1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Viendo entradas en la categoría: poema general

  • Edith Elvira Colqui Rojas
    upload_2019-1-14_12-14-1.jpeg

    Navego hacia la luz,
    con mi casa llena de ilusiones
    y mis globos de sueños.


    Es largo el camino,
    hay borrascas en los cielos,
    vientos huracanados quieren frenar mis metas
    pero yo no desisto
    ¡Tengo el lomo bien osado!


    Y avanzo, camino, corro, vuelo hacia mi meta,
    atravesando nubes negras,
    sorteando vientos borrascosos,
    ¡Hasta mi luna esperanza parece ocultarse!


    Quiero llegar a mi meta,
    sé que llegaré,
    a lo lejos diviso la luz del paraíso;
    mi casa de sueños al fin tendrá cobijo.
    Aquí encuentro paz y respiro.
    ¡Al fin toqué las orlas del paraíso!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Nuestras almas errantes, perdidas
    en las turbulencias del mar de las dudas y la ansiedad,

    navegan como niños asustados,
    en sus barcas endebles pequeñas.

    Entre nubes borrascosas y olas agrestes

    ¡Cómo se bambolean!

    Viajan atravesadas por la flecha
    de la duda y el vacío existencial.
    Nubes negras quieren socavar sus ilusiones,
    dejándolas desamparadas en medio del mar.


    Desahuciadas piden ayuda,
    quieren salir de la oscuridad,
    pero nadie las oye.
    Son náufragos en el mundo de la inhumanidad.


    De vez en cuando
    alguien les lanza botellas salvadoras
    pero no es suficiente.


    Ellas luchan contra el mundo para sobrevivir,
    su esperanza está amenazada
    y parece su trabajo vano.
    Pero a lo lejos, el sol les espera,
    y reman con mas valor,
    hasta alcanzar la luz de la salvación.


    Es la luz esplendorosa
    que transforma lo adverso, en paz y felicidad.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    La voz del silencio se oye en las praderas de la soledad.
    Con sus cabelleras largas,
    y sus pisadas atronadoras nos dejan mudos.
    Con sus brazos de ternura cobija al que es su amigo,
    pero con espinas hirientes rasga al que no la soporta.


    Silencio, en tu candil puedo reflexionar.
    Vienes, me acaricias y hablas en mi calva soledad.
    Toco tus plumas en la noche dormida,
    me dictas versos en mi desván desvelado.


    Oh, voz del silencio enamorado,
    ¡Cuántas veces has llamado en mis pensamientos a mi amado!
    En tus cortinas puedo oír sus palabras de mozuelo enamorado.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados

    (Queda prohibido copiar los títulos de los poemas o parte de él estando sujetos a las normas penales y de derechos de autor)







  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Yo soy ese gorrión solitario,
    añorando el alpiste de la comprensión.
    Mi risa se voló con el viento de la indolencia
    y la desilusión.


    Desde mis alturas, veo la gente pasar y pasar.
    Para ellos yo no existo,
    porque soy pequeño,
    y no tengo bienes, ni dinero.


    Oigo sus voces que me dicen:
    -Aléjate eres un estorbo,
    ¡Cuidado te voy a pisar!


    A veces el hambre
    cala mis huesos,
    el frío moja mis plumas,
    y el calor me agota;
    pero eso
    a nadie le importa.
    Solitario paso mi drama existencial.


    Tú eres ese gorrión solitario
    mascullando dolor.
    Pobre hombre errante en esta tierra sin amor.


    Nosotros somos ese gorrión solitario,
    cantando por un mañana mejor.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]
    Porque el sol siempre brilla
    en los que tienen mirada franca,
    en aquellos que comparten y dan sin pedir.


    Porque la vida es un don divino,
    que nos permite realizarnos en plenitud.


    Porque la mañana siempre se alumbra,
    con una palabra amable,
    con un puente de armonía.


    Porque el sol de tu amabilidad
    alumbra los corazones devastados;
    brille en tu pluma siempre del sol del amor.


    Sol, sol de alegría irradie el mundo hoy.
    La esperanza no se pierde ante una caída o derrota.
    El hombre se hace noble y vigoroso
    cuando del polvo se levanta una y otra vez.


    La mirada franca, la palabra solidaria,
    siempre ilumina los abrojos y las espinas
    y las hace luz,
    luz de brillante sol.
    la oscuridad solo vence
    a los que se dejen aplastar por ella.




    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Poesía
    luz y canto
    poesía sal, lluvia, arena,
    canastos de amor y llanto.
    Poesía primavera nueva
    y otoño tardío.
    Poesía renovación.
    Poesía eres tú, soy yo, somos todos.
    Poesía iluminación,
    escalera al cielo,
    pozo profundo donde duermen las penas,
    margaritas y sol radiante de alegría también.
    Poesía,
    muerte y resurrección,
    poesía, amor y pasión,
    poesía dama, niña, varón apuesto.
    Castillo diamantado,
    Jerusalén vistosa,
    casona derruida por las penas.


    La poesía es dama fina,
    pero también señora del mercado en rutina.
    Poesía despliega tus poderosas alas
    deja huellas de fructífera vida,
    siembra paz en tus trigales,
    arrópate de los problemas del mundo.
    Llora con la humanidad
    y también sonríe con ella.
    ¡Oh, mi amada poesía
    una vez más
    conquista mis sentidos y mis armonías!
    Quédate en mis ojos, en mis manos en todo lo que huelo y toco.


    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]


    Era un globo rojo
    bello como un sol,
    tenía la ternura de un niño,
    la sonrisa de un cielo abierto.
    la bondad del mismo Dios.


    Acompañaba al niño
    en todas su aventuras;
    sus juegos y travesuras.


    Un día los agentes del mal
    quisieron hacer daño al globo,
    pero el niño lo defendió.
    La amistad del niño y el globo como espuma trascendió.


    Globo rojo y niño:
    amistad de oro, que el mundo sacudió.
    ¡Qué exulten contentas las calles de París!
    Todos los globos del mundo bailen de alegría
    Defiendan la amistad bella, fina estrella.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados


    FIGURAS LITERARIAS USADAS:

    SÍMIL:

    bello como un sol,

    La amistad del niño y el globo como espuma trascendió.

    METÁFORAS

    la sonrisa de un cielo abierto.

    HIPÉRBOLE

    la bondad del mismo Dios.

    PERSONIFICACIÓN

    Todos los globos del mundo bailen de alegría
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Soledad, madera dura,
    punzada profunda en el alma.
    Hueco profundo sin luz,
    espacio sin sol, sin aliento.


    Soledad, aire vacío,
    música muda,
    crepúsculo que no llega,
    veranos, otoños, primaveras ciegas.


    Soledad en tu silla antigua
    no quiero sentarme,
    de tus alimentos, no quiero llenarme.


    Regálame tu otra cara,
    la de luces amarillas blancas.


    Bailaré en tu nueva casa,
    en la que habla con voz fuerte el alma,
    en la que no se sienten tus coces mortales;
    en la que la esperanza brilla
    como sol radiante.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]
    Una sombra en el agua
    dejando añejos recuerdos
    Zapatillas juveniles
    mojadas por el infortunio,
    Sus pantalones asustados
    suspiran en penas que lloran solas.
    Silencio inexpugnable...

    Ayer lo cogió
    la policía en la Av. Los nardos.
    Huyó despavorido y temeroso.
    Las balas lo alcanzaron.
    Había robado unos pesos
    para comer el pan del día.
    Cayó desplomado...

    Ahora regresa en alma,
    mirando sus zapatillas
    de sueños juveniles
    destrozados.
    Alguna vez quiso estudiar
    pero no tuvo las posibilidades.
    Llora el pavimento
    en goteras eternas..


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derecho reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]
    Razas unidas
    en una sola alma hermanada
    no importa las diferencias,
    no importa los credos, la edad, las diferencias sociales, el color...
    Somos almas latiendo en un solo corazón de humanidad.

    Todos giramos hacia el mismo destino.
    Todos amamos reímos y lloramos.
    No existe distinción.

    No debe haber muro que nos separe,
    ¡Afuera los rencores y egoísmos!
    Unidos siempre como hermanos, como robles.
    Lucharemos por nuestros sueños,
    por nuestra patria,
    por el gran objetivo de la raza humana:
    que es vivir con paz, armonía y felicidad.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas

    Cuando el sol acuesta su pena, allá en los lejanos ocasos...

    [​IMG]
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]
    Llora payaso tu pena carcomida,
    llora en silencio;
    el telón ya bajó.


    Llora tu pena en vasos derramados;
    llora en lágrimas de vidrios rotos.


    Tus pupilas cansadas descansen su pena
    en ríos de monótonas lágrimas.


    Densa es la pena si se guarda mucho tiempo en las gavetas.

    Llora que mañana será todo nuevo,
    Desplegarás tu sonrisa mariposa nuevamente.
    Nadie sabrá que en la noche detrás de las cortinas,
    tu alma ha llorado como niño.
    Y tus ojos se han mojado como río.




    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados

    A Lorelizh Beye le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Soy artífice de mi propio destino,
    voy de aquí allá sin rumbo fijo.
    Soy Goliat gigante ante los problemas,
    Ulises valiente en las batallas de la vida.
    Mansa paloma cuando de sentimientos se trata.
    Cazo pájaros de sueños en mis alforjas,
    entrego en mi camino lo mejor de mis orlas.


    No tengo miedo al sol que quema, ni al frío que congela.
    En mi mente guerrera
    siempre está prendida la esperanza como vela.
    Caminante, errante, voy construyendo las piezas de mi destino.
    Procuro andar con cordura y sin desatinos.


    Mañana mis trabajos serán recompensados,
    mis fatigas serán palomas apacibles,
    y mi alma descansará segura y reposada.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A Agus Mcpoets le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Y cuando llegue el día
    que las fuerzas mermen,
    mi voz se apague y mi corazón se agite desconsolado.
    Cuando la señora muerte me invite a sus cortejos,
    y amenace insolente con sus temibles guadañas,
    que no me abrume el anzuelo del miedo;
    quiero irme segura y tranquila.
    Que no me falte tus brazos de ternura,
    y tus palabras de dulzura, amor cariño mío.

    Cuando la luz del sol para mí se apague,
    cuando me encuentre a solas
    y entren en feroz duelo mis ángeles y mis demonios,
    ¡No me abandones vida mía!

    Cuando me despida de las luces de este mundo,
    ¡Quiero irme en paz, en paz de palomas serenas!

    Cuando ya mis músculos no tengan ánimos de trabajar,
    mi boca seca, ya no quiera besar,
    mis ojos lánguidos, no quieran abrirse al mundo exterior:
    ¡Quiero que no me falte tu voz de aliento!

    Y cuando suene el último estertor en mi pecho,
    llévame señor en paz a tu lecho.
    Quiero cruzar contigo, el último trecho.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados

    Audio en mi voz: https://pe.ivoox.com/es/y-cuando-llegue-dia-audios-mp3_rf_30063313_1.html


  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Luna, piel de albatros,
    esconde mi pena en tus lejanos arcos,
    rompe mis cántaros de nostalgia,
    llévate mis cuitas en tus manos blancas...


    ¡Oh luna, compañera!
    Abre tu sonrisa para mí en cara plena,
    regálame tus melodías serenas,
    ¿No ves qué de dolor estoy llena?

    Extiende tus sábanas de ternura,
    cubre mi llanto con tu fino canto,
    ¡Yo soy, frágil criatura!

    Pinta flores acuarelas en mis valles desiertos,
    sácame de esta penumbra aciaga,
    ¡No quiero habitar este país de fríos muertos!

    Cubre con tu luz
    mis ramas en sombra,
    inyéctame la savia de la vida;
    haz florecer mis bengalas de esperanza.

    Entonces al filo de la noche,
    cantaremos unidas, regocijadas,
    ¡Mi hada blanca encantada!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados