1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Viendo entradas en la categoría: Prosa

  • lesmo
    De un recorte de prensa que aparece en la red

    "Hijo es un ser que Dios nos prestó para hacer un curso intensivo de cómo amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y, de nosotros, aprender a tener coraje. Sí. ¡Eso es! Ser madre o padre es el mayor acto de coraje que alguien pueda tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo a perder algo tan amado. ¿Perder? ¿Cómo? ¿No es nuestro? Fue apenas un préstamo... El más preciado y maravilloso préstamo ya que son nuestros sólo mientras no pueden valerse por sí mismos, luego le pertenece a la vida, al destino y a sus propias familias. Dios bendiga siempre a nuestros hijos pues a nosotros ya nos bendijo con ellos". (*)


    (*) Me ha parecido interesante hasta el extremo este recorte de prensa que aparece en la red acompañado de una fotografía del Premio Nobel portugués, José Saramago. Sin embargo, en la propia red hay alguna entrada que duda de que lo que se vierte en el texto anterior sea realmente de José Saramago por las referencias a Dios que se hacen en él ya que el escritor es conocido estaba alejado de esa concepción de lo trascendente. Aclarado esto, sea o no de su autoría, me parece una reflexión tan cercana a mis posiciones que no voy a prescindir de mostrarla para quien quiera acercarse a este lugar. Gracias pos sus visitas.
  • lesmo
    No soy un billete de cien dólares

    ¿Qué me queda de la mente? La verdad, lo ignoro, aunque alguna RMN me haya dado alguna pista. Algo habré mermado con los años pero me han de quedar algunas sinapsis para recordar lo idiota que fui y saber lo idiota que puedo llegar a ser. Las neuronas las habré perdido también trabajando por mi prójimo durante tantas y tantas noches sin dormir. He aprendido, es cierto, a soportar el desprecio puesto que uno no será jamás un billete de cien dólares que a todos gusta. Como también tengo preferencias, diré que algún tipo, a base de no gustarme y no ocuparme de él, ha ido irremediablemente al lugar de los olvidos irreversibles, eso sí sin hacerle patentes, caritativo, mis desprecios. Aquí las mermas de las capacidades también tienen sus ventajas. En ocasiones, esto ocurre con una inmediatez que me deja perplejo. Errar en la ida posiblemente haga que erremos en la vuelta, por lo que no la intentaré, más aún al no estar seguro del error. Lo que escribí es algo pleno de sentido para mí y no fue lo primero que pasó por mi cabeza, o lo que queda de ella, la misma que aún me es útil. Tal vez el título de un poema me tuvo que haber servido de indicación, tal vez debí haber estado más atento. Sin embargo, en lo de escribir lo primero que pasa por lo que nos pueda quedar en la cabeza (a todos), pienso que habrá de entre los que estamos, alguno que me supere.

    Salvador González Moles