1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
[​IMG]


MALCO
MANUEL LÓPEZ COSTA
©Todos los Derechos Reservados

Queda prohibida la reproducción total o parcial
de la obra por cualquier medio.
Copyright © Todos los Derechos Reservados.

http://www.mundopoesia.com/foros/blogs/malco.101138



Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]

    Habitante

    Habitaré
    el centro de tu centro
    como raíz perenne
    de tu savia
    en la geografía terrestre de tu cuerpo.


    Habitaré,
    el norte
    de tu sur
    en la fragante primavera
    de tu periferia
    en las cimientes que florecen
    en tus encantos,

    en los tiernos gorriones
    de tus ojos.


    Habitaré
    en tus ramas
    óseas,
    en tus delicados pies
    sostén de mis creencias,
    en tus manos
    de algodón de azúcar,

    en tu aliento,
    soplo matinal
    de mis
    comienzos.

    Habitaré,
    en el sol
    del mediodía
    de tu desnudez
    dentro de ti
    sobre ti

    en ti.

    Habitaré,
    en tus principios
    en tus finales
    en el origen
    en el fin,
    en tus

    dispersos átomos.

    Habitaré,
    en cada versículo de tu piel,
    en cada parábola de tu vientre,
    en la profecía cierta

    de tu presencia,
    en tus pensamientos.

    Habitaré,
    en tu sereno rostro,
    en la languidez misteriosa
    de tu mirada,
    en los sinuosos bordes de tus labios,
    en la humedad de tu alma,
    en la rabia aérea

    de tus emociones .

    Habitaré,
    en la alegría de tu risa
    en la sal de tus lagrimas
    en la lava de tus enojos
    en la espuma de tus deseos
    en tu sangre.

    Habitaré,
    en el cálido verano
    de tus brazos,
    en la tersura afiebrada
    de tus muslos,
    en cada palabra
    que te forma,
    en el sobresalto
    de tus sueños,
    en tu
    respiración.

    Habitaré,
    en tu aquietada
    sombra,
    en tus ligeros
    pasos,
    en la urdiembre
    de tus poros,
    en la voz apagada

    de tus lamentos.

    Habitaré,
    en tus insomnes
    desvelos,
    en la oscura
    inquietud
    de tus
    angustias,

    en el límite imaginario
    de tus temores.

    Habitaré,
    sigiloso
    en la latitud
    solar
    de tus sentidos,
    en los raudales
    de tu
    intimidad
    intangible
    habitante

    de tu carne.

    Habitaré,
    en el pendular
    temblor
    de tu
    timidez,

    en la línea crepuscular
    de tu
    cintura,
    en el latente
    susurro
    de tu
    cercanía.

    Habitaré,
    en el enredado
    bosque
    de tu
    cabellera,
    en la olorosa
    madera
    de tu
    cuerpo
    en el soplo
    vital
    de tu
    existencia,
    en tu ignorado
    silencio.

    Habitaré

    en ti
    porque

    somos uno....


    MALCO

    16-04-2015






    http://www.mundopoesia.com/foros/blogs/malco.101138/
    [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG]

    #1
    Última modificación: 1 de Diciembre de 2016
    malco, 26 de Febrero de 2015

    + Citar Citar
  2. [​IMG]

    Perderte en la calma

    Te he amado,
    desde el mismo centro del amor
    un amor atado con lazos
    un amor de los ocasos
    bordado con hilos de sol.
    Un amor de regazo
    de amaneceres de lluvia
    un amor que se refugia
    en el calor de mis brazos.

    Te he amado
    con un amor antiguo
    madurado por el tiempo
    de perfumados momentos
    de tatuados vestigios.
    Un amor de solera
    con aromas de vino
    un amor campesino
    un amor de quimera.

    Te he amado
    desde la punta de mis principios
    desde los bordes de mis finales
    desde el reflejo de los cristales
    desde el fondo de los inicios.
    Desde tu crepuscular cintura
    desde tu solar sonrisa
    desde tu original soltura
    desde la huella, por donde pisas.

    Ha sido un amor enlunecido
    de permanencia en tu boca
    un amor que no se agota
    un amor que te provoca
    mil deseos encendidos.
    Un amor que no descansa
    un amor que no se cansa
    un amor comprometido
    un amor que no conoce
    el olvido.

    Un amor de gotas de agua
    robadas al rocío
    un amor de ilusiones
    llevadas al río.
    Un amor que te espera
    en la primavera
    entregándolo todo
    del mejor modo.
    Pero todo es mentira
    son cosas del alma
    hace tiempo te fuiste
    perdida en la calma.

    MALCO

    http://www.mundopoesia.com/foros/blogs/malco.101138/
    [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG]

    #1
    Última modificación: 19 de Septiembre de 2015
    malco, 10 de Marzo de 2015
    A Agus Mcpoets le gusta esto.
  3. [​IMG]

    Renombrarte

    Renombraré
    tu nombre,
    en la acallada
    oquedad del silencio,
    en la resedad
    inevitable de la lejanía,
    en las perdidas voces
    de los ecos,
    en la imagen elíptica
    de los sueños.

    Renombraré
    tu nombre,
    en la redondez
    plena de la luna,
    en la inmensidad absoluta
    del desencuentro,
    en la incógnita
    verdad del origen,
    en la aquietada
    linea del horizonte.

    Renombraré
    tu nombre,
    en el espacio latente
    del tiempo por llegar,
    en el filo cortante
    de la duda,
    en las
    oscuras grietas
    de los olvidos,
    en los
    enredados hilos
    de la espera.

    Renombraré
    tu nombre,
    en la vaguedad oculta
    de la incertidumbre,
    en los escasos momentos
    de la certeza,
    en las diáfanas
    tardes del encuentro,
    en las ensombrecidas noches
    de la desdicha.
    en la áspera piel
    de la desesperanza,
    en la inoportuna palabra
    del adiós.

    Renombraré
    tu nombre
    sin nombrarte
    en la metálica voz
    de mis adentros,
    en la sospecha cierta
    del temor inacabado.

    Renombraré
    tu nombre,
    sin pensar que te nombro
    en los latidos lejanos
    del misterio de tu ausencia,
    en el caudal incontenible
    de tu recuerdo,
    en los bordes inalcanzables
    de tu cuerpo,
    en tu silueta
    tatuada por la afiebrada
    inquietud de los insomnios.

    Renombraré
    tu nombre,
    en la respiración cansada
    del anhelo,
    en la indetenible tempestad
    de la soledad,
    en el plenilunio del final
    de la nada,
    en el comienzo eterno
    del todo.

    Renombaré
    tu nombre,
    palabra a palabra
    hasta la fatiga de mi voz,
    en la perdida búsqueda
    de tu huella,
    en la temblorosa incógnita
    de tu existencia,
    en la pálida esperanza
    del encuentro,
    en el
    inmenso vacío
    que nos separa,
    en la dilatada anchura
    que nos envuelve,
    en la linea frágil
    que me sostiene.

    Renombraré
    tu nombre,
    desde las tinieblas
    del desasosiego,
    entre los cardos y las espinas
    de tu silencio,
    en los calcinados rastros
    que conducen a la nada.

    Renombraré
    tu nombre,
    en la inquietante sombra
    de los lamentos,
    en el oscuro umbral
    de la desdicha,
    en la adormecida
    quietud del ocaso,
    en la inalcanzable frase
    de tu retorno,
    en la penitencia permanente
    de la lejanía,
    en el desencuentro febril
    de tu recuerdo.

    Renombraré
    tu nombre,
    en la certeza de tu existencia,
    en lo impalpable
    de tu presencia,
    en la inmensidad del firmamento,
    en las desechas convergencias
    del pensamiento,
    en el
    relieve de fuego
    sobre
    la roca perenne del tiempo.

    Renombraré
    tu nombre,
    en el mas allá
    de mi
    existencia.







  4. [​IMG]

    Vengo de un lugar


    Vengo de un lugar perdido
    en el medio del mar
    donde nace la aurora
    donde no hay tiempo ni horas
    donde se vive el ahora
    donde siempre es de día
    y no existen demoras.

    Vengo de un lugar,
    de aguas purpurinas
    de arenas doradas
    de encumbradas colinas
    de cascadas de luz
    de escarchadas neblinas
    que en la alborada
    traen dormidas
    estrellas errantes
    que cruzan el cielo
    y en su fugaz vuelo
    atrapan los sueños
    de los amantes.

    De un lugar,
    donde habitan las hadas
    y escriben los cuentos
    con tinta encantada,

    donde todo es posible
    y lo mas increíble
    puede pasar,
    donde cantan las piedras
    con voces serenas
    canciones de mar
    y los seres marinos
    construyen castillos
    con conchas de nácar
    y cristales de sal.

    De un lugar florido,
    un lugar de ensueño
    donde no existen dueños
    ni nada prohibido
    no existen envidias
    ni odios ni miedos
    rencor ni avaricias
    ni existe el dinero.

    Un sagrado lugar,
    al que te quiero llevar
    en alas de cera

    lugar que te espera
    y no tiene fin
    donde habita el amor
    que siento por ti.

    MALCO













    [​IMG]

    Malco
    ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    Copyright © Todos los Derechos Reservados.



  5. [​IMG]

    Solar

    Soy centro de mi centro
    alumbrado de otros Soles
    soy borde y periferia
    la linea de mi horizonte,
    soy tallo,pétalo y flores
    y raíz de mis errores.

    Soy el cenit de mis angustias
    la cima de mis pasiones
    soy la linea que divide
    la frontera de mis emociones.

    Soy médano, desierto
    partícula de arenas móviles
    soy polvo de otros tiempos
    disperso y sin controles
    soy médula de mis huesos
    savia cósmica de mis razones
    penumbra de los faroles
    en las sombras de mis temores.

    Soy la imagen de mis pupilas
    cuando el Sol ciega mis ojos
    soy la palabra latente
    en los ecos de mis enojos
    soy la sangre desbordada
    torrente de mis ilusiones
    soy causante de mis males
    testigo de mis desamores
    soy el instante aéreo
    disuelto en mis nubarrones.

    Soy centro de mi centro
    alumbrado por otros soles
    sostenido por tu luz
    lumbre y fuego de mis amores.





    [​IMG]









  6. [​IMG]

    Pon tus manos

    Pon tus manos de burbujas
    sobre las arenas y la tierra
    y en mis íntimos lugares,

    enciende en mi hogueras
    con ramajes de azahares
    y fuegos invernales,

    no son insuficientes
    las lumbres y las luces
    que alumbren las verdades

    del tiempo que inconcluso
    no alcanza ni un minuto
    en calmar mis ansiedades.

    Pon tus manos de rojos soles
    en las indetenibles horas,
    y fragua en mis crisoles

    en sus orillas y sus centros,

    la voz que tanto implora
    seas mi luz y no el tormento.

    Pon tus manos de trigales
    entre espigas y juncales
    donde vierten sus trinares

    ruiseñores y jilgueros,
    mientras tanto desespero
    cual huérfana crisálida


    que en su nidal reposa
    y aún no siendo mariposa
    indefensa y solitaria
    queda en débil abandono
    de su sino temerosa.

    Pon tus manos silenciosas
    brasa de madero ardiente,
    en el centro de tu vientre


    y mi deseo ira latente
    como río irreverente,
    y en la noche esplendorosa

    dejaré tan quedamente
    en tu sueño levemente
    una encarnada rosa.







    [​IMG]

    Malco
    ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    Copyright © Todos los Derechos Reservados.
    A lomafresquita le gusta esto.
  7. [​IMG]

    El Sol salió en mi garganta...

    El Sol salió en mi garganta,
    su luz se pierde al horizonte
    y desciende por pendientes desnudas
    entre colinas invertidas,
    mi voz padeciente desgarra las piedras
    y paraliza las aguas,
    un rumor naciente en tus pupilas
    va creciendo de pie, en el costado
    de tus huellas que persiguen tus pasos levadizos,
    detenido en la sombra de tu sombra,
    en la largura impalpable de tus causes,
    aguas irredentas en tu lejanía
    tras antiguos bronces escondida,
    asoman tus bordes pávidos
    de inquietos temores que alzan los tientos
    de tus caminos en las alamedas del olvido.

    Raras coincidencias convergen en tu cintura,
    una turquina piel la ata a los sentidos
    y se alzan en rotundo vuelo gráciles mariposas
    de azules peregrinos disueltos en las lluvias
    de los abriles cuando los ecos de los mares
    traen sus espumas y las ofrendan junto a corales
    encarnados con las sales de sus rocas.

    No preciso invocar cada instante, cada día, tu nombre,
    con saber que no respondes, sé que existes más allá de lo inextinguible,
    en lo abstracto de la nada, palpitando en su centro, en su exacto
    y puntual centro, con la luz de mi garganta del Sol de mi poniente.
    No preciso palpar los meridianos de tu vientre ni deslizar mis ansias
    por los bordes inexplorados de tu cintura para saber que cálidos remansos
    en la grieta vertical de los deseos me esperan intranquilos.

    No preciso encontrarte,
    por que estás en mi.
  8. [​IMG]

    Pasos alirados (Soneto Alejandrino)

    Llovía aquella noche tan fría y silenciosa
    las sombras del pasado son causes detenidos
    son secos arenales en dunas escondidos
    sus huellas van ocultas en terredad fangosa.

    Se apagan los recuerdos en la noche lluviosa
    cayó una roja rosa pendía en los olvidos
    y yace moribunda sus pétalos heridos
    se aferra a los recuerdos en soledad ansiosa.

    Revive fraganciosa con altivez erguida
    sus pasos alirados son versos alunados
    con hilos de sedales bordando va de espigas,

    los sueños que sangrantes creyeronse olvidados,
    volviendo en esperanzas la mal curada herida
    sus sombras los amparan de las ruines intrigas.
  9. [​IMG]

    Otrándonos

    No comprendo y tanto intento
    siendo vana recurrencia
    alejar el cruel afrento
    de tu fría indiferencia,
    que en inerte permanencia
    sin esperanzas yazgo
    prefiriendo sea tu ausencia
    el esperado hallazgo
    que de quietud y calma
    en las noches tan oscuras
    implorandote clemencia
    a esta áspera amargura
    puerta abierta a la demencia
    sin conciencia ni cordura.

    No es simpleza es agonía
    latente incertidumbre
    la espera que tardía
    corroe cual herrumbre
    hasta el alma hasta los huesos
    y en confusa otredad
    si en mi mismo es de verdad
    que por ti estoy poseso.


    [​IMG]

    Malco
    ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    Copyright © Todos los Derechos Reservados.


    Te invito a visitar mi BLOG:
  10. [​IMG]

    Flores de fuego

    Que me importa que me nombres
    si ya no te recuerdo
    el tiempo lo hizo polvo, son arena del desierto
    quizás ande vagando más allá del ciego olvido

    siendo flores de fuego ya se habrían consumido
    entre sombras calladas del sombrío vacío,

    son sombras de piedra, pájaros heridos
    ascuas de rescoldos, que en la ausencia han ardido.

    Otrora fueron llamas de un gran fuego encendido
    de mengua se apagaron como el Sol cuando se esconde
    ni cenizas quedaron de tu olvidado nombre,
    en el ayer profundo en soledad está rendido.

    Tu voz triste es tan lejana
    es murmullo que se apaga
    entre lágrimas sufrientes,

    tu dolor del fondo gris emana,
    al verte asi tan sola
    el alma te reclama
    que cuando te quisieron
    tu voluntad fue vana.




  11. [​IMG][​IMG]

    Lo juro

    Lo juro apasionadamente

    con el alma y con la mente,
    por el moño de Frida Kahlo
    los murales de Rivera
    el Guernica de Picasso
    y la aromada primavera,
    por la Quinta de Bethoven
    las de Wagner, las de Mozart
    el David de Miguel Angel
    la Capilla Sixtina
    y por el Sol cuando declina,
    por las noches alunadas
    y la Luna es poetisa,
    por el misterio en la sonrisa
    de la secreta Mona Lisa.

    Lo juro sin medida
    lo juro por mí,
    por la oreja de Van Gogh
    por los bigotes de Dalí
    por el color de Gauguin
    y las mujeres de Tahití
    por el surrealismo de Breton
    y la depresión de Marilyn.

    Por las casas coloniales
    con sus techos de tejas,
    por el marmóreo Taj Mahal
    y Chaplin en Candilejas,
    por el genio de Da Vinci
    por los clavos de Cristo
    por el Einstein relativo
    por saber que aún existo,
    por el alma de Mahatma
    y su eterno pacifismo.

    Por Velásquez y las Meninas
    por las siete maravillas,
    por cruzar el Rubicón
    en una frágil barquilla,
    por Quijote y Rocinante
    por la Panza de Sancho
    por la vida trashumante
    de este mundo largo y ancho.


    Por las Hojas y la Hierba
    consumidas por Walt Whitman
    por la eterna poesía
    y los poemas que riman,
    por los poemas de amor
    y la canción desesperada
    por Neruda redimido
    confesando que ha vivido.

    Lo juro,
    Por la melancólica trompeta de Miles Davis
    por la voz carrasposa de Satchmo
    por la canción sufriente del negro en el blues,
    por Cortázar y Rayuela
    y por la gran tragedia
    de los niños sin comida,
    por los niños sin escuela,
    por Borges y el Aleph
    por la paz y la hermandad
    por Quevedo
    por Pessoa
    por cien años de soledad.

    Lo juro,
    sin verte
    sin nombrarte
    no volver nunca más...
    ni siquiera a soñarte.




    [​IMG]
    Malco

    ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    Copyright © Todos los Derechos Reservados.


    Te invito a visitar mi BLOG:




    A Fulgencio Cibertraker le gusta esto.
  12. [​IMG]

    Soy soltero

    Todo el año es primavera

    sea de noche o sea de día
    vivo en un jardín florido
    gracias a mi soltería.

    Que si hay que estar casado
    dicen todos mis amigos
    eso esta ya comprobado
    de eso hay muchos testigos.

    Esos son sus pensamientos
    condición que yo respeto
    pero a mi por este lado
    por favor déjenme quieto.

    Ademas mi testimonio
    lo respalda la ciencia
    en estadísticas volcados
    contundentes resultados
    avalan mi creencia,
    que como causa primera
    y eso si esta comprobado
    y de allí mi testimonio
    que lo que causa los divorcios
    es el fulano matrimonio.

    Sin embargo podría pasar
    que deje atrás mi soltería
    y el cuerpo se me eriza
    que seriamente y de prisa
    le proponga matrimonio
    a una linda poetiza.

    Que sea una cuerda con lazo
    no con lazo corredizo
    con lazo que no se anude
    con lazo que sea postizo,
    y cuando lo tenga al cuello
    la locura se me pase
    y de una sola carrera
    me libre de que me case.

    [​IMG]

    Malco
    ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    Copyright © Todos los Derechos Reservados.
  13. Ejercicio de humor a partir de "Monologo con mi cosita " y de seguidas "Arado, fuego y tierra amante", del poeta José Galeote Matas y el contrapunteo de décimas en los comentarios entre José Galeote Matas y Malco.

    Letras lila: Malco
    Letras azules: José Galeote Matas




    [​IMG]
    MONÓLOGO CON MI “COSITA” (antaño…,una “cosa impresionante”, jajajajajajajajajaja). Dós décimas…A reírse, que son dos días, jajajaja, de todo y de uno mismo, jajajajajajaja, que eso es sano, y terapéutico, jajajajajajajajaja

    Vida mía ¡Resucita!
    que la moza está en el bote
    y espera mi recio trote
    para cumplir con la cita.
    Que si te ve pequeñita
    esto será el despelote,
    quedándome con el mote
    de: fanfarrón que no pita,
    ni que cumple, ni que excita,
    ni al que le “pone” un escote.
    Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja

    ¡¡¡Levántate!!! ¡Voto a bríos!
    ¿Me dejas en la estacada?
    ¿Es que te has vuelto malvada
    dejándome sin avíos?
    Si por tus actos impíos
    la moza queda frustrada,
    y mi alma, desolada,
    te juro que, aunque te quiera,
    enarbolo la tijera
    y te entierro en la escampada.

    JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA
    José Galeote Matas (España)


    Respuesta de Malco

    Pareciera estar muy sorda
    y al hablarle no contesta
    ni te da alguna respuesta
    el cansancio la desborda.
    No quiere ponerse gorda
    hace mucho que no cena
    para andar pasando pena
    ni se asoma a los derroches
    cual gorrión duerme en las noches
    y de día no resuena.

    No la inquietes no le insistas
    dejala dormir tranquila
    toma un trago de tequila
    es mejor que no te vistas.
    Púes ni con cinco porristas
    la levanta la flojera
    ni se acuerda cuando era
    en sus tiempos vigorosa
    hoy inverna como osa
    se te ha vuelto calavera.

    Respuesta de Jose Galeote

    Atenderé tu consejo
    y dejaré de insistirle,
    pues veo que al exigirle
    se burla más de este viejo.
    Pues que no quiere conejo,
    me tomaré ese tequila
    y la dejaré tranquila;
    quizás dentro de unos meses
    vuelva a tener, sin reveses,
    apetito de gorila.


    Respuesta de Malco

    Pues haces bien buen José
    por eso has llegado a viejo
    por atender el consejo
    podrás tenerte gran fé.
    Pero con esto no sé
    no le veo buena pinta
    me parece sea extinta,
    si quieres ve y revisa
    mandale a hacer una misa
    ya hacía el cielo se te esprinta .

    Respuesta de Jose

    ¿Ves a "Doña Regocijo"*
    como especie en extinción?
    No dejaré ese borrón
    en mi expediente prolijo.
    Que habré de darle cobijo,
    bajo mis alas enhiestas,
    a las mozas bien dispuestas
    a someterse a su imperio
    gozando del magisterio
    que propago en mi cortijo.




    ARADO, FUEGO, Y TIERRA AMANTE (Poesía libre, sin métrica estructurada. Dedicado a una hermosa, bondadosa, y cálida amiga)

    Cuando el velo de la noche cierra mis ojos,
    regreso a las riveras del pasado,
    y navego por los cauces del recuerdo.
    De esas aguas, la memoria,
    a veces,
    se agita cual indómito torrente,
    a veces,
    se doblega a la agonía
    de meandros silenciosos,
    estancados, perezosos,
    y a veces,
    se revela liberada
    acariciando vertientes
    de alameda, junco, y caña.

    Cuando el velo de la noche cierra mis ojos,
    anhelo, fervientemente,
    sumergirme en ardientes fantasías
    renaciendo a la luz de tu mirada,
    ser tu esclavo, no ser libre
    en la refrescante umbría
    de sosegada alameda,
    defenestrar la agonía,
    y ser torrente de fuego,
    de viento, de arena, y agua,
    que incinere la hermosura
    que resplandece en tu piel,
    y abrir en tu cuerpo surcos
    con impetuoso arado,
    de candela,
    de amapola,
    de arraigada reciedumbre,
    cual si fueras tierra amante
    que ansía ser profanada…
    a hierro y fuego.

    José Galeote Matas (España)


    Respuesta de Malco

    Celebro de buen agrado
    estas letras inspiradas
    en eros y a bocanadas
    te encuentres recuperado.
    Y le hayas pues dedicado
    a esta tu amiga exquisita
    la flor que bien le recita
    tu alma de fuego incendiada
    y con la luna colmada
    venga a tu sueño mancita.

    Espero tenga más suerte
    y le haga surco el arado
    y no lo encuentre acostado
    eso tendrá que dolerte.
    Si dormido no despierte
    y se repita el asunto
    de un monologo presunto
    que la dormida cosita
    dejo una dama bravita
    sin "REGOCIJO" en el punto.

    Pareciera has mejorado
    con candelas por do quiera
    eres volcán en cimera
    que en erupción has entrado.
    Hay que tener cuidado
    y el cuento no se repita
    cuando el ardor precipita
    y el volcán se te inactiva
    dejándola a la deriva
    chamuscada y sin espita.

    Respuesta de José Galeote

    Si los Dioses pluguiesen oír tu canto,
    y "Doña Regocijo" se elevara
    enhiesta, dura, álgida y sin tara,
    terminaría mi pesar y llanto.
    (jajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja)
    Que ya he sufrido el espanto
    de quedarme a medias tintas
    con lazos, sombrero y cintas
    anunciando el que no llego,
    desparramado mi ego,
    y por los suelos mis fintas.
    (jajajajajajajajajajajajajajajajajaja)


    Respuesta de Malco

    Pues, ni un juglar consumado
    hubiera dado respuesta
    con la elevada contesta
    que boquiabierto he quedado.
    A los dioses he rogado
    que se apiaden de tu pena
    manden una con antena
    que pueda en todo terreno
    con locura y desenfreno
    acabar esa condena.


    Respuesta de Jose Galeote

    Con antena o sin antena,
    mientras tenga dos razones
    frondosas como melones,
    extirpará mi condena.
    (jajajajajajajajajajajajajajajaja)
    Pues ante la rica mena
    de nalgas, cintura, y busto,
    resucitará mi gusto
    por penetrar los misterios
    de los sagrados imperios
    de mozas de porte augusto.


    Respuesta Malco

    N o te puedo asegurar
    si en algún pasado imperio
    aceptaran el criterio
    mas podemos atisbar.
    Y sospecho en mi alegar
    no arriesgarse a darle un susto
    a mozas de porte augusto
    al ponerlas frente a frente
    con un echado durmiente
    de porte feo y adusto.

    Nada tienes que buscar
    es de efebos los terrenos
    gladiadores que son truenos
    entonan ese cantar.
    Y como lo podrás notar
    ya no son tus menesteres
    alborotando mujeres
    cual si fueras un samugo
    ponte alerta y el verdugo
    cumpla en ti con sus deberes.

    Respuesta de Jose Galeote

    A pesar de tu advertencia,
    me arriesgaré en ese imperio,
    pues me dicta mi criterio
    que se “alzará” mi apetencia.
    (jajajajajajajajajajajajajaja)
    Pues resulta que la herencia
    de lo que ahora es durmiente,
    germinará en imponente
    abedeul de fibra dura,
    con lo que estaré a la altura
    de cualquier moza exigente.
    (jajajajajajajajajajajajajajaja)

    Los jóvenes gladiadores
    nunca serán competencia;
    en mi veterana esencia
    las mozas ven resplandores.
    (jajajajajajajajajajajajajajaja)
    Las derretiré en fulgores
    de tal placer y locura,
    que, por siempre, su tintura
    deseará al veterano,
    abandonando la mano
    del joven sin singladura.

    [​IMG]

    Malco
    ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    Copyright © Todos los Derechos Reservados.
  14. [​IMG]


    Amalgama

    Descorre el velo
    que tu rostro oculta
    muéstrame tus ojos,
    relámpagos silenciosos de luz latente
    crepúsculos de cielos rojos
    versos tibios en noches ardientes
    faros de luz resplandeciente.

    Descorre el velo
    que tu rostro oculta
    que en cada sueño se me aparece
    que nunca mi ruego escucha
    y como humo se desvanece,
    deja que mis pupilas se llenen
    de cada poro de tu piel
    de las sonrisas
    que tus labios tienen
    mariposas de papel.

    Muéstrate de cuerpo entero
    como sílfide de ensueño
    déjame ser tu dueño
    o vuélveme tu prisionero,
    no me importa lo que pase
    que en las brumas desaparezca
    o si mi cuerpo se deshace
    y en suave brisa se convierta,
    o en las alas de una alondra
    volar a tu misterio
    y en la amalgama de un abrazo
    dejas que sea tu dueño
    y dócil y sin rechazo
    junto a ti volverme un sueño.








    http://www.mundopoesia.com/foros/blogs/malco.101138/
    [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG]
    A Agus Mcpoets le gusta esto.
  15. [​IMG]

    Tu partida (Endecasilabos)

    En noches de silencios minerales
    de sombras asomadas al desvelo
    turbaron mi quietud con desconsuelo
    tus ecos cual reflejos abismales.

    Tu ausencia fue camino de marjales
    la espera es un lejano inquieto anhelo
    llenóse toda mi alma de recelo
    la siento como frágiles cristales.

    Partiste con ingrata indiferencia
    tus huellas se perdieron en la nada
    tu adiós hundió el puñal de la inclemencia

    con el desdén glacial de tu mirada
    se fueron los pesares de tu ausencia
    iluminando mi alma desolada.


    http://www.mundopoesia.com/foros/blogs/malco.101138/
  16. [​IMG]

    Blancas Rosas


    Era blanca su cabellera
    pálida su tez lunar
    parecía estar dormida
    cuando la fueron a enterrar,
    unos dicen que murió de mengua
    otros que de soledad
    yo digo que murió de penas
    de penas por tanto amar.

    Es cierto que estaba sola
    pero no en la soledad
    sus cartas y sus recuerdos
    sus versos y su rosal
    plenaban su vida entera
    de sueños y de soñar.

    Al amanecer, cada mañana
    se le veía cantar
    cantarle luminosa
    a las rosas de su rosal,
    eran canciones hermosas
    de aire celestial
    y le hacían coro las rosas
    con música del manantial
    de sus remansos salían las notas
    y de los pájaros su trinar.

    Dicen que cuando moza
    su belleza singular
    arrebato de locura
    a un mozo muy galán
    que le entregó su ternura
    sus besos y su soñar
    y que en noches de llena luna
    con perfumadas rosas
    la cubría como un ajuar
    ajuar de blanca novia
    sin cortejo y sin altar.

    Pero una madrugada
    de frío tiempo invernal
    en el bosque entre la niebla
    su cuerpo inerme está
    destrozado por el fierro
    de una mano criminal
    dicen que fue por celos
    eso nunca se sabrá
    y a partir de ese momento
    no se ha vuelto a enamorar
    y cumpliendo su promesa
    firmemente hasta el final
    enlazado entre sus manos
    un ramo de rosas blancas
    blancas rosas de su rosal
    con pasos lentos
    con lentos pasos
    hoy la llevan a enterrar.


    http://www.mundopoesia.com/foros/blogs/malco.101138/
  17. [​IMG]

    Vigía de faro

    Vigía de horizontes
    solitario aparente
    fabricante de auroras
    duende del sol poniente,
    guardián de las estrellas
    habitante silente
    capitán de las alturas
    oriente y occidente,
    norte y sur
    de los mares
    mástil y oteador
    guía de naves perdidas
    naufrago de un amor.

    Un amor de tierra firme
    un amor que lo dejó
    sin brújula ni sextante
    sin velas y sin timón,
    un amor de aguas claras
    de noches con estelas
    un viento de tormentas
    que la ilusión se llevó.

    Vigía de los sueños
    en noches de silencio
    se acompaña de luceros
    de la luna y del sol,
    conversa con los duendes
    de fantásticas historias
    de lugares perdidos
    oscuros sin fulgor,
    en rincones del olvido
    donde tiene escondido
    aquel ingrato amor.

    Renace en la aurora
    se deshace en el alba
    y a los seres marinos
    los va a despertar,
    y como espuma de brumas
    regresa a la playa
    dejando lejana
    la aurora boreal,
    y por su amor ya no sufre
    la enterró en el olvido
    aprendió a perdonar.

    Y cuando llega el ocaso,
    la luz de su faro
    alumbra el camino
    de los que han sufrido
    el amargo destino
    de un amor que se va,
    y les anuncia el destello
    que no sufran por ello
    que en cercano tiempo
    otro amor volverá.










    [​IMG]

    Malco
    ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    Copyright © Todos los Derechos Reservados.


    Te invito a visitar mi
  18. [​IMG]

    Vigía de faro

    Vigía de horizontes
    solitario aparente
    fabricante de auroras
    duende del sol poniente,
    guardián de las estrellas
    habitante silente
    capitán de las alturas
    oriente y occidente,
    norte y sur
    de los mares
    mástil y oteador
    guía de naves perdidas
    naufrago de un amor.

    Un amor de tierra firme
    un amor que lo dejó
    sin brújula ni sextante
    sin velas y sin timón,
    un amor de aguas claras
    de noches con estelas
    un viento de tormentas
    que la ilusión se llevó.

    Vigía de los sueños
    en noches de silencio
    se acompaña de luceros
    de la luna y del sol,
    conversa con los duendes
    de fantásticas historias
    de lugares perdidos
    oscuros sin fulgor,
    en rincones del olvido
    donde tiene escondido
    aquel ingrato amor.

    Renace en la aurora
    se deshace en el alba
    y a los seres marinos
    los va a despertar,
    y como espuma de brumas
    regresa a la playa
    dejando lejana
    la aurora boreal,
    y por su amor ya no sufre
    la enterró en el olvido
    aprendió a perdonar.

    Y cuando llega el ocaso,
    la luz de su faro
    alumbra el camino
    de los que han sufrido
    el amargo destino
    de un amor que se va,
    y les anuncia el destello
    que no sufran por ello
    que en cercano tiempo
    otro amor volverá.










    [​IMG]

    Malco
    ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    Copyright © Todos los Derechos Reservados.


    Te invito a visitar mi
  19. [​IMG]

    Vanitas vanitatis

    Encuentro tantas vanidades fatuas
    con vanas pretensiones han vivido
    ocultan tras mentiras lo fingido
    sabiendo que se queman en sus ascuas.

    Sus débiles bastiones van crujiendo
    engañan con la seda del ropaje
    desnudos quedarán con el viraje
    al ver que en su verdad están mintiendo.

    Sombríos los momentos cuando llora
    la falsa del engaño es su fermento
    no puede ser segura de cimiento
    raíz que mal sembrada siempre aflora .

    Mentiras maquilladas con verdades
    serán barros en agua escorrentía
    será la noche que parezca el día
    ¡qué pronto!... se sabrán las falsedades.

    Podrán querer sentir con vano intento
    que son reyes de testa coronados
    que del Olimpo mismo son enviados
    y el mundo debe darle su sustento.

    Soberbios, arrogantes, engreídos
    pensando sean luz y erguidas lumbres
    veré caerles de cimeras cumbres
    en honda huesa para los fingidos.







    [​IMG]

    Malco
    ©Todos los Derechos reservados.
    Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
    Copyright © Todos los Derechos Reservados.


    Te invito a visitar mi BL
  20. [​IMG]

    Garceros (Soneto)

    Levantan majestuosas en sus vuelos
    plenando de blancura los esteros
    las garzas en bandadas de garceros
    bordando con su garbo los pozuelos.

    Tejidas al rubor de coro coras
    seducen sus encantos los sentidos
    ensueños que al ocaso son latidos
    y encajes de tupidas bora boras.

    Lejanas parecieran espejismos
    de mármol y carmines salpicadas
    inspiran las cantatas y lirismos,

    al verlas con sus alas desplegadas,
    semejan las espumas de marismos
    de flores blanquecinas almendradas.

  21. [​IMG]

    Levitas

    Pude sentir las sombras
    disolverse en las espumas
    y con un soplo de la Luna
    trae tu voz cuando me nombras,
    convertirlas en inermes rocas
    y en el fondo de los mares,
    en marinos precipicios,
    enterrar estos suplicios
    que tu ausencia me provoca.

    Seduce en mi pensamiento
    vuelto polvo vuelto viento
    seguirte con tardío tiempo
    en el nadir de tus huellas,
    pareceme se han esfumado
    con el tropel de tus pasos
    presiento ya no destellas
    al asomar los ocasos
    por mucho que lo he intentado
    no consigo encontrar tu rastro.

    Vago con escaso aliento
    por el deseo acendrado
    siguiendo el ligero viento
    siento te has disipado,
    solo el temperamento férreo
    no deja haberte olvidado
    como daga como espina
    muy hondo te me has clavado.

    En los marjales umbríos de ocultos y raros lugares
    he ofrecido rituales cuando perdido me ofusco
    pues sin haberte olvidado hasta el cansancio te busco
    sin importar las distancias sin detenerme fronteras
    en invisibles umbrales cesar la ausencia quisiera.

    En un claro del bosque, en una noche serena
    una luz potente y certera como encendida candela
    entre mis sufrires se asoma y con cautela revela
    el misterio que aqueja y que a mis sueños desvela,
    como silueta espectral como espejismo que arredra
    en silencioso ritual tu cuerpo entero levita
    y un frío intenso y glacial que me envuelve y gravita
    me hace entender al final que ya este mundo no habitas.















    [​IMG]

    Malco
    ©Todos los Derechos reservad
  22. [​IMG]

    Levitas

    Pude sentir las sombras
    disolverse en las espumas
    y con un soplo de la Luna
    trae tu voz cuando me nombras,
    convertirlas en inermes rocas
    y en el fondo de los mares,
    en marinos precipicios,
    enterrar estos suplicios
    que tu ausencia me provoca.

    Seduce en mi pensamiento
    vuelto polvo vuelto viento
    seguirte con tardío tiempo
    en el nadir de tus huellas,
    pareceme se han esfumado
    con el tropel de tus pasos
    presiento ya no destellas
    al asomar los ocasos
    por mucho que lo he intentado
    no consigo encontrar tu rastro.

    Vago con escaso aliento
    por el deseo acendrado
    siguiendo el ligero viento
    siento te has disipado,
    solo el temperamento férreo
    no deja haberte olvidado
    como daga como espina
    muy hondo te me has clavado.

    En los marjales umbríos de ocultos y raros lugares
    he ofrecido rituales cuando perdido me ofusco
    pues sin haberte olvidado hasta el cansancio te busco
    sin importar las distancias sin detenerme fronteras
    en invisibles umbrales cesar la ausencia quisiera.

    En un claro del bosque, en una noche serena
    una luz potente y certera como encendida candela
    entre mis sufrires se asoma y con cautela revela
    el misterio que aqueja y que a mis sueños desvela,
    como silueta espectral como espejismo que arredra
    en silencioso ritual tu cuerpo entero levita
    y un frío intenso y glacial que me envuelve y gravita
    me hace entender al final que ya este mundo no habitas.















    [​IMG]

    Malco
    ©Todos los Derechos reservad
  23. [​IMG]

    Tempestad

    Vencidas las furiosas tempestades
    calmados los mares en sus rigores
    asciendo a la luz de los alcores
    alejado de vilezas y ruindades,
    pues con gris y vano entendimiento

    la maldad se enseñorea
    y desde fondos abismales
    sus turbiezas ondean.

    Pretenden con oscuros intentos
    y con perversa ignominia
    quebrar los finos cristales
    que son signo y son insignia,

    cuando en nuestras almas se engendran
    atados con lazos cendales
    y con destellos se acendran
    entre los fuegos sagrados
    los rutilantes amores
    que en encendidos fulgores
    muy hondo están enraizados.

    Nunca podrán separar
    lo que unido ha nacido
    ni tan siquiera el olvido
    lo podría fragmentar,
    pues siendo solidas rocas
    de una sola la hechura
    la maldad no provoca
    en su querer la fractura.

    De sedas y organdíes
    son tus delicados ropajes
    con incrustados rubíes
    bordados con finos hilajes,
    penden diamantes hialinos
    en tu crespa cabellera
    semejan rocíos cristalinos
    que con la aurora lucieras.

    Flor de bora es tu mirada
    y parece me devora
    con ansia desbocada,

    y perdiéndome en la nada
    en sus vahos quedo apresado
    y por siempre condenado
    a las aguas de su rada.




    http://www.mundopoesia.com/foros/blogs/malco.101138/
    [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG]
  24. [​IMG]

    El lenguaje de las flores

    Asoma la luz serena
    en el horizonte la alborada
    con su rostro el Sol camela
    dejando estelas crespadas,
    y con sus rubiales fulgores
    plena a las cumbres cimeras
    de sus cálidos clarores
    al reventar la primavera.

    Aroman silvestres la pradera
    las exquisitas fragancias
    cuando vienen por las laderas

    desde lejanas distancias,
    inquietas las mariposas
    libélulas y colibrís
    orlan con su matiz
    el campo donde retozan.

    En sus cantos los ruiseñores
    embrujan con sus conciertos
    mientras cavilan las flores
    sobre los amores inciertos,
    y jilgueros y zorzales
    dejan caer en sus vuelos
    los trinares y cantares
    que cercanos parecen versos.

    Decíanles las herberas
    a las cárdenas azucenas
    que los amores sin flores
    son los que causan penas,
    asertivas las gladiolas
    dijeron con elocuencia
    que cuando el penar asola
    y con aguda sapiencia
    las flores traen consuelo
    cuando nos atrapan los desvelos
    en noches de llena luna
    y el alma se nos abruma.


    Siempre han sido las rosas
    las causantes de los amores
    se quejaban las magnolias
    al resto de las flores,
    y sobre todo las rojas
    las de encendidas pasiones
    replicaban los jazmines
    aunque espinen corazones,
    disertaban los claveles
    con sus pétalos crespines
    prefieren a las rosas
    aunque sus tallos espinen
    porque el amor es ambigua cosa
    algunas veces nos hiere y otras al alma reposa.


  25. [​IMG]

    La barca y la marea

    Voy por mar azul turquesa
    en barca de anchas velas
    el timón sigue la estela
    y la proa se endereza,
    no son pocas la mareas
    ni son pocas las tormentas
    pues mi barca las sustenta
    cuando enfila y no se arquea,
    y en sus esloras golpea
    el oleaje que revienta.

    Así son mis amores
    fuertes como rocas
    no conocen los temores
    traen el viento en la popa,
    son amores de solera
    y como reto pongo a prueba
    a ver si no me espera
    en cada puerto
    quien me quiera,
    no tengo sinsabores
    no sufro de penares
    pues a todos mis amores
    les quito los pesares.

    Soy arena, inquieta duna
    de los mares soy errante
    ni le digo no a ninguna
    con versos del Levante,
    y me encuentro en el Poniente
    al asomo del ocaso
    amarrado entre los brazos
    cual condena penitente.

    Soy el Sol, soy el oleaje
    soy la cima y el carruaje
    donde la Luna se pasea,
    soy la brisa que ventea
    cuando lleno de coraje
    en las noches la marea,
    vanidosa y altanera
    crece sus espumas
    y les cuenta a mis amores
    que soy novio de la Luna,
    y en cada puerto espera
    siempre alguna que me quiera.






































  26. Rainer Maria Rilke
    [​IMG]
    Información personal
    Nombre de nacimiento René Karl Wilhelm Johann Josef Maria Rilke
    Nacimiento 4 de diciembre de 1875
    [​IMG] Praga, Bohemia, Imperio austrohúngaro (hoy Praga, Región de Praga, República Checa)

    Fallecimiento 29 de diciembre de 1926 (51 años)
    [​IMG] Sanatorio de Valmont, Raroña Cantón del Valais, Suiza

    Causa de la muerte Leucemia [​IMG]
    Lugar de sepultura Raroña [​IMG]
    Nacionalidad Checo y austríaco
    Lengua materna Alemán [​IMG]
    Familia
    Padres Josef Rilke (1838-1906)
    Sophie "Phia" Entz (1851-1931)

    Cónyuge

    • Clara Westhoff (desde 1901) [​IMG]

    Pareja
    Hijos Ruth Rilke (1901-1972)
    Familiares Con Baladine Klossowska:
    •Abraham Beer Spiro (suegro)
    Con Clara Westhoff:
    •Heinrich Westhoff (suegro) (1840-1905)
    •Johama Westhoff (suegra) (1856-1941)
    Educación
    Alma máter

    [​IMG]


    Por ti, para que tú un día llegaras…


    Por ti, para que tú un día llegaras,
    ¿no respiraba yo a media noche
    el flujo que ascendía de las noches?
    Porque esperaba, con magnificencias
    casi inagotables, saciar tu rostro
    cuando reposó una vez contra el mío
    en infinita suposición.
    Silencioso se hizo espacio en mis rasgos;
    para responder a tu gran mirada
    se espejaba, se ahondaba mi sangre.

    ¡Qué expresión fue sembrada en mi interior
    para que, cuando crece tu sonrisa,
    proyecte sobre ti espacio cósmico!
    Pero tú no vienes, o vienes demasiado tarde.
    Precipitaros, ángeles, sobre este
    linar azul. ¡Segad, segad, oh ángeles!

    De un abril


    Otra vez huele el bosque,
    se ciernen las alondras, elevándose
    con el cielo, que estaba pesado en nuestros hombros;
    cierto es que se veía por las ramas el día
    qué vacío que estaba;
    pero tras de lluviosas tardes largos
    vienen las horas nuevas,
    soleadas de oro,
    huyendo de las cuales, en fachadas lejanas,
    todas las desgarradas
    ventanas temerosas agitan sus batientes.
    Luego se hace la calma. Hasta la lluvia
    cae más queda en el brillo de la piedra, que en paz
    se ensombrece. Los ruidos enteros se agazapan
    en los fúlgidos brotes de las yemas.

    Día de otoño

    Señor: es hora. Largo fue el verano.
    Pon tu sombra en los relojes solares,
    y suelta los vientos por las llanuras.

    Haz que sazonen los últimos frutos;
    concédeles dos días más del sur,
    úrgeles a su madurez y mete
    en el vino espeso el postrer dulzor.

    No hará casa el que ahora no la tiene,
    el que ahora está solo lo estará siempre,
    velará, leerá, escribirá largas cartas,
    y deambulará por las avenidas,
    inquieto como el rodar de las hojas.

    Las rosas

    Si tu frescura a veces nos sorprende tanto
    dichosa rosa,
    es que en ti misma, por dentro,
    pétalo contra pétalo, descansas.

    Conjunto bien despierto cuyo centro
    duerme, mientras se tocan, innumerables,
    las ternuras de ese corazón silencioso
    que suben hasta la extrema boca.

    Ofrenda

    ¡Oh, cómo florece mi cuerpo, desde cada vena,
    con más aroma, desde que te reconozco!
    Mira, ando más esbelto y más derecho,
    y tú tan sólo esperas… ¿pero quién eres tú?

    Mira; yo siento cómo distancio,
    cómo pierdo lo antiguo, hoja tras hoja.
    Solo tu sonrisa permanece como muchas estrellas
    sobre ti, y pronto también sobre mí.

    A todo aquello que a través de mi infancia
    sin nombre aún refulge, como el agua,
    le voy a dar tu nombre en el altar
    que está encendido de tu pelo
    y rodeado, leve, con tus pechos.






  27. Rainer Maria Rilke
    [​IMG]
    Información personal
    Nombre de nacimiento René Karl Wilhelm Johann Josef Maria Rilke
    Nacimiento 4 de diciembre de 1875
    [​IMG] Praga, Bohemia, Imperio austrohúngaro (hoy Praga, Región de Praga, República Checa)

    Fallecimiento 29 de diciembre de 1926 (51 años)
    [​IMG] Sanatorio de Valmont, Raroña Cantón del Valais, Suiza

    Causa de la muerte Leucemia [​IMG]
    Lugar de sepultura Raroña [​IMG]
    Nacionalidad Checo y austríaco
    Lengua materna Alemán [​IMG]
    Familia
    Padres Josef Rilke (1838-1906)
    Sophie "Phia" Entz (1851-1931)

    Cónyuge

    • Clara Westhoff (desde 1901) [​IMG]

    Pareja
    Hijos Ruth Rilke (1901-1972)
    Familiares Con Baladine Klossowska:
    •Abraham Beer Spiro (suegro)
    Con Clara Westhoff:
    •Heinrich Westhoff (suegro) (1840-1905)
    •Johama Westhoff (suegra) (1856-1941)
    Educación
    Alma máter

    [​IMG]


    Por ti, para que tú un día llegaras…


    Por ti, para que tú un día llegaras,
    ¿no respiraba yo a media noche
    el flujo que ascendía de las noches?
    Porque esperaba, con magnificencias
    casi inagotables, saciar tu rostro
    cuando reposó una vez contra el mío
    en infinita suposición.
    Silencioso se hizo espacio en mis rasgos;
    para responder a tu gran mirada
    se espejaba, se ahondaba mi sangre.

    ¡Qué expresión fue sembrada en mi interior
    para que, cuando crece tu sonrisa,
    proyecte sobre ti espacio cósmico!
    Pero tú no vienes, o vienes demasiado tarde.
    Precipitaros, ángeles, sobre este
    linar azul. ¡Segad, segad, oh ángeles!

    De un abril


    Otra vez huele el bosque,
    se ciernen las alondras, elevándose
    con el cielo, que estaba pesado en nuestros hombros;
    cierto es que se veía por las ramas el día
    qué vacío que estaba;
    pero tras de lluviosas tardes largos
    vienen las horas nuevas,
    soleadas de oro,
    huyendo de las cuales, en fachadas lejanas,
    todas las desgarradas
    ventanas temerosas agitan sus batientes.
    Luego se hace la calma. Hasta la lluvia
    cae más queda en el brillo de la piedra, que en paz
    se ensombrece. Los ruidos enteros se agazapan
    en los fúlgidos brotes de las yemas.

    Día de otoño

    Señor: es hora. Largo fue el verano.
    Pon tu sombra en los relojes solares,
    y suelta los vientos por las llanuras.

    Haz que sazonen los últimos frutos;
    concédeles dos días más del sur,
    úrgeles a su madurez y mete
    en el vino espeso el postrer dulzor.

    No hará casa el que ahora no la tiene,
    el que ahora está solo lo estará siempre,
    velará, leerá, escribirá largas cartas,
    y deambulará por las avenidas,
    inquieto como el rodar de las hojas.

    Las rosas

    Si tu frescura a veces nos sorprende tanto
    dichosa rosa,
    es que en ti misma, por dentro,
    pétalo contra pétalo, descansas.

    Conjunto bien despierto cuyo centro
    duerme, mientras se tocan, innumerables,
    las ternuras de ese corazón silencioso
    que suben hasta la extrema boca.

    Ofrenda

    ¡Oh, cómo florece mi cuerpo, desde cada vena,
    con más aroma, desde que te reconozco!
    Mira, ando más esbelto y más derecho,
    y tú tan sólo esperas… ¿pero quién eres tú?

    Mira; yo siento cómo distancio,
    cómo pierdo lo antiguo, hoja tras hoja.
    Solo tu sonrisa permanece como muchas estrellas
    sobre ti, y pronto también sobre mí.

    A todo aquello que a través de mi infancia
    sin nombre aún refulge, como el agua,
    le voy a dar tu nombre en el altar
    que está encendido de tu pelo
    y rodeado, leve, con tus pechos.