en tus planetas, ilusionada.


    Tus besos perdieron el brillo del oro
    en la escombrera del tiempo.


    Se marchitaron tus caricias
    en el paroxismo del tedio.


    Tu amor, espejo ciego,
    sombra y fantoche de cariño.
    Duerme en su pasión invisible.
    Ya no late su corazón
    junto al mío.


    ¡Y cómo duele su agonía!

    Regurgita apatía en sus fauces,
    hundido en el cieno
    perdió autenticidad.
    Solo hace pésimas parodias,
    esperando la última estocada
    que lo aniquile en su función final.


    No te preocupes,
    yo pago la cuenta.
    Yo doy el primer paso:
    Vete,
    no te retengo.
    Si el amor ya no llueve,
    es mejor que el viento se lo lleve.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados-copyright ©y safe creative

    A catia-love le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Yo te amaba,
    cumplía mis obligaciones,
    te respetaba.
    Pero la manzana de la tentación invadió mi cama,
    con sus lenguas lujuriosas me engañaba,
    con su silueta despampanante me obnubilaba.


    Y caí.
    Fui infiel
    lo siento,
    no lo pude evitar.
    Sus jugos apetitosos me hicieron enloquecer,
    su mirada seductora me llamaba,
    sus caricias terciopelo me excitaban.
    Olvidé entonces tus fragancias y tus llamas,
    olvidé tus ternuras juveniles,
    tu fidelidad de hierro me resbalaba.


    Era un necio, tonto, no razonaba
    y a la mujer de años,
    engañaba.
    A ella,
    la que por mí, sus fuerzas desgastaba;
    la que lavaba, planchaba y cocinaba.
    Aduciendo que en su figura se descuidaba.


    Hoy descubrí
    que esa mujer no me amaba
    que era mis bolsillos lo que la atraía.
    Y vuelvo a ti, esposa amada.
    Pero tú no quieres saber de mí,
    ya nada.
    Estás deshecha, desilusionada.


    Por infiel,
    perdí honra,
    familia,
    la mujer que en verdad me amaba,
    dejando mi vida seca y destrozada.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados/safe creative