1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Viendo entradas en la categoría: Poema reflexivo

  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    La humildad hizo un duelo con la soberbia,
    ambas acordaron competir en combate alturado.

    La soberbia hacía gala de sus talentos y de sus habilidades
    la humildad asombrada solo lo escuchaba y callaba.
    La soberbia todas su hazañas cantaba y todas sus riquezas materiales pregonaba;
    la humildad tenía sus premios escondidos bajo una rama y de sus bienes nadie sabía nada.


    La soberbia le decía soberana:
    -Oye humildad ¿Qué haces como tonta allí parada?
    Ven exhibe tus también tus galas.
    Pero la humildad solo escuchaba y callaba.
    La soberbia montó en cólera y le dijo:
    -¿No ves que así te gano fácil?
    Hazme competencia para que pueda disfrutar mi triunfo,
    o si no, adúlame, dame aplausos como lluvia.
    Y la humildad muy sensata le dijo:
    -Sé lo que valgo no tengo hacer tanto brinco,
    mejor callar y dejar que otros exalten mis logros.
    De tanto subir a los rascacielos del triunfo
    te puedes dar una caída muy mala,
    puede llegarte la soledad, la vejez o los días aciagos,
    entonces tus riquezas y vanidad no te servirán de nada.


    La soberbia avergonzada viendo que la humildad muy bien razonaba,
    bajó la cabeza,
    ¡Había perdido la batalla la ruin, tirana!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    No apuntes con el dedo muy ligero,
    los errores del amigo, enemigo o compañero:
    Analiza, razona primero.


    Sé condescendiente,
    no seas tan implacable en tus juicios con el otro.
    Siempre hay motivos razones que a veces desconocemos.


    Es fácil levantar el dedo acusador
    y dejar que vuele como paloma;
    lavándote luego las manos.


    Es mejor ser juez de uno mismo,
    antes de lanzar el dedo acusador y la boca llena de improperios.
    Recuerda juzgándonos a nosotros mismos aprendemos y mejoramos como seres humanos.
    Criticando, acusando, desmereciendo al otro
    nos quedamos como enanos,
    hacemos lo que todos hacen como ovejas.
    Nuestra alma se queda vacía y añeja.


    Sé tú, noble persona,
    perdona, olvida al que alguna vez te hizo daño, desmedro o mella,
    y brillará por siempre tu estrella.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

    imagen de la red
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Nadie sabe de dónde vengo, que sueños me alumbran,
    que lágrimas he bebido en mis anchos vasos.
    Y juzgan.

    Nadie sabe si he llorado.
    Si he reído.
    Si sentí amor, odio, placer, horror;
    en las largas calles de la vida.
    Y juzgan.

    No saben
    de mis logros,
    mis frustraciones.
    Mis grandes decepciones.
    De mis gustos, de mis disgustos,
    de mis quejas,
    de mis gozos,
    de mis locuras,
    de mi brillantez de mente.
    Y siguen juzgando.

    No saben nunca sabrán de mí,
    porque no hierven en mis pellejos,
    porque no están en la sal de mis lágrimas,
    porque no pueden habitar en el fuego de mis placeres,
    ni en el sol de mis alegrías.

    Si juzgan, si hablan,
    es señal que importo algo:
    "Ladran Sancho, señal que avanzamos"

    No saben,
    y creen saberlo todo
    ¿Cómo pueden conocerme tanto
    si a veces,
    yo misma, ni sé quien soy?

    Solo Dios conoce las pesadumbres de los hombres.
    Sus lugares descubiertos y los ocultos.
    Y nunca juzga.
    Y solo ama.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados/safe creative
    NOTA: No es bueno juzgar a las personas sin conocerlas bien. Ni dejarse llevar por sichos de terceros.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]
    Sal a pasear un domingo con tu familia.
    ¡No todo es trabajar hay que disfrutar también la vida!
    Rompe tus esquemas, deja papeles y oficina
    y dedícale un momento a tu esposa y a tus hijos.


    Los hijos crecen rápido,
    y quizás mañana sea ya tarde.


    Regálale momentos de felicidad y alegría
    a tus familia,
    deja tus obligaciones.
    Esos recuerdos quedarán grabados imborrables en su futuro.


    Fortalece la unión familiar con cada paseo,
    dialoga, sonríe y disfruta de tenerlos vivos.
    Sal a pasear un domingo en familia,
    ¡Tu lo necesitas tu cuerpo y tu mente también!


    Conjuga trabajo y familia
    y tendrá sentido tus esfuerzos de cada día.

    No todo es dinero, ni trabajo.
    ¡Trabajar y trabajar
    y no mirar a otro lado como el escarabajo!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados-copyright ©
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    En la alquimia del silencio, sueños rotos en vidrios vacíos,
    clamando en la hoguera
    de los brazos partidos,
    un ñino desliza sus mejillas rosas.
    Llora en lágrimas cuarteadas amargas.

    Grita en pañales de la soledad del que no tiene nada....
    Ángeles platinados, en nubes de arena, lo recojen en sus platos hambrientos.
    Se arrastra desnuda la piel de la compasión...

    Tigres, salvajes, froces quieren desgarrar tu carne:
    ¡Volverte clavel deshojado!
    Pretenden cambiarte por viles monedas de arcos de muerte.
    Tus manitas inertes, pajaritos blancos ya no responden.
    Esos perros rabiosos , blandieron la lanza y te dejaron yerto,
    tus huesos se esparcen en el polvo negro infame,
    tu llanto nido pequeño, se hizo polvo.
    Ya no canta.

    ¿Por qué abismo fiero atacas con zaña?
    ¿Por qué pajaritos muertos, en playas de vida?
    Vidas cercenadas, en horas contadas...



    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú



    [​IMG]