1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Viendo entradas en la categoría: Prosa infantil

  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]


    El ángel de la navidad pasea por las calles de la ciudad, abre cuidadoso con sus llaves mágicas las puertas de las casas para dejar presentes a los niños pobres.

    Ayer escuchó a Pedrito y María que lloraban desconsolados porque el padre estaba sin trabajo y temían quedarse sin comer y lo que es peor para ellos, quedarse sin sus juguetes de navidad.

    Su ángel los escuchó y ahora viene sigiloso, abre su casa con su llave maestra y trae en sus cestos frutas, panes y los muñecos que los dos niños tanto anhelaban.

    Los deja debajo del árbol y se desliza por la ventana hacia los cielos.

    Por la mañana Pedrito se levanta primero va a mirar el arbolito de la sala que no contaba con adornos, (porque no tenían ahora para desperdiciar en esas cosas) y ve el cesto que el ángel había dejado y loco de contento llama a su hermana: - Hermanita, hermanita, despierta ven a ver lo que alguien ha dejado debajo del árbol- ¡Son los muñecos que tanto deseábamos! - Ante los gritos de Pedrito se despiertan los padres van a al a sala y ven el cesto llenos de alimentos y frutas para los niños y ellos además de unos muñecos para los niños. Y se quedan asombrados, - ¡Dios mío los milagros existen en navidad! - decía la madre, y el padre exclamaba :- Por Dios, ¿Qué es esto? - Pero ya para esto la hermanita de Pedro ante las exclamaciones de asombro se había despertado Y dice -Papitos es el ángel de la navidad quien lo ha dejado, yo anoche en mis oraciones se lo he pedido ¡Es él, estoy segura qué es él! Y Pedrito exclama: - Es verdad papitos lo que dice mi hermanita pues yo también rezando en mi cama se lo he pedido y me ha escuchado, ¡Bravo!

    El padre y la madre sorprendidos no hacen otra cosa que alegrarse y abrazar a sus hijos emocionados y con lágrimas en los ojos exclaman: bendito ángel has traído bendición a esta casa, seguramente enviado por nuestro padre del cielo. Y junta la familia se pone de rodillas y bendicen al Dios del cielo que envió a su ángel y no los dejó desamparados.

    Los niños felices en la noche de navidad jugaban con sus regalos. Los padres contentos los miraban regocijados.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados