1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Viendo entradas en la categoría: poema general

  • Edith Elvira Colqui Rojas

    Es la era de los tapabocas,
    era en que la gente por salir se aloca,
    y al engorroso mutismo convoca.

    upload_2020-5-13_23-1-1.jpeg

    Es la era del aislamiento,
    dejar de vernos por un momento.
    Era de poco movimiento.

    La sigo descontento
    pues soy un ser sociable,
    pero sé que es un mal necesario.

    Esta
    época será recordada como la era de
    los cubrebocas.
    Saludamos con señas
    crucificamos los besos,
    le quitamos los brazos a los abrazos.

    Para palear sus efectos las cosen de diversos modelos:
    graciosos, serios y medicados.
    Todos caminamos con ellos a todos lados.
    Esta era de los tapabocas nunca lo hubiéramos imaginado

    Autora: Edith Elvira Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

    .

    THE ERA OF THE TAPABOCAS
    It is the era of the masks
    was when people went crazy for going out
    and the awkward call of silence.

    It is the era of isolation.
    stop seeing us for a moment.
    it was of little movement.


    I don't follow her so unhappy
    because I am a sociable being,
    But I know it is a necessary evil.

    This
    the era will be remembered as the era of
    The masks.
    We salute with signs
    we crucify kisses,
    We take the arms away from the hugs.

    To shovel its effects, they are sewn in different models:
    Funny, serious and medicated.
    We all walk with them everywhere.
    This was the masks that we never imagined

    Author: Edith Elvira Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Rights reserved

    .
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]





    No sé si soy pluma de oro
    de cobre u hojalata,
    solo sé que escribo versos
    que mi alma delatan.

    No sé si habré llegado siquiera a la punta
    de los pies de Calderón o de Garcilaso
    o abre tocado algún hilo de la orla de las vestiduras de Dante,
    solo sé que disfruto haciendo mis garabatos.

    No sé si mis metáforas tienen alcurnia
    garbo o agudeza,
    solo sé que cuando termino de elaborarlas
    hay sismos y terremotos en mi cabeza.

    No sé si mi poesía valdrá un penique o un sol en el mercado,
    solo sé que disfruto ejerciendo el don que Dios me ha dado.

    No sé si la crítica los apruebe o desapruebe,
    solo sé que me llena el ama de manzanas de satisfacción
    porque los hago con máxima dedicación.

    No sé si al lector
    le interese o guste mi mundo de letras,
    solo sé que los hago amor e intensión recta.

    No sé si mis letras vivirán
    o se las tragará el pozo largo del olvido
    si dormirán desnudos, huérfanos en anaqueles solitarios
    sin luz y sin sustento.

    No sé si este arte u oficio de escribir
    sea una profesión, algo real,
    para ayudar a mi nación
    o solo sea una quimera
    de un Quijote iluso
    que un día quiso vencer los molinos de vientos
    de los males del mundo
    con su espada inspirada de letras
    y salió expectorado,
    volando por los aires,
    entre sueños de gran poeta.

    No sé si soy poeta
    o una ilusa anacoreta,
    solo sé
    que cuando escribo,
    sueño con los ojos abiertos
    ¡Y les juro! (Dios sabe que no miento)
    que a veces he llegado a tocar el cielo.
    con mi pluma sencilla de letras.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú Derechos reservados
    A NUBE ATARDECER y Gustavo Cervantes les gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas

    [​IMG]

    Llegan los geranios y las rosas

    a teñir de amor el universo,

    a cubrir las penas sangrantes,

    con sus tapabocas de colores.

    Llegan mis flores favoritas,

    con su circo de alegría,

    con sus volteretas de esperanza

    y sus trompetas festivas.

    Para decirte:

    sí se puede,

    ¡Ánimo,

    sigue adelante!

    Mariposa triste, no claudiques.


    Limpiarán esas lágrimas

    de hospitales fúnebres,

    con latidos de ritmo agónico,

    y esos ecos pesimistas, colgados en ramas de desánimo,

    de los que en la batalla desfallecen.


    ¡Venid, vedlas relucir en los floreros del mundo!

    Cómo brillan en las pupilas esperanzadas,

    cómo cantan sus pétalos animosos.


    Vienen mis flores, a renovarlo todo,

    con su perfume de blanca paz y resignación.


    ¡Vengan mis rosas y margaritas!

    Regalad al mundo sus mágicas aquiescencias.

    Decidle suave al oído:

    el alma no muere,

    aunque el cuerpo contagiado perezca.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    A NUBE ATARDECER le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]


    De la noche a la mañana cambió nuestra historia,
    los que nos creíamos seres libres,
    estamos como perros enjaulados ladrando desolados.
    Como monjes budistas recluidos,
    como aves sin aire,
    respirando miedo.


    La vida social para nosotros se ha apagado
    y solo con una sonrisa o con señas saludamos.
    Nuestro círculo social se ha reducido a la familia
    es bueno conversar, pasar con ellos las horas,
    pero el encierro, hace que veces perdamos la paciencia.
    Son las consecuencias del maligno virus
    que nos sigue con sus pisadas de muerte.


    Las calles están vacías y mudas
    las playas ya no ríen con el sol.
    Nos alejamos de todos
    ¡Cómo apestados!


    De la noche a la mañana cambió nuestra rutina, nuestro feliz estado.
    Ahora valoramos la vida, ahora sabemos que no hay don más preciado
    que la libertad.


    En el hemisferio sur nos sancochamos con el calor y el tedio.
    Las gentes desesperadas como ratas buscan como protegerse y alimentarse.


    La gente vive con psicosis
    pues todos piensan tener el virus.


    Rogamos al Dios del cielo:
    que pronto acabe este encierro,
    que volvamos a ser y vivir como antes.
    Que se acabe esta peste,
    que la gente converse,
    que los niños pobres no se aburran,
    ¡Qué no se muera la gente como moscas!


    De la noche a la mañana
    debemos adaptarnos,
    hasta que tengamos la vacuna ansiada.
    Hay que tener paciencia,
    hay que enfriar un poco nuestros impulsos,
    hay que aceptar el cambio de buena gana,
    aunque nos cueste.


    Nuestros ruegos el Dios del cielo oiga,
    que los estados adopten las mejores medidas,
    y pronto regresemos a nuestra vida cotidiana.


    Mantengamos la paz;
    sino el miedo y el desasosiego nos matarán antes que el virus.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    imagen de la red
    A Anamer le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]


    Nacer en ti madre mía,
    es sentir
    que tengo casa,
    que tengo abrigo,
    una bóveda que me cuida y alimenta;
    un pañuelo que seca y limpia mis lágrimas eternas.

    En ti madre,
    me siento seguro,
    siento que el mundo no puede hacerme daño.

    Tus latidos me acompañan,
    tus suspiros me besan,
    y tus desvelos me dicen que en verdad me quieres,
    ¡Madre primavera de entrega sincera!

    No me dejes madre mía,
    sin ti viajo solo en este mundo oscuro perdido,
    soy una frágil fruto desvalido,
    ¿Quién si no tú me dará los aliños de su cariño?
    Alma, que de madrigueras de amor ha salido.

    No hagas caso de las voces de los halcones madre mía,
    ellos quieren desgarrar mis carnes,
    quebrar mi vida en sus criminales vasos;
    ¡Sálvame de sus tenazas!

    Sangre de tu sangre soy,
    madre mía,
    pepa inocente de tu fruto.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]


    Fuga el silencio de su aureola translúcida e incolora
    y se sienta en la banca de los sabios.

    Extiende sus manos largas
    en los ocasos,
    habla holgadamente en sus puertas,
    dejando su rocío de nostalgia como escarcha.

    Roza las mejillas de los hombres;
    le hace ver que solo es polvo y nada.

    El caótico universo
    se hace paz en sus tendederos,
    el sol se hace hielo
    en sus disertaciones.

    Aquieta las ansias en sus veleros;
    el hombre descansa
    en sus lechos floridos olorosos.

    Las respuestas del silencio
    no mienten;
    sus auras son místicas.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados







  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]


    ¡Feliz año amigos, feliz año!
    Recibamos al nuevo calendario
    con ojos esperanzados y aliento renovado.

    Quememos en la hoguera de la catarsis
    los ropajes de lo negativo
    de las penas y fracasos con todos sus lazos.

    Brindemos en copas doradas
    por un nuevo año que se avecina regocijado.

    El Champán espumante de las buenas vibras
    entren en tu casa
    Fuegos artificiales de buenos deseos
    te dedico en este nuevo año:
    ¡La consigan debe ser trabajar y no hacer daño!


    Feliz año amigos interconectados en la red,
    feliz año amigos reales de mi ciudad.
    ¡Qué reine en el mundo entero la alegría y la hermandad!
    ¡Que se acaben los odios y egoísmos y triunfe la bondad!



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados

    HAPPY NEW YEAR!


    Happy new year friends, happy new year!

    Let's receive the new calendar

    with hopeful eyes and renewed breath.


    Let's burn at the stake of catharsis

    the clothes of the negative

    of sorrows and failures with all their ties.



    Toast in golden cups
    for a new year that rejoices rejoiced.






    The sparkling champagne of good vibes

    enter your house

    Fireworks of good wishes

    I dedicate you in this new year:

    Get it must be work and not hurt!



    Happy new year friends interconnected in the network,

    Happy new year real friends of my city.

    Let joy and brotherhood reign throughout the world

    Let hate and selfishness end and goodness triumph!




    Author: Edith Elvira Colqui Rojas-Peru-Rights Reserved
    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Quiero que mi navidad sea iluminada con bombillas de alegría,
    con pájaros ilusionados
    y palomas de paz volando por todo el mundo.

    Quiero una navidad diferente,
    sin tanto lujo entre la gente;
    lleno de ternura y perdón,
    pleno de cosas que llenen el corazón.

    ¡Ah navidades, las de antaño!
    Con chocolate, panetón y pavo
    compartiendo con nuestros hermanos.

    Quiero una navidad en que no existan
    blancos, amarillos, ni negros;
    navidad en que todos nos unamos.

    Quiero una navidad
    que no discrimine,
    que no vea lo exterior
    sino las maravillas de las joyas del alma.

    Quiero esa navidad
    en que el centro sea el niño Jesús
    y no ese señor gordo de rojo.
    Quiero una navidad santa
    llena de amor.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]




    Soy un poema que abre sus ojos
    en una noche estrellada,
    un verbo ansioso
    que busca un verso donde acampar.


    Soy una lágrima
    que habla del dolor de mis hermanos
    y de mi propio dolor también.


    Un poema
    vestido de sueños,
    anclado en lo infinito
    ¡Siendo
    tan pequeña!


    En las ondas de mis cabellos
    escondo una luna
    que brilla
    en la noche más tenebrosa.
    Para ella la oscuridad es un mito
    humo que aplaca con su luz esplendente.


    Una lágrima también soy,
    esperando un mesías
    que resucite mis sueños muertos.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]


    El poeta se esconde en los paraguas de las letras
    y si hace lluvia en su corazón
    solo él lo sabe.
    A veces debe brillar como el sol
    aunque por dentro muera de dolor.


    Un poeta es un actor,
    un fabricante de ilusiones.
    Detrás de sus máscaras
    habita un ser humano común y corriente
    que piensa, que llora, que ríe...

    Ama intensamente
    en su noche estrellada de ilusiones,
    es amante,
    es ave,
    es pintor,
    es arquitecto de letras.

    Con sus violines encantados enamora
    hasta las piedras.

    Algunos poetas
    mantienen sus secretos hasta la tumba:
    A quien amaron intensamente,
    que poema es su poema emblemático
    si lo que escribieron es parte de su vida
    o solo invento de su amplia imaginación.

    Un poeta es un enigma
    Indescifrable, a veces.



    Autor: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas

    [​IMG]



    Un acto detestable es el tráfico mercantil
    de la pornografía infantil.
    Angelitos mancillados en sus cuerpos y sus almas,
    marcados con huellas de dolor
    que durarán toda su vida.

    Hombres egoístas, codiciosos, enfermos,
    a quienes no les importa más que el brillo del oro
    trafican con sus inocentes cuerpos
    los condenan a la explotación sin piedad
    ¡Pobres pajaritos en orfandad!

    Orfandad de la gente que no dice nada,
    orfandad del estado que hace poco
    ante estas redes despiadadas.

    son el signo de una sociedad decadente
    que ha llegado a los niveles de la bestialidad.
    ¿Qué hicieron para merecer este terrible mal?
    ¡Son niños, por Dios!
    Pueden ser tus hijos, tus sobrinos, tus nietos...
    son los seres más sensibles de la sociedad.

    Pagarán muy caro los que mancillen su flor blanca,
    en esta vida con la cárcel
    y en la otra
    con el fuego infernal.

    El Dios del cielo
    los vengará.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    La noche ya no me habla en su garganta abierta
    de sus siete titanes algodonados,
    ni en el torbellino
    de su inquieta mirada.

    Se ha sentado en su banco lúgubre
    y no me besa cómo antes.

    Noche de luna cóncava
    noche migradora de sueños de Ibis
    y sombras de Poe
    ¿Cuántos besos secuestrados entre tus dedos me niegas?

    Yacen aquí
    rastros de tus cabellos negros
    acariciándome los ojos,
    vuela mi mente, surge las ansias;
    crucificada está mi razón
    en tus pupilas.

    Tal vez un día encuentre
    la sonrisa de ese amor perdido
    en tus escalones mudos.

    Tal vez, tus estrellas
    verdes, de viva esperanza
    resuciten esos pájaros dormidos de mi alma.

    Ven noche, ¡escúchame, amiga serena!
    Haz estallar los tinteros de mis versos
    en el lienzo aciago de la tierra,
    ¡Tú puedes!
    Tú sabes cómo.

    Te espero en el lugar de siempre,
    ¡Háblame noche!
    háblame por favor.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Atado en noche lóbrega sin luz,
    entre mil cuerdas amordazado.
    Me siento casi derrotado,
    mis brazos ya no pueden defenderme,
    me sostengo en un solo pie.


    Bebo el cáliz de la agonía,
    muerdo el polvo del desconcierto,
    y ese único pie que me sostenía,
    para que no caiga,
    se está hundiendo en el fango,
    y decrece con el tiempo mi vigor.


    ¡Ay de mí pajarillo asustado!
    ¡Ay de mí alma sin luz!
    ¿Dónde están los que me ataron?
    ¡Qué den la cara!
    ¡Que muestren su voz!
    Quisieron cortar mis alas,
    y abatir mis sueños
    pero mi alma es libre, libre como el viento o el sol.
    ¡Nadie la ata con cuerdas,
    con cárceles,
    ni mordazas!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Adiós cantante trovador de la música romántica,
    adiós talentoso compositor, productor y cantante,
    ¡Adiós muñeco de fina porcelana!

    Tus canciones enloquecieron a las fans.
    tu recuerdo permanece vivo en mi memoria
    en mi casa juvenil de antaño,
    ¡Tu voz era un coro de ángeles!
    Tu talento innato, sensacional.

    Mis canciones favoritas fueron:

    “Vivir así es morir de amor”, “¿Quieres ser mi amante?”, “Perdóname”
    Que me hacían volar por los aires del amor.


    Gracias cantante del amor
    te recordaremos como un gran señor
    de talento encantador.


    Tu ciclo fue cerrado con esplendor,
    allá en el United Palace de Nueva York.
    Las generaciones que gozamos tus canciones
    vibramos, lloramos, nos emocionamos con tus interpretaciones,
    Campeón esbozando sentimientos,
    sabías atrapar al público
    con tu encantadora presencia
    y tu voz melodiosa.


    Descansa en paz,
    dulce pajarito cantor del amor.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]